Statcounter

sábado, 31 de diciembre de 2011

Ahora que el año se acaba

Invoco los días claros, ahora que sé que me los arrebata el tiempo.

¿Propósitos? ¿Qué propósitos?


Martí i Pol


jueves, 29 de diciembre de 2011

En vísperas del indicio

Aquí de vuelta. Me he entretenido en copas, lifaras y algo de trabajo. Tengan los mejores días posibles; los míos los llevo muy bien; gracias.

Un poco aterrado para que engañarles. Por razones de trabajo he dedicado unos días a los peperos presupuestos de la Comunidad de Madrid y a los de mi ciudad y veo el futuro próximo mas bien oscurito.

Mañana, anuncian, toca un primer recorte. La congelación del salario mínimo no puede ser computada como tal sino como falta de sensibilidad, al parecer. O sea, que estamos en vísperas.

Como los que si estaban allí, efectivamente estuvieron, nos vemos en estas. Reunidos los trece apóstoles del recorte nos darán un indicio, dicen que de 4.000 millones, sobre nuestro futuro.

Comienza nuestro invierno; será largo: unos ocho años, por un poner. Será ineluctable la primavera que nos prometió Neruda pero apunta a larga espera. En el entretanto nos entretendremos con algunos recortes.

Al parecer “van a hacer lo que hay que hacer”. Siendo que esto de “lo que hay que hacer” viene ser fastidiar a la mayoría, entenderán Ustedes mi terror mientras espero la pertinente ocurrencia.

Los de CiU, Esperanza Aguirre y Cospedal han enseñado el camino. Por ejemplo, no te pongas malo y necesites receta en Cataluña: cuesta un euro. Excelente incentivo para el mercado negro de medicinas del que alguien, no lo duden sacará tajada.

Aguirre no contenta con recortar inversión y derechos sociales, castiga a sus funcionarios con pérdida de derechos y ampliación de jornada. Cospedal, a golpe de recorte cada día, va haciendo méritos.

En suma que si Ustedes siguen el optimismo de Rajoy se me preparan para un recorte de 16.000 euros (me equivoqué, yo había vaticinado 14.000); si siguen la vía pesimista del tal Laborda, al que yo no tenía por hijo de puta, deberemos prepararnos para recortes de 40.000. Al parecer la diferencia está en si reconocemos el déficit verdadero, a lo griego, o solo un poquito.

Total no me exageren. Los 16.000 millones propuesto por Rajoy vienen a ser cuatro meses de pensiones contributivas o siete meses de desempleo. No sigo, no sea que me pillen la idea literal.

Mañana toca el indicio y el inicio. Aprovechen y se me hacen unas copas y unas risas, antes de que sea tarde. Feliz Año.

sábado, 17 de diciembre de 2011

La ignorancia fortalece la democracia.

Podría ser el lema de Lucía Figar. Pero no. @rosamariaartal nos advirtió ayer de un informe científico que afirmaba tal cosa.

Yo me dije; eso me pasa a mí: cuanto más leo, peor llevo lo de la democracia. También pensé: como aquí polemice con @agarzon sobre si el conocimiento nos hace revolucionarios, va a ser que la revista science me da la razón.

La cosa, como adelanta la Vanguardia, es que, tras un experimento con peces, viene a resultar que los individuos desinformados se resisten más a la minorías radicales y prefieren el consenso, esto es, las mayoría democráticas.

Así que amigo, amiga, o añade a las dos opciones que este blog viene recomendando desde las últimas elecciones europeas (ser pirata o verdadero finlandés) una igual de científica: se pez, amigo; se pez amiga.

Utiliza tu poca memoria para alejarte de esas malditas minorías y súmate a la mayoría. Tengo que preguntarle a las escuelas de economía crítica si Princeton forma parte de las academias neoliberales o de las guay para saber si debo o no prestar atención a tal sugerencia.

En estos tiempos que corren y con el mal rollito entre las academias, lo importante no es lo que dice un estudio sino de que parte de la barrera viene la idea. No os sorprendáis; esto era como cuando criticar la política económica de los que se van era antipatriota y de derechas antes de saber lo que decías. Así que, por favor, díganme si los de Princeton son de los buenos o de los malos para saber si debo concederle crédito científico a la cosa.

A mí lo de ser pez, ya les diré de entrada, que me convence poco. Lo de la oveja gregaria, lo del rebaño, para entendernos, tenía más gracia, era, incluso más racial. Brassens y Paco Ibañez y lo de la reputación eran un excelente himno contra la tentación adocenadora. Pero, que me expliquen, que himno puede uno oponer a la idea de comportarse como un pez.

Anda la democracia mal. El tal profesor Couzin, padre de la idea, podía haber orientado su investigación en otra dirección. Que si un banquero, un poder financiero, una minoría radical roja, otra minoría radical magenta, que si unos peces para el consenso, viene a ser como demasiado manoseo de la pobre democracia.

Mira que viene a ser el argumento falaz y peligroso: “los individuos no formados pueden promover un resultado democrático al hacer valer la representación igualitaria de preferencias en un grupo”. O sea, que el cambio rechaza a los instruidos. Cosa que pensaban ya los ilustrados del dieciocho sin contar con la revista science.

No se si decir que estos de la ciencia son como los de la economía: que perdemos mucho tiempo en tonterías. En todo caso, @rosamariaartal tenía razón en su comentario: “el lobo no se evapora con cerrar los ojos”.

Así que se me informan y se me van cabreando; como escribió Flaubert: Y al tener más ideas, sufrieron más (Bouvard y Pecuchet).




jueves, 15 de diciembre de 2011

¿La economía crítica al ataque?

Como cada vez que hay crisis, las escuelas de la Academia se excitan. Los departamentos de economía crítica están muy, muy excitados. Consideran, y no les falta alguna razón, que la crisis viene a darles la razón aunque los papeles prometiendo el final definitivo del capitalismo tampoco es que previeran lo que la economía ortodoxa no previó.

Los Occupy de Harvard han llevado el debate a las aulas. Mankew y Marglin ya han discutido. A nivel local Alberto Garzón, y los del blog Politikon, Cives y Senserrich, se han enzarzado en debate sobre el asunto.

Los que hemos pasado por las facultades de economía tenemos una forma de discutir fina, finísima: nos insultamos sin pudor alguno, nos damos por aludidos en un pispás y, en cuanto podemos, ponemos en duda la competencia del otro. Naturalmente, todo es producto de alguna conspiración interestelar que pretende erosionar nuestros ingentes conocimientos y nuestras prometedoras carreras. Afortunadamente, ya les adelanto, esto se pasa con la edad.

Por un poner, Cives utiliza la palabra pereza y Garzón responde con una conspiración sobre publicaciones académicas mientras Senserrich viene a decirle a Alberto que lo del neoliberalismo de la Merkel no define a los ortodoxos sino a los enfermos mentales. Mankew le dice a Marglin que se meta con los de su edad; es decir, que en lugar de denostar la economía con los que no han empezado a estudiar, que lo haga con los de segundo año que ya se habrán leído su manual. Cosas de la Academia.

Cuando yo era joven y casi todos éramos heterodoxos ya teníamos este debate. Mis compañeros recordarán la pasión con la que defendía mi ausencia en la mayor parte de las clases de microeconomía porque un profesor (Enrique, por otra parte excelente) era excesivamente marshalliano. Más tarde me dedique a aprender microeconomía de lo que se aprovecharon mis hijas estudiantes de economía (ortodoxa y de la otra que son equilibraditas).

Luego, los heterodoxos fuimos menos (por cierto, convendría convenir que heterodoxo no quiere decir que nos pasemos el día pronosticando el final del sistema o calculando si el decrecimiento de la tasa de ganancia es definitivo, no es obligatorio).

Afirmar que esa reducción de presencia académica e influencia social se debió al ingreso en la Universidad del postfranquismo de los programas ortodoxos y no reconocer el cambio político, el consenso de la transición y la extensión de la cultura de la disciplina fiscal como causantes, es hacerle un favor al discurso político y a la responsabilidad de la izquierda española.

He acabado siendo de la opinión que uno tiene las facultades de economía que se merece. Son producto social como casi todas las producciones culturales. El problema de la igualdad o de la justicia social ha importado una higa en los última década. Cierto; los departamentos de economía crítica han mantenido el reducto, aunque no han parecido muy seductores a los creadores de opinión social o política ni a los propios afectados, todo hay que decirlo.

Es probable que el cambio de cultura social conduzca a nuevos programas de investigación donde ya compiten mas paradigmas críticos que economistas para defenderlos. Por otro lado, leer a los ortodoxos que son tan unánimes como los heterodoxos, es decir poco, es algo recomendable. A veces, es hasta divertido.

Pero tenemos debate sobre lo que mas gusta a los economistas: debatir sobre la profesión y sus protagonistas.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Se busca policía fiscal para intervención permanente.

¿Por qué lo llaman fiscal si es austeridad? ¿Por qué lo llaman pacto si es merkelazo?

La Cumbre europea ha acordado una gigantesca trasferencia de renta desde lo público (nuestros impuestos sobre la renta y el consumo) a lo privado (el sector financiero). Se ha acordado, en realidad, que los recursos públicos se pongan a disposición de la capitalización privada mientras se abandona la economía real y el estado de bienestar a su suerte.

Por mucho que insistamos en que lo público no ha sido la causa de la crisis (hasta hace dos días en España, por un poner, teníamos superávit) sino el sector privado y el modelo de financiación de la burbuja inmobiliaria, Alemania impone su doctrina: esto es, jorobar lo público, para que lo privado tampoco se recupere. La suave disposición del BCE a poner algún eurillo más no significa nada: el dinero es para que la banca vaya tapando sus agujeros.

Insaciables, los mercados ya apuntan que los fondos puestos a disposición podrían no ser suficientes porque el retorno a Europa de los capitales exige mas chicha. Digámoslo de otro modo: con rentabilidades en el fondo del mar, salvo si hay crisis de deuda soberana, el dinero prefiere irse a otros sitios donde les remuneren adecuadamente.

Los eurolíderes que ya han fastidiado el presente de los europeos parecen dispuesto a jorobar el futuro de la próxima generación continental a través de una chapuza más.

La pela de la crisis la mandará el Banco Central al FMI, como ya escribí la semana pasada. O sea, pérdida de soberanía política y traspaso de la gestión de la crisis. Recursos los justitos para financiar a Italia, al fin y al cabo al nuevo jefe lo han puesto ellos, y ya veremos como se porta Mariano.

La “regla de oro” , neolengua para referirse al déficit cero no es fiscal, es simple austeridad destructiva. Un pacto de verdad fiscal debiera haber incluido la forma de financiación común (impuestos, eurobonos, etcétera). De lo que se trata es de que estaremos intervenidos permanentemente a través de unos policías fiscales, en forma de tribunales, que vigilarán que las soberanías populares no se desmanden, faltaría más.

Austeridad es lo que conocerán las próximas generaciones, alargamiento de la crisis es lo que conoceremos nosotros y presiones sobre las cuentas públicas lo que seguiremos sufriendo. Resultado: trasvase de rentas y creciente pérdida de cohesión.

Los bancos, también los excelentemente regulados españoles, pretendiendo mejorar su rentabilidad se fueron de burbujas y se dedicaron a alejar nuestros ahorros de la actividad productiva para pasarlos a la especulación. O sea que se fueron al casino y perdieron el capital. Como escribí aquí hace tiempo, ellos eran imbéciles pero el dinero era nuestro. Dinero que pondremos por segunda vez mientras los fondos de inversión ganan, también, por segunda vez.

Las tres velocidades europeas ya están en marcha. La capacidad de los ingleses para hacer amigos ha quedado nuevamente constrastada, aunque su origen – la defensa de la libra – me parece algo provinciana y arrojará, a la larga y a la corta, severos costes de austeridad para la mayoría de su población.

Pero que importa. Los gloriosos líderes aman los símbolos (la libra, la estabilidad, los Bancos) y odian a los pueblos. Los pueblos no adoran a sus líderes, los sobreviven.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

La fascinación por el 15 M: ¿pueden aprender las organizaciones?

Todo el mundo parece fascinado. Era esperable que todos los departamentos críticos de cualquier disciplina académica desde la sociología a la economía parezcan muy excitados. También que las formaciones sociales y políticas tradicionales hagan convenientemente la pelota. Quizá era menos esperable que las empresas se mostraran interesadas por el asunto.

Para hablar con precisión son los consultores los que parecen interesados en que esa metodología social pueda producir algún tipo de enseñanza a las organizaciones. En mi opinión la fascinación es directamente proporcional al carácter jerárquico o autoritario de la organización fascinada.

Que había vida social bajo los mercados o que las costuras sociales del postmaterialista mundo acomodado estallaran explica parte de la sorpresa. La metodología ha interesado más a los analistas de las organizaciones.

Cierto que algunos se han limitado al marketing oportunista. Véase a Telefónica convirtiendo las asambleas de sufrimiento social en propuestas de tarifas del amor, por un poner. Pero, al parecer, otros empiezan a preguntarse si algo hay ahí que pueda mejorar a las corporaciones.

Uno no percibe, de entrada, demasiada diferencia con experiencias previas en el último franquismo o las luchas antiotan, herederas del movimentismo sesentayochista. Ausencia de jerarquía, organización en grupos de trabajo para cualquier cosa, desde lo necesario a lo estratégico, y plan de acción para cumplir la misión no son elementos novedosos en la historia de los movimientos que conocemos. Esto ya lo hemos vivido antes.

A las organizaciones jerarquizadas les resulta sorprendente por dos motivos: la orientación hacia los resultados de las que esas organizaciones suelen carecer y la rapidez. Lo que se percibe, una vez más, es que la rapidez y la adaptabilidad son cosa de una organización en red.

La gran novedad, en mi opinión, reside en la tecnología y en la construcción de un liderazgo anónimo, corporativo. La clandestinidad antifranquista convertía cualquier intento movimentista en efímero, en necesidad de comenzar de nuevo permanentemente. La tecnología analógica del movimiento antiotan acababa requiriendo, para pasmo y cabreo de los más heterodoxos del movimiento, una organización.

Por el contrario, la tecnología social del 15-M o los occupy, web social, twitter, youtube, etcétera, han convertido al movimiento en “inteligente” en el doble sentido que estas metodologías lo permiten: flexibilidad interactiva que no necesita ser tamizada por comité alguno y rápida adaptabilidad de la agenda como sustitución del programa político. La exigencia de consenso parece más un deseo previo, prepolítico, que un requerimiento democrático o tecnológico

Es esto lo que las organizaciones más jerárquicas y tradicionales no han entendido: las propuestas no son lo original, lo original es como se desenvuelven. La conocida resistencia de los líderes al cambio produce la tentación vampírica de las organizaciones económicas, sociales o políticas jerarquizadas. No hay Comité Central ni Consejo de Administración que aguante esa tecnología.

Esta doble inteligencia es la que deben aprender las organizaciones jerarquizadas: construir agenda a pedido de la propia estructura (sean integrantes o clientes) y crear grupos de trabajo y equipos orientados a resultados con un suave pero eficaz plan de trabajo. Ambas cosas trascienden las tradicionales jerarquías de las organizaciones basadas en la autoridad.

Esa es una lección organizativa que la izquierda política no aprende, anclada en la elaboración del programa y agenda desde la cúpula y en la reafirmación del liderazgo. Y que también costará en las corporaciones y organizaciones económicas aunque a estas debería resultarles más fácil orientarse hacia resultados.

No obstante, hay algo que no se “aprende” sino que se construye. Obviamente, a toda organización económica o política le gustará tener “voluntarios” gente que comparte visión y misión corporativa. De hecho, pagan por ello. Pero lo que no puede construirse es “la pasión”.

Ese apasionado compromiso responde a un amplio esfuerzo colectivo que, a diferencia de las organizaciones jerarquizadas, permite a sus integrantes mantener su identidad personal. Pero nace también de un determinado sentido de la “preocupación” por el entorno.

Si las organizaciones desean ser apasionadas deberán mirar sus “mercado” con más atención, reconstruirlo sobre la base de compromisos con sus integrantes. Asunto que vale para las organizaciones políticas tradicionales y para las organizaciones económicas

lunes, 5 de diciembre de 2011

El conocimiento te hará revolucionario (?)

@garzon dixit. Como lo de la verdad te hará libre de San Juan pasado por el materialismo dialéctico.

No hay que preocuparse mucho. El nuevo diputado de IU, como yo mismo, tiene estudios económicos. Esto es, pertenecemos a una secta notablemente lúgubre cuya capacidad predictiva es inferior a la del pulpo Paul.

Ha escrito el Diputado que “Si la gente supiera y entendiera el significado de las cuestiones económicas... no habría indignados, sino revolucionarios”. Pues no necesariamente. De hecho, paréceme que la tasa de revolucionarios ha sido más alta cuando el conocimiento económico era menor.

Vengo a discutir el asunto porque empieza a parecerme que esto de la izquierda verdadera empieza a parecer más de ideologismo que de política necesaria, lo que sería un inestimable favor al socialismo en refundación

Tenemos otra cosa en común los que hemos pasado por las facultades de economía y cualquiera de sus ortodoxas o heterodoxas academias: tardamos 15 años en comprender lo que Samuelson, en mi generación, y Mankew, en la de Garzón, tratan de explicar en las primeras páginas de sus manuales: los buenos análisis económicos requieren humildad.

Porque esto de que el conocimiento de los mecanismos económicos es un arma anticapitalista es una exageración fruto de la falta de humildad económica. Lakoff del que alguna vez he hablado aquí tiene un excelente librito sobre la cosa (no pienses en un elefante) que devalúa el valor del predicador económico y político.

Por mucho que uno enfatice la verdad o la muestre a los ciegos, si choca contra los marcos mentales del ciudadano o ciudadana receptor rebotará de tal modo que no solo seguirá ignorante sino que al predicador se le quedara cara de tonto. De lo que se deduce que no se trata de predicar sobre la verdad de la que somos portadores y vanguardia sino de construir una verdad para la mayoría que compatibilice nuestros ideales con sus visiones.

Así que la pregunta es si necesitamos hoy producir revolucionarios preparados para la víspera del derrumbe sistémico o necesitamos producir defensas del estado de bienestar. En política, amigos y amigas míos, acertar en la agenda es tan importante como acertar con el programa.

Vengo a decir que me parece que en tiempos de desorden, del sálvese quien pueda, lo revolucionario es precisamente el orden. Es decir, poner reglas de distribución de renta, de reparto de cargas y recursos, algo que por cierto rechaza la derecha más dispuesta que nunca a pasar renta de pobres a ricos.

Si la estrategia del permanente conflicto de IU es una estrategia del tipo “el ganador se lo lleva todo”, es probable que el Señor Garzón atesore innumerables verdades pero no muchos acólitos, porque el marco mental de la gente quiere, probablemente, en este momento, que no se traspasen las líneas rojas de la protección antes que lanzarse a ganar un nuevo paraíso.

La asesoría de magia de este blog comunica que Dumbledore ha afirmado: “la verdad (el conocimiento) es una cosa terrible y hermosa que debe ser tratada con cuidado”. No se me rían: el materialismo dialéctico tiene algo de pensamiento mágico.








,

domingo, 4 de diciembre de 2011

A la calle, que el capitalismo se derrumba.

A la calle nos llaman las izquierdas. Los ministros de la magia de ambos conventos han deducido que vivimos tiempos oscuros, es innegable. Puesto que plural es esta izquierda se nos convoca con matices que reafirman su diferencia: unos nos llaman a peleas concretas; otros a permanente rebelión.

El líder temporal socialista, contratado por obra y servicio, un par de meses como quien dice, invitó a su afiliación a salir a la calle, escandalizado porque Cospedal privatizará la gestión sanitaria aprovechando una ley apoyada por los socialistas (la 15/97).

Mientras repartía planos a sus conmilitones para que recordaran la diferencia entre calle, carretera y despacho, olvidada desde que aquel día que dijeron de entrada no para luego decir si, cuentan que se le oyó murmurar: que razón tiene la derecha, que daño hace la memoria. Es que el hombre igual se tiene que quedar con la tienda y se le van a pasar cuatro años recordándole desaguisados como ese.

El líder de la izquierda verdadera debió cumplir más amplio proceso. Recuperar grupo parlamentario exige recuperar ancestrales y gloriosas tradiciones.

Así, su equipo se puso en contacto con la Monthly Review y Howsbam para constatar que se podía anunciar, esta vez de verdad verdadera, el último peldaño del capitalismo y su inevitable derrumbe. Posteriormente, se inició la penúltima conspiración para apartar a Coscubiela y Llamazares, que ocupan turno de los taimados reformistas mediáticos de siempre. Así, armados de teoría y praxis, se procedió a expulsar a una Federación de IU.

La tradición es la tradición. Cumplida esta, el líder henchido de nítida percepción estratégica anunció la debilidad del segmento financiero del capital y convocó a movilización permanente. Tiembla el capitalismo.

No cabe duda que el conflicto social será un dato del futuro que viene. Ahora bien; las movilizaciones que habrán de llenar el invierno de nuestro descontento necesitan referencias políticas más que convocatorias, que para eso nos bastamos solos como recientemente se ha demostrado.


Hace un mes apenas me preguntaba aquí ¿Si tú te peleas y yo me rebelo, ellos que hacen? De la izquierda necesitamos algo más que llamadas a la pelea o la rebelión. Que sean capaces de construir argumentos y propuestas políticas que impidan a las derechas traspasar nuestras líneas rojas.


Herramientas como acuerdos políticos, relaciones con los sindicatos y tejido social, estrategias parlamentarias, intervenciones ante órganos constitucionales, etcétera. Las instituciones están para algo más que para ser altavoces replicantes de nuestros cabreos.


Además de hacerle la pelota al 15-M, espero de las izquierdas propuestas para un futuro sostenible y distinto: ideas sobre Europa, sobre impuestos, sobre organización financiera, también sobre como o cuando pagar la deuda, todas esas cosas que deben hacer creíble y concreto nuestro cabreo social.


O sea, cosas que hacer mientras el capitalismo se derrumba.


sábado, 3 de diciembre de 2011

Una semana para matar el euro.

Terapia FMI es lo que nos viene. Recetas latinoamericanas para el que creyera que aquí nunca pasaría eso. Nada de pamplinas europeas.

Europa ha dimitido: el Banco Central Europeo prestará dinero al FMI para que este gestione la ayuda a los países en crisis. En teoría, le traspasa el riesgo (escaso, si hace falta capital los 183 países socios amplían). En la práctica, le traslada la gestión de la crisis.

Ventajas para Alemania: el Banco Central no intervendrá ni necesitará comprar eurobonos; limpieza territorial para el nuevo área de euro fuerte. Las dos velocidades ya existen; prepárense para la tercera. A los países formalmente intervenidos se suma Italia, sujeto de una intervención clandestina, y España en cuanto alguien tome el mando, y toda la zona de ampliación reciente. Los “mercozy” salvarán un euro mínimo y nos dejarán a los demás las terapias del FMI. Verdes las segaron, camaradas.

Europa pagará con una década, más o menos, el pato de la burbuja creada por los que ahora imponen la terapia. China, Usa, Japón, los Emiratos, observan con gracieta la pérdida de reputación europea. Prepárense para la refundación europea, señoras y señores, para el doble discurso conservador de los próximos cinco años: si quieres Europa, apriétate el cinturón que no tienes.

Este ha sido el terrible coste de las políticas de austeridad. Los deudores (que no eran ni los estados ni los ciudadanos, era la banca) nos han trasladado sus problemas, han contaminado las finanzas públicas y nos han responsabilizado del mal.

Los vecinos ricos del norte, los que ya nos hicieron pagar su unificación con crisis del sistema monetario, antes del euro, no han querido subir sus precios (interés, inflación) y nos han obligado a golpe de deflación a bajar los nuestros (salarios, renta, beneficios).

El problema de esta austeridad destructiva es que la competencia por los precios bajos (eso y no otra cosa es la obsesión inflacionista en los mercados) unida al endeudamiento de las empresas y el sistema financiero, hace imposible la recuperación económica: la trampa de la deuda se convierte en el cepo.

Ahora van a refundar el euro. Tienen una semana para matarlo. Los mercados rugen de satisfacción. Van calculando el tipo de usura que aplicarán a los que se queden fuera del club y los demás nos vamos preparando para ser, más o menos, como Túnez, por un poner.

Echemos la culpa a los especuladores, a los banqueros, a los de la burbuja. Pero en realidad nos ha traído aquí la ausencia de liderazgo político y la traición e inutilidad de las veinte mil vías de la socialdemocracia europea y patria, que había prometido contrapesar a los mercados . Ahora que se va, os lo aviso: os pasaréis años mentando a ZP.

Itziar me ha hecho conocer la frase más celebre del Ministro de la Magia: vivimos tiempos oscuros. Pues eso.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Si eres parado para que quieres salud.

¡Que tenga salud! Lo decían las abuelas en los barrios pobres. La belleza genética o el futuro de calidad no formaban parte de las aspiraciones de los abuelos en los distritos arrabaleros.

El estado del bienestar y su movilidad social parecieron arreglar el asunto. El derecho a la salud permitía a los abuelos de barriada entrar en la fase de ponderar la belleza de nietos y nietas, la blanca sonrisa de la dentadura e incluso ver superada la maldición de que él estuviera condenado a ser un extremo derecho bajito y ella nunca pudiera ser modelo.

En esas estábamos cuando la lideresa, siempre tan atenta a informarnos, nos ha dicho que “la fiesta ha terminado” y no se refería a Granados sino a esos viejos derechos conquistados.

Como el prócer esta reflexionando sobre la magnitud de los recortes los peperos locales se han puesto a juguetear con la tarjeta sanitaria. En Galicia, los parados sin prestación se caen del sistema mientras solicitan la tarjeta de “sin recursos”, que tardará de seis a ocho meses. En Murcia se dan de baja a los parados sin prestaciones y los extranjeros que no cotizan. En Baleares, cobran diez euros por renovar el pedacito de plástico. Intuyo que esto esta pasando en muchas Comunidades donde el asunto pasa de tapadillo.

Deben saber que la alternativa que se ofrece a los privados de tarjeta es pagar los servicios sanitarios que recibe ¿ A qué ahora entienden mejor lo de pasarle a Usted la factura cada vez que va al médico?

Así que el derecho a la salud no se atribuye ya al ciudadano o ciudadana sino al cotizante lo que demuestra las trampas que existían en el derecho universal a la salud y, muy especialmente, que todos esta pandilla de sinvergüenzas van a utilizar hasta el último resquicio para dejarnos sin derecho a la salud pública.

Pagar por la salud es el mayor retroceso del estado del bienestar que Usted pueden encontrarse. Como ya saben la doctrina neoliberal manifiesta que estos derechos universales sostenidos en tarjetas constituyen incentivos intolerables para que la gente no busque empleo.

O sea, parado, parada, solo quieres salud para no currar, que te han visto venir.

Pandilla cabrones.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Consumatum est.

No le echen la culpa a los mercados, a golpes de estado del poder financiero ni a nada por el estilo. Hemos sido nosotros y nosotras con nuestro soberano cuajo; las quejas al maestro armero. Ahora me dirán que con otra Ley no habría mayoría del PP; genial argumento: así gobernaría con Duran i Lleida lo que me tranquiliza una barbaridad.

Así, de golpe, se me ocurren cinco palpitos que les cuento,

1.- Los ciudadanos y ciudadanas, por activa - votando- o por pasiva – votantes socialistas que desisten- han dado un poder notablemente absoluto al PP. A corto, Rajoy no tiene más que un camino: preparar un programita de recortes adicionales de unos 14.000 millones, mientras negocia liquidez con la Merkel, vía créditos bilaterales o intervención del BCE. La cosa de la prima no pinta nada bien, y los halcones europeos del ajuste aprovecharán para vueltitas de tuerca.

Dicho sea de paso, que la izquierda derrotada y trastabillada sonría con esas alegres peticiones “tuiteras” de dimisión solo amplia la capa de frivolidad de que se cubren las derrotas.

2.- Zapatero lo ha conseguido: el peor resultado de la historia de su partido. No han sido los mercados, ni la crisis: han sido sus votantes. Y tengo para mí que por mucho tiempo. Ningún socialista ha salido a responsabilizarse y pedir disculpas. Lo de “en Febrero toca congreso ordinario” es un mal chiste que retrata definitivamente al personaje. Que a Andalucía, antaño afamada patria del socialismo realmente existente, y al socialismo vasco le queden dos días en el poder no ayuda a reconstruir partido precisamente.

El socialismo de la penúltima vía, devenido en derecha, disfrazado de socialdemócrata, necesita de pausada refundación y de una política que no se construye en dos días. En realidad sin un cambio de generación directiva parece bastante improbable recuperar algo de credibilidad, por mucho que aparecerán listas de candidatables todos ellos y ellas derrotados. Tampoco parece muy creíble su futura tarea de oposición.

3.- El PSOE ha perdido 15 puntos e Izquierda Unida solo captura 3. Así que no es para morirse de éxito. La izquierda verdadera recoge seiscientos mil votos socialistas pero, obviamente, no constituye una referencia para la mayoría que han permanecido en su casa.

En consecuencia, el concepto de izquierda convergente o convergida, que nunca se sabe si acaba esto de reunirse con uno mismo, debiera dar paso quizá a un nuevo proceso como el que dio origen a IU. Una refundación a modo de frente de izquierdas que no de la espalda al perfil socialdemócrata que puede resultar necesario en próximos comicios.

4.- Digamos claramente que la Ley D´Hondt es tan injusta hoy como hace treinta y cuatro años y con esa injustísima Ley todos los que han obtenido escaño han obtenido siempre buenos resultados. La prima nacionalista que incluye el sistema, y que tanto irrita, es una circunstancia deseada – incluso por lo que representa IU- aunque todo el mundo mira al techo.

Existen múltiples formas de hacer el sistema más proporcional, desde la proporcionalidad pura hasta la modificación de las circunscripciones. No veo a la derecha ni al PSOE, diga lo que diga, cambiando a proporcionalidad y si les veo intentando colar en el debate la elección directa del Alcalde, por un poner. Obviamente, sin cambio electoral habrá déficit de calidad democrática y creciente demanda social.

5.- Por enésima vez la propuesta verde se queda fuera. Quizá no es esta, por mucho que nos empeñemos, tierra para discursos postmaterialistas y el perfil de izquierda no debiera haberse ignorado con la alegría de apuntarse a ser del medio. Desde luego, no era este el momento para tal alegría. Quizá fuera más útil disponerse a participar en alguno de esos frentes que necesariamente deberán abrirse como espacio de colaboración política y social.

Amaiur es el dato que algunos necesitaban para entender que la paz debe ser políticamente gestionada. También, dada la mayoría PP y los resultados de nacionalistas vascos y catalanes, tenderá a radicalizar a estos últimos, salvo que en las autonómicas el PP se haga necesario en esos ámbitos.

No creo, francamente, que lo de UPyD represente nada nuevo, más allá del oportunismo clientelar que caracteriza el personalismo de su lideresa y de los cargos públicos obtenidos. Una formación del tipo “todo aprovecha para el convento”, desde la extrema derecha a los socialistas de derecha que no quieren votar PP, parece una estrecha mira política. Eso no quiere decir que no sea recipiente útil para expresar opinión de minorías pero no creo que vaya más allá de propuestas mas bien conservadoras, desideologizadas y prepolíticas.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Pregunta electoral (XV): Con la deuda al 7% ¿Qué votar y qué hacer?

Acojonarse; en primer lugar, acojonarse es conveniente. Votar, voten cualquier cosa menos PP (recortadores de vocación), tampoco al PSOE (recortadores sobrevenidos y trileros de vocación).

Estar aterrados es más que razonable. Primero, porque unos cuantos especuladores se disponen a poner en el mercado casi cuatro mil millones de deuda por encima del siete por ciento, haciendo desaparecer dinero de cualquier mercado real. También, porque allí en Bruselas se habrán afilado los colmillos de los tiburones del recorte. Y, desde luego, porque con inversiones con esa rentabilidad la banca no podrá colocar sus bonos, y Usted y yo acabaremos pagando su capitalización.

O sea; no me miren al techo. Hay que desembarazarse de quienes así nos han dejado (sigo creyendo que más de cien diputados para Rubalcaba es un exceso) y poner frenos democráticos a los recortadores que nos vienen.

Si el coste medio de la deuda fuera del 7% de esta mañana mi consejo sería: hagan las maletas y márchense. Estarán Ustedes más seguros en un pisito en Fukushima que en la afamada patria, otrora gloriosa. En realidad se trata, en ultima instancia, de comparar la riqueza que se crea (o sea, el cero) y el coste, diferencia que a este nivel resulta insostenible.

Por ahora, el coste medio de los poco más de 700.000 millones de deuda española no superan el 4%. Tampoco crean que esto es tranquilizador. Con este coste, para una inflación del 2% y un crecimiento prácticamente nulo y con un 65,9% de deuda sobre el PIB, vengo a calcular que para dejar las cosas como están, o sea sin ir a peor o a mejor, necesitamos, arriba o abajo, un 1,3% del PIB: unos 14.000 milloncejos de nada.

(Si alguien tiene curiosidad: se le resta al coste medio de la deuda el crecimiento nominal y el resultado se multiplica por el porcentaje de deuda sobre el PIB. El resultado es el porcentaje de superávit necesario. Ese día creo que fui a clase. Quien haga los números descubrirá que, grosso modo, para un crecimiento real en el entorno del 2% el endeudamiento sería sostenible. De lo que se deduce que los irresponsables son los de la contracción no los de la expansión)

Podrá decirse (dirán los socialistas) que la economía española no se merece esto. Verán Ustedes: tampoco lo merecía la italiana y ahí la tienen. Podrá decirse (dirán los del PP) que ZP nos deja con menos margen de maniobra que un Porsche en mi garaje. ¿Qué hemos de preguntarnos nosotros y nosotras los mortales? Pues algo sencillo: ¿Cómo y quién hará que los acreedores (especuladores y usureros) sufran lo mismo que los deudores (o sea, nosotros).

Pues el cómo es relativamente, sencillo: con inflación y con castigo fiscal. Con inflación porque los programas expansivos que generan actividad supondrán afrontar mejor la deuda, aunque genere inflación que devaluará los capitales especuladores. Con castigo fiscal, haciendo que los 14.000 millones salgan de los que no han pagado nada por la crisis (impuestos a los ricos) y de tasas europeas al capital, si empujamos a la Merkel y la compañía.

Amiga, amiga busque esa respuesta en las propuestas electorales; excluya a PP y PSOE, y hágase Usted un voto que se merezca.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Pregunta electoral (XIV): ¿Sobreviviremos a la semana del susto?

Quincena roja y semana del susto. Rituales sociatas que se cumplen puntualmente. Transcurridos esos obligados y enojosos episodios, los del PSOE siempre retornan al modosito derecheo. @conR de rojo ya se ha dedicado al asunto “largocaballerista” convenientemente. Hoy, empieza la semana del susto.

Rito elemental y simple que tiene dos fases. En la primera, se nos advierte sobre los infinitos males que aquejarán a la patria si vencen los conservadores. En la segunda, que debe coincidir en "prime time" televisivo, se convoca a los votantes de la izquierda a votar a los únicos que, de verdad, de verdad, pueden impedir la victoria reaccionaria, siendo cualquier otro voto inútil como bien es sabido.

El susto de la derecha llenará los mensajes televisivos de los más relevantes próceres junto con algún ataque revolucionario o izquierdista, que las encuestas si que han sido de susto total y hay que ver si pasamos de descalabro a derrota gestionable, que luego tenemos que hacer un Congreso de salvación de la patria, claro, y elección de Secretario General.

Tened en cuenta que el PSOE, nunca, pero nunca, nunca, hizo lo que nosotros y nosotras creemos que ha hecho. Es simplemente una ficción. En esta semana de susto deberemos recordar que la derecha amenaza nuestra vida porque la derecha es la maldad y la política de ZP solo necesidad y responsabilidad.

El nunca quiso hacer lo que hizo; lo hizo para salvarnos que somos unos ingratos. Que deje cinco millones de parados, una inútil reforma laboral, un mercado de trabajo arrasado o nos haya quitado el 20% de nuestra futura pensión son tonterías irrelevantes que solo interesan a la antipatriota derecha.

El inconsciente progresista es sensible a esta jugarreta dialéctica del buen sinvergüenza (porque los sinvergüenzas de verdad están en la derecha). La biografía progre de la mayoría social se remueve cada vez que se piensa en la llegada de los del albatros. Déjenme que les diga que son tonterías nuestras y trucos de trilero para alargar lo inevitable: se tienen que ir y estos no pueden oponerse a lo que defendieron. O sea, que ahora son tan inútiles como oposición que como gobierno.

Les tengo ya escrito lo que decía Tocqueville: “lo único que hacer perder a los hombres el poder es ser indignos de merecerlo”. Pues eso es lo que le pasa a la bancada sociata. Sería bueno que les dejemos por debajo de 110 diputados, en la oposición y que se nos refunden radicalmente hasta volver a ser el partido del pueblo y jubilen a los Consejeros de Gas Natural, por un poner.

La semana del susto, por otra parte, tiene esta vez un objetivo bastante penoso: lograr desesperadamente una derrota dulce. ¿Cómo van a preparar Rubalcaba y los barones un Congreso con el peor resultado de la historia a la vista?

Nada; que para asegurar el porvenir de quienes nos han llevado al desastre nos tienen que asustar. Así que tu mismo y tu misma. O sobrevives a la semana del susto y votas lo que te mereces, o sucumbes y votas miedo.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Pregunta electoral (XIII): ¿ A ti te vale el voto de Ynestrillas?

Todo aprovecha al convento de Rosa Diez. Voto de golpistas incluidos. Que Ynestrillas declare amor a @upyd hace gracia. Que Gorriarán afirme que también le vale el voto de Txeroki no tiene precio.

Es que se empieza gritando “Paña”, Paña” y los falangistas y neofascistas se ponen en marcha a alzar el lábaro magenta de UPyD. Cosa que no iría más allá de ser una gloriosa confusión sino fuere porque a Upyd el asunto le va.

Así que ahí tienen Ustedes a Rosa Diez, Toni Cantó y Vargas Llosa con un golpista, defensor de los asesinatos de Atocha, comprensivo si no cómplice del asesinato de Muguruza, condenado por asesinar a su camello. Respuesta del glorioso Gorriarán: todo voto vale.

Pero es que Gorriarán, experto en epatar, que ha declarado que “Asturias es como el País Vasco pero con 300.000 hijos de puta menos” viene a decir no solo que ese voto no le preocupa sino que busca también el de Txeroki.

Lo que en realidad no es un relativismo sino que cierra el evidente ciclo fascista al que conduce el populismo y la demagogia regeneracionista de quienes no tienen otro programa que desprestigiar a las instituciones a las que les encanta pertenecer, con notable coherencia.

Las formaciones populistas, personalistas y mesiánicas son producto siempre de la insuficiencia democrática y de la incapacidad de los partidos políticos para satisfacer los personalismos de sus dirigentes. En el caso de UPyD se sumaron ambos factores: la incapacidad del sistema político para gestionar la participación cívica en el interior de los partidos y el exceso de egos en el jardín socialista.

Con esos mimbres, los espacios sociales que una formación política puede buscar no son otros que los resquicios que el sistema democrático deje a la demagogia. Sea lo españolista, lo regeneracionista o lo populista todos los residuos aprovechan a la cofradía. Que la falta de calidad democrática sea un dato objetivo no justifica el reaccionario desprecio a la política que ampara el discurso deUPyD que razonablemente atrae a fascistas de toda clase.

El populismo “atrapalotodo” tiene no solo como consecuencia resultar atractivo a fascistas de toda laya sino que sus portavoces se ven liberados de todo compromiso ideal con convenciones democráticas. La cita del número dos de UPyD que para equilibrar la adhesión de Ynestrillas pide el voto de Txeroqui solo revela, aparte de cierta insuficiencia moral del tal portavoz, la insuficiencia ideológica de la formación política.

Pequeños datos que nos informan un poco más de la textura de fondo de UPyD y nos aclaran un poco más nuestro voto: ¿formaría Usted parte de un club con Ynestrillas o Txeroki? Yo no.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Europa: sobran unos pedazos

Mejor muchas Turquías que 27 Italias; tomen nota y se me vayan preparando.

Si es como decís, los mercados le han resuelto un problema a la izquierda italiana: Berlusconi se va. Aunque a mi me parece que no es como decís y que a Papandreu y al sátrapa italiano no se los fumigan los mercados sino su propia irresponsabilidad.

A Papandreu se lo cargan sus ministros. Tras haber destrozado a dos generaciones de griegos, el referéndum no era un ataque de democracia del griego sino un truco para acabar fastidiando a una generación más y un par de países más.

La política económica italiana no es el desastre que parece en absoluto. Simplemente, nadie la oye a causas del factor Berlusconi. A Berlusconi se lo carga su vanidad, su partido y el Presidente de la República, un honorable ex - comunista en realidad.

Ahora bien, tras Berlusconi y Papandreu, lo que siga será lo mismo que en Portugal o Irlanda: simplemente, estarán fuera de Europa, permanentemente intervenidos en un club fastuoso al que, enseguida, se unirán otros.

Mientras nos divertían con maniobritas sobre Papandreu o Berlusconi, los mandamases europeos, es decir, la Merkel ( Sarcozy solo es el portavoz y Barroso el tonto útil) se disponían a darle el último golpe a la idea de una Europa unificada: todos no caben en el euro. O sea: todos no somos europeos (empecemos a usar el plural que si no fuera por que hay elecciones convocadas estaríamos igual que el resto).

El verdadero golpe de estado no lo están dando los mercados sino la derecha francoalemana dispuesta a organizar un área de estabilidad e influencia en la que no cabrán más de seis o siete países, a modo del núcleo fundacional, mientras el resto será condenado a la caverna de la permanente inestabilidad.

La ausencia de liderazgo europeo, tantas veces denunciada, no era casual sino que tenía este final en su estrategia: sobran pedazos de Europa.

En el 92, pagamos la unificación alemana con la crisis del sistema monetario; ahora hemos pagado la financiación gratis de los alemanes con la crisis de la deuda soberana. En el futuro pagaremos la competencia alemana y americana (con el acompañamiento anglofrances) con los chinos, condenados a la inestabilidad financiera. Vivan los tratados, viva la Constitución Europea. Eso si; ahora pongámonos a gritar contra los mercados en lugar de poner nombre y apellido a la felonía: la derecha francoalemana y la desidia del socialismo europeo

Cuando dicen que quieren estabilidad están cortando pedazos de europa. Porque lo que no sea garantizarles lo suyo es destruir la unificación europea. Esto era un club solidario hasta que las cañas se tornaron lanzas. O sea: la ruina, muchachos, es cosa de cada cual.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Pregunta electoral (XII): ¿Votando a los alegres muchachos de dos Hermanas?

Ocurrió el sábado pero aún no me he recuperado. En realidad, quizá esperaba que, tras la aparición, El País completara el asunto con una entrevista al “Henmano” o al “cojo Manteca”, testigos ambos de los gloriosos días de antaño donde Felipe, Guerra y Rubalcaba compartían pana y cambio.

Al parecer, la fantasmal foto que me devuelve a mi arriada a Madrid se reivindica a si misma como el futuro. He aquí como una generación que fastidió a la siguiente, prolongando hasta la exasperación su poder, se propone fastidiar a un par más porque ellos lo valen, profetas del cambio, la socialdemocracia de la penúltima vía y las esencias progres, faltaría más.

Ahí están Felipe, Guerra y Rubalcaba; me imagino en algún rincón de Dos Hermanas, guardando cuidadosamente la X en el bolsillo, a la Rosa Aguilar, mientras Felipe y “Arfonso” lanzan en realidad el mensaje que quieren lanzar: en nombre de todos los barones, advertidos quedáis, militantes socialistas, de que cuando empecemos la reflexión sobre la derrota, los unos contra los otros, ni se os ocurra venirnos con ideítas de nuevos liderazgos ni zarandajas de esas, que el partido es para Alfredo, que ha prometido guardarlo, con nuestra oportuna ayuda, naturalmente.

Cuando las viejas bandas de rock agotaban su camino, el productor discográfico siempre tenía una respuesta: "back to basis and revival". O sea, un disco con la música de antaño para que los viejos roqueros se conmuevan. El problema, alegres muchachos de Dos Hermanas, es que esos roqueros ya rompieron con vosotros con las gracias aquellas del Hermano y el poli listo aquel. Y, por si era poco, viene a resultar que vuestro heredero les ha reducido la futura pensión en un veinte por ciento lo que les tiene notablemente cabreados.

Necesitamos futuro y puede que no lo sea ese que tiene pinta de jugador de casino, Felipe dixit y si el Consejero de Gas Natural lo dice, hay un montón de conferencias de expertos tras tan notable afirmación. Pero por mucho que se empeñen, no lo serán los alegres muchachos de Dos Hermanas desprovistos no solo de la credibilidad de puños y rosas sino de la más tangible credibilidad de los que se curran futuros dignos para la gente.

Entre las más chuscas maniobras electorales llegará a ser motivo de estudio este "back to basic" para poner a Rubalcaba en la foto del cambio y hacer olvidar el ominoso presente de su presencia en el Gobierno de Zapatero. La aguerrida pana saliendo de las trincheras donde se guardan las esencias para gritar “no pasarán” ha sonado a grito desesperado y, lo que es más grave, a la imposibilidad de reconstruir un discurso socialdemócrata creíble, tras la que ha caído.

La credibilidad de una política difícilmente se importa del pasado, por muy brillante que este parezca en la mente de los veteranos votantes, a los que obviamente se dirige esta propuesta, renunciando de antemano a los votantes más jóvenes.

Los alegres muchachos de Dos Hermanas, se nos han aparecido de entre la bruma de las viejas milongas que hablan de copas y palabras y el Consejero de Gas Natural dice que es futuro. Pues eso...una fantasmal aparición.

martes, 8 de noviembre de 2011

Pregunta electoral (XI): ¿De que se ríen estos?

Vi en pleno gozo, y en plena risa, su rosto simple. De qué se rie(n). (Benedetti lo hubiera escrito).


No vi el debate. Confieso que no fue por seguir las consignas de la izquierda verdadera y la izquierda de las Plazas, cuyos Comités Centrales respectivos aprobaron, unánimemente y con mariposeo de manos, que no viera la tele. Me preocupa un poco que cada vez que estos se cabrean les de por organizarnos la vida a toque de corneta, por muy mariposeada mano que la toque. El “consigneo” viene a estar algo pasado de moda.


Pero, en fin, la cosa es que tenía algo más importante que hacer.


Dan cuenta todos los medios, menos el de los amigos del jefe, de cierta ventaja de Rajoy – intuyo que por falta de credibilidad de todo lo que proceda de la bancada sociata- y, lo que me parece más relevante, de la actitud de líder de oposición que adoptó Rubalcaba. Coincide en el análisis el muñidor de opiniones oficiales progresistas, de lo que deduzco que la estrategia de mirar a otro lado del líder de la derecha vino a darle resultado.


Ausente del debate y de sus contenidos, me he fijado en las fotos que traicionan pocas veces a los portavoces y a quienes los presentan. El País nos los pone de espaldas, ofreciendo trasero a la realidad, en casi obscena invitación al que el pueblo soberano exprese su opinión.


Por el contrario, las ediciones digitales de El Mundo y el ABC nos los muestran riéndose, incluso con contorsión dedicada a los televidentes de Manuel Campo Vidal, ese fantasma que se nos aparece cuatrienalmente para recordarnos que por él no pasan las crisis y que disfruta gastando los 500.000 euros que ha costado el evento. Es decir, ambos medios comparten con los candidatos su sinceridad de fondo: hagamos unas risas en esta pachanguita.


Y uno no deja de preguntarse. ¿Estos de que se ríen?


La risa en el debate político no ha dejado de preocupar a los expertos desde que Nietzsche advirtiera del prejuicio sobre que el pensamiento debe ser aburrido. Desde entonces, la transmisión de la emoción, el optimismo y la ilusión requiere humor. Habrán observado mis lectores que cuanto más se desvanece el pensamiento político más se parecen los mítines al club de la comedia.


Nada que objetar a la propuesta de la sonrisa y el buen humor, como vehículo para trasmitir ideas. Pero la contorsión carcajeante, con la que está cayendo y como preámbulo a un debate con un telón de fondo de cinco millones de parados y escasas perspectivas no parece la mejore tarjeta de presentación social.


Quizá su risa proceda de que saben que están a punto de realizar un esfuerzo inútil. Quizá el chiste que hace contorsionarse al payaso de en medio, en la foto de El Mundo, tenga que ver con que ha sido nominado vigilante oficial en nombre de los mercados. A lo mejor ríen porque no imaginamos el futuro que nos preparan.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Pregunta electoral(X): ¿Se puede votar aterrado?

Son días de irremitible tristeza, y no es culpa del tiempo. Catamos la realidad, vemos que todavía puede ser peor mientras el liderazgo más vano que hemos conocido los europeos se disuelve entre amenazas, elecciones y tomaduras de pelo.

Dicen las reglas democráticas que el voto necesita sosiego; que el conflicto o la violencia no aconseja procesos electorales. Pero hoy la cuestión no es ir a las urnas entre francotiradores o con ejércitos pululando por las calles; la cuestión es: ¿se puede votar aterrado?

Cinco millones de ciudadanos y ciudadanas están privados de futuro; el país pierde riqueza ( y pedazos de soberanía) – que no otra cosa es el recorte de deuda- y sus bancos se preparan para buscar 120.000 millones para pagar las deudas que les vencen el próximo año. Las empresas siguen cerrando, los autónomos desapareciendo. Y aspiramos a que los turistas y los chinos nos compren lo que queda.

Entretanto los hacedores de encuestas anuncian la barrida de la derecha acompañada del estrepitoso hundimiento del PSOE, que saca el peor resultado de la historia, pareciéndome a mí que pasando de cien diputados ya es más de lo que merecen. Se presenta como moderador de la absolutísima mayoría, el Zar del Palace, más conocido como Duran i Lleida. La izquierda que debería crecer considera que si el PSOE pierde doce puntos y ellos ganan tres es una alegría en casa del pobre. Entretanto, los indignados han devenido en okupas. Y todos se preparan para disfrutar el 20N.

Pues eso; que uno esta aterrado por la perspectiva azulona que teñirá el mapa la noche electoral. Pero ni de coña caeré en la trampa de que lo que viene es peor que lo que había porque seguramente no es cierto y, sobretodo, porque ya nos las ingeniaremos para sobrevivir mientras el PSOE dedica un par de años a reflexión interna, mientras espera algún asuntillo judicial o que las cosas vayan peor para ver si recuperan el poder.

Habrá que votar por cumplir el rito biográfico de los que crecimos convencidos de que votar nos da derecho a decidir. Habrá que votar, aterrados y todo, sabiendo que, votemos a quien votemos, vamos a votar el peor liderazgo de nuestra historia, el más vacío de los pensamientos que nunca votamos y, por ende, de lo más frívolo de la historia. Mirad mis lectores a aquel o aquella a quien habéis decidido votar y dadme la razón.

¿Se puede votar estando aterrado? No se debería; pero votemos para que al menos sepan que existimos y se pasen quince días haciéndonos la pelota. Ellos saben que les despreciamos. Ellos fingen que trabajan; nosotros podemos fingir que necesitamos su liderazgo. Al fin y al cabo, no podemos votar a la Merkel; las colonias no votan en Alemania.

Aterrado ando, ya te digo.

martes, 25 de octubre de 2011

Pregunta electoral (IX): ¿ Si tú te peleas y yo me rebelo, ellos que hacen?

Nos convocan al sufrimiento. Asumida la derrota, las direcciones del PSOE e IU nos invitan a construir barricadas.

Las campañas electorales deberían hablar de la ciudadanía. Los lemas electorales debieran describir la función que los partidos se proponen ejercer para satisfacer nuestra aspiración. Pero, lamentablemente, las direcciones de PSOE e IU han renunciado al pensamiento y han hecho lo que mejor hacen: dar órdenes.

Siendo, parece, el optimismo el opio del pueblo nos traspasan su responsabilidad: si queremos algo habrá que pelearselo. También parece que, como todo aprovecha para el convento, nada como invocar la moda indignada, a ver si pillamos poniendo en los carteles lo que se lleva: a la calle, a galopar, hasta enterrarlos en el mar, que eso queda de cine en el "tuiter".

Qué fueron de aquellas soflamas socialistas sobre tempos nuevos; ir a mejor; cambios y cosas de esas. Pues nada que volaron con el mundo de bambi y las traiciones ideológicas de ZP. En víspera de derrotas históricas mejor pasar la pelota a la ciudadanía que los socialistas tendrán que refundarse, reflexionar los unos contra los otros y esas cosas que los distraerán un par de años. También, piensan, como no vamos a poder negarnos a los recortes porque los empezamos nosotros, mejor dejamos a la gente manifestando y peleando y que nos hagan de oposición.

En IU, su encomiable militancia ha conseguido evitar lo que parecía inevitable: su desaparición. Lo ha hecho en todo el estado con unas dignas elecciones locales donde han transmitido un mensaje sencillo y relativamente creíble: con nosotros ahí, lo que ha pasado no hubiera pasado o hubiera sido menos. O sea, un mensaje de compromiso pero de respeto a la presencia institucional.

La dirección de IU, por el contrario, es especialista en alejarse de su militancia. Así que en una campaña dirigida por profesionales en converger consigo mismos y que entienden el movimiento social como la correa de transmisión de las viejas guardias, ha preferido dejarse llevar por la moda anti política y acudir al Rebélate, título de un conocido artículo de Viçen Navarro para Attac y lema en los videos de Ciutatans, que la palabra vale para rotos y descosidos ideológicos como se ve.

En una palabra, al igual que los socialistas, también parecen renunciar a su función política porque el personal para rebelarse no les ha necesitado para nada como bien se sabe y bien se ha visto.

Me temo que el personal se pelea, se rebela y se indigna solo. Lo que necesitamos no es que nos manden a las trincheras sino que comprometan salidas. Pero no; queda mejor una revolucioncita en pista cubierta para el "tuiter" que un poco de pensamiento.

O sea, pasemos de lemas, próceres y direcciones.

sábado, 22 de octubre de 2011

Pregunta electoral (VIII): ¿Por qué cuando UPyD dice austeridad quiere decir despidos?

“...le enseñaré de nuevo la luz a los que ahora están al borde del abismo...” O sea: les despediré o les bajaré el salario.

El Portavoz de UPyD en la Asamblea de Madrid ha tardado un poco, más o menos cuatro meses, en concretar que es la transparencia y la austeridad: ha propuesto despedir trabajadores de La Asamblea de Madrid y bajarles los salarios. Porque los de UPyD están en contra de todos los salarios públicos aunque no rechacen los suyos.

Que quede claro que los de UPyD están por el despido y la reducción salarial no como esa derecha infausta y débil que nos gobierna en Madrid que no sigue los dictados de la adecuada guía patronal. A UPyD no le hacen camisetitas de colores porque despide a quien haga falta, óigame Usted.

Ahora que se nos acaba el chollo antivasco, porque todos los vascos eran casi terroristas como esos malvados que abuchean a la gran timonel están preocupados. El terrorismo se acaba pero daba cantidad de votos por eso, justo el día que se anuncia el fin de la violencia terrorista, la gran timonel viene a decir, ni más ni menos, que “este comunicado es como otros” cosa que no se han atrevido a decir esos de la meliflua derecha.

UPyD asume la responsabilidad de hacerle el trabajo sucio al PP y a la patronal a ver si entendemos, de una vez, su función histórica para el porvenir de la patria. Que el PP es centralista, UPyD pie que se devuelvan competencias. Que el PP prepara reformas en el mercado de trabajo, UPyD pide que se baje salarios a los trabajadores. Ha costado cuatro meses pero ya sabemos de que va la cosa de la transparencia y la antipolítica: de derecha pura y dura, de la buena, buenísima.

Como la frase que encabeza este texto, en un documento público de UPyD distribuido en mi ciudad se lee: “quisiera ser campanilla, esparcir mis polvos mágicos...” Ante la eventualidad de que alguien piense que el autor de tan política frase haga otra cosa con los polvos que esparcirlos, me atrevo a pensar que no; que tales polvos se compran a la patronal y hacedores de insultos y tienen por objeto desprestigiar a trabajadores públicos, a los que, por cierto, el citado documento viene a llamar vampiros (“pasan por delante de los espejos y su reflejo no existe; les han chupado la sangre y la conciencia”).

El mesiánico y milenarista mensaje que encabeza esta entrada, además de reaccionario porque supone que su autor posee toda la verdad universal y se la dará a los pobres pecadores mortales, tiene, ahora que hemos escuchado a los responsables del PP en la Asamblea de Madrid, un significado más preciso: vamos a pedir más salarios y más despidos.

O sea: otros a los que no voto ni de coña.

viernes, 21 de octubre de 2011

Pregunta electoral (VII): ¿ Hay algo bajo la boina?

Boina gris, casi negra, como si fueran vascones “atxapelados”. Pero, que crudo, no es gorra de Guernica sino partículas en suspensión dejadas ahí por doña Ana para tan fausta ocasión.

Os tengo advertidos hace tiempo: huid de la imagen coral porque siempre hay quien te jode la foto. No era muy imaginable, ciertamente, que el jefe de campaña de Rajoy o el fotógrafo no advirtieran tamaña boina. Hecho que ya constituye un excelente indicador de sensibilidad medioambiental. Pero entretenidos y entretenidas en la boina no nos hemos parado a discernir si hay algo debajo.

Animo a mis lectores a analizar el texto gráfico. Observen la ansiedad con la que el grupo prepara para la toma del poder. El señor situado a la derecha de Gallardón (izquierda en la foto) tiene que agarrarse, detenerse a si mismo, para no abalanzarse sobre cualquier sillón ministerial; el señor a la izquierda de Pío se contiene agarrándose las manos a altura testicular, por que los suyos lo valen, faltaría más.

La Señora Santamaría nos ofrece la inefable imagen del pistolero: esas manos escondidas con los pulgares al aire que denotan taimado disimulo y contención. Que ganas tengo de pillaros y pegar un par de tiros, dice doña María Soraya.

Observen los marciales mentones levantados en las esquinas de las primera fila, apenas maquillando la agresividad con alguna risa, con brazos tensos casi en posición de firmes en contraposición a los brazos caídos de cansancio, que narices hacemos aquí se preguntan Rajoy, Pío y Gallardón.

Vean, vean, como Gallardón y Pío buscan con su mirada el punto de convergencia con la mirada de Rajoy, el foco de la cámara, el encuentro del poder, ignorando ambos a las señoras que rodean al prócer. Observen, naturalmente, como se protege doña Ana Mato de ambos machitos, cruzando sus brazos.

Naturalmente, el resto del grupo pasa del asunto; son los invitados a la fiesta: algo nos caerá opinan. Pero sobretodo, observen como ninguno nos enseña las manos, nadie tiene las palmas hacia arriba, ninguno de ellos y ellas se ofrece a echarnos una mano.

No dejen, mis queridos lectores y lectoras que la boina les distraiga, no dediquen su tiempo a imaginar el "skyline" de Madrid tras la contaminación. Son sus cuerpos los que delatan lo que supone la futura dirección de nuestro país. Y lo que sus cuerpos nos avisan es que debemos preocuparnos: demasiada ansiedad; demasiado disimulo; demasiada búsqueda de poder para que nos quedemos tranquilos.

Eso si; ningún gesto de reflexión, de preocupación por lo que hay; ningún rostro de seriedad. Como alguna vez me dijo mi abuela: bajo la boina no hay sesera.

jueves, 20 de octubre de 2011

Paz, bakea

Paz, bakea, reconciliación, memoria de nuestras víctimas....más palabras lo estropearán. ETA siempre no; ahora: nunca más.

Pregunta electoral (VI): ¿Se puede votar dos cosas y no estar loco?

Allí, se pide el voto cantando la internacional, tachín, tachán. Aquí, se pone cara de ¡Vaya caverna! Soy un postmaterialista, ni de izquierda, ni de derecha, voto a los del medio.

No es de ahora la cosa, pero esto de las políticas bipolares mosquea. Mas aún cuando el asunto no procede la coherencia sino de la necesidad. Quiero decir: allí, se necesita el voto de las escisiones comunistas realmente existentes y lograr que el portavoz que tiene allí el estatalista antiguo sueñe con ser diputado tres días en la legislatura. Lo de votar aquí a los del medio es para que nadie confunda la modernísima propuesta con la impresentable izquierda dogmática y poder codearse con los modernísimos europeos.

Naturalmente, el político profesional que negocia tal asunto merece mención honorífica en el olimpo de los viejos muñidores de las mas viejas guardias. De hecho, estos postmaterialistas y participes de los mas recientes "istas" proceden de las mismas culturas que esconden, con cierto pudor, bajo sus gabanes.

Yo no digo que votar a los del medio, ni de izquierdas, ni de derechas, sea malo. Aunque paréceme que no son estos días de mucho postmaterialismo sino de mucha exigencia material, entiendo lo improbable de ancestrales construcciones ideológicas defendidas por los especialistas en converger consigo mismos. No es menos cierto que los "istas" mas modernos no han aportado solución confiable ni políticas de gobierno creíbles cuando han podido.

Se me hace raro, raro, eso si, que allí, donde se supone la sociedad es mas moderna, se pida el voto con las culturas antiguas y aquí, donde se ubican las mas viejas cavernas mesetarias de todo tipo (dicen los de allí) se apoyen las postmodernas y postmaterialistas propuestas. No se me escapa, faltaría más, que allí los postmaterialistas han obrado una ingente conversión ideológica de quienes cuando vienen a la meseta levantan banderas rotas y cuando están allí mueven badges en sus “tuiters” y “feisbuks”.

Me temo que la respuesta a tan enjundioso asunto se encuentra en contabilidades electorales tanto allí como aquí. Un escaño bien vale un ridículo bipolar y unos euros por voto bien vale una coalición mas que sumar a la convergencia inacabable con uno mismo.

Paréceme, Sancho, que todos los refranes son ciertos. O sea: que si la bolsa sona se puede votar al mismo día y a la misma hora dos cosas distintas y no estar loco.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Pegunta electoral (V) : ¿es le debate de @conR de rojo mi derecho?

Ni de coña. Vamos; que no. Ni el menor interés. El debate de @conR de rojo y @conR de rollo es para que sus acólitos llenen el twitter de excitadísimos mensajes. A mí esta manía de responsabilizarnos a los demás de sus deseos resulta bastante cargante.

Ha dicho @conR de rojo que su debate es un derecho de la ciudadanía. Pues no; mi derecho no tiene nada que ver con la pachanga entre los dos machitos. De hecho, el aparato bipartidista y la gloria de Campo Vidal se me da una higa, por un poner.

El debate a dos es una impostura. Ya pueden los corifeos echarle la culpa a la derecha que, efectivamente, nunca ha querido un debate desde que se le conoce. Pero los socialistas tampoco si es que alguien conserva memoria y hemeroteca. Mi derecho, en todo caso, es un debate plural, abierto, sin control y con un formato que incluya periodistas que hacen de periodistas y no de voceros de los jefes de campaña. (o sea, de los próceres).

El debate electoral, dicho sea de paso, tiene mal encaje político. Casi nadie recuerda que los españoles y españolas no votamos presidentes de gobierno. Lo que es una ventaja para la ciudadanía a la que nos avergonzaría reconocer que queremos a ese tipo o a otro de presidente de nuestro país. Lo que votamos, digo, son diputados y diputadas, Es decir: lo coherente, lo constitucional y democrático es que debatan todas las fuerzas que presentan candidatos y candidatas a los escaños.

El debate a dos, justificado con las posibilidades reales de la alternancia, además de presidencialista y mayoritario es una antigualla mediática que solo interesa a tertulianos (que ya no tienen que leerse los programas y que, por cierto, ya tienen opinión previa formada y pagada) y, naturalmente, a la industria de los sondeos.

La convicción de que el personal socializa opinión reunido en familia ante el televisor corresponde a hace algunas décadas. Ningún debate en España ha ganado ninguna elección y su exigencia es una maniobra política porque ya se sabe que quien pone el escenario es el dueño del espectáculo y de eso se trata: de “espectacularizar” la política vaciándola de contenido.

El debate sobre el debate, su necesidad o trascendencia es, simplemente, un truco más de los que disponen los jefes de campaña para arrinconar el contenido y presentar el continente, terreno donde la financiación y los recursos teatrales sustituyen al discurso. Y, como bien se sabe, para los jefes de campaña el mejor candidato es el candidato mudo o que hable lo justo. Créanme que se le dice uno que se ha dedicado a eso.

A lo que iba. Que @conR de rojo no me ponga de pretexto. Yo no he pedido su debate. De hecho pido cosas más sencillas como que la Academia de la Televisión transmita las manifestaciones del 15 O; las Huelgas Generales; las críticas a los recortes de ZP; el desastre de la educación pública madrileña y esas cositas que no deben interesar a nadie porque no salen.

Quiero decir que ni he pedido el debate ni pienso verlo. Total no voy a votar a ninguno de los dos; que les den con un share del 10% y nos hacemos unas risas.

lunes, 17 de octubre de 2011

Pregunta electoral (IV): ¿Sabrá Rajoy que la privatización es el asesino?

Ni el mayordomo; ni “cherchez la femme”. Tampoco el sistema, como siempre supimos y nos ha recordado el excelente Salem. Corre el rumor, entre los seguidores de la novela negra, sobre un nuevo paradigma: la privatización es el asesino.

Quienes han leído lo último de Glynn o de Roslund y Hellström nos dan cuenta a los devotos de un policía privado que causa una masacre o de un servicio de información que se externaliza en una más barata red de soplones. Como la cosa de los espías de Granados, para entendernos.

A lo mejor, en este caso la novela negra no describe sino que anticipa nuestro futuro. El futuro de un país que en lugar de tener Consejo de Ministros lleva camino de tener Consejo de Administración.

¿Se lo habrán contado a Rajoy? Desde luego la derecha lo sabe. Cuenta el citado Salem que los argentinos, tras el corralito, se hicieron más humildes. Sin embargo, los neoliberales no se han vuelto más humildes sino más insaciables. La desregulación neoliberal causante de un dolor social con pocos precedentes en tiempos de paz solo prevé una vuelta más de tuerca, aprovechando el desconcierto de la izquierda.

Tras aquellos escarceos sobre la refundación moral del capitalismo nos hemos pasado directamente al choriceo especulativo sin más zarandajas. Choriceo al que la derecha española desea contribuir para que los mercados confíen, faltaría más.

Las privatizaciones de la Espe y la Cospedal. El listado de privatizaciones que deja ZP porque los amigos banqueros ya tienen bastante con lo suyo. El escaso futuro de las televisiones autonómicas; el no menos rotundo troceo de la sanidad pública y el traspaso de renta pública a la enseñanza concertada. Estas son las armas de Rajoy. O sea, privatización a troche y moche; que pase el patrimonio a algún amigo.

No se me animen: no será la privatización para mejorar la vida del personal. La privatización es para pagar deuda, sanear bancos y pasarle unas perrillas a los mercados. Nos reducirán la deuda pero nos dejarán sin patrimonio y sin recursos sociales.

La privatización es el asesino. Háganme caso y cuéntenlo por ahí.

domingo, 16 de octubre de 2011

Pregunta electoral (III): ¿estáis preparados para el aquelarre de @conR de rojo?

Avisados y avisadas les tengo. Una mala encuesta y los socialistas se nos ponen a cantar la internacional; la de la tercera, por lo menos, y, si hace falta, hasta la de la cuarta. La campaña electoral es el aquelarre izquierdista que el PSOE practica con puntualidad. Que no sirva para nada no empece el digno empeño; al contrario: menos votos, más rojos somos.

Lo de @conR de rojo es como pasar de Secretario de Estado de Empleo con una dictadura a organizar la Revolución del 17. Estamos para la coherencia desde siempre, opina el Señor Rubalcaba mientras quita el polvo a la foto de Largo Caballero.

Rubalcaba tiene un programa, bonito, bonito, que es suyo, suyo, y de nadie más, no vayan a creer que ZP, ese inútil, ha tenido algo que ver en esto. Ocultemos a ZP; no ha existido, en un invento de los votantes. Fíjense si es una ficción que ni el pianista del burdel le saca en su papel.

Un programa que como es suyo, porque él nunca ha estado donde estuvo y cualquiera que diga lo contrario es un derechoso, incluye lo que siempre ha defendido el PSOE y Ustedes han entendido mal siempre. Propone el prócer desde la dación en pago a comerse un par de curas; desde aumentar la deducción de vivienda, cosa que era malísima de la muerte, a decir que sobran políticos para contentar las vísceras del 15M, O, y la letra que siga.

Naturalmente @conR de Rojo no convence ni a dios (menos, poniéndose laico de esa manera después de engordar la cartera de Rouco y Benedicto, que Roma no paga traidores). O sea; que las encuestas dicen que la cosa va mal, de muy mal, y un servidor mantiene su apuesta de que igual no llegan a 110 los diputados de Rubalcaba.

Pero, eso si, aquelarre rojo lo habrá para satisfacción del grupo PRISA y los anotadores de frases contra la reaccionaria derecha. Total, lo que interesa a uno y a los otros es quién se queda con la tienda partidaria después del 20 N. Hay que evitar que venga cualquier indocumentado con cositas de primarias, congresos extraordinarios y zarandajas parecidas y empiece con refundaciones que quiten el sitio a los barones y los corifeos de los medios.

Porque viene la derecha y eso, señoras y señores, no es culpa de los socialistas o de ZP como Ustedes y un servidor creemos, sino culpa nuestra, que nos vamos a dejar embaucar por cualquier propuesta y no por el programa de Rubalcaba, de Rubalcaba (porque es suyo, suyo), programa fetén, fetén, elaborado para quitarle cuatro votos a la izquierda rural, los españolazos de la vasca o los nuevos del medio.

¡Viene la derecha! Gritan las huestes de @conR de Rojo y gritan los corifeos para acojonar al personal ¿Pero quién hay mas de izquierdas que un Vicepresidente que no estuvo, no apoyo recortes, ni conoce a Zapatero y es más socialdemócrata que el inventor de la cosa?

Nadie, naturalmente. Y Ustedes y yo vamos a tener que aguantarlo de aquí al 20 N. Que le vote Largo Caballero, digo yo.

sábado, 15 de octubre de 2011

Pregunta electoral (II) : ¿Y si votamos a Trajano?

Trajano sabría como resolver la crisis. Lo ha dicho Santiago Posteguillo su biógrafo. Inquietante cuestión electoral para proponer a nuestros candidatos (dicho en masculino porque son todo tíos). La estrategia Trajano da para cualquiera de nuestros mas ilustres aspirantes a representantes del pueblo. Podemos acabar con el paro montando guerras; podemos montar costosísimos eventos lúdico – festivos o podemos construir ciudades.

Cómo se verá, todos y cada uno de nuestros aspirantes podrían aprovechar las experiencias del emperador que, además, era de Sevilla, lo que le da un toque nacional que siempre será mejor que copiar a la Merkel o al Sarcozy, extranjeros malvados en manos de los mercados.

Por ejemplo, nada mejor para Rubalcaba y Griñan que apuntarse a la estrategia de Guerra de Trajano. Vale; tener un escudito miliar para atacar a Rumanía (Dacia) es desaprovechar la cosa pero podemos convertirnos en centinelas del mundo árabe, financiados por los americanos eso si.

Con un poquito de gasto militar, unos miles de millones que sacaremos de congelar pensiones por ejemplo, podemos aplicar la misma estrategia que Trajano para reducir el paro: llevar a los parados a las legiones, eso si: para defender los derechos humanos. como Chacón afirmará rotunda y oportunamente.

Al PP le viene mejor la estrategia de Trajano de montar eventos. Todavía recuerdan los libros los juegos de tres meses donde murieron tres mil esclavos y crearon en Roma grandes ríos de dinero.

Cierto que poner gladiadores y leones en la Puerta de Sol no queda fino, molestaría a los comerciantes como todo el mundo sabe. Pero, con la misma filosofía, se podría encargar a Manglano una visita de tres meses de Benedicto. Teniendo en cuenta que tres días generaron, según el muy ilustre Consejero, una décima de crecimiento de PIB, con treinta veces más alcanzaríamos los tres puntos de crecimiento en liberalísima estrategia. En lugar de esclavos podemos llenar las mochilitas de los asistentes con restos de laicos, que se ponen muy molestos en cuanto Manglano se pone a arreglar la crisis.

Aunque, sin duda, quien mejor puede aprovechar la experiencia de Trajano es la izquierda convergida o convergente, que no se sabe si final tiene la cosa de reunirse consigo mismo. Efectivamente, el hombre era keynesiano y se puso a construir Ciudad como un loco, revitalizando el deprimidísimo sector de la construcción y permitiendo comer a los esclavos. Carus Optimus Cayo, además del nombre que ya le aproxima a la notable experiencia de Trajano, tiene a su alrededor gente que podría jugar el papel de Adriano. O sea; algún sátrapa que se aprovecha del trabajo del imperator para ocuparse de lo suyo y la sucesión.

También están los que allí dicen una cosa y aquí están con los del medio, que podrían aprovechar la experiencia trajana para descongestionar el contaminado centro sacro de las ciudades. ¿Cómo? Construyendo otra, naturalmente.

Lo dicho, igual voto a Trajano.

viernes, 14 de octubre de 2011

Pregunta electoral(I): ¿De Villarriba o de Villabajo?

Nada de izquierda y derecha. La izquierda verdadera ha decidido prescindir de fenecidas categorías. Arriba y abajo es lo que se lleva ahora. Convergida o convergente, que no se sabe si final tiene la cosa de reunirse consigo mismo, su líder socialmente aclamado, las primarias son cosas del pasado, ha declarado que lo del 20-N no va de izquierda y derecha sino de los de abajo y los de arriba.

Será porque en los de abajo hay quienes llevan años votando a la derecha; será porque en los de arriba hay quien se llama de izquierdas; será porque a los competidores les parece mal ser de izquierdas o de derecha porque son del medio (ambiente, rural, marino, etcétera); será por novísima elaboración intelectual.


Amigo y amiga es hora de definirse: ¿eres de Villarriba o de Villabajo?

Así que los de izquierda de toda la vida tenemos un problema. Bien; es cierto que hay mañanas que no sabemos si somos de los nuestros; que votar a quien le organizan las cosas un par de sátrapas que abusan de su poder orgánico nos revienta o que, a estas alturas de siglo, molesta un poco la cosa dogmática. Pero toda la vida siendo de izquierda para ser ahora de abajo necesita de más elaboración intelectual que resumir un libro italiano en el twitter.

En mi caso que quieren que les cuente. En la movilidad social que permite el capitalismo realmente existente, no he logrado ir más allá de la clase media. Hecho que explica dos circunstancias fundamentales para mi vida y mi voto: me fríen a impuestos y soy un pequeñoburgues diletante al que, seguramente, no le darían el carné en el club de los de abajo.

El problema, camaradas de la izquierda convergida o convergente, que nunca se sabe si final tiene a cosa de reunirse consigo mismo, viene a ser de respeto a la política. Quiero decir que no se puede gritar “no nos representan” a la hora del vermú y querer ser diputado o diputada a la hora del té. Cosa de coherencia, de respeto a las instituciones y cosa, también, de necesidad de una propuesta de cambio tranquilo, progresista y de mayorías.

Convocar en la plazas y mítines a la rebelión y pedir el voto institucional viene a ser como arrimar el ascua y llamar a los bomberos. En fin; dado que el sistema electoral no me permite votar en circunscripciones que no son la mía, donde hay algunos candidatos potables, tendré que decidir de donde soy.

Dada mi evidente biografía no puedo votar a la derecha (léase PP, es que soy un antiguo). No votaré PSOE, y menos a los que tras estar afirman no haber estado y prometen lo que antes negaron para luego plegarse a todo poder financiero que por allí pase. No puedo votar a quien ni de derechas ni de izquierda se dice ni a los que allí dicen una cosa y aquí otra.

O sea; que un señor de izquierdas de toda la vida tiene que pedirle a las izquierdas verdaderas, realmente existentes, que se dejen de sandeces y hagan una propuesta. Hasta los de abajo se lo agradecerán.

lunes, 3 de octubre de 2011

Domingo Rojo; cinismo de izquierda

Un fin de semana cada cuatro años para hacerse el rojo. Es la tradición y la tradición se cumple puntualmente. Un domingo rojo en que, a golpe de estajanovismo, se desempolvan las ideas del programa máximo y quedan como amigos. Solo hay un aquelarre izquierdista que el PSOE practique con igual puntualidad: el de los quince días de campaña electoral.

Después, si te he visto no me acuerdo. Cosa que esta vez parece más evidente que nunca. Las ideas de Rubalcaba, que ya no sabemos si es un mago o se dedica a meter goles, lo dijo Pepiño, en su penúltima elaboración teórica al servicio del partido, son exactamente esas que el gobierno de Zapatero ha despreciado o exactamente esas que resultan insultantes porque son incompatibles con la política del PSOE.

El tipo que ha apoyado el cambio constitucional para introducir el rigor presupuestario, que sabe que no podría aplicar lo que dice sin romper con la política contractiva que le ha impuesto Zapatero, lleva días diciendo que no congela, no reduce, no recorta gastos. El que dice que quiere cambiar la Ley electoral ha roto un acuerdo sobre el asunto con Izquierda Unida, durante ocho años.

Déjenme que me ría cuando leo que el PSOE va a recuperar, ahora, 10.000 millones de fraude fiscal o cuando escucho al Ministro de Trabajo hablar de nuevos contratos a tiempo parcial, o de impuestos selectivos, cuando han sido no ya incapaces de hacer una u otra cosa sino que las han rechazado explícitamente porque según la Salgado y Zapatero “no era el momento”.

A esto en toda tierra de Garbanzos se llama cinismo. Al próximo sondeo se nos hacen marxistas, al siguiente piden la resurrección de la internacional para llevar la foto de Largo Caballero y si no es suficiente para acortar distancias ya se va Rubalcaba con Pepiño a ocupar la Puerta del Sol.

La ceremonia cínica no parece tener visos de colar esta vez. Los militantes han sonreído durante el domingo poniendo esa cara de rojos descorbatados con mochila que toca una vez cada cuatro años. Es como la fiesta de la rosa pero con reuniones, se dicen.

Total para dos días que les quedan en el convento...

miércoles, 28 de septiembre de 2011

El exhibicionista verosímil y la moral ministra

¿Puede una ministra afirmar que los grandes bancos no apuestan en contra de los intereses de los pobres y se ven recompensados de forma masiva si no por el mercado, por gigantescos rescates de los contribuyentes? Esta es, amigos y amigas, la nueva moral de la historia

Cosas notorias: Cualquiera pueda ser entrevistado como experto por un medio, y nadie cuestiona el rigor profesional. Una ministra contesta a un bocazas que habla en la BBC, pero ignora las demandas de sus ciudadanos. Medio mundo se pone a investigar la identidad del bocazas, pero no el crédito que obtienen sus palabras.

¿Por qué? Sencillo: lo que ha dicho este hombre es verosímil; parece cierto; luego es verdad. Son las reglas de la comunicación desde hace tiempo. La verdad es un asunto moral, lo verosímil es un asunto de noticias.

El tipo es un bocazas; cierto. Y esto no gusta en el mundo económico; como bien dijo una vez mi mejor regulador del mundo favorito, el camarada MAFO, “al dinero no le gusta el ruido”. No; a los mercados, al poder financiero, o sea a los especuladores, y desde luego a Goldman Sachs, no les gusta estar en boca de la gente, prefieren el anonimato.

Quizá sea esta la razón por la que el bocazas debe dinero en lugar de ganarlo y sale en los medios para pagarse su deuda bancaria.

¿Qué ha dicho este “inmoral”? Por favor, dennos una crisis cada semana que las crisis, como todo el mundo sabe, son oportunidades. Que se reúnan los gobiernos que la crisis de la deuda soberana durará lo que a nosotros, los de los mercados, nos parezca. ¿Algo que objetar?

Se me ocurren una decena de inmoralidades. Para empezar los medios escandalizados emiten anualmente suplementos sobre como evadir impuestos antes del 31 de Diciembre. Para seguir, la Ministra se ha reunido, en secreto y con todos esos inmorales para construir la agenda de los recortes que hemos padecido; el Sr. Botín, muy moral él, evade impuestos refugiando su fortuna en una SICAV y así hasta el infinito.

La mayor inmoralidad, el mayor e impudoroso exhibicionismo es el que recorre los gobiernos europeos cuando se ponen a repartirse los sacrificios de los griegos; las reformas de los irlandeses o las deudas portuguesas, mientras los demás, la moral Ministra española, por un poner, miran al techo para que arrasen las barbas de otro.

La moral Ministra, esa que no ha dado ni una; no ha cortado ninguna demanda de los especuladores y ha alargado hasta la exasperación la lista de recortes se pone a catequizar en una televisión y eso es serio y riguroso. Esta será como Rubalcaba: ella nunca estuvo allí el día de los recortes.

Lo dicho, la nueva moral de la historia

lunes, 26 de septiembre de 2011

Definitivamente, son días de apocalipsis.

La Bestia se ha hecho cargo del orbe no cabe duda. Hasta Benedicto desvaría.

Son días en que un Brasileño le riñe a un líder europeo por la cosa económica; los activos de los bancos franceses y alemanes, fortísimos como todo el mundo sabe, tienen mas agujeros periféricos que el gruyer; doscientos ocho años después la tierra amenaza con echar lava en el Hierro; los neutrinos se ponen a correr más que la luz y así sucesivamente, hasta llegar al no va más de lo raro, raro, raro: los socialistas ganan unas elecciones...en Francia.

Conturbados por tan notables sucesos solo faltaba Benedicto para ratificar que las cosas nunca serán como eran: ha convocado a la iglesia, ni más ni menos, “a que se despoje de su riqueza terrenal y del poder político”. Y ha agradecido la “secularización, (para que se quejen los predicadores, toma esa) porque "siempre ha contribuido de manera esencial a su purificación y a su reforma interior" (o sea, a hacer una limpia, vamos).

Que el teólogo se haya puesto de místico benedictino habrá hecho temblar a más de uno. A ver si ahora nos vamos a pasar a la austeridad como cualquier Concejal de Pueblo, se han dicho los padres de la iglesia en los SMS, transmitidos en móviles de última generación y pagados por el Espíritu Santo.

Ya me imagino a Rouco escondiendo las sobras de los milloncejos de la Jornada para por si acaso o preguntándose donde va a trabajar él para evangelizar o cómo va a pagar de su bolsillo las afamadas mochilitas. No; no puede Benedicto hacerle tal felonía a él, reclutador de ovejas y pastor del mayor rebaño que los siglos vieron.

Ahora ya solo nos queda esperar los correspondientes decretos que ordenen a los obispos y al Vaticano las correspondientes desamortizaciones. Nos queda esperar que la Orden y los Legionarios abandonen cátedras, concesiones administrativas, conciertos públicos y consejos, símbolos del poder mundano y la riqueza terrenal y se apresten a pastorear almas con el escueto habito como único recursos.

Esto hay que verlo, hay que verlo.