Statcounter

domingo, 31 de marzo de 2013

En defensa del garbanzo proletario.

Al fin se ha desvelado la verdadera maldad de la derecha: ignorar nuestro patrio garbanzo madrileño. “Ahí les ha dao” Tomás Gomez ¿Pueden Ustedes imaginar la patria vasca sin el txacolí, la cuna de Maciá sin butifarra o la tierra de Castelao sin pulpo? Nada; Madrid y su cocido, resumen de patria y alimento abundante.

La derecha nos quiere dejar sin sanidad y sin garbanzos. Tomás Gómez, el más de izquierdas de los socialistas, sabe que la lucha de clases pasa por los fogones. Nada de la pija nouvel cuisine, más estrecha que los apoyos de Bárcenas. No; lo nuestro es el proletario garbanzo.

Aceptemos que la imagen de esta legumbre es contradictoria. Cierto que hay garbanzos negros o que un garbanzo se relaciona con la olla podrida. Pero esa mala fama se debe, sin duda, a la manipulación por la derecha de su carácter proletario: mientras los nobles medievales le daban al ave de caza y los guisantes, los pobres debían acudir al tocino y al garbanzo.

Reivindiquemos pues nuestro origen de pobres de solemnidad en estos azarosos tiempos, no sea que a los pobres nos de por vivir por encima de nuestras posibilidades y aspiremos a viandas que no corresponden a nuestra clase social.

Más aún, reivindiquemos el sembrado en Madrid frente a la invasión de garbanzo mexicano, mas grueso, o el árabe, nacido para ser puré. No toleremos la deslocalización de la siembra de la legumbre: el de “Madriz” de toda la vida debe ser promocionado.

El cocido, ejemplar plato, propio de pobres y cristianos viejos como dios manda, pintado de partes del tocino cuando hubiere y verdura, tiene su base en nuestro garbanzo, icono del siglo de oro. Cocido que alimentó a grandes hombres y pobres mujeres, excepto a Góngora que, al decir del malvado Quevedo, no era tan viejo cristiano sino rabí de la judía como demostraba su nariz.

Tomás Gómez sabe que ya Andreu Nin midió, en proletaria biblioteca catalana, la crisis del año 30 en la importación de Garbanzos por más de 23 millones de pesetas. Un escándalo que el avezado socialista no quiere, ni desea, ver repetido. Sin sanidad, sin comedores escolares, a causa de la malvada derecha, como se les ocurre a Ustedes reivindicar tontunas y no gritar por el alimento de clase por excelencia

Preocúpense de lo importante: la aportación calórica al pobre proletario; la promoción del caldo de tan preciada legumbre. Incluso, podemos cambiar las estrellas de nuestra bandera, iconos de mítico, imaginario y metafísico origen, por cinco legumbres de tamaño madrileño.

Tomás lo sabe y nos alumbra. Sigamos por la senda del cocido, del proletario cristiano viejo, por la pitanza de origen turco, tierra donde los cajeros funcionan, y no de países de troika alguna.

Peregrino mundo, se lo tengo escrito.

domingo, 24 de marzo de 2013

¿Y si no hubiera sido el Espíritu Santo?

Al principio fueron leves sugerencias dichas de soslayo. Y siendo Domingo hay que ocuparse de cosas transcendentes. Tras los fastos de la elección papal, esas sugerencias se han convertido en rumores insistentes: Dios podría haber prescindido de el Espíritu Santo como “cazatalentos”, a la hora de elegir el CEO ( Director ejecutivo)  para el próximo periodo.

La posibilidad de que Esperanza Aguirre lo hubiera sustituido ha sido inmediatamente desmentida por Comunión y Liberación y Los Legionarios de Cristo: “uno de los nuestros, ha declarado un portavoz, no nos habría hecho esto”.

También Maduro, aunque ha reconocido la intervención de Chavez, niega que este se haya ocupado del asunto: “como se ve, el elegido no es muy bolivariano”.

Dios y su entorno guardan silencio. Como se sabe, el creador envía a sus portavoces a pronunciarse con estruendo sobre las cosas terrenales pero acerca de los asuntos corporativos mantiene - ¿como diríamos? - un perfil de comunicación bastante bajo.

No obstante, los expertos de la curia aducen datos relevantes: ¿Podría el Espíritu Santo haber elegido a un Jesuita? Estos son soldados de frontera, ladinos supervivientes, que no cuadran con el noble y sutil arte de la dirección corporativa ¿Podría el Espíritu Santo haber elegido un sudamericano, un continente que no existía cuando la Corporación fue fundada? ¿Podría el Espíritu Santo abandonar así, sin un gerente de transición, a stakeholders tan relevantes como la mafia, Berlusconi, blanqueadores de dinero y las ordenes catecumenales, como las amigas de Aguirre y Rouco, que tantos recursos nos facilitan?

Las dudas sumen a la Curia en una profunda incertidumbre. El Espíritu Santo ejercía una función mediadora relevante y su ausencia puede dejar al gobierno vaticano a merced de cualquier liderazgo populista.

Para aclarar tales extremos se ha convocado a los expertos mas acrisolados en selección de personal para que evalúen la posibilidad de que Dios haya sustituido a la paloma.

Convocados por un medio español, parecen haber llegado a la conclusión de que se ha tratado de un proceso de selección muy profesional, impropio de la compulsión de un vuelo de pájaro. En consecuencia, aunque no se sabrá en un plazo medio, todo indica que el Espíritu Santo pasará a ocuparse de otras tareas.

No menos preocupante son, para la curia, los insistentes rumores sobre el cambio de nacionalidad de Dios. Que fuera Argentino, aunque solo ejerciera en Distrito Federal, era tolerable en la medida que, como se sabe, Buenos Aires es una réplica de Roma, llena de pizzerías. Pero que se haya nacionalizado brasileño sume a los vaticanistas en un profundo desconcierto: no acaban de ver a María bailando samba y al golfo de San Pablo sin preservativo en los próximos fastos de Río.

En suma, parecen haberse producido demasiados cambios de golpe. Y ya se sabe que las corporaciones milenarias no están para eso: la obsesión por cambio es cosa de recién llegados, con ganas de que se mueva el escalafón.

viernes, 22 de marzo de 2013

Chipre ese limón amargo.

Chipre es allí donde Salgari situó la aventura del Capitán Tormenta (que era una chica; Salgari siempre fue un moderno)  y si no se hubieran dedicado a leer al imperialista de Kipling lo sabrían.

Un poco más crecidos, supimos también que era tierra de limones amargos (es que a Lawrence Durrell no le trataron bien y se vengó en la novela). En el camino, uno de esos maestros de antes que acumulaba saberes inútiles, y sabía por donde pasaba el Duero, nos enseño que era la isla donde se situaba el nacimiento de Afrodita.

Y poco más se conocía del asunto, aunque nunca pareció muy recomendable pasarse por allí. Por ejemplo, los peregrinos a Tierra Santa debían firmarle a los marinos venecianos que estos nunca atracarían en Nicosia, que era mala tierra. Que si se bajaban en este puerto, los venecianos ya les esperaban en otra parte.

No era buen consejo turístico; no. Cuando ingleses, turcos y griegos se pusieron a quedarse con los restos ya la cosa se lío pero mucho, mucho y a lo más que uno se acercaba era a Malta que es como Benidorm pero en histórico. No obstante, alemanes, ingleses y rusos nunca dejaron de tener interés en pasarse por allí.  Ustedes me entienden.

Hubiéramos seguido sin saber nada de Chipre si los cafres de la Unión Europea no hubieran decidido darle una patada al derecho e inventarse una confiscación de las cantidades garantizadas por los acuerdos bancarios y la legislación vigente. Los señores Comisarios, los eximios líderes y la troika se lanzaron a por los depósitos inferiores a los cien mil euros. Y se armó el Belén (cierto, eso esta más a la derecha del mapa)

Ahora ya lo sabemos todo de Chipre. Somos expertos como quien dice. De hecho, estamos defendiendo la soberanía de...los evasores de capital rusos que es un primor. Ya les adelanto que estos señores y señoras, no son ahorradores, son inversores que blanquean el capital evadido en esa isla. Qué escándalo, quieren hacer pagar a los que usan los paraísos fiscales.

El sector financiero chipriota es casi siete veces mayor que el conjunto de la economía. Solo hay dos países europeos en que el sector sea mayor que la economía. ¿Cuáles? Lo han adivinado: Luxemburgo y Malta. (Gibraltar no es un país). O sea, los paraísos fiscales.

A más inri, los griegos habían manejado a su antojo a la parte propia de la isla y les habían hecho comprar la deuda griega que no quería nadie. Así que cuando la brillante troika, el eurogrupo y los listos de la Comisión decidieron una quita de la deuda  griega (es decir que los acreedores perdieran dinero) arrasaron al sector financiero chipriota. Y que quedó allí: el dinero lavado de los evasores rusos...que, naturalmente, no deben pagar, nada, nada, nada, al decir de la mayoría.

A cambio de salvarles a ellos, estamos dispuestos a tolerar que a los trabajadores públicos les joroben sus fondos de pensiones, despidan a los trabajadores de los bancos y a unos pocos más.

Naturalmente, en nombre de la soberanía, estamos dispuestos a aplaudir si se salen del euro. Día en el que la moneda se devaluará y el dinero de los chipriotas, sus propiedades y rentas no valdrán absolutamente nada; los evasores rusos se irán a Malta o Luxemburgo y entonces los turcos (que son los de la otra parte de la isla, donde los cajeros si funcionan) se reirán que es un placer.

Y se pongan Ustedes como se pongan ¿Porqué los que tienen más de cien mil euros no van a pagar?.

Hay otras soluciones. Por ejemplo, las que el PSOE y PP han dado a las preferentes que es justa justísima: convertir a los que tienen dinero negro en accionista de los bancos (juas, juas). O también, hacer como se hace en los concursos de acreedores: se les paga al cabo de un largo tiempo, más bien tarde, muy tarde pero, a cambio de un interés de mora que se paga, más bien tarde, tarde.

Esto es, soluciones de mercado. Pero no; aquí de lo que se trata es que los listos de la Comisión se salgan con la suya. Porque no se equivoquen; lo que la Merkel quiere son tres cosas: asustar a los rusos; amenazar a los demás del sur europeo y que los bancos alemanes se cobren lo que les deben los bancos chipriotas. 

Y si para eso hay que hacerle tragar un limón amargo a los europeos; pues que se lo traguen. Y los demás, defenderemos la soberanía de...los evasores de capital rusos hasta el último dracma de los trabajadores chipriotas.







,.


jueves, 21 de marzo de 2013

Por si acaso, el Duero pasa por Soria

En círculo, alrededor de la clase, cantando, prietas las filas, recias, marciales, como Dios manda; así aprendí yo el recorrido del Ebro, desde Cantabria al Delta, añadiendo notables sabidurías como que el río guardaba silencio al pasar por el Pilar (los curas siempre manejan exceso de información inútil).

Luego, con orden, como manda la Santa Madre Iglesia, pasábamos al Duero, del que supimos, oh sorpresa, que, naciendo en los Picos de Urbión, acababa en Oporto. Cosas que tienen los ríos: que pasan por cualquier lado.

Naturalmente, nos ocupábamos del Tajo, al fin y al cabo es un río patrio ("Aragón ye nazión": los Austrias arrasaron nuestros fueros 200 años antes que los Borbones fumigaran los catalanes y no andamos haciendo tanto aspaviento). En fin, ese Tajo que naciendo en la Sierra de Albarracín va esculpiendo abismos hasta Lisboa.

Cosas que señalábamos en un mapa de los de antes, de esos que te ponían a Las Canarias debajo de las Baleares y no como ahora que nos la colocan allí que parece africana

No es que me haya dado por la geografía. También, puedo decirles que el área de un trapecio se calcula multiplicando la altura por la suma de sus dos desiguales bases y dividiendo por dos. 
 
Puedo decirles que tuve profesores que, incluso, llegaban a saberse el sistema decimal y en un alarde de ingenio, llegue a trabajar con logaritmos. Cosa desusada e inútil ahora que cualquier calculadora de las que Ustedes portan en los móviles puede hacer.
 
Un horrible y autoritario sistema pedagógico, tienen Ustedes razón, alejado de cualquier categoría relevante en la producción de conocimiento real y creativo.

Ahora bien, que ofrecía datos de los que solo pueden Ustedes deducir una cosa: el que suscribe hubiera aprobado los exámenes de maestros en Madrid que he podido leer esta mañana y que, al parecer, suspendieron el 86% de los presentados.

Dicen los sindicatos, siempre atentos a la defensa del conocimiento, que hacer públicos los resultados de la prueba es un “escarnio público” para los maestros. Y dicen, también, que solo es para despedir interinos y ahorrar.

Podría yo asumir ambas cosas si hubieran dicho, además, que demostrar aptitud  es cosa necesaria. Mientras no se añada ese pequeño detalle al discurso obrero me temo que perderán cualquier batalla ante las autoridades, los padres e incluso los maestros y maestras que si saben por donde pasa el Duero pero tienen menos puntos por prácticas.

Dicen, los más modernos de la clase, que como bien señala Reijo Laukkanen, experto finés en educación, es “nefasto elegir profesores mediante un examen”. Cosa que puedo compartir y que, a poco que me la expliquen, compartiré plenamente. Siempre y cuando se acompañe de las condiciones para ser maestro en Finlandia que les resumo ahora mismo.

En Finlandia se exige más de un 9 de promedio en bachillerato y la reválida, (cielos hay reválida en Finlandia). Cada facultad selecciona mediante entrevistas y pruebas (o sea, más duro que la selectividad y no todos entran) a sus alumnos. Una vez titulados, un departamento de formación docente selecciona la distribución de profesores. Por último, los directores de los centros (elegidos por el Ayuntamiento, fíjese Usted los políticos seleccionando a los directores del mejor sistema educativo del mundo, que escándalo) seleccionan a sus profesores.
 
O sea, que la selección de profesorado en Finlandia es más dura que un examen donde a uno o una le preguntan por el recorrido del Duero.
 
Son muchas las razones de la crisis de nuestro sistema educativo. Desde la materia curricular a los medios materiales; desde la pérdida de valor del conocimiento a la desresponsabilización de buena parte de la comunidad educativa. Digo yo que algo tendrá que ver la calidad de los maestros y maestras, dicho sea sin ánimo de escarnio, ni voluntad de molestar a los sindicatos.
 
Como dudo que las cosas cambien demasiado, por si acaso, anuntio vobis gaudium magnum:  el Duero pasa por Soria.