Statcounter

viernes, 27 de febrero de 2009

¡Chist…! Al dinero no le gusta el ruido

…y a nosotros nos pone chuparnos el dedo.
Nunca aprenderéis; que son vuestras maneras de ruidosos obreros, vocingleros de plazas y arrabales. Aprended de las suaves maneras del comercio; de la discreción de los padres financieros patrios. Dejad de pedir transparencia que sólo alienta la alarma y el fácil cotilleo. Callad; callad; que se lleven vuestros dineros mientras, y chupad vuestro dedo en gesto progresista.

“Al dinero no le gusta el ruido”; lo ha dicho MAFO; o sea, Miguel Angel Fernández Ordoñez hasta que en El País – faro y guía de occidente- le salvara para la posteridad de nombre tan vulgar. Lo ha dicho él, que es Dios y nosotros estúpidos. Él, el gran regulador universal que ahora reconoce que puede pasarle cualquier cosa a los bancos. El último neoconservador que dice que para que haya contrataciones lo mejor es que primero haya despidos.

¡Chist! A Botín no le gusta el ruido. A este prócer de la banca que, en los púlpitos, predicaba buenas prácticas y ya ha inventado el primer corralito español, le ha timado Madof y ha dejado a sus inversores sin su pasta; a este no le gusta el ruido. Transparencia, decís, irresponsables; él que sólo quiere pillar el dinero público sin escándalo; que Zapa le devuelva los favores; callad; callad; no le gusta el ruido.

¡Chist! Que no se sepa que los gobiernos, el nuestro incluido buscan “buitres”. Si; esos gestores de fondos que especulando en el mercado de capitales, sin pagar impuestos y con dineros en los paraísos fiscales, destrozaron la economía industrial y los sistemas monetarios dos o tres veces. Se buscan “buitres” con capital inconfesable que, a cambio de favores más inconfesables aún, se queden con activos tóxicos.

¡Chist! Que no se sepa que las Cajas han pillado 19.000 millones de euros. Cajas dirigidas por militantes del PP y PSOE, por ex – ministros, que han tapado agujeros pero andan como locas por fusionarse y buscar capital porque las cosas son peor de lo que nos habían contado. ¡Chist! Chupad vuestro dedo en patriótico gesto.

¡Chist! No digáis que el BBVA cerró sus fondos de inversión, que también le pillaron en la estafa especulativa de Madof; no contéis que sólo en el primer mes del año redujo el 18% su beneficio, que ya ha despedido a tres mil trabajadores y cerrado 250 oficinas. Callad, malditos gritones, sindicaleros demodés, que espantáis el negocio.

¡Chist! No digáis que la banca no da créditos porque están tapando agujeros. Guardad silencio y poned cara de que vuestro banquero es solvente y es vuestro amigo; especie a proteger.

Aunque, … quizá, os pase como a mí y recordéis a Machado escribir: “los periodos más fecundos de la historia son aquellos en los que los modestos no se chupan el dedo”. Mandad al carajo el silencio; haced ruido y contad la verdad del barquero: el único dinero público que llegará a la gente será el que administre el sector público.

jueves, 26 de febrero de 2009

Se subasta joven parado: magnífica oferta.

Se llama Yanick Miel. Un joven francés de 24 años con dos masters, uno en derecho y otro en inteligencia económica y gestión de empresas, ha anunciado en eBay que se ponía a subasta entre el 23 de Febrero y el 4 de Marzo. eBay finalmente ha retirado el anuncio .
Yanick Miel, tras un contrato de prácticas de once meses, lleva cinco meses en el desempleo, ha realizado 20 entrevistas y se ha presentado a 300 empleos sin ningún éxito. Señala, el joven, con toda razón, que ninguna de las medidas impulsadas por su gobierno (tampoco por el nuestro) afecta a este tipo de desempleados.

Así que ha decidido obrar en consecuencia y se ha ofrecido en internet al mejor postor: “soy un joven diplomado en periodo de crisis; se bien que mi valor es escaso; es por ello que les propongo esta magnífica oferta”.

Supongo que los padres son los que habrán pagado el Master en inteligencia económica y deben sentirse orgullosos del muchacho. La oferta de salida: un euro. Un precio y una oferta magnífica, desde luego.

Es probable que se pueda calificar esta acción de marketing de guerrilla en el contexto de un “branding” personal; cualquier día discuto con Lidia del asunto. Pero el fondo me parece un tanto dramático: las fronteras entre trabajo y esclavitud se volatilizan en los usos y en la cabeza de la gente en cuanto la falta de perspectiva de empleo se adueña de la vida del personal.

El problema es que la acción de este joven resulta verosímil. Es creíble que un ser humano pueda ser comprado en una subasta como antaño a la llegada de un barco antillano. Se parece, por qué no, a ese camión en búsqueda de obreros a una gasolinera que uno puede observar a determinadas horas de la madrugada; se parece al trabajo negro de algunos talleres. La única diferencia es que el anuncio público de un joven en subasta hiere nuestra sensibilidad

Entiendo la retirada del anuncio; entiendo que la moral burguesa no pueda aceptar esta oferta de un hombre que se subasta como esclavo. Lo único que lamento de la retirada del anuncio es que no podremos probar cuantos empresarios, banqueros o corporaciones estaban dispuestos a subastar.

martes, 24 de febrero de 2009

El día de la ceniza

Andáis aún con la última resaca de Carnaval. Aún cantáis y reís paseando sardinas. Ah, crédulos: arrepentíos. Del otro lado de la Ciudad llega una onda imparable: el morado se apodera de los tabernáculos; centenas, que digo, millares de devotos encenizan su frente y, obispos y curas, siempre atentos a la evolución estacional del negocio, anuncian la cuaresma.

“Recuerda que eres polvo…” Hay aquí un problema de coherencia entre símbolo y mensaje: así no hay quien se convenza de que la pasión católica es alegría. No debían ser muy alegres antaño aquellas fechas de cierres de mancebías (si; es que el día de la ceniza se iniciaba lo de las “putas en cuaresma”), de primeros ayunos en tiempos de hambrunas o de discursos en las plazas de inquisidores y “picos de oro”. Que dura es la cuaresma.

Oración, ayuno y limosna. Podría ser la receta de Solbes frente a la crisis (velita a San Obama; ahorro para no vivir por encima de nuestras posibilidades; y caridad frente a gasto público) pero no: es la receta anual del Vaticano por estas fechas. Amigas y amigos, quedan cuarenta y seis días para Pascua (Cuaresma – cuarenta-, porque la iglesia romana no cuenta los domingos).
Cuando era niño, el miércoles de ceniza era la inauguración de la cuaresma: o sea, las primeras torrijas y los cartelitos de “Vigilia” en las tabernas, el día en que la sangre encebollada daba paso a las acelgas y los garbanzos. Aquella cosa contradictoria de que te pasaran por la leche de los americanos mientras te hablaban de ayunos obligatorios, silencios impuestos, iglesias cubiertas de morado y frentes cenicientas.
Con la cosa del “low cost” y el Marketing ya habréis pensado donde pasar la semana santa. Porque lo vuestro, pecadores, es pasar de sardina a pascua sin recato alguno ni paréntesis reflexivo.

Pues nada: a por ello, mientras centenas, que digo, millares de frentes reciben la ceniza que viene de las palmas del último domingo de ramos. Que se arrepientan. Arrepentíos.

“Memento, homo, quia pulvis es et in pulverem reverteris (Recuerda, hombre, que eres polvo y que en polvo te vas a convertir)”. A que no se acaba de pillarle la alegría al asunto; a que no.

El cazador de venados y el torero: esos héroes.

Ciertamente es falso, pero me gusta difundir el rumor: un largo berrido de cérvido se ha oído esta mañana cuando ha dimitido el Ministro de Justicia.


Como ya he escrito otras veces, parece impresentable que un Ministro se vaya de lifara con un juez que instruye causa política. Lo que lamento es que el gobierno de la corrección política; la biodiversidad; el cambio climático y la sostenibilidad no haya cesado antes a un tipo que se hace esa foto machista y cutre, rodeado de venados muertos.


Claro que no es menos machista y cutre que sus correligionarios lo hayan jaleado al grito de ¡Torero! ¡Torero!. Es que la izquierda ética cuando se desafuera no para en barras, estética o corrección política. Ya ven, cazador de venados y torero: ese es el héroe de nuestro tiempo. ¿Quién negó la modernidad?


El cazador de venados se ha ido gritando que lo hace para que nadie manipule la situación contra el gobierno. Ni un lo siento; ni un reconocimiento de error, tan solo el reconocimiento de que los argumentos de la derecha lo inhabilitan.


No hace mucho un agricultor en paro de Alcalá de los Gazules (Cádiz) se ha enfrentado a una sanción de 24.000 euros después de ser sorprendido con cuatro conejos capturados con artes ilegales. El hombre alegó que se trataba de vender los gazapos para dar de comer a sus cuatro hijos. Me pregunto, aunque probablemente es una pregunta reaccionaria y desestabilizadora, cuánto vale un venado muerto por un furtivo.


El cazador de venados ha debido sentir la soledad del abandonado a causa del ruido mediático. Es que ya es mala suerte irse de caza y de jueces en periodo electoral, con causa en proceso o con una huelga en marcha. Cachis; con lo bien que mata uno venados en épocas discretas, sin periódicos ni derechas enredando. Total por unos bichos de “ná” como se ponen.


Y viene a cabrear un poco que la dimisión del cazador de venados se la apunten a la derecha que acostumbra a tapar sus vergüenzas con cabezas no de venados sino políticas. O sea, todo muy edificante.

Dejémoslo así: cazadores de venados, jaleos toreros en El Congreso y derechas. A que todo es bastante deprimente.

domingo, 22 de febrero de 2009

He ido al Mitin, naturalmente.

Vale; en la comida me han dicho Liber y Lidia que hoy hay que escribir sobre el mitin. Y si Lidia y Liber me lo mandan comprenderéis que no tenga lo que hay que tener para decir que no.

¿Qué mitin, me preguntáis? Perdón, chicos y chicas, el único mitin que hoy se ha pronunciado en España: el que ha reunido en Arganda del Rey a Cayo Lara (el máximo de IU), a Libertad Martínez , Caridad García y a Gema Lázaro.

Cayo está enfadado con los bancos; yo también. Cayo desconfía de la política de Zapatero; yo también. Cayo pide más iniciativa pública; yo también. Cayo defiende un socialismo del siglo XXI; yo, por si acaso, tampoco. Ya hubo un comunista francés que le dijo a Lenin "deja los setos sin tocar durante veinte años", y mejor le hubiera ido a Lenin haciendo caso.

Es que eso del socialismo es cosa seria. Pero en esto de la crisis a la gente de IU no le faltan razones. Esto de poner una vela a Obama (esto lo dice Lara) y otra a Botín (esto lo digo yo) no sólo no está funcionando sino que amenaza con retrasar la posible recuperación una larga temporada.

La deflación; la ausencia de inversión; la mirada al otro lado de los que predicaban reindustrialización, sostenibilidad o vivienda pública, no producen tranquilidad. El hecho de que el Ministro de empleo pase del asunto o que el de industria se dedique a defender que las eléctricas nos saqueen, no alienta el consumo privado. Que el dinero entregado a la banca este yendo a pagar créditos al extranjero, pues como que no sirve para nada.

O sea; que no le negaré a Cayo Lara razones. Siempre y cuando se dedique a eso (él, los suyos y suyas) y abandone su formación esas tontunas con las que de vez en cuando nos distraen (desde lo de las elecciones democráticas con partido único en Cuba hasta lo de los comunismos, las repúblicas y dos o tres cosas más).

Una de las frases aplaudidas en el mitin, dicha por Liber era: “Lo que hemos aprendido de nuestros veteranos compañeros y compañeras es una verdad como un templo: nuestro primer cometido es ocuparnos de la gente; nuestro segundo cometido es ocuparnos de la gente y nuestro tercer cometido es ocuparnos de la gente”.

Pues eso; que razones hay de sobra pero que no hace falta exigirle a la gente adhesión inquebrantable a improbables construcciones ideológicas o a cosas del estado que no sean poner el estado a servir a la gente

Es que yo creo, más o menos, en lo que dijo el más famoso de los Cayos conocidos: “Libenter homines id quod volunt credunt” (La gente casi siempre cree de buena gana en lo que quiere). Lo que quiere decir, en interpretación libre: no estropeéis, gente de IU, vuestras buenas razones con alguna tontería.

Facebook perjudica seriamente mi salud y si duermo salvaré a la especie.

Había descuidado mi habitual actualización de conocimientos científicos (los estudios vaticanos de los que hice gala anteayer no cuentan). Así que he dedicado unos minutos a ponerme al día. Y para eso, nada tan interesante como pasarse por “il corriere de la sera” que siempre cuenta cosas notablemente divertidas sobre estos asuntos.


La primera investigación encontrada se refiere a los efectos médicos del uso de las redes sociales: tumores, derrames cerebrales, problemas cardíacos e incluso demencia. Si hiciera caso al Corriere debería cerrar ahora mismo el ordenador y borrarme de Facebook o Linkedin.

Información obtenida de un estudio del sicólogo Aric Sigman. Este afirma, menos mal, que la lectura periodística es errónea y se dispone a tranquilizarnos: él no anuncia tales males, solo afirma que el desplazamiento de las relaciones sociales cara a cara “está asociado con cambios sicológicos que incrementan la incidencia de las enfermedades o provoca más altas tasas de mortalidad prematura”.

Así ya se queda uno mucho más tranquilo; ¿no? ¿Qué hacer? Ah; il Corriere está en todo e inmediatamente después se refiere a otro notable informe científico: la relación entre el sueño y el provenir de las especies.


Un investigador de la Universidad de Oslo, Lee Hsianga Liow – al que confieso no haber leído nunca, lo que conociéndome resulta sorprendente - ha analizado las especies que duermen e hibernan y concluye que son las que menos riesgos de extinción corren. O sea, queridos y queridas, meses discutiendo sobre la calidad del esperma como factor de riesgo y resulta que la cosa es que hay que dormir más.

Sé que resulta fastidiado, chicos y chicas, pero si seguís trasnochando en las redes sociales y los chats me temo que las marmotas se harán con el mundo libre. Luego no digáis que mis conocimientos no os son útiles o que nadie os avisó.

sábado, 21 de febrero de 2009

La patrulla italiana

El fascista rampante, el Presidente del Milán, ha dado un nuevo paso para destrozar la cultura democrática italiana: ha legalizado las patrullas ciudadanas, la vigilancia urbana, la venganza vecinal como medio para resolver la ola de inseguridad que vive Italia. La “ronda” como se dice en italiano vigilará la noche.

Los vigilantes funcionarán en las sombras; en la noche y en la penumbra del estado de derecho que ha dimitido de su obligación de proveer seguridad a ciudadanos y ciudadanas como, incluso, ha denunciado el Vaticano.

Los vigilantes han solido ser una forma de afrontar la seguridad cuando el estado no existe; se desconfía de él; es corrupto. Ejemplos pueden encontrarse en buena parte del mundo.

Pero es, ahora, en la Europa de los derechos humanos donde un gobierno toma la iniciativa: la ronda de Berlusconi da paso, en una de las cunas de la civilización, a las peores pulsiones en materia de seguridad. Las falanges mussolinianas que recorrían las calles; las patrullas nazis buscaban la paz urbana de los atemorizados burgueses,

En un país que se descompone; en una Europa que se desvanece la Ronda es expresión de la rendición de la democracia.

viernes, 20 de febrero de 2009

Chicas: Benedicto dice que sois soberbias.

El Vaticano investigando; esta parecía una buena noticia. La ciencia antes que el verbo. ¿Estaría Benedicto cambiando su hoja de ruta? No; falsa alarma: todos los medios publicados hoy lo explican; era una investigación sobre el pecado.
Eso si; gracias a ese imperativo investigador, el secreto de confesión ha caído. No volváis a decir que Benedicto no es un moderno. Hace unos días el jefe de Facebook afirmaba que los datos de los inscritos en la red podrían usarse para análisis demoscópicos. Sin tanta alharaca, el modernísimo Vaticano ha usado los datos del confesionario para analizar rigurosamente como pecan hombres y mujeres

¿Cuál será el objetivo de tan profunda investigación? No ha sido declarado; pero, ante tanto signo de modernización, podríamos imaginar alguno: ¿Un catecismo personalizado según el sexo? ¿Una campaña viral de emails a los pecadores, según su pecado favorito? ¿Un manual orientativo para predicadores? ¿Una campaña de sms; algo así como: eres mujer, cuida tu ira; pásalo?

Ignoro la utilidad de la investigación aunque me cabe alguna duda: ¿habrán pecado los curas que han sometido a los sesudos investigadores de la curia la información obtenida bajo secreto?
Según el estudio del Vaticano, dirigido por un teólogo llamado Giertych y un jesuita que se llama Busa, los hombres cedemos a la lujuria, la gula y la pereza con notable facilidad mientras las mujeres son soberbias, envidiosas e iracundas. Claro que esto ya lo decían los curas de pueblo sin necesidad de teologías ni análisis de marketing.

Lo que resulta sorprendente es que el teólogo ha puesto como ejemplo la observación del comportamiento de curas y monjas en los conventos lo que, sin duda, mejora la investigación pero perjudica notablemente su reputación.

El teólogo afirma que el peor pecado es el de la soberbia – al parecer impide la relación con Dios-. Desde mi punto de vista lo entiendo; siendo como soy dudo que haya otro ser superior, con la excepció de Florentino, naturalmente.

Pero a lo que iba: el peor pecado es el pecado femenino por excelencia. Ahí está, pues: una investigación que viene a confirmar siglos de experiencia eclesiástica que vosotros y vosotras, descreídos, creíais se correspondía con prejuicios nacidos de las sagradas escrituras.

Chicas, lo dice Benedicto: sois unas soberbias.

Chicas: Benedicto dice que sois soberbias.

El Vaticano investigando; esta parecía una buena noticia. La ciencia antes que el verbo. ¿Estaría Benedicto cambiando su hoja de ruta? No; falsa alarma: todos los medios publicados hoy lo explican; era una investigación sobre el pecado.
Eso si; gracias a ese imperativo investigador, el secreto de confesión ha caído. No volváis a decir que Benedicto no es un moderno. Hace unos días el jefe de Facebook afirmaba que los datos de los inscritos en la red podrían usarse para análisis demoscópicos. Sin tanta alharaca, el modernísimo Vaticano ha usado los datos del confesionario para analizar rigurosamente como pecamos hombres y mujeres.
¿Cuál será el objetivo de tan profunda investigación? No ha sido declarado; pero ante tanto signo de modernización podríamos imaginar alguno: ¿un catecismo personalizado según el sexo? ¿Una campaña viral de emails a los pecadores según su pecado favorito? ¿Un manual orientativo para predicadores? ¿una campaña de sms; algo así como: eres mujer, cuida tu ira; pásalo?
Ignoro la utilidad de la investigación aunque me cabe alguna duda: ¿habrán pecado los curas que han sometido a los sesudos investigadores de la curia la información obtenida bajo secreto?
Según el estudio del Vaticano, dirigido por un teólogo llamado Giertych y un jesuita que se llama Busa, los hombres cedemos a la lujuria, la gula y la pereza con notable facilidad mientras las mujeres son soberbias, envidiosas e iracundas. Claro que esto ya lo decían los curas de pueblo sin necesidad de teologías ni análisis de marketing.
Lo que resulta sorprendente es que el teólogo ha puesto como ejemplo la observación del comportamiento de curas y monjas en los conventos lo que, sin duda, mejora la investigación, pero perjudica notablemente la reputación de los conventos.
El teólogo afirma que el peor pecado es el de la soberbia – al parecer impide la relación con Dios- . Desde mi punto de vista lo entiendo; siendo como soy dudo que haya otro ser supremo. Pero a lo que íba: el peor pecado es el pecado femenino por excelencia. Ahí está, pues: una investigación que viene a confirmar siglos de experiencia eclesiástica que vosotros y vosotras, descreídos, creías se correspondía con prejuicos nacidos de las sagradas escrituras.
Chicas, lo dice Benedicto: sois unas soberbias.

jueves, 19 de febrero de 2009

Es que no soy comprensivo.

Leo en un titular del diario Público que la patronal me pide que sea comprensivo. Y cuando a mi me dicen estas cosas yo me pongo a mirarlo. Veamos, me pide un esfuerzo para comprender o me pide una actitud tolerante. Chungo; así de golpe no me sale ninguna de las dos.

Lo de comprender. Resulta que el setenta por ciento de los trabajadores, en el momento de iniciarse la crisis, tenían un contrato temporal, o sea, despedibles sin indemnización relevante y, de hecho, han sido despedidos. O sea que no parece que al mercado de trabajo español ni le falte flexibilidad ni sea muy caro poner a la gente en la calle.

¿Me piden que sea tolerante con este personal que aprovecha la crisis para bajar salarios y vaciar empresas, a golpe de ERE? Así de golpe me cuesta. Sí cuando a estos les crecían los beneficios al 20% hubieran repartido en lugar de poner salarios de porquería, a lo mejor me ablandaba.

Vale; es que, últimamente, no estoy comprensivo con esta pandilla: os lo he dicho alguna vez el dinero que han dilapidado estos imbéciles (el adjetivo es de Galbraith) era nuestro.

Por ejemplo; hoy no estoy nada comprensivo con Botín. Este es aquel banquero que en un discurso acuso de malas prácticas a los otros banqueros; el más puro entre los puros que ya ha pillado el dinero púbico y acaba de dar por finiquitado, dejar sin rendimientos y devolución al mayor fondo inmobiliario de España.

No estoy demasiado comprensivo con esas ideas de Corbacho de que el empleo se combata con la gente creando su propio puesto de trabajo (para eso es la capitalización) o con trabajo a tiempo parcial (diréis, mejor eso que nada pero no apunta a tranquilizarme). Ni tampoco soy comprensivo con los que dicen que es mejor que los bancos sean solventes a que presten.

Resulta que los planes de rescate con pelas públicas están siendo un fiasco europeo por que este personal ocultó la situación real; que Solbes dice que lo de salir de la crisis el 2010 ahora no lo ve claro; que los planes de estímulo no están funcionando. Y entonces no me pongo nada comprensivo.


Y cuando escribo estas raudas líneas y me pregunto si debería ser más comprensivo, veo la sesión de control en el Parlamento y observo que el tema del día viene a ser si el cazador de venados tiene morro, si otros cazan comisiones o si los problemas están en este u otro lado de la bancada.

Y en estas, resume el cazador de venados que no dimite porque tiene que trabajar por España y, oye, me digo: por mí que no se esfuerce. Pero, chicos, chicas, no me hagáis caso: es que no soy comprensivo.

miércoles, 18 de febrero de 2009

¿Se bajarán Cebrián y los gestores de periódicos los sueldos?

La crisis del modelo de gestión del periodismo, naturalmente de calidad, me ha ocupado en otras ocasiones. Hoy, retorno ante las abundantes opiniones de gestores de medios de estos días.

Los gestores de medios debaten con singular dureza. Sus cruces de opiniones, tan formales y serenas, son auténticos caminos minados donde es difícil distinguir entre el argumentario, el intento de ocultar la situación de su medio o el de cambiar el mercado a su favor.

En estos días se está produciendo un debate sobre el asunto, a partir de la reaparición de la idea del microcobro en internet y los rapapolvos de un periodista del The Guardian, Jarvis, a los medios estos de calidad. (Podéis seguir el debate en castellano en 233grados.com ).

Seguía yo el asunto y llegan dos noticias: el anuncio de que cinco mil periodistas pueden sumarse, este año, a los cuatro mil despedidos el anterior y la petición de Cebrián para que el estado intervenga en la crisis.


Cebrián que es muy fino pide reglas. Entendamos al chico: eso de pedir ayudas directas es para los otros medios, que no son globales. Lo que él quiere es más fino: supongo que pretende que se deje de subvencionar a las televisiones públicas, un nuevo tipo de reparto de la publicidad institucional y que le ayuden a barrer competidores del mercado.

Y llegado aquí se me ha planteado una duda. Todos los medios, de calidad por supuesto, llevan predicando ética acerca del recorte de “bonus” y retribuciones de banqueros y productores de crisis durante meses. Y estoy de acuerdo con ellos. Incluso el País ha pregonado los recortes en los directivos de las compañías españolas y, casi todos, han aplaudido al Ministro proteccionista cuando ha dicho, y me parece bien, que no dará ayudas a las empresas del automóvil si hay despidos.

¿Se bajarán los gestores de medios, Cebrián incluido, los sueldos ahora que piden ayudas? ¿Suspenderán los despidos? ¿Se comprometen a crear empleo si hay apoyo? ¿Están dispuestos a cambiar su línea editorial de rechazo a la intervención pública en el sector?

Estos de los medios, de calidad por supuesto, conocéis mi opinión, han vivido de la burbuja y ahora despiden y hacen rogativas al gobierno para que los saque de lo que, con bastante cinismo, el citadísimo Cebrían, ha llamado “mala temporada”.

Mala temporada para los cuatro mil despedidos y los cinco mil potenciales. Es que me veo venir la ley del embudo y va a ser que me voy a mosquear.

martes, 17 de febrero de 2009

El malentendido: ¿por cuántos kilos de marroquí dan unas vacaciones?

Ha sido un “un malentendido” dice el Ministro; la cosa es que si en Vallecas se detienen a 35 marroquíes, “los polis” que cumplan objetivos tendrán días libres. Siempre he sido partidario de completar la retribución con productividad, pero no pillo el concepto.

Como soy un antiguo y no dispongo de una concepción progresista de la seguridad, no se me había ocurrido medir la productividad en seres humanos detenidos y expulsados; como soy. Menos mal que Rubalcaba nos orienta por la senda de la paz y el progreso.

Claro que no todo el trabajo realizado computa a efecto de productividad; esto lo entiendo mejor: lo moderno no es trabajar por nivel de producto sino por la calidad del mismo; es que os empeñáis en no seguir mis escritos económicos y no pilláis las ideas correctas.

Por ejemplo, viene un boliviano y te roba el monedero. A por ese no vamos. Explican las circulares y los expertos que los marrroquies son baratos; el kilo de boliviano, según la policía y el ministerio, es caro; y es evidente que no son tiempos para derrochar que, como se sabe, este gobierno es muy austero.

Hay que ser Ministro de interior o jefe de maderos para que se te ocurran brillantes maniobras de seguridad como estas que, además de ser muy progresistas, vendrán a mejorar la tradicional amistad hispano – árabe que alumbra nuestra política exterior.

El malentendido de Rubalcaba viene a constituir un excelente ejemplo de “freakeconomics” (genial libro que recomiendo). La calidad del producto (el delito) se valora en función del número de kilómetros al lugar de nacimiento (tiempo de producción) y el precio del viaje (coste).


Un poner; vives en Arganda, te levanta el coche alguien del sur de Madrid y te roba un bolígrafo un chaval del pueblo: Hay que ir a por el chaval del pueblo; nos ahorramos el “bonobus”. Como os habéis empeñado en no salir de la crisis, con ánimo de boicotear a este gobierno, no entendéis lo del ahorro; no lo entendéis.

Me rio, por no llorar con el malentendido. Ya sé que pedir la dimisión del cazador de venados es reaccionario (mencionar el detalle de que además de los bichos había un juez que instruye causa política es desestabilizador). Pero supongo que como el redactor del malentendido no es Bermejo, o sea que es mortal, podré preguntar si ya lo han cesado.

lunes, 16 de febrero de 2009

Si no vota, no se queje: qué machotes.

Podría haberlo dicho algún político, seguramente muy de izquierdas, de los que suelen culpar al pueblo de sus desdichas.

Pero la cosa es que Europa se ha puesto firme. Seguramente, querido lector y lectora, no sepas donde habían andado estos en los últimos cinco años. Pero claro, son vísperas electorales y hay que sacar pecho: el Parlamento se ha puesto machote y concluye una de sus diez razones para votar en las próximas elecciones con esta frase.

Pondré un ejemplo personal sobre lo que me parece el argumentario. Yo nunca había dudado de la existencia de Dios hasta que, de adolescente y en clase de filosofía, me hicieron leer las Vías de Santo Tomas para demostrar la existencia de Dios. Ahí la cago el maestro. Pues con esto del voto europeo me ha pasado lo mismo: ni se me había pasado por la cabeza no votar hasta que he leído el panfleto.

La democracia, chicos y chicas del parlamento, viene a consistir precisamente en el derecho a quejarse, incluso sin votar. Que yo defienda la participación electoral no quiere decir que la baladronada parlamentaria quede justificada. De hecho, su redactor debiera ser cesado.

Pero, en fin, lo que molesta es que la burocracia europea (e incluyo ahí a los europarlamentarios: absolutamente desorientados en su papel de padres de la patria europea), tras habernos ofrecido los más patéticos espectáculos políticos en el último quinquenio, nos traslade ahora la responsabilidad. Ni de coña.

Ignoro dónde estaban todos estos cuando el fiasco constitucional; dónde cuando la burbuja crecía y estallaba; dónde cuando Israel machacaba a Palestina. Naturalmente las diez razones que hace públicas el Parlamento no hablan de estas cosas.
Es sabido que la retórica institucional está más cerca de la lírica que de los contenidos; pero nos pilla mayores como para que la cosa sea creíble. Lean la amenaza parlamentaria, adornada por su cuento de hadas y luego me dicen.

Estos del Parlamento se lo han montado en plan banda de mi calle y se han puesto machotes: si no votas; no te quejes. La cosa, camaradas europarlamentarios, es al revés: me quejo y luego ya miro si voto. Es cosa de democracia, alegres muchachos y muchachas europarlamentarios.

sábado, 14 de febrero de 2009

Venezia: Tiempo de Máscaras.

Hoy es 14, y en Venezia (así con Z) empieza el Carnaval. Tiempo de máscaras hasta el día de la ceniza. Preámbulo de primavera. Tiempo de confusión. Cuando la máscara trae la promesa de la igualdad.

Días para las marionetas y los arlequines, para los trajes y las risas. Para un ombra, los fritelle o los galani.

Días para el callejeo canalla donde las máscaras del populacho y los burgueses, venidos a menos, se ven rodeadas de turistas que no han comprendido que, en Carnaval, no se ven ciudades sino que se consumen.

En realidad Venecia vive siempre enmascarada. Una Ciudad donde se vive en decorados esculpidos en la historia que estos días añade luces, trajes, máscaras. Y por diez días el gris desaparecerá de vías y campi y extraños personajes poblarán las calles.

Y mientras añoramos las máscaras nos las imaginamos.

Imaginamos que encontraremos al siempre hambriento Arlequín, víctima del avaro Pantalone, mientras el charlatán Balanzone habla como un ministro y, a lo mejor, el Polichinela, siempre filósofo, escribe un blog arreglando el mundo. Porque este peregrino mundo, a lo mejor, vive en un permanente Carnaval.

Decía Byron, hablando de Shelley: “él cree en la utopía, yo creo en Venecia”. Mis creencias son más amplias, incluyen Mikonos por ejemplo. Pero, más o menos, más o menos….

jueves, 12 de febrero de 2009

Siempre hay alguien que jode la foto…¿ pero todos?

Lo comenté ayer. La solemnidad coral fue inventada para gloria de algún dios pero no de los mortales. En mi experiencia en comunicación política, sólo una vez organicé una foto coral: la lectura ante la muerte de Dolores Ibarruri (y pusimos mesa para mejor tapar al coro). Descuento del inventario esas fotos tras los congresos, a solicitud de los periodistas gráficos.

La foto del coro tiene dos riesgos evidentes: anega el liderazgo y es imposible controlar la comunicación no verbal de los suplicantes.

La foto de Rajoy con su dirección, hoy publicada en todos los medios, lanza múltiples mensajes y ninguno de ellos razonable.

Es evidente que estos chicos están enfadados pero, sobre todo, que tienen miedo. Ved los brazos cruzados, a modo de protección, de Camps, Mato, y la Alcaldesa de Valencia. Soraya, además de cerrarse a cualquier amenaza, hace navegar su mirada en el espacio, sin objetivo fijo, y un giro de su pelo ahorca su cuello en un sutil suicidio.

Solo la Alcaldesa de Valencia mira al líder mientras los demás lo ignoran y miran …. a no se sabe dónde. Este coro, además de miedo, carece de objetivo como revelan las multiplicadas miradas pérdidas.

Cospedal que en la portada de El País no cruza los brazos por delante, porque su americana abotonada parece suficiente protección, los cruza por detrás controlando la tensión que sufre al verse con esa pandilla. Para su mal, en otra foto, ved El Mundo, descruza los brazos pero se toca la cara, no en señal de aburrimiento, sino secando el lacrimal. Válgame el cielo, Maria Dolores, válgame…

Arenas, Camps y Gallardón desvían la mirada, firme el ademán pero huidos de la escena; como estoy aquí porque no hay más remedio. Esperanza no está ceñuda; disfruta: escote abierto y largo, entre tan comedidos bustos, cabeza alzada, boca extendida: gesto soberbio.


Amigos y amigas, seguro que lo sabéis: en tiempos de crisis la comunicación debe basarse en honestidad y emoción.

La foto ignora ambas cosas: imaginamos la voz de Rajoy, viajando, como su mirada, fuera de foco, a nuestra izquierda: se va. La distancia del coro, a pesar de la proximidad física, las miradas que se alejan del centro, no nos transmiten la confianza que nace de la honestidad; ni la emoción que nace de la convicción.

Siempre hay alguien que jode la foto…¿ pero todos? Ay, Mariano, hay que contratar un fotógrafo para el Coro.

Paraguas, paraguas…

Leo que los socialistas de Tres Cantos se han enfadado; últimamente los socialistas madrileños se enfadan casi todos los días. El motivo, esta vez, es que el Consistorio se ha gastado cuatro mil euros en paraguas.

Excesivo gasto parece, pero, amigos del PSOE, hay que ser caritativos: con la que está cayendo, los ediles conservadores debieran comprar no ya paraguas sino impermeables, con amplias gorras, y perfumes que alejen de sus cuerpos los abundantes restos que los ventiladores puestos en cada esquina madrileña amenazan con transportar.

Lo que molesta es que no haya paraguas para todos. Ahí no han estado bien los ediles de Tres Cantos. Porque no se les ha visto solidarios, qué aquí hay mucha gente que necesita ser protegida y una institución debe estar atenta a tanta necesidad.

Un paraguas para Rajoy es imprescindible. No sé qué avispado enemigo le habrá montado el coro de esta mañana, donde el líder quedaba desvanecido entre los suplicantes, que anegaban el mensaje y la imagen del líder. Unos expertos en comunicación que ignoran que la solemnidad coral sólo fue inventada para gloria de Dios pero no de los mortales.

Paraguas, definitivamente, para Esperanzita, que ha pasado de liberal lideresa a caballeresa del lado oscuro, que no deja de ampliar odios en la siniestra y en la diestra que no tardarán en aliviar sus anhelos futuros.

Pero paraguas necesita también el Ministro de Justicia. Creerán Ustedes que pienso que irse de farra con un juez que instruye causa política es de juzgado de guardia. Bueno; pues lo pienso, la verdad; pero lo que, en realidad me molesta es saber que un Ministro del Gobierno de la corrección ética y estética, guardián de la biodiversidad y el clima, se dedique a cazar venados. Espero que pase esta tormenta y alguien se lo afee.

Paraguas necesita el Ministro de trabajo y todo el equipo económico que persisten en negar la fatídica cifra de los cuatro millones no en paraguas sino en parados, mientras el rosario de empresas en crisis no cesa de crecer. Paraguas para los sindicatos que andan excedidos en paciencia, mientras Patronal y Banco de España predican reforma laborales.
Paraguas, paraguas… Paraguas para todos y todas, que la que cae es de aúpa

martes, 10 de febrero de 2009

CACHIS, ES QUE TODO ESTÁ INVENTADO

Dedicado a aquellos y aquellas que hacen política en Madrid

Iba yo a escribir sobre la cosa y estaba en ello y me suena, me suena, lo que estoy escribiendo. Y es que, claro, cuando todo está inventado y es mejor que lo de uno, mejor copiarlo y odiar al redactor (en este caso redactores: odio a los hermanos Epstein, aunque hoy harán que mi texto sea más breve).


Imaginad que en el Ayuntamiento de Boadilla hay un Bar, y entonces….


ESPERANZA AGUIRRE (STRASSER): ¡Cierre este local inmediatamente!

GRANADOS (RENAULT): pero si todo el mundo lo está pasando muy bien

ESPERANZA AGUIRRE (STRASSER): Sí, demasiado bien. ¡Debe cerrar el local!

GRANADOS ( RENAULT): ¿Con qué pretexto voy a hacerlo?

ESPERANZA (STRASSER): ¡Invente uno!

GRANADOS (RENAULT): ¡Todo el mundo debe abandonar el local! ¡Se cierra este café hasta nuevo aviso¡ ¡Salgan inmediatamente!

ALCALDE (rick): ¿Con qué derecho me cierra usted el local?

GRANADOS (RENAULT): ¡Qué escándalo! Qué escándalo! He descubierto que aquí se juega

BENJAMIN MARTIN VASCO (EMIL): Sus ganancias, señor

GRANADOS (RENAULT): ¡Muchas gracias!¡Todo el mundo fuera!

¿Una red o un sindicato?

Los parados de Full Monty ensayaban su “striptease” en una oficina de empleo. Hoy, no lo harían. Colgarían un video en youtube y buscarían un sistema de micropagos para quien quisiera ver la escena final. ¿Se trata de mi habitual ironía? ¿Se trata de suministrar ideas a parados? No; bueno, no del todo.

Se acumulan informes y datos que indican que la crisis no ha sido una mala noticia para las redes sociales: trae inesperados e increíbles aumentos de usuarios. Y no; no es sólo un problema de tiempo disponible. Es un problema de modelo de comportamiento.

Hasta los profesionales del sector financiero siempre reticentes a mezclarse con los comunes mortales empiezan a llegar. Más o menos parecen estar diciéndonos: “probablemente el bono no existe; así que pasemos el rato y preparemos para lo que venga”.

Tanto es el entusiasmo que ya se hablan de nuevos modelos y en las cocinas de emprendedores se piden nuevas ideas de negocio. La crisis ha dado a las redes lo que los otros sectores están perdiendo: clientes potenciales.

Observemos algunas pautas. Los desempleados y desempleadas, aunque estén en su casa, no se aíslan. Han volcado su estrés en un amplio diálogo con otros y otras como ellos. Pero, amigos y amigas, este diálogo no se produce en los sindicatos, en asociaciones, en organismos públicos, en oficinas de empleo sino en las redes sociales.

Tardaremos en saber si es un movimiento de fondo. Lo institucional, los espacios de encuentro tradicionales, están desacreditados pero eso no cancela la voluntad de socializarse de la gente. Desempleados y desempleadas navegan y crean redes y cambian sus comportamientos. Algunos informes hablan ya, por ejemplo, de reducción de los correos electrónicos y su sustitución por las conversaciones interactivas. Bien por la 2.0

Pistas hay también sobre el modo en que se espera conseguir empleo en esta crisis: por cooptación. Las ofertas no aparecen en los organismos públicos, ni en la prensa, ni en casi ninguna parte. Son las redes sociales, los conocidos, los que transmiten, a modo de chismes, esta o aquella posibilidad.

Hace tiempo que la capacidad de generar redes es un símbolo de una integración de calidad en el mercado; hoy, es probablemente un elemento de seguridad. ¡Ay de aquél que no tenga red!: una nueva dimensión de brecha digital se nos viene encima.

lunes, 9 de febrero de 2009

La lechuza que visitó a Saviano

En Enrique VI, Shakespeare, se refería a la lechuza que vuela de día como la imagen pavorosa de la muerte. “…como la lechuza cuando el día aparece”.

La visita de esa lechuza es lo que cuenta hoy Saviano en una entrevista que debería leerse más de una vez. El escritor dice, “mi vida está suspendida, cancelada, detenida”. Abandonado, a causa de las amenazas de un clan de la Camorra, por muchas gentes y amigos se nota la pesadumbre de quien lamenta la injusticia de todas las condenas a muerte.

“El día de la lechuza” es el título de una novela de Sciascia, mi escritor siciliano favorito de quien os hablo de vez en cuando. La primera novela que hablaba de la mafia, una organización que algunos defendían como “una sociedad de socorros mutuos” y otros, como el famoso Cardenal Ruffini, la calificaban como “una invención de los comunistas”. Siempre hay cardenales dispuestos a negar cualquier cosa, sea Darwin, el holocausto o la Mafia.

En la novela se describe un poder mafioso que maneja los hilos para corromper a unos y atemorizar a otros. Más allá de la historia, el mensaje de Sciascia era la necesidad de conocer a la Mafia para poder enfrentarla.

Eso mismo ha intentado hace poco, muchos años después, otro siciliano Andrea Camillieri escribiendo un texto, “Vosotros no sabéis” que refleja a modo de diccionario como es la mafia. Usa los papelitos escritos en clave, a través de los que se comunicaba el jefe de la Cosa Nostra, para mostrarnos como es la Mafia.

Hay algo común en los dos libros: los mafiosos carecen de "glamour", de la elegancia o inteligencia de los personajes de El Padrino. Son, efectivamente, lo que parecen: seres zafios, repugnantes, sin piedad, delincuentes de la peor calaña, que se amparan en la pobreza de sus conciudadanos y la debilidad del estado.

Eso mismo es lo que ha hecho Saviano: demostrar la pobreza moral de uno de los clanes de la camorra napolitana. El clan de los Casaleses le ha condenado a muerte por ello. Saviano debe morir y el mismo reconoce que, de algún modo, ya lo han conseguido. Rebelémonos con él ante esa condena.

domingo, 8 de febrero de 2009

---a cura di Anna Bosco: Zapatero

Anna Bosco es profesora en la Universidad de Trieste. Acaba de presentar como editora, junto a Ignacio Sánchez Cuenca, el libro “La Spagna de Zapatero” (il Mulino) en el que escriben, junto a ellos: Javier Astudillo, Brunetta Baldi, Paloma Aguilar, Carlos Mulas, Kerman Calvo, Fabrizio Bernardi, Sebastiá Sarasa y Jose María Maravall.

Anna se aproximó al pensamiento político a modo de arqueóloga. Su primera investigación, que nos permitió conocerla, estudiaba la evolución de la tradición comunista en la Península Ibérica. Recuperada de la historia se ha dedicado a España y a Zapatero.

En su capítulo se nota la fascinación progresista italiana por España y Zapatero; cosa normal tras los fracasos de las miles de reinvenciones de la izquierda italiana y los éxitos del “presidente del Milan”. A esto, ella suele responderme que es muy español no valorar lo que se tiene. Una vez empatados a reproches tópicos, solemos, en alguna taberna madrileña, arreglar nuestras respectivas izquierdas.

Anna suele dedicar de dos a cuatro años a escribir un libro sobre España, mientras visita recónditos lugares desde los que llegan, siempre, hermosas y puntuales postales. De lo que puede concluirse: uno, que ella ha conseguido el sueño de todos los italianos progresistas - abandonar Italia, sin salir de Florencia- y, dos, que los investigadores italianos no viven tan mal.

Si leéis italiano pillad el libro, de interés en su conjunto (notable el análisis sobre ETA de Sánchez Cuenca). En el capítulo escrito por Anna, sobresale su análisis de Zapatero como recurso electoral de los socialistas; del discurso de confrontación con la derecha elegido por el PSOE y la identificación de estrategia de campaña. Muy útiles para quien siga la comunicación política y las estrategias electorales.

Para mi gusto, sobrevalora la organización socialista (creo que en la movilización electoral influyó mucho la aportación del electorado de las fuerzas minoritarias de izquierda, desaparecidas en el combate) y no valora, es que a veces me pongo exquisito, que el programa electoral del PSOE era un programa “en las nubes”, volatilizado por la realidad en dos días. A pesar de la opinión de El País (faro y guía del correcto pensamiento, naturalmente) entonces formulada, creo que la falta de diagnóstico económico aún la estamos pagando.

Intuyo, en fin, que en alguna de esas líneas se esconde Francesco, un tipo encantador por cierto, con el que comparto nuestro cariño por Sicilia, Sciascia y Camillieri (este último lo imagino).

sábado, 7 de febrero de 2009

Aldea global o chalecitos individuales (hipotecados, claro).

No vivimos en una aldea global sino en chalecitos individuales”. Esto lo escribió Manuel Castells. Ha bastado un golpe de crisis global, producida por los campeones de la globalización, para que descubramos que todo el mundo se dedica a fortificar sus hipotecados chalecitos.

En USA, hacen lo de siempre en las crisis: encerrarse en sí mismos, mientras prometen resolver (a medias) los desaguisados globales por ellos mismos creados. Resultado: el Plan de estímulo a debate en el Congreso incluye la cláusula “compre americano”.

Este del repliegue americano sería, como siempre, estupendo tiempo para que se inventara otra moneda de reserva y se consolidara el multipolarismo. Pero no preocuparse por el riesgo: Europa se ha ido hace rato.

En Inglaterra, Italia, Alemania, España, Francia se sugieren ideas proteccionistas mientras oficialmente se riñe a los americanos. Ya tenemos a todo el mundo en el chalecito y ¿quién dijo globalización? En Arganda, siempre pioneros de las ideas avanzadas ya hemos visto la primera pintada “trabajos españoles; rumanos no”.

Hay una razón técnica y otra política para justificarlo. La técnica es que, si consumimos importaciones o trabajo externo, venimos a creer que otros gorrones se aprovechan de nuestras políticas expansivas. La política es buscar la complicidad contra la crisis de los grupos de presión que, por cierto, cuando más ineficaces más presionan.

Si la situación se prolonga se ampliarán las producciones con desventaja comparativa; engordarán los grupos de presión y se arruinarán las posibilidades de comercio con países atrasados.

Lo sorprendente es que la gente del común se apunte a encerrarse en el chalecito, consumir lo propio o expulsar inmigrantes. Siempre me ha parecido conmovedora la energía con que los pobres se preocupan del porvenir de sus ricos.

No os dejéis engañar: si les dejamos que recuperen dineros con el chalecito no nos devolverán lo que nos deben y, cuando vuelvan al casino, tendremos aldea global, especuladora y salvaje.

En España, lo del proteccionismo está fastidiado, diga lo que diga el impaciente ministro proteccionista y defensor de los grupos de presión eléctricos. Aquí el producto propio a consumir son los recursos naturales (suelo o turismo) y para eso necesitamos sostenibilidad, dineros y extranjeros. O sea, que ya me diréis.

viernes, 6 de febrero de 2009

Ser paciente o ser gilipollas

Junto a mi equipo, hemos decidido ampliar nuestras actividades. Invertimos a cuenta de que la paciencia de Sebastián coincida con la de Pepiño.

Hoy tocaba la visita a nuestro asesor que es sabio, de suaves maneras, como conviene al comercio; amable y te conduce, por tu bien, a un sinfín de pagos: a la hacienda, a la seguridad social, a las empresas de siniestralidad…hoy he descubierto que, además, debemos pagar tasas por registrar nuestra contabilidad y unos cuatrocientos euros, y es un precio fantástico oiga, para establecer el sistema que proteja la privacidad de los datos de nuestros futuros clientes.

Necesitaremos, claro, nuevas altas fiscales y, para legalizarnos, tendré que interrogar a mis futuros colaboradores cual terroristas islámicos e inventar contratos con más retenciones, gastos y complicaciones que la herencia de la Jurado.

Vale; me pilla mayor y paciente pero no soy gilipollas: si os dicen que crear actividad es cosa que un joven emprendedor, sin recursos, puede afrontar mandarlos al carajo.
Los alegres y emprendedores muchachos de mi época predicábamos formas elementales, aunque poéticas, para salvar la brecha entre teoría y praxis. Anoche, Itziar me pidió que le tradujera una canción de Cold Play; uno de sus versos dice: “Los revolucionarios esperan mi cabeza en una bandeja de plata”, y casi me convence: imaginaba la cabeza de algún burócrata, un banquero o un inspector de cualquier cosa…

Dispuesto a dinamitar a la decena de agencias que intervienen e intervendrá en nuestra actividad encuentro que según un texto de Itziar no debo hacerlo.

Resumo para ella una moderna teoría de gestión . Resulta que, como cliente, soy un “stakeholder” (o sea, parte del grupo, cómplice, amigo) de la hacienda pública; las agencias, y, muy especialmente, los banqueros. En mis tiempos nunca hubiéramos sido “stake …nada” de esa pandilla. Pero, en fin, sea todo por ese examen nuestro; quiero decir de Itziar.

Pero (nuestro) examen no dice que debo ser “stakeholder” de Pepiño, de Solbes, de Sebastián. Así que, mientras consensuan el grado de paciencia necesario para ser eficaces, espero gasten la misma con los que nos retrasamos con los kilos de papeles necesarios para emprender, con las tasas y cargas fiscales a pagar o con las instancias a presentar...mientras esperamos la "lluvia" de dinero que llegará de nuestros prudentes a la par que generosos banqueros.

jueves, 5 de febrero de 2009

…al periodismo de calidad

Me paso al periodismo de calidad. Os lo aviso. Para envidia vuestra que creéis que la verdad es un algoritmo de Google. Lleváis tiempo diciéndome que compruebe la exactitud de mis citas; apunte los vínculos a las noticias que utilizo en mis comentarios y entrecomille frases y palabras que deben se entrecomilladas. Bobadas; periodismo ciudadano, falto de rigor y calidad.

Los editores de periódicos y los responsables de los medios serios serán los faros que guiarán mi reconversión, la vuelta al redil de la seriedad, en cuanto resuelva un problema: debo elegir el modelo.

Podéis ayudarme con alguna sugerencia aunque he recurrido a la consultoría estratégica (o sea, me he contratado a mí mismo y a mi propio equipo que para eso nos dedicamos a esto).

Y si vuestras soluciones o las mías no me gustan pediré auxilio a Don Ricardo Royo – Villanova que siendo reciente ocioso, debido a su pasión por internet que es cosa extremadamente frívola y falta de calidad, podrá suministrar ideas.

Dudo; dudo. No sé si orientarme por el modelo de calidad de La Sexta y publicar algún texto “fake” relatando, por un poner, la concesión de crédito a un parado.

Puedo optar por el modelo riguroso de “Intereconomía” y editar una lista de pederastas que me envía una vecina, naturalmente falsa y no comprobada.

También podría elegir, si me aclara alguna duda el director de ese monumento a la ética y el rigor que es Ecclesia, el modelo de los refinados insultos tipo COPE.

Pensaréis que estos modelos siendo serios y rigurosos no constituyen periodismo de culto. Bien; en ese caso, fiaré mi porvenir al faro de la ética periodística y la moral occidental. Aunque así, entre nosotros y nosotras, no acabo de ver lo de publicar anuncios de prostitución para financiar mi blog, poner a mi equipo a nombre de otra empresa, denostar a la televisión pública o llevar al juzgado a cualquier otro que se le ocurra escribir de futbol, siendo yo quien sabe de eso.

Puedo optar por el modelo alternativo. Pero viene a ser costoso: no tengo, aquí en Arganda, un vasco al que culpar de conspirar con la colonia pakistaní para mezclar el “txacoli” con el kebab, con explosivos propósitos gastronómicos.

Dudo; dudo. Creo que, de momento, me voy a quedar en esto del periodismo ciudadano y “blogueros” que carece de calidad y rigor pero me parece menos sangriento que la guerra esa de medios que maltrata periodistas, corrompe éticas y acaba con nuestra paciencia.

martes, 3 de febrero de 2009

Esfuerzos adicionales.

Pues voy y compro El País esta mañana (que luego me reprochan que contribuyo a la crisis de la prensa escrita), me pido el cafecito de lectura y se me atraganta: Zapatero reclama a los banqueros “un esfuerzo adicional”. Puedo imaginar a Zapatero cometiendo un error con el castellano pero no a nuestro faro y guía de la corrección. Luego, infiero, debe haber algún esfuerzo anterior que se me ha escapado.

Me pongo a pensar en ello, y colijo que no puede considerarse tal lo de poner el cazo para llevarse baratito el dinero público. Por un momento creo que en Jaula de Grillos voy a ilustrarme pero percibo idéntica perplejidad. No; no lo logro. Me rindo: espero que El País, faro de la corrección ética, haga las oportunas comprobaciones y nos comunique el ignoto esfuerzo previo.

Mientras leo el periódico, en la tele del bar informan de las cifras de desempleo, nuevamente históricas. Y sospecho que en Marzo, fecha del fin de la crisis según Zapatero y el Ministro de Trabajo esto no mejorará.

Justo en ese momento, un cambio de canal me hace escuchar a mi proteccionista ministro preferido: la solución para los gastos que ahogan a las familias es el ahorro producido por la desaparición de… “la bombilla de hilos”. El mismo ministro, por cierto, informa, más tarde, que puede subir las tarifas eléctricas nuevamente.

Siempre lo habíamos sospechado pero hoy se confirma: en el Congreso de los Diputados hay cadáveres; aunque los forenses afirman que son antiguos, lo que descarta que se trate de algún espía del PP o alguno de sus protectores.

Para mi sorpresa, me llega un aviso de empleo: una compañía austriaca de seguros contrata a trabajadores que sean capricornio, tauro, acuario, aries o leo; lo que, evidentemente, da muchísima seguridad sobre los criterios de promoción profesional y la gestión de su patrimonio.

Visto lo cual, se me ocurre que debería preguntar su horóscopo al ex responsable de comunicación del Ayuntamiento de Rivas, D. Ricardo Royo-Villanova, que ha sido despedido hoy, no sabemos si por haber sacado de las catacumbas la comunicación del municipio o porque algún banco ha hecho esfuerzos para mejorar los recursos municipales.

Concluyo, en consecuencia, que hay mucha gente haciendo los mismos esfuerzos adicionales que el cadáver del Congreso.

Ya sé que me estoy poniendo quejica últimamente pero, chicos, chicas, hay mañanas que me levanto y no sé si soy de los nuestros

lunes, 2 de febrero de 2009

La moda: “Empleos británicos para los trabajadores británicos”

En realidad, no sé si este texto va sobre las cosas que pasan en las crisis entre los trabajadores; sobre las cesiones a la extrema derecha o sobre las tonterías que dicen los responsables políticos cuando se les calienta la boca.

El hecho es que, durante toda la semana, en el sector de la energía inglés ha habido numerosas tensiones y protestas. Los sindicatos han impulsado movilizaciones por un subcontrata concedida por Total a una empresa italiana. La razón no es de índole económica sino que esta subcontratista solo utiliza trabajadores italianos y portugueses. Lo mismo ha ocurrido con los contratistas de una refinería y una central eléctrica.

Para reforzar la idea, notables miembros del Partido Laborista recuerdan que en los Juegos Olímpicos sólo trabajan un sesenta por ciento de británicos y que ese porcentaje puede repetirse en las obras de infraestructura del plan de relanzamiento. Han propuesto al Primer Ministro que haga una declaración en el Parlamento y anuncie cambios en la legislación laboral. O sea, que sindicatos y laboristas animan las carteladas con “extranjeros fuera”. Todo moderno, progre y obrero, al parecer.

La cosa, amigas y amigos, es que a Brown se le calentó la boca el día que lo eligieron Lider del partido y en su primer discurso soltó la frase de marras: “Empleos británicos para los trabajadores británicos”

Fantástico. Tiene razón el ministro italiano cuando dice que la cosa raya en el racismo. Claro que dicho por un gobierno que no deja de amenazar a inmigrantes de todos los continentes con la expulsión y en un pais donde hay una ola de racismo desatada parece un sarcasmo.

Ha bastado con que una extrema derecha inexistente en el Parlamento inglés haya alzado la voz para que los diputados pidan medidas que corten su crecimiento. Medidas que no consisten precisamente en una explicación de la crisis, sino en darle la razón al facherío realmente existente. Más o menos la estrategia que en Francia le dio poder a lo más reaccionario.

En 1979, en aquel crudo invierno de crisis, los sindicatos ingleses se enfrentaron, aunque perdieron, con el Thatcherismo. En este invierno de crisis han decidido enfrentarse con otros trabajadores, que por cierto no son magrebíes, árabes o latinos sino de la mismísima Unión Europea , para que vean donde empieza el sur; una Unión que, por si no se sabe, quiere presidir el Señor Blair.

Por aquí hay un ministro al que se le calienta la boca con el consumir español, apenas a un centímetro del trabajo para los españoles. No son buenos tiempos para el sentido común. Mal rollo; mal rollo.

domingo, 1 de febrero de 2009

FEBRERO

Para Liber, Itziar y demás damnificados y damnificadas

Todos los años, tras enero, acaece Febrero. Febrero no llega, no transcurre, no se consume. Febrero, como ocurrirá cerca del próximo solsticio, no es como los otros meses: no es fungible. Febrero no es tiempo; es una corrosión enfermiza del carácter.

Febrero no se ordena en días de afanes y días feriados; no empieza en el uno ni concluye en esa rara fecha que ajusta despropósitos cosmológicos. Febrero ordena sus hitos según las órdenes de peculiares dioses con no menos peculiares nombres:“cabrón”;“asitecaigasporlasescaleras”, “andaquetepinchenlasruedas”.

Febrero cae y nuestra vida se transmuta. Los espacios vitales se reducen; se llenan de silencio los salones; las comidas, antes reflejo de hábitos saludables, desaparecen; las pitanzas, ayer manjar de dioses, son hoy un “vaya asco”. "Cocacolas", cafés y demás “espídicos” brebajes sustituyen a los vinos y los calditos de enero. El lenguaje, fruto de años de evolución, retorna al atávico gruñido de caverna, que al no ser código, no significa siempre lo mismo.

Febrero es contagio. Maduros y solventes amigos se mimetizan con los hábitos de nuestra casa. Abandonan calles y tabernas, se recluyen, embutidos durante horas en pijamas y franelas; las melenas habitualmente esculpidas se enredan, crecen las barbas. Por correo electrónico, por mensajería, desde el cuarto de al lado o del otro extremo de la ciudad, llegan extraños gritos de socorro: “Juan haz un resumen”.

El resumen sustituye al concepto; la lectura del folio breve al conocimiento acumulado. La verdad es un algoritmo más complejo que el de Google: “Menganita”. Menganita se apodera, durante Febrero, de la telefonía, la mensajería instantánea y el sentido común. Por ausente de razón que parezca “así dice Menganita que se explico el pasado año y así será”.

Febrero acontece y yo soy el testigo que Borges buscaba en su desierto, cuando la aurora acontecía.

Febrero se convoca en algún momento entre el año nuevo chino y carnaval. Febrero, como ocurrirá cerca del próximo solsticio, se disfraza. Un año viene embalado en códigos administrativos; al siguiente, adopta forma cuadrática o matricial. Será, después, nube de puntos ordenada por un tal Lorenz o vestirá de una nueva forma de “management”.

Quién lo probó lo sabe y ha adivinado de qué hablo. Quién no adivinó que lo sepa: ellas, las más bellas, la madre y la hija, se examinan…y yo con ellas, naturalmente. Este viernes y sábado nos ha ido regular. “Pero aunque saque un uno voy a revisión y le digo cuatro cosas a ese, esa…”.

También, Jorge; también, Ruben; también, Toni; también Montse, también Eva o Bea o Raquel… acontece Febrero y alguien lo sabe; os lo juro.