Statcounter

sábado, 30 de enero de 2010

Voy a contar hasta diez..que me enervo..e insulto al Gobierno del cambio planetario.

Voy a contar hasta diez…días o meses, por lo menos. No voy a pronunciarme ante tanta mentira y demagogia. Voy a esperar a que me lo expliquen porque no puede ser. Estamos saliendo de la crisis, no necesitamos nada extraordinario y, menos, caer en las manos de tanto profeta de los recortes sociales.

Voy a guardar silencio; voy a esperar a los exabruptos que se ganará la derecha cuando diga que no está de acuerdo con la nueva política de derechas del gobierno; voy a esperar a que Pepiño diga que es por mi bien. Pero, sobretodo, voy a esperar a que los periódicos, todos reaccionarios, desmientan sus malvadas, facciosas y antipatriotas noticias.

Me niego a creer lo que leo y oigo. Los progresistas, la izquierda de siempre porque otra no hay ni ha habido nunca como todo el mundo sabe, nunca propondrán, faltaría más, una reforma laboral, una reforma de las pensiones ni, por supuesto, menos gasto público o menos inversión. Porque esas cosas sólo las propone gente como el explotador y falsario jefe de la patronal, la derecha o MAFO (Ordoñez, hasta que El País le cambió el nombre, mi regulador favorito).

Así que las noticias del día se equivocan porque los progresistas y la izquierda no tenemos periódicos que nos informen con rigor y los medios transmiten mensajes reaccionarios de los que no debemos fiarnos. No; no es como he leído que el Consejo de Ministros en días de la nueva alineación planetaria, por Leire anunciada, haya decidido tal cosa; imposible; voy a contar hasta diez, por lo menos.

No nos importa, por que somos muy machos y muy mujeres, que los malditos medios anglosajones y los gurús de la montaña mágica (Davos) deterioren nuestra imagen. Nosotros sacamos las tropas de Irak sin contar con nadie y no nos vamos a dejar llevar por tan grosera opinión.

Mienten esos medios que dicen que vamos a girar a la derecha la política española porque nuestra imagen exterior se deteriora, nuestro crédito empeora y nuestra deuda pública es castigada en los mercados. Contad hasta diez si leéis cosa semejante en los medios porque nosotros y nosotras, gentes progresistas y de izquierda, con la excepción de cuatro influidos por los obispos, Rajoy e Intereconomía, nunca, me leéis, nunca, recortaremos los actuales derechos sociales del personal.

Mentiras; los medios llenan de mentiras su información. El cambio planetario, por Leire anunciado, se basa en la subida de pensiones no en el retraso de la jubilación; se basa en que la crisis la paguen los ricos pagando más impuestos; se basa en inversiones públicas a tope que sustituyan al especulativo modelo de la construcción; se basa en seguir mejorando el gasto social español, de los más bajos de Europa.

Voy a contar hasta diez porque mienten los gurús de Davos; el fondo Monetario Internacional; los expertos europeos y todo el que diga que España no sale de la crisis ya mismo. Voy a contar hasta diez porque no quiero ser un antipatriota; voy a contar hasta diez porque siendo de izquierdas no puedo hablar mal de los mayores rojos de la historia de España: Zapatero y Pepiño. Voy a contar hasta diez…que me enervo.

jueves, 28 de enero de 2010

Me suena raro, rarísimo

Demasiadas cosas “suenan raro”. El ”suena raro” ha sido glosado en numerosos comentarios entre los que se puede leer este en uno de los blogs que sigo habitualmente. No insistiré en el asunto ni contestaré a la señora autora del ya célebre aserto.

A mí, lo que empieza a sonarme raro, rarísimo son las cosas que se oyen ya en La Moncloa. Y no es por tirarme el pisto, pero cuando me suena raro algo de La Moncloa, es que van a acabar jorobando. Avisados quedáis.

Por un poner, esta mañana, en la reunión de los bomberos pirómanos de los que ya hace un año hablé, a la Ministra española de la cosa le han leído la cartilla. Ella, para demostrar que es la mas seria, ha anunciado un plan de austeridad. Al mismo tiempo, me escaman las coincidencias, mi regulador favorito, el tal Ordoñez, ha propuesto la reducción del gasto público.

El gobierno español nunca invitado a la reunión de pirómanos acude este año, en función del ejercicio de la Presidencia Europea, a la montaña mágica donde más que aplaudir el alineamiento planetario por Leire anunciado – ha pasado un mes y aún no siento nada- le van a mojar la oreja.

Cosa del trajín este del paro y los niveles de endeudamiento que amenazan a la banca y anulan su capacidad de crédito. Que vengo a decir que para tranquilizar a los mercados (y a los votantes de centro) el gobierno español se apresta a controlar y reducir el déficit público.

Naturalmente esta es la nueva política planetaria y la consigna de izquierda del momento, como ha declarado el Premio Nobel de la Paz tras perder un escaño en el Senado.

Me suena rarísimo que los bancos hayan pedido socorro ante las deudas de los promotores porque el fondo actual podría no ser suficiente, teniendo en cuenta que ya estamos saliendo de la crisis. Rarísimo suena que se empiece a hablar de que la sostenibilidad fiscal a largo plazo dependa de las pensiones, cuando es sabido que al año que viene volveremos a tener superavit en la Seguridad Social. Suena rarísimo que el gobierno del cambio planetario ignore el hecho básico de que la reducción de déficit depende de la creación de empleo y la recuperación de los impuestos a él asociados, cosa próxima según se nos ha dicho reiteradamente.

Suena tan raro, rarísimo que empiezo a creer que las pesimistas previsiones de todo el mundo, excepto de la Moncloa, son desmentidas tan vagamente porque el gobierno no tiene idea de lo que está pasando. Suena tan raro que me alarmo. Incluso vengo a sospechar que no es buen asunto que la consigna de la Ministra sea la austeridad ¿le parecerá poco austero un 20% de desempleo ?

Suena tan raro, rarísimo, que estoy empezando a mosquearme. Hace prácticamente un año escribí, pensando en los causantes de la crisis, “ellos son imbéciles pero el dinero era nuestro”. Me temo que si con nuestra austeridad se paga, de nuevo, a la banca, el imbécil voy a ser yo. Y eso si que me va a mosquear del todo.

miércoles, 27 de enero de 2010

¿Cómo en el 36? Por dios, Santiago, por dios...

Hay días que me pongo impopular. Y va a ser que hoy me toca. No puedo sino reconocer a Don Santiago su contribución a la democracia y a la historia de la izquierda española. Pero vengo a tener un problema: soy laico. O sea; que afirmo en voz alta que, al menos una vez al trimestre que yo recuerde, no atina.

Por un poner, andaba yo la noche del 28 de octubre del 82 en la sede del PCE en Zaragoza y esperaba dos cosas. A saber: que la primera vez que ganaba la izquierda desde la República, pareciera que nos alegraba; y, segunda, que habida cuenta de que ese día el partido (el único y glorioso) pasaba a encefalograma plano, en malvada expresión de Don Alfonso, algún responsable diera una explicación.

Y ahí que a ultimísima hora sale Don Santiago en la tele y me dice que la cosa es por la amenaza del golpe de estado. Naturalmente que, en los meses anteriores a la fecha electoral, se hubiera expulsado a media humanidad no tenía nada que ver.

Menos aún que nos pasáramos (lo digo en plural porque allí en provincias me toco dirigir disciplinadamente esa campaña) un trimestre defendiendo un gobierno de concentración por que la transición, ele mi niño, no había concluido (a pesar de dejar en el extrarradio a la extrema derecha y en minoría a la derecha). Razón para pasarse a la oposición interna, pero esa es otra historia…

Santiago no comete errores, faltaría más. Así que si hoy toca afirmar que la derecha que sufrimos es lo mismito que la del 36 deducid que tal afirmación no es para solaz de la cadena faro y guía de occidente o de los corifeos de La Moncloa. No; id corriendo a comprar vuestro gorro de miliciano; desayunad un cura por la mañana; organizad alguna barricada.

Ahí está la derecha democrática devenida en fascista y tú sin enterarte. Ahí está la cosa: treinta y cinco años después la derecha se ha situado a la derecha de Fraga; las falanges recorren nuestros pueblos apuntando enemigos; los curas se alinean con la pena de muerte; los propietarios andaluces se plantean robar la tierra en manos de los antaño aparceros; Gallardón se apresta a asaltar el Cuartel de la Montaña y Aguirre ha ordenado a Granados que prepare planes secretos para bombardear la Universitaria.

Pues no, Santiago; así no se le hace un favor a la izquierda. Afirmaciones como esa, construidas para hacerle de bombero a Zapatero, no ayudan por falsas, por no estar en el sentido común de la gente. Las afirmaciones frentistas, ideologizantes, favorecen a la derecha.

Sólo sabiendo como es una derecha (conservadora, reaccionaria, liberal pero no fascista, que es otra cosa) se le puede ganar en las urnas.

Las tonterías y exageraciones alimentan el voto útil ( si la derecha es fascista, votemos al frente mayoritario para impedirlo) y favorecen a la derecha madrileña, valenciana o castellana (vienen los milicianos a por nosotros). Tú mismo, camarada.

Nada, nada, anunciemos miedo, gritemos no pasarán y perdamos elecciones, molan la ideología y los de las tertulias mientras los demás nos jodemos.

martes, 26 de enero de 2010

¿Por qué cuándo no va al burdel me “putea”?

Mal habladísimo título que mis lectores no merecen. No obstante, alegaré eximente: mi instintiva reacción ante los profetas; algo así como legítima defensa. Mis lectores saben que en este blog se presta atención a muchos de ellos, sobre la base de una tesis que deberías aceptar como propia: a cualquier dios le iría mejor si se librara de sus portavoces. En esta ocasión, me refiero al dios de los periódicos, sea cual sea.

¿El profeta ? Naturalmente, hablo de Juan Luis Cebrián. Él inventó el periodismo fetén, como es bien sabido y en el faro y guía de Occidente, donde ejerce – en sus tareas mundanas- de Consejero Delegado no pueden equivocarse como más de una vez he recordado aquí.

El hombre, desde que ha empezado a vender activos y a aliarse con media humanidad con el objeto de que su empresa pague deudas, ha decidido reflexionar sobre el nuevo periodismo antes que reflexionar sobre el modelo de negocio. O sea, la culpa no es de los editores que vivieron de la publicidad de la burbuja y del modelo de negocio, sino de los “surfistas”. (Mírate al espejo estimado lector, querida lectora, habla de ti)

Hoy, aprovechando que no ha ido al burdel, ha decidido no sólo culpabilizarme del asunto sino pedirme pasta y responsabilizarme de la pérdida de calidad de la democracia. Porque, siendo como soy un usuario de Internet, seré responsable dice del deterioro de la democracia representativa, alterando la relación entre la ciudadanía y el poder político.

Deleznable circunstancia que se produce porque los lectores que compran el periódico del Señor Cebrián, o cualquier otro, son “fiel(es) a la ideología del mismo, mientras que el que lee periódicos por Internet es como si hiciera surf, va de pagina web en página web, comparando artículos”. O sea, que cómo me leo las noticias claves del día en la red antes de salir de casa y, a veces, he dejado de comprar el periódico del Señor Cebrián ya carezco de ideología y, encima, no soy un buen demócrata

Esto hay que arreglarlo, necesaria e indefectiblemente, opina el defensor de occidente, la democracia y el periodismo de calidad. ¿Cómo? Nada mejor que haciendo que los “surferos” paguen con sus impuestos. Así que Cebrián, ni corto ni perezoso, que opina que hay que tener mano dura con los que reciben rescates financieros, solicita que le quitemos el IVA a los periódicos.

Fíjate tú: Pepiño nos sube los impuestos a los ricos (ah, que los que pagamos el IVA no somos ricos, no me lo puedo “de” creer) para salvar periódicos, es que está en todo os lo tengo dicho. Naturalmente, como no es un plan de rescate, el gobierno no debería controlar a los editores de periodicos, eso es para los indecentes banqueros que se llevan la pela, porque un editor de periódicos nunca haría eso: necesita la pasta para salvar la democracia representativa.

Y digo yo, ¿ de verdad nadie tiene un trabajo de pianista para este hombre?

lunes, 25 de enero de 2010

Los niños pobres si tienen cara.

Los niños pobres si tienen cara.

Los niños y niñas son la cara de la tragedia haitiana. Ninguna máscara cubre sus caras. Eso si; en cuanto los suben a un avión y llegan a otro país, ya pasan a ser niños con derechos cuya cara ocultan los probos funcionarios con mantas. La agencia EFE no ha distribuido ningún comentario al respecto, ni la Presidencia del Gobierno parece molesta por el asunto.

Las noticias exigen drama. Y cuanto más drama, mas noticia. No importa que no sepamos las causas de lo que pasa. Que ignoremos porque la ONU ha hecho un papel tan penoso; que no sepamos donde se ha metido el Gobierno en estos días, si es que existe. Que nadie nos explique que los abusos a niños y mujeres ya se producían antes del terremoto. Que las instituciones internacionales no han hecho nada para evitar un nuevo estado fallido.

Ignoramos las razones por las que los donantes que ahora se aprestan a conferenciar no han echado una mano en los últimos años. No sabemos porque los marines norteamericanos y no otros van a ocupar el país. Nadie nos dice que mientras la gente moría de hambre, playas privadas surtían a cruceros de lujo o que una burguesía local enriquecida no ha visto caer ni un ladrillo de sus mansiones.

No se nos cuenta la incapacidad de los cascos azules que, al parecer, por absurdo mandato, no pueden ejercer labores humanitarias y sólo de policías. Nadie sabe porque los niños ya adoptados en Francia están en casa y otros a mitad de camino.

Nadie ha hecho un reportaje explicando que la inmensa ola de solidaridad que ha movido al mundo, traducida en buena cantidad de dinero, será un negocio para los bancos. ¿Saben Ustedes que su banco favorito les ha cobrado, con toda seguridad, si han hecho una transferencia?

Pero, en fin, la noticia no es el análisis sino el drama. Y nada mejor que el desconcierto, desamparo y perplejidad que se percibe en los ojos de esos niños y niñas haitianos para lograr una buena imagen. Ninguna Comisaría española hubiera permitido grabar imagen de presos en una celda; pero si son haitianos, reportaje del día en la televisión pública: porque la dignidad de los presos no va a estropear la noticia.

Si, compruebo que los niños pobres tienen cara. Que los derechos que tan ardua y radicalmente predicamos para los nuestros no se reclaman para los demás. Ninguna cadena ha hecho mención a la protección a su derechos a la imagen. Ningún periodista televisivo parece haberse preguntado por el asunto.


Así que, definitivamente, los niños pobres tienen cara. Andreita y otras …no.

sábado, 23 de enero de 2010

El Premio Nobel de la Paz declara pelea.

Qué escándalo; Barak ha descubierto que la banca se juega el dinero de los depositantes. Increíble.

Nada como perder unas elecciones para descubrir la realidad . Un revolcón al Premio Nobel en la elección al Senado y Wall Street se pone a temblar. Ha costado un año declarar que estos tipos son malos, malísimos de la muerte.

La Banca española aplaude la decisión de Obama porque los bancos americanos son malos, malísimos y los nuestros no necesitan de tamañas radicalidades, porque sus prácticas, como es conocido, no son de riesgo y están, como todo el mundo sabe, perfectamente regulados.

En España, cierto, la Banca de Inversión está separada de la Banca comercial, primera de las propuestas que defiende Obama. Ahora bien, el porcentaje de crédito en el ladrillo sostenido en activos sobrevalorados constituye una forma de riesgo tirando a escandaloso. Pero, como todo el mundo sabe, el gran regulador lo ha hecho divinamente y las pelas de rescate que ha dado el gobierno, a precio de saldo, eran por nuestro bien y no para que los bancos pagaran sus deudas, faltaría más.

Como ya os he dicho hace poco, los americanos y americanas andaban mas que cabreados con el rescate bancario y desprecian a Wall Street, según las encuestas. Me pregunto porque no me hacen a mí una encuesta de esas. Sin embargo, ni el partido Demócrata ni la Casa Blanca le habían prestado atención a la cuestión.

De hecho, el Congreso norteamericano acababa de terminar los trabajos sobre la reforma financiera sin que nadie del Partido Demócrata hubiera propuesto cosas parecidas a las que propone Obama. De lo que se deduce, como ya he apuntado antes, que las derrotas electorales animan la imaginación propositiva que es un primor.

Sea como fuere, el Premio Nobel ha convocado pelea para separar las funciones de banca de inversión de la banca comercial (básicamente, la resurrección de las medidas del periodo de la depresión) de modo los bancos de inversión no puedan jugar con depósitos de sus clientes. También se propone limitar el tamaño de los grandes bancos para que no se conviertan en "demasiados grande para quebrar".

Un poquito de populismo urgente, tras un año de espera, puede ser necesario. Se acercan las elecciones de medio mandato pero eso, naturalmente, no tiene nada que ver.

miércoles, 20 de enero de 2010

Señora Sinde tenemos un problema: La SGAE es un fallo del mercado. ¡ Oh, cielos, Teddy !: El capitalismo acabará contigo.

Definitivo: la SGAE es un fallo de mercado. Justo ayer discutía con Itziar sobre las razones por las que los fallos de mercado justifican la intervención pública (nos examinábamos, ella y por tanto todo el universo, de micro) y hoy nos llega este grato ejemplo: la gestión colectiva de derechos de propiedad intelectual en España responde a prácticas monopolistas.

Dice el sheriff de la competencia, el más arduo defensor de los derechos de propiedad en el sentido clásico del término (desde Adam Smith a Friedman) que la gestión de los derechos de propiedad no se ajusta a la libertad de mercado. ¡Oh! Ahora el cielo se caerá sobre la cabeza de Teddy. Décadas haciendo méritos en defensa de los derechos de propiedad para acabar aquí.

Dice la Comisión del libre mercado que la actual gestión no sólo ha llevado al “establecimiento de tarifas inequitativas (palabra que no está en el diccionario, pero los de la Comisión de la Competencia no se ocupan del idioma) y discriminatorias” sino que debe eliminarse, como barrera de entrada, “la obligatoriedad de la gestión colectiva a través de entidades de gestión en los casos en los que se impone en la actualidad”.

Señora Sinde tenemos un problema: casi toda la Comisión esa que le acompaña en el asunto de la persecución del universo, desde los que descargan archivos a los peluqueros, son una pandilla de “monopolistas” que atentan contra el equilibrio de mercado, el liberalismo y los principios económicos de la economía sostenible. Señora Ministra, está Usted en un lío.

Teddy, se pone la peluca, saca el órgano y el video de la internacional y anuncia que el más añejo capitalismo le busca las cosquillas. Teddy rebusca en el desván la vieja bandera rota, la colorada le dice a su familia. No; la roja de la selección no, la de la guadaña, joder, la de la hoz y el martillo. ¡El mercado viene a por mi!, le grita Teddy algo nervioso, por móvil de próxima generación pagado por los autores, a Ramoncín.

Ramoncín pregunta si el mercado ese es amigo de Barranco o Zapatero, por si él, siempre dispuesto, puede hacer algo. Teddy, cuelga, desesperado : está solo frente al mercado. ¿debe llamar al Partido? ¿Al único, al glorioso? ¿Le entenderán? Sospecha que no y además no tiene el teléfono. ¡ Oh, cielos, Teddy , susurra para sí mismo, El capitalismo acabará contigo!

Hay días, dios existe, en los que uno se acuesta riéndose una “hartaa” (lean la nota de prensa, léanla)

(Iba a escribir sobre el asunto de que para que Pepiño cobre lo mismo que un controlador aéreo tiene que tener la misma productividad. Pero esto tiene más gracia)


martes, 19 de enero de 2010

El maestro Fatajo de nuevo entre nosotros…novedades en el mercado de la magia

No es la primera vez que se glosa en este blog la presencia entre nosotros del afamado vidente africano, el Maestro Fatajo. Como ciudad cosmopolita y moderna que somos, disponemos de la más completa de las ofertas en el mercado de la magia: al cura y al sacristán de toda la vida, portavoces de la magia oficial, se han unido toda clase de cultos y remedios espirituales para tranquilidad y sosiego de las almas atribuladas en esta crisis. Los portavoces del estado del bienestar andan ocupados jorobando al personal y no tienen tiempo de los consuelos materiales que les son propios.

Fiel a su “branding personal”, los valores del chaman y vidente solo pueden basarse en la austeridad y el desprendimiento material, vuelven a encontrarse en la calle los humildes pero eficacísimos boletos a tamaño octavilla y tinta azul en los que el Maestro Fatajo reaparece ofreciendo sus servicios. Sigue compitiendo, como se sabe, con el Profesor Bamba que, en un inteligente reparto territorial del mercado, se ha instalado en la Calle la Poza.

No presenta Bamba, en su carta de servicios, la categoría de Chaman pero ofrece una propuesta de alto valor añadido: el gran ilustre vidente “trabaja a distancia”. Mientras, el Maestro Fatajo parece cifrar su ventaja competitiva en que “posee los espíritus mágicos más rápidos que existen”.

Cualquier lector podría ver una similar propuesta respecto a las antaño distribuidas. Sin embargo, un analista capaz puede observar sutiles cambios cargados de sentido; naturalmente, si no tienen sentido, el analista capaz se lo encontrará, no lo duden Ustedes, que deberían contratarme a módico precio para mejorar su posición en cualquier mercado. (Puesto que yo soy el analista capaz, dicho sea por si no habían caído)

No debe resultar sorprendente la ausencia de cualquier referencia a la crisis. Como comprenderán los espíritus africanos no conocen otro estado que el de la crisis desde su nacimiento, y no saben distinguir nuestras cuitas con la Banca y la tan mentada (aquí) escasez de crédito. No; la novedad se encuentra en dos dificilisimos terrenos que hablan bien de la mejora que, sin duda, habrá debido producirse en la cartera de servicios del Maestro Fatajo.

En primer lugar, el chaman aporta en su publicidad la cura a la enfermedad judicial. Cualquier analista no capaz podría atribuir tal novedoso producto a la mala ubicación de una coma. Nada más lejos de la realidad les dice un analista capaz al que Ustedes deberían contratar: dicho en territorio Gürtel, atreverse a curar una enfermedad judicial, constituye, sin duda, un novedoso producto y una gran prueba para la experimentación de los espíritus africanos.

Prueba resuelta con una notable addenda en la nueva carta de servicios del Chaman: sus espíritus no sólo son ahora los más rápidos, cosa que seguramente molestaba al Profesor Bamba, sino ofrece unos “resultados al 100% garantizados”. Cosa que sitúa al Chaman y vidente a la cabeza de la oferta mágica en nuestra Ciudad.

Tanto es así que, puesto que el Premio Nobel de la Paz y el Presidente de turno del otro lado del eje planetario van a desayunar con una secta cristiana, me atrevo a sugerir a las autoridades que, guiados por la eficacia de los nuevos espíritus del Maestro Fatajo, convoquen desayuno con el vidente en plaza pública, para el mejor estado de nuestras atribuladas almas

lunes, 18 de enero de 2010

Lleva las pelas a otro banco…que idea tan excelente sino fuera porque…

Es una traducción libre del “Move your money”, la consigna radical de los cabreados con el sistema financiero norteamericano. Crearon el movimiento en una cena de amigos. Su filosofía es sacar las pelas de las grandes entidades financieras; animan a cambiar hacia pequeñas instituciones de carácter local, donde el dinero se reinvierte en la comunidad y el nivel de comisiones es reducido.

En su página WEB estos animosos muchachos y muchachas permiten encontrar un banco local fiable y bien puntuado por la institución que se dedica a analizar los riesgos de la banca.

En Francia funciona un sitio desde el verano que también pretende castigar a los banqueros más malvados y que recomienda buscar bancos “éticos” para abrir cuentas. Esto ultimo me parece un exceso de refinados franceses porque banca y ética así en la misma definición… en fin, será cosa de que estoy sensible.

Pero, en todo caso, excelente idea me he dicho, dispuesto a evangelizar a propios y extraños sobre mi nueva consigna dominical. Como sabéis, desde que empezó la crisis dedico los domingos, día de la caridad, a vigilar a los pobres banqueros por si algún día tengo que pasarles una limosnita y eso.

Pues nada, ahí estaba yo más que dispuesto a animar este nuevo objetivo de jorobar los planes de MAFO, el gran regulador, cuando he debido frenar en seco mi entusiasmo: ¿dónde encuentra uno un banco local, fiable, que reinvierta en la Comunidad y cuyo nivel de abuso sea inferior a la de los grandes bancos, sin salir de España? Imposible.

Primero, esas pequeñas cajas de provincia vienen a no ser pequeñas, andan en crisis, tienen que fusionarse y, sobre todo, animan las mismas prácticas, comisiones y zarandajas que los grandes bancos españoles.

Naturalmente, de eso de reinvertir depósitos en inversiones o préstamos a la comunidad ni hablamos que estas pequeñas, éticas y sociales instituciones tienen que usar la pela pública para pagar las deudas en las que incurrieron financiando la burbuja inmobiliaria, culpa de los pobres que querían piso, naturalmente, y no de sus probos gestores como en Caja Castilla Mancha, por un poner.

Tengo yo que escribirle a la señora Arianna Huffington, animadora con algunos amigos de la idea esa, para ver si podemos trasladar algún banquito chiquitito, mono, ético y eso desde Oklahoma o similares sitios porque aquí, lo que se dice aquí de aquí mismo, banquitos de esos como que no tenemos.

Bien mirado tampoco tenemos pelas…pero no vamos a estar todo el día quejándonos…aunque he leído que Zapatero me comprende y, entonces, como que dormiré mejor.

viernes, 15 de enero de 2010

Pepiño me hizo rico y ahora me roba el cuerpo ... todo por mi bien.

Pepiño está en todo. Ya me hizo rico, apuntándome a la subida del IVA, impuesto que, como todo el mundo sabe, es el que grava a los ricos. Ya ha anunciado que con unas maquinitas y técnicos sin titulación el se controla cualquier aeropuerto liberándonos de los controladores más caros del universo.

Hoy, que le sobraba un rato mientras visitaba el otro punto del eje del alineamiento planetario, se ha puesto a ocuparse de mi seguridad: como ya os he dicho el otro día, es por mi bien que me vean mis vergüenzas por escáner en cuanto suba a un avión.

No ha parecido importarle que el asunto haya sido votado en contra por el Parlamento Europeo que calificó al aparatito de marras de "ejercicio de abuso de poder", "ofensa a la dignidad humana", "una locura que no aporta más seguridad" y de "intromisión inaceptable en la intimidad de las personas".

Cuando uno preside la cosa europea, piensa Pepiño, no se para en zarandajas democráticas. Cierto; cierto que podría haber dicho algo así como tenemos que reflexionar en el Parlamento y esas cosas pero a los de la seguridad norteamericana no les van las sutilezas. O sea que, a pedido del Premio Nobel de la Paz y sus ministros, Pepiño ve que la cosa en España es “inevitable”.

Después de imponer la entrega de los datos privados de los europeos a EEUU, normas secretas sobre el equipaje de mano y algunas que otras cosillas, la Comisión Europea quiso colar el aparato de forma clandestina a través de los comités técnicos del Consejo de Ministros de la UE, para impedir un debate público. El Parlamento no sólo les paró los pies sino que va a vender los seis escáneres que no ha usado.

A lo mejor Pepiño se los puede comprar de segunda mano que los juguetes valen un pastón; de hecho por cada controlador de esos que cobran seiscientos mil le cabrían cuatro escáneres en un aeropuerto.

Pues nada; si Pepiño lo dice, se hace. A pasar por los escáneres : Pepiño ha puesto en marcha el robo de nuestro cuerpo…eso si, por nuestro bien.

jueves, 14 de enero de 2010

Olimpics again

Barcelona se marcha. Lo ha dicho su Alcalde, cuyos niveles de popularidad no dejan de alcanzar cotas imborrables. Se propone la Ciudad organizar unos juegos olímpicos de invierno en los Pirineos.

Al parecer son demasiados siglos de navegación, puerto marítimo y aguas que, procediendo de cien pueblos de Algeciras a Enstambul, ya no se corresponden con la nueva realidad catalana como el Gobierno de Vic, con participación de los compañeros del Señor Hereu, ha declarado recientemente. Barcelona se marcha a los Pirineos: es una Ciudad acostumbrada a los retos.

La Val d´Aran se ha pedido el derecho a Montjuic al saber que Puigcerda pretende quedarse con el Tibidabo. La sede institucional se ubicará, según primeros planes, en Baqueira cuyo camino ya conocen las instituciones españolas con las que, naturalmente, se consensúa en estos momentos la decisión.

No se han desmentido los rumores de que los aledaños de la Boquería se pasen a Andorra mientras el Mercado en si podría quedar instalado en la Pobla de Segur. Naturalmente, el tripartito, ha encargado al departamento de interior que encargue una serie de informes (no más de tres) para analizar el necesario cambio de hábitos alimenticios saludables para que los barceloneses sustituyan los arroces del Port Olimpic por la La escudella y carn d'olla, muy apreciadas en la montaña.

Siendo aragonés, aunque ejerzo poco, sigo defendiendo la candidatura de Jaca, un poco más cerca del monte y con instalaciones preparadas, aunque más por ser pesimista persistente como corresponde a nuestra etnia que por posibilidades de éxito, tras los sonados fracasos que llevamos acumulados.

Paréceme a mí que Jaca cuadra más con la filosofía de proximidad, sostenibilidad y modestia de recursos de unas olimpiadas de invierno que con la megalomanía urbana de la gran ciudad. El marketing urbano quizá debiera revisarse tras la crisis, ver que cosas impulsar acordes con el nuevo modelo sostenible que no sea la orientación urbanística en el entorno de los juegos como palanca de inversión; pero en fin, son cosas mías y del calendario electoral supongo.

Olimpics again, para que vuelvan los viejos amigos que hicimos, revisemos nuestras viejas glorias urbanas y, al fin, el mundo, desde Les Corts a Sant Marti y desde Nou Barris a Montjuic, sabrá que Barcelona tiene un Alcalde al que reto alguno detiene.

miércoles, 13 de enero de 2010

Se pobre y serás feliz…lo dice el pensamiento oficial

Si estoy advertido. Masoca que soy. Todos los domingos me leo las páginas salmón de El País. Y hecho: cabreo al canto. No tengo remedio; el faro y guía de occidente, en ayuda del pensamiento oficial, siempre encuentra la forma de pisarme los callos. Y esta semana no iba a ser una excepción.

Cierto que podría haberme yo fijado en varias reflexiones irritantes. Un tipo dice que rescatar financieramente a quien no se lo merece es aceptable si benefician a todos. De lo que deduzco que darme a mi un crédito para anticipar mis inversiones no es bueno pero alicatar las cuevas de Ali Babá y otros banqueros es ayudar a los pobres. En otra página se cuenta las maniobras europeas para poner al amigo en el Banco Central y, en alguna más, se deifica al jefe del banca central americano.

En esas lindezas andaba cuando llego a una entrevista de un tipo que tenía yo de recomendable lectura y me encuentro con esta perla de redacción: “cuanto más progreso económico realiza una sociedad, mas infelices son sus integrantes”. Naturalmente, un redactor del faro y guía de occidente no me mentiría y lo “requetemoderno” es tirar a pobre…

El tal Loewenstein se dedica, por lo que yo sabía antes de la citada chorrada literaria, a lo que se llama “neuroeconomía”. Si os gusta la comunicación y sois progres, habréis leido a Lakoff (No pienses en un elefante) y la cosa de los marcos: una expresión o palabra evoca un marco de reflexión, el cambio es cambiar el marco. Pues más o menos lo mismo pero en economía: las decisiones no se toman en función de la utilidad actual o esperada sino de emociones evocadas por la decisión. Uno, piensa Loewestenstein, prefiere sufrir ahora y ser feliz más tarde. Convertido queda en prócer del pensamiento oficial.

A mi me cae bien cualquier economista que no se alinee con el clasicismo conservador y de derechas y busque, también, alternativas al marxismo de la academia oficial. Pero hay excesos que debieran cuidarse. La idea de que todo profesional que busca beneficio tiende a corromperse pertenece al campo de la psicología de aeropuerto más baratilla (libro de autoayuda) como pertenece al campo de lo sospechosamente compasivo esa idea de que lo que hace feliz es dar y no recibir. O sea, que solo los pobres son generosos.

Tengo para mi que en tiempo de tribulación nada como echar mano de un científico que apañe el argumento. Esta mañana en Antena 3 un cerebro español fugado defendía a las farmacéuticas en el asunto del excedente de vacunas. El faro y guía de occidente apaña, me parece a mí, las ideas de este Loewenstein con bastante alegría.

Total. Pepiño tenía razón: me sube los impuestos para que no me pueda la codicia. Es que no se valorar mis emociones futuras y el glorioso porvenir que me aguarda.

Hay que joderse con el pensamiento oficial.

martes, 12 de enero de 2010

El caso de la bomba en los calzoncillos.

Por culpa de unos calzonciillos me verán mis vergüenzas en cuanto suba a un avión. Impensable. He dado por concluidas mis vacaciones y retorno a mi disciplina de escribir con tan tremenda posibilidad.

Me he interrogado por los asuntos serios que durante estos días han conmovido al universo. Habiendo ya glosado el alineamiento planetario restaban algunos asuntos de enjundia desde la sustitución de los pitidos a Gago por los silbidos a López Garrido; la foto de Rajoy en una oficina del INEM y cosas así. Pero esto es que entre las cosas pendientes por leer encuentro esa foto que me llena de estupor: los calzoncillos explosivos

La cosa es que un aprendiz de terrorista llevaba una bomba que no explotó en sus slips. Los pasajeros respondieron como héroes; el avión aterrizó. El problema son las consecuencias: el Premio Nobel de la Paz ha pedido disculpas a los ciudadanos por su falta de atención a la ropa interior y, lo que es más grave, junto al socio inglés, se apresta a lanzar su ira sobre el Yemen.

Pero la histeria antiterrorista se ha puesto en marcha de nuevo y nos aporta un nuevo producto: el escaner corporal.

La experiencia nos alerta sobre la tecnología de seguridad: acaba siendo un incentivo a la imaginación. Se puso coto a armas y bombas y se pasaron a los cuchillos; se prohíbe los cortauñas y sacacorchos y esconden los explosivos en sus zapatos; se comprueban los zapatos y se utilizan líquidos; se restringe el uso de líquidos y se pasan a los calzoncillos. Instalaremos escáneres e inventarán otra cosa.

De oca o oca..y, entre tanto, nuestro terror socava el espíritu de nuestras propias leyes, nos convierte en fortalezas, se reducen las libertades y los fundamentos de nuestro pensamiento de libertad. Los gobiernos reflexionan sobre el escáner corporal, la Comisión Europea reflexiona sobre listas de pasajeros, todo el mundo busca en Yemen salvar sus vergüenzas.

El aprendiz de terrorista se ha plantado calzoncillos explosivos y el mayor invento contra nuestra intimidad y el robo de nuestro cuerpo se ha puesto en marcha (prohibido como instrumento de pederastia, rechazado por transexuales, negado por instrumento de humillación).

Este es el verdader problema de Navidad: nuestro terror. Para no arder a diez mil metros tienes que dejar que te roben el cuerpo, tu intimidad, una parte esencial de la libertad personal. Ese es el cambio que nos proponen. El verdadero problema de seguridad de este intento del día de Navidad fue nuestra reacción. Hemos reaccionado con miedo, aprestándonos a un paso más de recorte de libertades.

Y todo por la cosa de los calzoncillos.

martes, 5 de enero de 2010

Si enero es Febrero, esto es Bolonia

No sabían los próceres lo que hacían. Epifanía es ahora víspera de examen. No sólo es poco católico, tirando a nada, que sería lo de menos; es inhumano.

Roscón mezclado con el teorema de Bayes; resúmenes sobre política agraria mientras se consume la última fiesta navideña; pedir los últimos apuntes mientras se compra el último regalo; llevar a la sobrina, vecina o niño de turno a la cabalgata mientras se imagina la pendiente decreciente de la recta de demanda.

Cruel forma de concluir con milenarias tradiciones esta de empaquetar los exámenes con la Navidad como antesala. No es lo mismo; cuando Febrero era Febrero, se convocaban exámenes entre algún momento entre el año nuevo chino y carnaval.

Entonces, Febrero se disfrazaba de Noviembre, para no infundir sospechas, como decía Federico y el personal desaparecía embutido en extraños hábitos, una vez saciados en las festividades y vacaciones.

Ahora, no hay manera. Hay fiestas pero no vacación. No pueden los examinandos enclaustrarse en ropas de quien prepara examen sino vestir la adecuada ropa de Nochebuena, Navidad y Noche Vieja. Y así no hay quien prepare exámenes, resúmenes, fichas, ni mucho menos chuletas que no sean las de cordero, buenísimo el de Liber en nochevieja, tú.

Febrero, se disfrazaba de códigos administrativos; de matriz, de curva de Lorenz, de óptimo de Pareto, de formas de “management”. Enero no puede ser lo mismo porque la vacación, el advenimiento, impide otro disfraz que no sea el festivo; impide el encierro. Lo que es peor, los exámenes contaminan las festividades extendiendo la depresión del mes corto a los días más largos. Horrendo, inhumano de todo punto.

Quién lo está probando ha catado la diferencia. Así que recordado diariamente el “sevaaenteraresecabrón”, se han añadido nuevos epítetos a sus características, entre los que destacan “cabrónjodefiestas” , no siendo este el más grave de los que se escuchan.

En fin, antes acontecía Febrero; ahora, simplemente, nos joroban las vacaciones. O sea, Bolonia.

lunes, 4 de enero de 2010

Apple y el Somalí: dos censuras, dos violencias

¿Qué tendrán que ver los buenos chicos del mundo de la tecnología con un terrorista somalí entrenado por alguna facción de Al Qaeda? ¿Nada? Dejadme deciros que la intolerancia y la censura conduce siempre a extremos peligrosos.

No barrunto yo que el mundo, a pesar del inminente cambio planetario previsto, ofrezca signos de cambio respecto a la década anterior (siempre y cuando la década haya concluido; a lo mejor es que le queda un año y, por eso, seguimos en las mismas).

Una vez superada la pertinente resaca y puesto al día, percibo, en primer lugar, que suenan tambores de guerra en Yemen ( sitio aparentemente ignoto, antaño paraíso y ahora en la línea de los estados fallidos) y las correspondientes consecuencias en occidente.

Percibo, naturalmente que, a pesar de la necesaria y brillante coordinación de la política exterior europea, unos cierran embajadas, otros nos quedamos y otros no saben ni contestan. Percibo que para subir a los aviones que pasen por Inglaterra o Estados Unidos nos van a fotografiar hasta las criadillas y cosas así que mejoran mi confianza en el cambio planetario.

Pero si algo me ha molestado han sido los episodios estos de intolerancia protagonizados casi al mismo tiempo por los modernos de Apple y los antiguos de la factoría de Al Qaeda.

Apple ha retirado del Iphone, en China, las aplicaciones relativas al Dalai Lama. El Somalí ha tratado de asesinar al dibujante danés que caricaturizó a Alá. O sea, que a ambos les viene a molestar la libertad de opinión, de expresión. En un caso confesional y en otro laica.

En el caso de los buenos chicos de Apple se suma cierto pliegue a las presiones del poder chino, buena gente en materia de derechos humanos como se sabe. Una vez retiradas las aplicaciones, puede pasarse a ignorar a los monjes o mirar al techo, que de hecho es lo que el Premio Nobel de la Paz y los norteamericanos vienen haciendo cuando de túnicas naranjas perseguidas por chinos se trata.

Apple se ha hecho cómplice del rigor censor del Gobierno Chino sobre la libre opinión, sobre Internet, de los filtros que aplica a la red para impedir el acceso a grupos disidentes. La tecnología (véase Irán, por un poner) se ha convertido en el espacio de libertad que muchas sociedades necesitan; la autocensura de Apple (porque el mercado lo vale) es un mal mensaje sin duda. Tras escribir este texto haré una huelga de mi mac pro durante una hora, que tiemble Jobs.

Cierto que la buena gente, la simpática gente de Apple no ha intentado asesinar al Dalai Lama. Eso queda para Somalíes o yemeníes en violencias varias adiestrados, hijos de papá, que al parecer recorren el mundo buscando el momento oportuno para irse de huríes.

Pero cierto, cierto, que aquí veo yo dos censuras y dos violencias que me mosquean.

sábado, 2 de enero de 2010

Pequeños inconvenientes antes del cambio planetario

La nueva era por Leire anunciada se ha iniciado, aunque ocupados en no atragantaros con las uvas no lo percibisteis con claridad. Tendrá razón el líder en enojarse; siempre atentos a la anécdota antes que a lo fundamental, los asistentes a la Puerta del Sol atentos a comerse la uva ritual, no entendieron que el azul que tiñó la histórica puerta era anuncio de cambio epocal, en alfombra roja predicho.

No nos había dicho Leire que el líder debería compartir fama y prestigio de liderazgo con un tal Von Rumpuy, que es el mandamás de los mandamases europeos aunque nadie le conozca. Pero no quitemos trascendencia al asunto; Leire lo dijo, y ella no nos mentiría: el Premio Nobel de la Paz y el Líder de la Alianza civilizatoria cambiarán el mundo, faltaría más.

Pequeñas nubes no pueden hacernos ignorar lo trascendente. El planeta no será el mismo a partir de mañana. Hoy no era el día más que para notar el estremecimiento del planeta si hubierais estado más atentos al azul que súbitamente tiño la litosfera que al karaoke.

Eso si, pequeños inconvenientes oscurecen el alba de este hermoso advenimiento. Viene a resultar que, aunque los precios han caído a lo largo del año, los precios de los servicios luz, butano, la alta velocidad y las cercanías, el correo suben. Cómo los costes no lo han hecho cabe deducir que los reguladores de precios (o sea el gobierno) nos piden que financiemos sus pérdidas. No ignoramos que los banqueros nos subirán las comisiones e intereses.

Pequeños recordatorios de lo que nos viene (aumentos de impuestos indirectos y un aumento generalizado de 400 euros en la base de la renta) se han colado en los informativos y periódicos que han tenido la mala idea de no recordar que se trata de aumentos de impuestos a los ricos, impulsados por Pepiño que el hombre tiene que estar en todo, como sabéis.

Mientras el Premio Nobel de la Paz jugaba al golf, él era, digo es, distinto a sus antecesores que no jugaban deportes tan populares, el nuestro ya se encontraba planeando el futuro de los europeos: en seis meses acaba con la crisis, eficacia, muchachos y muchachas, eficacia. Qué son seis meses, si llevamos tres años y tenemos un déficit público de una década por delante.

Pequeños inconvenientes que todo el mundo haya vuelto a hablar de guerritas, terroristas yemenies o afganos y estas cosas que suenan a antiguo

Prestad atención, prestad atención: el planeta se alinea e nuevo sigilosa pero indefectiblemente…ya os lo dijo Leire y vosotros y vosotras no os lo creíais. No os resistáis a la evidencia, no os resistáis...