Statcounter

sábado, 2 de enero de 2010

Pequeños inconvenientes antes del cambio planetario

La nueva era por Leire anunciada se ha iniciado, aunque ocupados en no atragantaros con las uvas no lo percibisteis con claridad. Tendrá razón el líder en enojarse; siempre atentos a la anécdota antes que a lo fundamental, los asistentes a la Puerta del Sol atentos a comerse la uva ritual, no entendieron que el azul que tiñó la histórica puerta era anuncio de cambio epocal, en alfombra roja predicho.

No nos había dicho Leire que el líder debería compartir fama y prestigio de liderazgo con un tal Von Rumpuy, que es el mandamás de los mandamases europeos aunque nadie le conozca. Pero no quitemos trascendencia al asunto; Leire lo dijo, y ella no nos mentiría: el Premio Nobel de la Paz y el Líder de la Alianza civilizatoria cambiarán el mundo, faltaría más.

Pequeñas nubes no pueden hacernos ignorar lo trascendente. El planeta no será el mismo a partir de mañana. Hoy no era el día más que para notar el estremecimiento del planeta si hubierais estado más atentos al azul que súbitamente tiño la litosfera que al karaoke.

Eso si, pequeños inconvenientes oscurecen el alba de este hermoso advenimiento. Viene a resultar que, aunque los precios han caído a lo largo del año, los precios de los servicios luz, butano, la alta velocidad y las cercanías, el correo suben. Cómo los costes no lo han hecho cabe deducir que los reguladores de precios (o sea el gobierno) nos piden que financiemos sus pérdidas. No ignoramos que los banqueros nos subirán las comisiones e intereses.

Pequeños recordatorios de lo que nos viene (aumentos de impuestos indirectos y un aumento generalizado de 400 euros en la base de la renta) se han colado en los informativos y periódicos que han tenido la mala idea de no recordar que se trata de aumentos de impuestos a los ricos, impulsados por Pepiño que el hombre tiene que estar en todo, como sabéis.

Mientras el Premio Nobel de la Paz jugaba al golf, él era, digo es, distinto a sus antecesores que no jugaban deportes tan populares, el nuestro ya se encontraba planeando el futuro de los europeos: en seis meses acaba con la crisis, eficacia, muchachos y muchachas, eficacia. Qué son seis meses, si llevamos tres años y tenemos un déficit público de una década por delante.

Pequeños inconvenientes que todo el mundo haya vuelto a hablar de guerritas, terroristas yemenies o afganos y estas cosas que suenan a antiguo

Prestad atención, prestad atención: el planeta se alinea e nuevo sigilosa pero indefectiblemente…ya os lo dijo Leire y vosotros y vosotras no os lo creíais. No os resistáis a la evidencia, no os resistáis...

No hay comentarios:

Publicar un comentario