Statcounter

sábado, 28 de noviembre de 2009

Pero qué difícil es que me excomulguen.

Puesto que fui bautizado y no he tenido tiempo de ir a borrarme – es que la apostasía es tan compleja como cambiar de compañía telefónica- no me queda más remedio que esperar la excomunión (me pregunto donde expiden certificado de tamaña cosa).

Espero yo que por mis muchos pecados habré sido ya excomulgado en un par o tres ocasiones pero, por si acaso, esperaba ponerme a defender el aborto y aprovechar esta sumaria excomunión que había ofrecido el portavoz de la Conferencia Episcopal.

Al parecer, el tal Portavoz ha decidido que la justicia divina se pierde menos en procedimientos que la humana. Es sabido que las constituciones modernas impiden el delito general, la condena sumaria, y que requiere la condena individual más acorde con los derechos humanos. Pero Dios no esta para zarandajas garantistas como su Portavoz ha explicado muy bien.

Así que, al fin, sin necesidad de certificado, iba yo a ser excomulgado por el mero hecho de afirmar en público que defiendo el derecho al aborto. No es tan elegante como la apostasía pero funciona igual. Pues nada; mi gozo en un pozo. Resulta que no estoy excomulgado de facto sino que el tramite se alarga. Los pecadores aún podemos confesar y pedir perdón público. No ha dicho el Portavoz episcopal de cuanto plazo disponemos para ello pero parece que no hay vía para afirmar que uno no piensa cumplir el trámite.

Y me diréis, estimados lectores y lectoras, que la cosa no importa mucho. Cierto; no importa lo más mínimo pero deberá reconocerse que en los días contra la violencia machista uno hubiera esperado sensibilidad de los suizos y alguna comprensión del Portavoz hacia los derechos de las mujeres. Pero no; la cosa que se lleva entre los obispos es la afirmación doctrinaria. Os lo tengo dicho; el principal problema de los dioses son sus portavoces y los trucos de sus representantes.

Por un poner; si usted es católico y mortal y se divorcia pasa a ser un pecador irredento, que nunca podrá casarse salvo que pase por un tribunal de nombre y ubicación improbable (Rota). Pero si es usted de real familia, será Benedicto el que le libere de tamaña carga.

Y digo yo que con los problemas corporativos que los asuntos matrimoniales le han provocado a la iglesia (la escisión anglicana, por ejemplo) ¿porqué persistirán en semejante prácticas? Lo han adivinado: para que la corona de turno le deba una al Vaticano. Las bulas son un negocio desde siempre. Pues nada; los de cosa real podrán pecar a cambio de módico estipendio mientras los demás serán simples pecadores por mucho parlamento que calcen.

Habrán advinado que en el mundo no pasa nada más importante que reclame la atención del Portavoz Episcopal. Es que el pecado es mucho más relevante que todas esas cosas, estatutos, crisis, banqueros que a nosotros y nosotras nos ocupan.

Ustedes y yo que no estamos para tonterías lo que pedimos, inmediatamente, es que se nos excomulgue mediante adecuado portavoz obispal: que menos que un Obispo para gente de tamaña calidad como la nuestra.

jueves, 26 de noviembre de 2009

La ironía suiza en el peor día: Polanski en la calle

Los suizos son extraordinariamente sensibles a las cosas que preocupan al personal, como se sabe. Qué el mundo hace tiempo que clama por la ética financiera, pues ellos a la cosa del secreto bancario; qué el mundo celebra el día de la violencia doméstica, pues un juez deja en libertad al más famoso de los delincuentes sexuales libres.

Tras escapar de USA “por relaciones sexuales ilegales”, Polanski ha residido durante años en Europa; ha sido premiado aquí y más allá del atlántico; los suizos le han detenido y un juez lo deja libre bajo fianza hasta que revise la solicitud de extradición norteamericana. Preciosa ironía en el día contra la violencia de género: su víctima tenía trece años cuando fue acusado, en 1977, de violación por la justicia norteamericana y el cineasta huyó del país.

Hoy el mundo ha rendido homenaje a las mujeres que han sufrido violencia y muerte machista. Todos nos hemos comprometido a corregir esos comportamientos que nos avergüenzan a todos. Un juez suizo ha decidido ejercer la ironía en tan señalado día y le dejará esperar en su casa la vista de extradición. Dicho sea de paso, me pregunto como todos vosotros y vosotras, si otro que no tuviera tres millones de euros podría salir de prisión.

Muchos y muchas de los que hoy han salido en los anuncios, actos y campañas, singularmente la comunidad cineasta de Hollywood y el mundo del cine europeo, no han dejado de pedir la libertad, exoneración y perdón de Polanski; como ha dicho alguno o alguna no es realmente un violador; vamos, que el caballero tuvo un mal día. O sea, si he entendido bien el mensaje, si uno es de la comunidad del cine, la violencia no cuenta, es una anécdota de arrebatados creadores.

El doble rasero es siempre escandaloso; cuando se trata de violencia es además repulsivo. El personaje ha permanecido huido en la Europa de los derechos humanos durante treinta años, como si de un asilado político se tratara; ha sido premiado y aplaudido; se ha olvidado conscientemente la oscura historia del personaje, que no ha dudado en comerciar con su imagen de “maldito”.

A mi me irritan los maltratadotes que huyen; me molestan las comunidades que los protegen; me indigna el olvido de las víctimas cuando se pondera los valores de los maltratadores; me asquea que se hable de las virtudes tras las que el violador esconde su ruin comportamiento; más aun, me cabrea que todo eso se convierta, por un poner, en negocio o serie de televisión.

Pues bien, amigos y amigas, todo eso se ha hecho con Polanski, aplaudido en honestos, pulcros y políticamente correctos festivales y por comunidades cultas, durante treinta años.

Pues nada; hagamos campañas y brindemos por el juez suizo: él es culpable de escarnio. Los que durante treinta años le han bailado el agua al maltratador son buena gente, faltaría más.

O sea que mucho sarcasmo e hipocresía.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

¿Evento o concepto?

En otra ocasión he glosado esta nueva idea de la comunicación en la que “ el evento es el concepto”. Cosa que debo repetir, al hilo del tan comentado mitin dominical de José Luís. Naturalmente, me atrevo a pedir perdón si en algún momento de mi comentario coincido, válgame el cielo, con los antipatriotas y reaccionarios de la derecha…si esa coincidencia funesta se produce tendré, naturalmente, que abandonar patria, progresía y reflexión.

A los clientes que me pagan por mis consejos en comunicación (una parte de los ingresos que reúno para pagar los impuestos que Pepiño nos puso a los ricos) suelo aconsejarles cierta coherencia entre el mensaje y el escenario.

No es por ponerme teórico pero si el cómo sustituye al qué, si el evento se apodera de la idea se perderá definitivamente el mensaje. Me temo que eso le ha pasado a José Luis.

El día que nos anuncia un glorioso futuro sostenible lo hace rodeado de prosapia tan excesiva como efímera (que es como se sabe lo contrario de sostenible). El día que nos anuncia (por tercera o cuarta vez) el fin de la crisis pero el alargamiento del sufrimiento en forma de desempleo, pasea por alfombra roja símbolo de un éxito y celebración de algo que los oyentes (ajenos a la cosa de la causa) no han percibido.

Cuando se quiere comunicar a un montón de gente nuevos procesos, nuevas estructuras, nuevos sistemas, el show debe basarse, precisamente, en la ruptura con la imaginería anterior. Debe perseguirse la sensibilización de la organización antes que la eclesial, dominical y arzobispal entronización.

El teatro es, sin duda, un excelente método de comunicar valores. Pero hay una notable diferencia entre la actuación y la creación de un marco incomparable. La diferencia es, precisamente, la que va del proceso a su final. Prematuro diseño de evento vengo a creer.

Lo que resulta sorprendente es la pérdida de capacidad critica del universo socialista que no han vacilado en poner de vuelta y media a quienes entre sus filas opinan, más o menos, lo que aquí se dice. En un muy recomendable blog se puede leer la controversia interna y la desesperanza que la falta de tolerancia produce en la militancia política.

Si entiendo bien el debate, quienes no estamos de acuerdo con la imagen del mitin somos de derechas y unos antiguos ya que, al parecer, la innovación reside en la alfombra roja y, más aún, debemos entender el escenario del evento de manera progresista: o sea, alfombra roja para todos y todas. La socialización de la alfombra como base de la sostenibilidad. Va a ser que no hemos pillado el concepto.

martes, 24 de noviembre de 2009

…”cagüen”, que orgulloso estoy de mi banco…

Me vais a llamar paranoico pero dejadme que os pregunte: ¿nunca os ha parecido que una mañana todo conspira para tocaros los cojones? (u ovarios que, a estos efectos, la pieza anatómica es irrelevante). Pues eso me ha pasado hoy a mí: les ha dado a todos por hablar de economía.

Así que, de evento en evento, han sumado una falacia tras otra, sin empacho alguno. José Luís ha afirmado que ya hemos entrado en crecimiento. Por supuesto, él conoce cosas que los humildes mortales ignoramos. Pero la cosa es que de ahí a dar por iniciada la recuperación parece un nuevo alarde de presuntuosa profecía. Rajoy, para no ser menos, parece que también ha levitado ante un brote verde. Pero los que molan, los que me ponen como ninguno, son mis jefes de banco central favoritos Trichet y MAFO.

Trichet, el pope del banco europeo, que no tenía otra cosa que hacer hoy, se ha venido a predicar buenas nuevas que me permito traduciros por si se os escapa el lenguaje de funcionario de Bruselas. Ha dicho que “la flexibilidad salarial tendrá que ser más amplia" (o sea, que nada de negociación colectiva, ni convenios, ya sabéis) y deberá producirse “una reforma de los servicios” (más Bolkestein, o sea liberalización de los servicios públicos).

Miguel Angel Fernandez Ordoñez, el pope del Banco de España, además de agitar su coctelera de reformas estructurales ha insistido en que “el crédito tendrá un ritmo de expansión cada vez más exiguo e incluso negativo” de lo que no deduzco yo que cooperen mucho a la recuperación e incluso no se yo en que momento de la historia económica de España se ha producido recuperación sin aumento de crédito.

Entonces, en ese punto en el que estoy a punto de estallar, va Trichet y dice que los bancos españoles son: "fuente de fuerza y orgullo nacional". Y ahí ya me cabreo, definitivamente, que queréis que os diga.

El pasado jueves me toco reunirme con banqueros locales de la Ciudad donde vivo. La idea de los convocantes era presionar un poquito a ver si soltaban alguna pela al personal. No parecen dispuestos o carecen de toda sensibilidad sobre lo que esta pasando. Según ellos, la responsabilidad de la ausencia de crédito no está en que se hayan gastado los dineros públicos en pagar sus deudas sino en que las empresas y los ciudadanos y ciudadanas no presentamos bien los papeles y no entendemos nuestros elevados riesgos. Fetén.

O sea; que ahí andan los unos y los otros danzando de evento en evento sin dar una sola idea de cómo salir de esta sin que paguen el pato y sufran los de siempre. Pero eso si, de orgullo, sobrados.

Pues ná. Yo que soy muy europeo, tras mandarle bombones al banquero que me quita las tarjetas de crédito en cuanto me retraso un día en el pago, que niega toda línea de descuento, crédito u operación que mis amigos, colegas o yo le proponemos, me pongo a gritar viva la banca española y lo que haga falta. Total, más ridículo ya no se notará.

Joder que tropa, os lo tengo dicho.

lunes, 23 de noviembre de 2009

La Europa irrelevante

Ya os lo advertí y anuncié: se acercaba el histórico momento en que los máximos dirigentes europeos serían elegidos. No he podido escribir estos tres días; así que os habéis librado de mi glosa a tan gloriosa circunstancia, en el momento de mayor cabreo por la cosa europea. Ya me lo temía, os dije: nos van a poner una cosa impresentable y , además, no os vais a enterar.

Dejadme decir que todos los líderes son responsables de esta decisión: cuanto más grises menos nos molestarán habrán pensado. Ahora bien, los gobiernos de la izquierda europea (socialistas: Gran Bretaña, España, Portugal, Grecia, Hungría y Eslovenia, citados sean por orden de aparición) tienen ante todos nosotros y nosotras la responsabilidad de haber apoyado, propuesto y elegido a una parte relevante del ticket de la mediocridad con el que nos han regalado a los europeos un futuro glorioso.

Ya tenemos el equipo mas mediocre que la Unión Europea ha tenido jamás al frente y la dirección de los socialistas europeos es fundamental responsable del desaguisado.

Que la Comisaria de Comercio devenga en Responsable de Política Exterior apunta a catástrofe y, especialmente, a poner en manos de el gobierno inglés una política europea que aparecerá más próxima al vínculo atlántico de lo que ya parece. Naturalmente, la derecha ha puesto un dirigente a la altura de la mediocridad reinante: el conservador Herman Van Rompey ,con perfil tan bajo como su colega socialista.

La derecha tiene claro donde va y lo que quiere: una Europa de los gobiernos, en manos de Merkel y Sarcozy, animados por el paulatino alejamiento de los británicos de la cosa. Los socialistas parecen más dispuestos a colocar piedras en la idea europea y a no incordiar a los pocos que mandan que a hacer política. Los portugueses impusieron a Barroso; los ingleses a la nueva Señora PESC; Zapatero apoya a ambos (de los otros tres ni se sabe).

Debe ser la forma de poner a España en medio de la escena internacional de la que ha hablado Pepiño Blanco, para sorna de algún blog. Si el resultado de nuestra notable influencia exterior es este, miedo me da cuando empecemos el viaje planetario junto a Obama, por Leire anunciado (faltan 38 días): igual nombran a un Presidente de compañía petrolífera para gestionar el cambio climático.

Así que el asunto histórico se ha convertido en sarcasmo histórico y democrático. Ahora sabemos que se elije Presidente de Europa como quien elije un papa. Encerrando líderes en conspirador cónclave que, en este caso, elijen la opción menos útil para el continente. Aunque, bien mirado, es coherente: vivimos años donde reina lo irrelevante y Europa camina hacia la irrelvancia.. a que me hago verdadero finlandés…

miércoles, 18 de noviembre de 2009

¿Es “desamigarse” un “cybercidio”? ( a vueltas con el “UNFRIEND”)

Ya os lo confesé una vez. En la lectura de mi herencia, el albacea no sólo humillará mi memoria señalando que no hay bienes que repartir sino que pondrá cara de pena y dirá que, en realidad, tenía pocos amigos en el “feisbuk” y el “linkedí”. Vale; mi reputación digital es de pena – os la dejaré en herencia como prometí-; pero que queréis que os diga: si apenas me manejo con cincuenta amigos y amigas, que voy a hacer con los quinientos o los mil que veo por ahí.

Será por este estrés social que las redes producen o por la reducida dimensión de las memorias de las máquinas (o como se diga); el caso es que “desamigarse” ha pasado a ser un fenómeno social y sociológico en las redes.

De hecho, uno de los faros y guías de occidente, the New Oxford American Dictionary ha decidido elegir entre las finalistas de las palabras del año “unfriend” (como sinónimo de borrar a un amigo o borrarse de amigo en una red social).

Y a mí esto me preocupa. “Amigarse” me parece a mí cosa seria, aunque menos: en este mundo de pensamiento débil es normal el vínculo débil de las redes. Ahora bien, “desamigarse” pasa a ser, creo yo, un gesto terrible, un gesto grosero. Ya lo decía De Quincy: se empieza por la falta de educación y se acaba en el asesinato. “Desamigarse” es, casi, un homicidio cibernético.

Se “desamigan” los niños tras infantil pelea pero no los adultos que prefieren socializarse con leves conocimientos basados en el respeto. Una persona social, “bieneducada”, respetuosa con el trabajo ajeno, cumple ciertas convenciones desde no inventar cínicos pretextos para no acudir a una reunión incómoda hasta asistir por cortesía a esa reunión.

La amistad es otra cosa. Se administra como un bien preciado. Una vez concedida, la amistad aguanta carros y carretas. Por eso, “desamigarse” es gesto cruel, terrorífico, una ruptura dramática de un entorno social. Quizá será por ello que ahora ya no se lleva tanto lo de los amigos como lo de tener “follower” o fans, que es algo que alimenta la vanidad y la egolatría y no afecta al corazón.

La sociología deberá buscar repuestas a este terrible fenómeno, no sólo al de la amistad débil, sino al gesto del borrado. El borrado de la sociabilidad; el borrado del otro; de los vínculos y la experiencia.

Quizá, además de la “memoria personal (que) se nos ha quedado atrapada en la obsolescencia tecnológica” para la que en Tiscar.com se nos llama la atención , debiéramos pensar en una memoria social, una lista de aquellos y aquellas a las que alguna vez llamamos, banalmente, amigos y amigas. Como esas viejas agendas que , a veces , manoseamos preguntándonos que fue de aquellos días de antaño.

La ventaja de mi reducida reputación digital es que no tengo que “desamigarme” de nadie; todavía puedo saber quienes sois sin esconderos en el anonimato de mi bolsa de amistades; no se si es una suerte para vosotros y vosotras…

martes, 17 de noviembre de 2009

La Roja en el mismo Bilbao.

No confundirse, que no es que mi suegra, por un poner, o alguna revolucionaria de esas que conocéis en cualquier manifestación semanal a las que acudís tenga que irse al norte. Es mucho más serio: el Parlamento Vasco, siempre atento a lo importante como todos los parlamentos, ha aprobado pedir que la selección española de fútbol programe algún partidito por allí.

Valientes que son los chicos: ahora que no queda ninguno hasta después del mundial. Con lo bonito, multicultural y de alianza civilizatoria que hubiera sido un España – Turquía en el mismo Bilbao, presidido por Patxi y José Luis.

Pero la noticia tiene su enjundia y dará, lo anuncio, lo suficiente que hablar para llenar los programas de radio de Javier Vizcaíno. Ya que el Parlamento Vasco ha decidido poner en marcha la institución, aproximarla a España, sugiero rápidos acuerdos que permitan la grabación de Gran Hermano en Vitoria, la celebración del afamado certamen de mis España en la Playa de la Concha y la entera feria de San Isidro en la Monumental (oye, si cuela, y nos quitamos esto de aquí, cuela).

También han pedido una etapita de la Vuelta a España que, como casi nadie recordaba hasta que el Parlamento que está en todo nos lo ha recordado, por llamarse de España, no pasa por allí, aunque los vascos y vascas son los que más saben de la cosa, como todo el mundo sabe. La propuesta ha contado con el apoyo de socialistas y populares (donde no llegue Basagoiti) y la oposición del PNV y Aralar. Naturalmente, cabe reseñar que asunto de tal enjundia se ha discutido en la Comisión de Cultura del Parlamento Vasco.

Desde que yo tenía once añitos, y ya son, no van por allí las selecciones españolas de fútbol. Comprenderán, por lo tanto, que el asunto me tuviera tan notablemente preocupado que vivía yo en un sin vivir. El Parlamento ya ha encontrado una manera de tensar la cuerdita un poco en esta carrera de Patxi y Basagoiti por normalizar la cosa vasca a marchas forzadísimas.

Por supuesto, todo el mundo dirá que si, y el próximo España - Andorra lo jugamos en San Mamés o en Anoeta y nos vamos a contar silbidos al himno, insultos al Rey, inadecuados “goras” y cosas de estas que son las que nos molan en realidad.

Paréceme a mí que estas cosas icónicas (selecciones, desfiles, festivales de danza y así) deberían tratarse con cuidadito. Uno que es laico para todo no entiende la ausencia institucional en ninguna parte, siendo España lo que es, pero también entiende que mire “usté” ir “pa” un follón, como el que dice, pues viene a ser peor el remedio que la enfermedad.

Y no se porqué se me da que en la carrerita esta de Patxi y Basagoiti por españolizarse raudos, que uno ve desde aquí como carrerita electoralera para quedarse con el pedazo no nacionalista, van a crear más problemas que soluciones.

lunes, 16 de noviembre de 2009

¿Ya hemos salvado a los ricos?

Estoy preocupado. ¿Habremos hecho lo suficiente? Conocéis mi solidaria preocupación por los ricos. Aunque excomulgado hace años sin necesidad de obispos gritones, nada tan humano como dedicar el domingo a los que sufren y nadie como los ricos atraviesan el calvario de la crisis con tanta agonía. Por eso vacilo ante las innumerables noticias de que hemos superado la crisis.

No me preocupan esos pequeños datos irrelevantes que os ocupan. Que siguen despidiendo las empresas, incluso las que dan beneficios; que las rentas familiares se deterioran hasta debilitar extraordinariamente el consumo; que las fuentes tradicionales de riqueza patria se han desmoronado, el turismo por un poner. Estas cosas no tienen nada que ver con la superación de la crisis. Ya se sabe que esas son cosas de mortales que no entendemos que de los ricos depende nuestro glorioso futuro.

Europa ha salido en el tercer trimestre de la recesión. Después de cinco trimestres seguidos de retroceso, el PIB de la zona euro ha mejorado en el verano. En España no. Pero no debemos torcer el morrillo o protestar ya que ha sido culpa nuestra, y no de los especuladores, la banca o la permisividad de sucesivos gobiernos. Culpa nuestra por demandar tipos de interés baratos y casas para todos lo que provocó una mayor sensibilidad de nuestro tejido productivo a la crisis.

Nosotros no lo notamos pero al parecer los ricos van mejorando su difícil situación. Ya pueden empezar a pensar los banqueros en nuevos bonos anuales; ya pueden imaginar los directores de Cajas cuantiosas prejubilaciones y más cuantiosos despidos. Las encíclicas dominicales color salmón ya hablan de cómo será nuestra vida tras su salida de la crisis. Pequeños comentarios sobre que el empleo y el deterioro de la calidad de vida persistirán un par de años no pueden estropearnos tan excelente noticia. Estamos salvando a los ricos.

Pero estoy preocupado. ¿Será suficiente? Creo que deberíamos hacer un esfuerzo adicional. Sabéis que no basta con darles peces (dinero público, nuestros impuestos recién subidos) es necesario enseñarles a pescar. Ya lo hicimos en los ochenta, gracias a Felipe González y sus notables ministros: una reconversión industrial y un poquito de imaginación en el mercado de trabajo.

Reconversión, reforma laboral, dos años más de desempleo, preparamos alguna contratación precaria nueva, subimos los tipos de interés para que los ricos ganen algún dinerillo invirtiendo…y ya tenemos burbuja nueva. Es que no me habéis “pillao” la estrategia

Vosotros y vosotras mosqueadillos con esto de la negociación social y no entendéis la importancia de reconvertir, de ser imaginativos con el empleo. No entendéis la importancia de la paz social. Ya lo dijo MAFO y yo os lo comenté: al dinero no le gusta el ruido. Chist; no me molestéis a los ricos; no me los hagáis sufrir; salvemos a los ricos, salvemos a los ricos...

sábado, 14 de noviembre de 2009

Absolutamente tranquilo

A los amigos y amigas y a los no amigos y no amigas que quieren explicarse o que no pudieron explicarse y que, también, están "absolutamente tranquilos"

A pesar de las veces en que no he podido explicarme.

A pesar de los días y las veces en los que no se me permitió explicarme

A pesar de que algunos amigos no han podido explicarse

A pesar de que algunos enemigos no han podido explicarse

A pesar de que algunos amigos no permitieron que me explicara

A pesar de que algunos amigos no permitieron que otros amigos se explicaran

A pesar de que algunos amigos no permitieron que algunos enemigos se explicaran

A pesar de que algunos enemigos no permitieron que algunos amigos se explicaran

A pesar de que no están donde podían explicarse los que no pudieron explicarse.

A pesar de que explicarse es un derecho difícil

A pesar de que es difícil tener un minuto de silencio para explicarse

A pesar de que explicarse es un derecho difícil de medir

A pesar de que tiene diferentes medidas la cosa de explicarse

A pesar de lo diferente que es explicarse según donde estés.

A pesar de estar en la parte en la que no podemos explicarnos

A pesar de que reconocer el derecho a explicarse parece que es tomar parte

A pesar de que se desconfía cuando se reclama el derecho a explicarse.

A pesar de que el derecho a explicarse parece una debilidad ética

A pesar de que la ética parece ser no tener que dar explicaciones

A pesar de que dar explicaciones es ser condenado

A pesar de que se condena sin poder explicarse….

A pesar de todo, yo también me siento "absolutamente tranquilo" . Es más; reivindico el derecho a que todo el mundo se sienta "absolutamente tranquilo".



viernes, 13 de noviembre de 2009

Con Pasionaria si estuve hace veinte años: crónica personal de aquellos intensos días de Noviembre.

La biografía, a veces, te regala buenos momentos. En la mía hay unos pocos. Uno de los más emotivos son los días que rodearon la muerte de Pasionaria. Mi trabajo me convirtió en la persona que, ayudado por Irene Falcón, su inseparable amiga y colaboradora, siguió al minuto el final de su vida en el mes largo de agonía.

Puedo atestiguar que se resistió a la muerte con la misma firmeza con la afrontó su vida.

Nunca he sido dado a contar detalles de mi trabajo. Si uno se dedica a la comunicación debe contar pocos secretos. Sin embargo, transcurridos veinte años, y considerando que tampoco soy tan importante, puedo poner en limpio alguno de mis recuerdos.

Recuerdo que al primer medio de comunicación al que hube de confirmarle la noticia fue a la Cadena Ser. Una joven y sagaz periodista llamada Nieves Goicoechea (¿os suena?) lo contó. Recuerdo otra anécdota de medios: la cadena COPE se paso no menos de tres o cuatro horas preguntando donde estaba el cuerpo de Dolores.

Estaba en el tanatorio sellado del hospital. ¿Porqué? Os contaré el secreto: en primer lugar ya habíamos tenido la experiencia de fotos robadas; también, los miembros del Secretariado habíamos convenido que el sitio donde se debía rendir respeto a Pasionaria era su casa: la sede de Santísima Trinidad. Por otro lado, en cuanto Nieves soltó la noticia, el gobierno empezó a interesarse por la hora en que podrían visitar el tanatorio, en evidente intento de no pasar por la sede del PCE.

Así que, blanco y en botella, decidimos esperar a preparar el salón de Santísima Trinidad para recibirla y hacer desfilar al personal gubernativo por la sede.

Debo resaltar, como responsable de la cosa entonces, el enorme respeto de los periodistas. Recuerdo el respeto de fotógrafos que aguantaron una fría mañana en el cementerio en un apretada escalerilla que construimos al efecto.

Recuerdo como tratábamos de evitar, con la inestimable ayuda de Ismael de Pablo, fotos que mancharan su imagen. Quizá os pasme saber que hubo quien hizo fotos en su lecho de muerte, que logramos recuperar, y que un fotógrafo de Interviú se trajo una escalera que escondió al servicio de seguridad, para sacar desde arriba el plano de la demacrada cara de Dolores. Lo confieso: es la única vez en mi vida que he secuestrado una foto.

Me enorgullece decir que el cartel que conmemora su recuerdo fue compuesto por mí. Un mes antes el cartel estaba depositado en las sedes del partido de toda España, en un espíritu de discreción corporativa que hoy parece imposible. El epigrama (Una flor del siglo XX) es de Genovés; la composición de un servidor. Como todo debe ser debatido, se me reprochó no someter a votación el tal cartel; también, que en lugar de flor debiera haberse escrito mujer.

La idea se dibujó cuando Dolores fue ingresada por primera vez, en una sesión del Ejecutivo: a mi lado, Fernando Pérez Royo y un compañero de Cantabria.

Un montón de gente hizo posible aquellos intensos días. Desde el secretariado, Palero, Frutos, Azcona; desde la Juventud, Jesús, Berta; desde luego, Irene, tan leal en la muerte como en la vida…los que desde el trabajo anónimo Romero Marín, Justiniano, Ismael y decenas más, tradujeron en trabajo la camaradería compartida de aquellos días.

Hubo momentos emotivos en la inmensa visita de respeto a Dolores. Una dulzaina asturiana; algún poema pero sobretodo el enorme, largo e inabarcable silencio de respeto de militantes, amigos y demócratas. Recuerdo un enorme momento que compartí, antes de dejarlos solos, con Adolfo Suárez y Julio Anguita, cuando Adolfo nos contó, visiblemente emocionado, su convicción religiosa tras la grave enfermedad de Amparo Illana, su mujer

Recuerdo haber organizado una rueda de prensa con la presencia del Ejecutivo: Julio Anguita leyó la declaración. Julio solía apoyarse en su gabinete para redactar textos pero, en aquella ocasión, redactó en su despacho y en solitario el texto. Iniciada la lectura, Julio Aristizábal me hizo ver que Enrique Líster no figuraba en la mesa. Le cedí mi sitio y me enorgullece el apretón de manos que me dio al acabar el acto quien no era muy dado a estas cosas melífluas.

Medio mundo pasó por aquella sala. Aún existían los partidos comunistas que se desplomarían días después y que visitaron España en un reconocimiento a lo que Pasionaria, en nombre de la lucha por la democracia y libertad en España, representaba y representó en toda Europa. Un portavoz, todavía soviético, nos dijo al acabar la manifestación y el Acto en la Plaza Colón, antes de ir al cementerio: sólo aquí puede ya juntarse tanta gente a cantar la internacional. Probablemente tenía razón.

Recuerdo que decidimos poner la canción de Ana Belén: veremos a Dolores Caminar …Recuerdo que Simón Sánchez Montero insistió en que fuera la voz de la propia Dolores la que diera paso a la Internacional, a partir de una grabación que dice: “camaradas, no hemos venido aquí a llorar como plañideras, vamos a cantar la internacional…”

Y entonces, en esos segundos, el género humano fue la internacional y a mí se me puso la piel de gallina.

Andaba yo algo convaleciente de mis transaminasas. Pocos días después me iría a la cama un par de meses; pero mereció la pena. Como todos los demócratas, soy deudor de Dolores. Pero esos momentos son mayor deuda aún que libertad que debo a ella y a tantos como ella.

jueves, 12 de noviembre de 2009

La tele pública: nadie como los jubilados para las rebajas.

Yo debería estar brindando. Don Luís Fernández (de los Fernández de toda la vida; que digo de toda la vida, de la eternidad televisiva) ha presentado su dimisión. Fernández, de los Fernandez de toda la vida, había pasado de azote de herejes a gestor neoliberal e inmobiliario (ERE, contrataciones externas, venta de patrimonio, ahorro de un millón de euros …). Ahora dimite porque no está de acuerdo con la reducción de financiación ¿Sarcasmo?

¿Por qué no brindo por tan venturosa nueva? Pues porque el PSOE y el PP la han vuelto a hacer; han pactado un Presidente del Consejo de Administración: Alberto Oliart, ex ministro de Suárez y Calvo Sotelo (industria, sanidad, defensa: el que estaba cuando entramos en la OTAN), 81 años y que, de paso, ha declarado que “no tiene ni idea de televisión”. Genial.

Fíjate tú que creía yo que al Luís Fernández (de los Fernández de toda la vida) le iba a sustituir una institución tan antigua como el “pirulí”, el camarada Sacaluga (de los Sacaluga de siempre). Pues no; es tan cara a nuestro gobierno y su talante la televisión pública que lo mejor es poner un jubileta.

Naturalmente, el digno jubilado acepta el cargo porque se lo pide la patria; que la patria siempre pide sin medida y con desmedida irracionalidad. Si al hombre le piden que gestione el recorte, él recortará, mire Usted para dos días en el convento, ya se sabe. El seor Oliart, es un tipo inteligente, de los que curraban en tiempos no fáciles, que se ha dedicado a sus negocios y que ahora irá allí a “enterarse del asunto”. Fantástico.

Me gustaría saber quien ha sido el muñidor de tal acuerdo y el proponente o la proponente; confío, casi estoy seguro, que la secretaría de Estado de Comunicación no ha tenido que ver en la cosa; no pondría yo la mano en el fuego por esta experta reciente en medios audiovisuales y muñidora de los últimos trágalas televisivos que es la Vicepresidenta.

En todo caso, José Luís y Rajoy firman evidentemente una estrategia de defunción y derrota de la televisión pública. No me refiero a la vida de Don Alberto, ojala sea larga y centenaria – es un tipo que me cae bien- .

Me refiero a la elección de una persona ajena al mundo de la comunicación; un político inactivo que desconoce las dificultades de los medios públicos; desconocedor de las implicaciones de las nuevas tecnologías, de las vicisitudes del nuevo mundo publicitario o de cualquier otra cosa que se os ocurra en larga y amplia lista.

Hay un amplio debate en la Unión Europea sobre la supervivencia de la televisión pública. En Francia ha llevado meses de presiones del sector privado y meses de debate y, desde luego no han recuperado para el audiovisual a nadie de la gerontocracia política.

Aquí se ha cedido al sector privado en dos días y por si acaso alguien albergaba la idea de definir algún proyecto, el mensaje de José Luís y Rajoy esta claro: un jubileta para la cosa.

Os lo tengo escrito: que tropa; pero que tropa. ¿Y a estos no se les podría mandar la infierno o excomulgar,? Los Obispos deberían ser sensibles a esto, o un dios, o un alá, o..

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Presidente para Europa: se busca gente que no moleste a los próceres.

Os aviso: vais a tener un Presidente Europeo y no os vais ni a enterar. No; no me refiero a la coincidencia planetaria de Obama y José Luís por Leire anunciada: faltan cincuenta días. Me refiero a que está en marcha el nombramiento del Presidente del Consejo Europeo que, junto al Responsable de la Política Exterior, han de elegir nuestros próceres. Que no se diga que la cosa no es democrática; no se elije Presidente tras elección alguna: eligen 27 Jefes de estado y de Gobierno.

Llevo yo unos días mosqueadillo con esta cosa europea. Y no me refiero a los cambalaches muñidos para que el Tratado de Lisboa se aplique. Chapuza a chapuza ya tenemos el tratado a puntito. Me refiero a que un día de estos nos pondrán un mandamás que no conocerá ni dios y nos enteraremos por la prensa. La cosa de los gobiernos, incluido el nuestro, es la transparencia política. Claro que cómo no podemos poner a José Luís o a Obama para que debatirlo con nadie.

La cosa democrática es un cuerpo electoral reducidito, los veintisiete, no sea que si os ponéis encontréis alguien con personalidad fuerte, algo de liderazgo o incluso ideas. Ellos acuerdan y los demás nos sentimos felices porque ya sabemos quien manda.

LLevo días leyendo en la prensa, la extranjera, claro, una serie de candidatos que dan un poquito de pampurria. Los jefes de Estado y de Gobierno se aprestan a elegir un Presidente del Consejo Europeo que se sumará al magnífico, que digo magnífico, gigantesco Barroso, quien no suele estar ni se le espera en ninguna parte y al Responsable de la Política exterior, si el eterno Solana desparece de una vez, entre una amplia colección de EX de gobiernos a cada cual con perfil más bajo.

Hasta aquí sólo hemos tenido no candidatos: Blair – inglés-, Junker – belga-. Para exteriores, y de forma misteriosa, D´Alema – Italia- ha sustituido a Milliband – Inglés – en las quinielas. Cosa que deduzco de la prensa sin que sepa que méritos, ideas o programas defienden los tales ciudadanos, todos ellos prestigiosos ex y, muy especialmente, de países que, como Italia o Inglaterra, tienen por costumbre despreciar toda norma común o Bélgica que como se sabe es el centro de la política europea.

Creo que el asunto consiste en que la derecha pone el Presidente y los socialistas el de política exterior. No es que me molesten los pactos y consensos pero digo yo que, a lo mejor, cabría un poquito más de mesura.

Un día de estos nos pondremos a protestar por esta falta de transparencia y democracia y se escribirán grandes discursos acerca de la oportunidad de acercarse a ciudadanos y ciudadanas. Creo que hoy el Parlamento va a discutir sobre el perfil de los candidatos. Como me tranquiliza.

O sea, muchachos y muchachas, disponeros a tener nuevos y grandes líderes que nos llenarán de no menores alegrías. Si tenéis un ex que quitaros de encima, pasad los nombres a Sarcozy o la Merkel. Creo que los demás no pintan nada

martes, 10 de noviembre de 2009

La SGAE ha venido a mi ducha: a qué es creíble.

Esta mañana me duchaba, que uno es muy limpio, y se han presentado los inspectores de la SGAE. Al parecer mi interpretación del Nessum Dorma, en la medida que alimenta el espíritu del barrio, es hecho imponible suficiente. Bautista y Ramoncín, herederos de Puccini como todo el mundo sabe, me requieren al pago o a que deje de musicalizar el barrio.

Naturalmente esto es una ficción; eso si, verosímil porque creíble es que esta pandilla lleguen al mayor de los absurdos. Esta semana ha sido noticia el cobro por los de la sociedad de atracadores de unas perrillas al pobre barbero que ha tenido la generosa idea de sustituir su charla con los clientes por una modesta radio. Como todo el mundo sabe, las emisoras pagan derechos de autor y nos lo regalan en forma de emisión. Pero esto no es suficiente para los buitres, carroñeros de canon, bodas y bautizos: quieren cobrar dos veces por la misma emisión.

Tengo para mi que ha llegado el momento de parar tanta infamia. Sugiero a las organizaciones patronales, sindicatos, gremios, grupos, etcétera que nos paguemos un par de abogados y llevemos a este personal a los tribunales. Sugiero también, que hagamos una hucha y paguemos una campaña electoral en la SGAE para que la actual pandilla de gestores y atracadores desaparezcan del mapa.

Sugiero que todos los que escribimos un blog nos enteremos de cómo podemos apuntarnos a autores para levantarle la silla a este personal. Al fin y al cabo este que suscribe es tan productor de literatura como Ramoncín de música, faltaría más.

Cuando la legitima defensa de derechos raya en la extorsión lo mejor es denunciarla como delito. Ahora que todos somos presuntamente delincuentes y por ellos pagamos nuestro canon, reclamemos el derecho a llamar chorizos a los que patean el solar patrio a la búsqueda de los pequeños negocios y autónomos que usan la radio para esquilmar las cajas que rebosan en tiempos de crisis, como se sabe.

Dineros que los autores destinarán, naturalmente, a los herederos de Puccini, en el caso de mi afamada aria, y no a pagar obras de palacios cedidos con potencial ilegalidad, tráfico de favores y desidia administrativa.

Niños que hacen teatro para solaz de padres y madres; jóvenes raperos que cantan en las esquinas de las calles; organizadores de bodas, bautizos y funerales; peluqueros que sintonizan radios que flamenquean o taxistas que, naturalmente, aliñan nuestro viaje con los sonidos de la plural COPE: esos son la última frontera. Esquilmados los grandes mercados vienen a por los pequeños.

Pandilla de rateros, os lo digo yo.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Que veinte años no es nada: sin muro y sin banderas

La historia tiene sus ironías. Me paso la adolescencia diciendo que el muro no era lo nuestro y el día que lo tiran me pilla en la cama, dolorido y convaleciente. Cierto; al decir de los expertos, un estrés postelectoral (hacer campañas no es bueno para la salud) hizo rebrincar mis transaminasas, tocadas desde tiempos infantiles. O sea, que me tragué por la tele, durante aquel mes de noviembre el fin del mundo.

Porque está claro: hace veinte años, acabó un mundo. Unos, que veníamos de la tradición derrotada pero no de sus desmanes, creíamos que era posible convocar como Tennyson hacía en su Ulises: “venid amigos, que no es tarde para descubrir un mundo nuevo, más allá del horizonte…"

Pero en realidad, no nos dieron tiempo, Unos, proclamaron el final de la Historia para vengarse sin compasión de tan duro pasado. El Bush padre, la Thatcher, Juan Pablo II, fueron los iconos del retorno del egoísmo y el casino como regla social y económica.

La supuesta alternativa solidaria, la socialdemocracia que presumía de no tener nada que ver se pasó a las terceras, cuartas o penúltimas vías que acabaron convirtiéndola en un barco a la deriva del que no ha salido ni tras el penúltimo trompicón del capitalismo.

Las formaciones comunistas se negaron a transformarse en una nueva izquierda: se volatilizaron o se resistieron a la evidencia, bloqueadas por dirigentes que impidieron recambios generacionales y la búsqueda de nuevas propuestas.

O sea, que aquella historia no ha acabado. Una izquierda aún sin identidad, a la que le cuesta vencer a los conservadores (con un par de excepciones fruto de la casualidad) en una Europa que prometía una vida sin muros y ha devenido en fortaleza que se protege de la diversidad.

El 9 de Noviembre de 1989 fue el día que acabó el siglo XX (que ya os tengo dicho que los siglos nunca acaban en su fecha) y una época. La gente derrumbó el Muro; acabó una guerra; se disolvió la cortina de acero que rompía Europa, un bastión de cemento de cuarenta kilómetros capaces de rodear el mundo y determinar la historia.

Bien ido fue lo que nunca debió ser construido. Pero la moral de la historia aun no ha sido reconstruida: la justicia sigue esperando en el horizonte. Ahora que somos más libres, ahora que ningún muro nos detiene, todavía debe soñarse lo nuevo. Veinte años no es nada; chicos, chicas, mirad con respeto las banderas rotas, miradlas con cariño, pero. por favor, buscad una nueva.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Haz ruido

El marinero del “Alakrana” ha resultado ser un experto en teoría de la comunicación. “Haz ruido” mandata a su mujer, estableciendo una conexión directa entre interferir en el discurso del gobierno y su salvación.

Porque eso, en general, es el ruido: una interferencia en la comunicación; la cosa, dice el marinero, es que nosotros podemos ser ruido, romper el discurso, la plácida forma en la que la Ministra habla de 36 secuestrados como de un coche que se manda a Afganistán.

Hay muchas clases de ruido; cualquier día hablamos de ellas; el marinero no ha precisado de que tipo habla pero se trata, sin duda, de semántica: no le pide a la mujer una cacerolada o algo físico; tampoco que use trama sicológica alguna; lo que le pide es que interfiera en el significado del discurso de la Ministra que habla de una operación Atalanta, como si de algo inocuo se tratara; una vacuna antipiratería o algo así.

“Haz ruido”: que se entere la gente de que aquí no hay Atalanta que se precie, ni despachos de negociación, sino 36 seres humanos con su dignidad herida; sus nervios deshechos; su vida en peligro. Y fíjate tú, aquí en España creyendo que las fragatas nos los tenían cuidaditos, protegidos, cosa de que el embajador y un par de espías que tenemos por allí lo arreglaran con unas perrillas. España convencida, faltaría más, de que gracias a la clavícula hemos metido entre rejas a uno de los malos, porque para eso esta la Ministra y la Atalanta.

Ya os escribí el lunes que me parecía a mi que los piratas peligrosos vienen a ser los que están allí y no los que estaban aquí. Ahora que el marinero ha pedido ruido, la mitad del personal (incluidos responsables políticos) se ha puesto a preguntarse porqué no los devolvemos. Patata caliente que el gobierno le pasará a la judicatura que tiene margen entre cero o ninguno. La cuestión no es devolverlos sino para que se les trajo.

“Haz ruido” es el mejor consejo que ha recibido la ciudadanía en mucho tiempo. El marinero se cree que se puede romper este mundo feliz en el que estamos instalados. Ese donde ya no hay crisis; no pagamos impuestos; la Alakrana es un yate de recreo y a Afganistán mandamos coches ecológicos. “Haz ruido”, interfiere, antes de que sea peor y nosotros y nosotras deberíamos aplicarnos el cuento.

Dice la Ministra, en solemne declaración, que los piratas manipulan los sentimientos de las familias. Es que la chica es lista. Dice que está haciendo todo lo posible, y lo dice moviendo los dedos, enumerando una a una las acciones: o sea quiere ser pedagoga, hacernos un resumen, pero, al mismo tiempo, separa las acciones, las hace distintas, nos dice alguna me saldrá bien, vayamos poco a poco.

La Ministra viene a decirnos que los hechos no pueden desmentirla, faltaría más. Así que o se hace ruido o la comunicación fluirá pacífica, sin conflicto.

Se ruido mi amigo; se ruido.

Haz ruido

El Patrón del “Alakrana” ha resultado ser un experto en teoría de la comunicación. “Haz ruido” mandata a su mujer, estableciendo una conexión directa entre interferir en el discurso del gobierno y su salvación.

Porque eso, en general, es el ruido: una interferencia en la comunicación; la cosa, dice el patrón, es que nosotros podemos ser ruido, romper el discurso, la plácida forma en la que la Ministra habla de 36 secuestrados como de un coche que se manda a Afganistán.

Hay muchas clases de ruido; cualquier día hablamos de ellas; el patrón no ha precisado de que tipo habla pero se trata, sin duda, de semántica: no le pide a la mujer una cacerolada o algo físico; tampoco que use trama sicológica alguna; lo que le pide es que interfiera en el significado del discurso de la Ministra que habla de una operación Atalanta, como si de algo inocuo se tratara; una vacuna antipiratería o algo así.

“Haz ruido”, dice el patrón: que se entere la gente de que aquí no hay Atalanta que se precie, ni despachos de negociación, sino 36 seres humanos con su dignidad herida; sus nervios deshechos; su vida en peligro. Y fíjate tú, aquí en España creyendo que las fragatas nos los tenían cuidaditos, protegidos, cosa de que el embajador y un par de espías que tenemos por allí lo arreglaran con unas perrillas. España convencida, faltaría más, de que gracias a la clavícula hemos metido entre rejas a uno de los malos, porque para eso esta la Ministra y la Atalanta.

Ya os escribí el lunes que me parecía a mi que los piratas peligrosos vienen a ser los que están allí y no los que estaban aquí. Ahora que el Patrón ha pedido ruido, la mitad del personal (incluidos responsables políticos) se ha puesto a preguntarse porqué no los devolvemos. Patata caliente que el gobierno le pasará a la judicatura que tiene margen entre cero o ninguno. La cuestión no es devolverlos sino para que se les trajo.

“Haz ruido” es el mejor consejo que ha recibido la ciudadanía en mucho tiempo. El patrón se cree que se puede romper este mundo feliz en el que estamos instalados. Ese donde ya no hay crisis; no pagamos impuestos; la Alakrana es un yate de recreo y a Afganistán mandamos coches ecológicos. “Haz ruido”, interfiere, antes de que sea peor, le ha dicho el patrón a su mujer, y nosotros y nosotras deberíamos aplicarnos el cuento.

Dice la Ministra, en solemne declaración, que los piratas manipulan los sentimientos de las familias. Es que la chica es lista. Dice que está haciendo todo lo posible, y lo dice moviendo los dedos, enumerando una a una las acciones: o sea quiere ser pedagoga, hacernos un resumen, pero, al mismo tiempo, separa las acciones, las hace distintas, nos dice alguna me saldrá bien, vayamos poco a poco.

La Ministra viene a decirnos que los hechos no pueden desmentirla, faltaría más. Así que o se hace ruido o la comunicación fluirá pacífica, sin conflicto.

Se ruido mi amigo; se ruido.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Que paguen los ricos…si son extranjeros y futbolistas.

Esos gladiadores de la izquierda, Llamazares y Herrera, lo han conseguido: los ricos pagarán en España. Bueno, todos no; sólo los que sean extranjeros y futbolistas y, eso si, sin carácter retroactivo: así, radicales que son ellos. Pero este es un pero menor: el capitalismo ya sabe que está en su último peldaño; Florentino tiembla y Pepiño ya tiene la coartada progre que estaba buscando desde el verano. Cómo somos los de la izquierda; ahí, forzando el cambio; forzando el cambio.

Herrera y el Obispo ya avisaron de lo inmoral de la situación futbolera cuando lo de Ronaldo; cuando lo de Ibrahimovic no los escuché pero es que seguro que estaban vigilando la moralidad en otra parte del globo. Desde entonces, el futbolista rico y extranjero estaba fiscalmente condenado. Teniendo en cuenta la cosa irretroactiva, contando que n son bastantes menos de los que parecen va a ser que con la medida no cobramos mucho. Pero nada, lo importante es que la la cosa es ejemplar.

Por cierto que los futbolistas que se apuntaban a la norma debían andar por el diez por ciento del total (creo que los últimos datos eran de 2006) y la mayoría de ellos, procedentes de América y África, no cobraban las cantidades de las que ahora se habla. Era en otros mercados (tecnológicos y financieros... ) donde más interés parecía tener la regla. No creo que el asunto tenga que ver con la competitividad de la liga o con el deporte, digan lo que digan algunos directivos bocazas, pero en realidad es insustancial a efectos de los saldos fiscales españoles.

Claro que están los asuntos de la SICAV, lo de bajar los impuestos de determinados tramos y subirlos a otros, recuperar el impuesto de patrimonio, atenuar la subida del IVA, ..,tonterías…qué bien que van a pagar los futbolistas.

Florentino se cabrea; tendrá que comprar a Negredo y a Cesc o bajarle el sueldo a Rybery. Laporta se cabrea que le va a llegar Ronaldinho y a este no le aplican la cosa retroactiva como no espabile. Los demás se cabrean pero no saben muy bien porqué. Tiembla, tiembla el fútbol, que ve que si no llegan jugadores de fuera se reducirán los derechos de antena para ricos y pobres.

En fin; la izquierda haciendo amigos y encima sin llenar las arcas del estado, pero es por la cosa ejemplar de la igualdad (ved de que forma fina me sitúo para no usar argumentos de los reaccionario antipatriotas)

Digo yo que si estos gladiadores me podrían arreglar lo de pagar durante el año que viene los mismos impuestos que la SICAV; apenas sufriría el estado y a mi me haría un apaño. Y sería ejemplar preocuparse de alguno que no fuera rico y futbolista.

Como es sabido nunca he entendido nada de política; pero digo yo: si uno está en contra del Presupuesto; si le vetan la posibilidad de debatir la supresión de impuestos; si uno esta en contra de la política fiscal; ¿qué se saca negociando una tontería que es el chocolate del loro y le da un balón de oxígeno al gobierno?

La cosa es que había que negociar alguna cosita así para salir en los periódicos, permitir que un par de estúpidos directivos digan dos tonterías y el gobierno se ponga rojillo. Que bien; que bien, con gladiadores así para que queremos leones.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Pa un rato …y pa un descosido.

Un escándalo; un escándalo, que un político, Ex - vicepresidente del Gobierno, se meta a dirigir una entidad financiera; donde vamos a parar. ¡Ah! Que hay un Ex - vicepresidente del Gobierno socialista presidiendo Caixa Catalunya. Bueno, veamos, esto…pero es que Rato estaba a favor de la Guerra….uff, que apuro, tú, que me borran de la lista progresista en seguida si no encuentro el argumento.

Aquí lo mismo se gestiona un banco mundial que una cajita de provincias; se deja uno aplaudir por el líder o por la lideresa; hay que estar disponible para lo que las bases reclamen y los Comités propongan. Que sea un par de días o hasta las elecciones ya es cosa que señalará el altísimo; quiero decir si las bases, naturalmente, quieren cambiar a Mariano de destino final…

Cuando uno vale lo que vale Rodrigo no es de extrañar que sea reclamado para cualquier cosa. Fíjate si vale que hasta José Luís estará de acuerdo (eso si; a cambio de darle una Vicepresidencia al tal Gómez, que es una vergüenza que la lideresa le haya dado una a los “desarrapaos” de la IU, que cualquier día proponen la nacionalización).

Así que allá va nuestro afamado Rodrigo: a poner orden en las huestes capitalinas algo alborotadas. Eso si; en nombre de Mariano que ha puesto orden. Mariano ha estado duro: ha dicho nueve veces, nueve, “inadmisible”. Han temblado los cimientos del partido; su voz ha tronado en el universo y un nuevo Big Ben ha sido anunciado: ya tiene liderazgo …pa un rato.

Un ejemplo de gestión de las organizaciones y de la resistencia de los Líderes(esa) a los cambios: nadie dijo nunca no a Rodrigo, faltaría más; si no se está en los sitios donde se decide es porque, naturalmente el Lider(esa) siempre está de acuerdo con lo que se decide…incluso ya se le había ocurrido antes; el Lider(esa) espera que se carguen al portavoz de la coalición opositora (cosa que se lograra si Mariano vuelve a tronar de nuevo).

El descosido ha sido cubierto temporalmente por la atronadora decisión de Mariano que, en realidad, no ha decidido nada como puede deducirse de las abundantes crónicas periodísticas, ávidas de contar óbitos de algún romanos y algún cartaginés y que no han tenido un mal herido que llevarse al coleto. O quizá si; porque siendo Mariano como es, tras nueve “inadmisibles” igual se ha lesionado y nos enteraremos un día de estos.

Grandes; que grandes los partidos políticos siempre atentos a lo que de verdad, de verdad, importa a los ciudadanos: quien se quita y quien se pone. Grandes; que grandes los dirigentes siempre atentos a lo que importa: la agenda electoral. Grandes, que grandes los candidatables esperando que el jefe los nombre o ponerse a montar bulla.

Grandes, grandes, esas bases para aguantar a esta tropa.

martes, 3 de noviembre de 2009

Desagradecidos que me dejáis sin pensión.

Con lo que hemos hecho por vosotros y vosotras. A ver: os hemos tenido sin papeles y sin derechos; en trabajos de porquería con salarios de porquería y, ahora a las primeras de cambio, os vais. A ver: os hemos permitido que dejárais el instituto; no nos ha importado que fuerais unos fracasados; os hemos pagado salarios de porquería y , ahora a las primera de cambio, os volvéis a la escuela. Y eso cambia la pirámide de población, el número de activos y en el 2023 me jodéis la pensión.

Ya empezaba a preocuparme que nadie hablara del sistema de pensiones. Para mi tranquilidad, el faro y guía de occidente ya ha advertido que llegan generaciones sin pensiones porque el sistema entra en déficit en el 2023 que es cuando, más o menos, me tocaría si es que podemos acabar teniendo pensión.

Y como la cosa es que el patio no esta para vender fondos privados (de aquí a acullá han perdido una media del 20% y algunos de empresa están en quiebra) viene a resultar que lo que hay que defender ahora es el cambio del sistema de reparto; o sea: cobrar menos. Y los técnicos y publicistas ya han recuperado ideas conocidas y algunas nuevas que aplicaremos enseguida para joderme la pensión.

Por ejemplo, algún listillo ha decidido que sería bonito que el cien por cien de la pensión sólo lo cobraran los que han trabajado cincuenta años. Es decir, los que empezaron a trabajar a los quince años. Chungo, pero chungo, chungo. Ya nos hemos cargado la carrera de pensiones de los jóvenes a golpe de trabajo temporal y bases miserables. Ahora nos cargamos la de los mayores y todos contentos.

Lo que molesta es que el listado de proponentes para los cambios es amplísimo y entre ellos figuran destacados socialdemócratas de los de toda la vida hoy convertidos en “gurus” de las reformas necesarias para superar solventemente la crisis. Así que me doy pos jodido.

Naturalmente, crear empleo o aumentar salarios, cosas que como es evidente mejoran la base del sistema no es una idea que se valore mucho en el ámbito de expertos y eurocratas dispuestos a quemar el sistema español antes de mejorar el hecho de las pensiones españolas son notablemente bajas.

A corto plazo dicen no hay problema. Eso sí; la crisis no puede durar más de cinco años. Cosa sin importancia porque, como todo el mundo sabe, la crisis ya ha acabado como ha anunciado el premio Nobel de la la Paz.

Pues queréis que os diga: a mi esto me tiene mosqueado. Y lo que me mosquea definitivamente es que “el secretario de Estado sí asume que serán necesarios cambios profundos, pero evita dar pistas”. Y es que cuando estos no dan pistas me joroban: ayer los impuestos, mañana la pensión.

lunes, 2 de noviembre de 2009

La clavícula del pirata.

Os tengo advertidos: nada es lo que fue. Eran tibias sobre banderas negras, rondas inacabables de ron en el caribe; misterios tesoros y nosotros navegando en La Española con Jhon Silver.

Pues no; nada tiene el glamour de antaño: ahora los piratas navegan en atuneros, que eso tiene que oler fatal, y los raudos perseguidores no miran sus tibias sino sus clavículas. Esa es la tenue frontera que separa un centro de menores de la prisión: el grado de osificación de la clavícula; por dios, que forma de destrozar nuestros sueños infantiles.

Naturalmente, si dieciocho jueces de la Audiencia han pasado unas horas mirando morbosamente una radiografía de clavícula tendré que deducir que el asunto es trascendente ,a pesar del escaso interés que esta parte del cuerpo, aunque sea de pirata, ha provocado siempre. Pues nada.

Las gloriosas fuerzas navales españolas cuya tradición contra la piratería es, incluso, más acrisolada que la de Bautista y Ramoncín, pues se forjó en combates contra los piratas ingleses y bucaneros caribeños, agrandan su leyenda trayendo un Pirata Somalí, mayor de edad, sobre el que caerá, faltaría más, el peso de la justicia que es mucho y abundante. Dieciocho jueces para calificar a un pirata es cosa notable como podrá deducirse y no augura nada bueno para los piratas capturados en tierra extraña.

Esto si; se me escapa la utilidad de tener aquí, en la cárcel conveniente y no en un centro de menores, faltaría más, un Pirata mientras los marineros siguen secuestrados por los piratas peligrosos que vienen a ser los que están allí y no los que están aquí. No se la utilidad negociadora de encarcelar un pirata al que podía haberse guardado en un barquito de soldados para que pareciera que se quería negociar, aunque ya se sabe que con los malos no se negocia nunca.

El embajador en Kenia parece pensar lo mismo y dice que hay que negociar para liberar el Alakrana (que nombre más poco marinero), con 36 tripulantes, 16 de ellos españoles. Según el Ministerio de Defensa estos piratas son “muy profesionales” es decir que lo hacen con eficiencia y extorsionan muy bien.

Cosa que ocurre, con toda seguridad por que aunque no tenemos soberanía para defender a nuestros barcos seguro que no hemos caído en enviar a Garzón, que si no la tiene se la busca, al Índico. Porque si, entre traje y traje y señores con bolsas de basura en la mano, ha tenido tiempo de abrir diligencias contra los piratas gloriosamente capturados, que no haría el hombre dedicado de lleno contra la piratería.

Parece que el embajador no es muy partidario de los métodos seguidos por el último Premio Nobel de la Paz u otro prócer europeo como Sarcozy que consisten en pagar el rescate y luego bombardear a los piratas. Metodología, al parecer, demasiado sofisticada.

Así que con los malos no se negocia; el embajador da largas, los marineros siguen secuestrados y el Pirata dará con su clavícula en la cárcel…No preocuparse que ,en cuanto despida a más soldados para la guerra de Afganistán, Chacón nos lo explica.