Statcounter

jueves, 30 de septiembre de 2010

A tiros contra la huelga.

¿Impresentable o impreciso titular? No; desinformación. Imaginen que me largo veinte líneas sobre este asunto convirtiendo cada uno de los siete tiros del policía loco de Getafe en una tesis sobre la violencia contra la huelga; que mezclo en mi texto como cómplices del desaguisado a Saura y a Rubalcaba, que reconozcamos la marcha les va. Y, por último, ya puestos, podría asegurar que me encontré un policía en la estación de metro apaleando a un chaval.

Ah! claro, que más da; esto es un blog que es, como todo el mundo sabe, comunicación tan frívola como malsana.

Pero fíjense mis lectores en que una televisión ha editorializado que sólo los amenazados han parado. Un periódico calificó a los Secretarios Generales de los sindicatos de cómplices del paro. Una radio ha dado pábulo a un concejal mequetrefe de Madrid que afirma haberse encontrado en el metro a alguien que insultaba a un sindicalista. Conclusión: lo del fracaso de la huelga y sus contradictorios argumentos tienen, más o menos, el mismo rigor que lo de los tiros y la huelga.

El negocio de las noticias, en mi experiencia, siempre ha sido bipolar, dado a los cambios impredecibles de filias y fobias en función del humor e intereses económicos de los editores. Los editores de la mayoría de los medios no tienen más remedio que aliarse con los que pagarán sus deudas, que los chicos son independientes como todo el mundo sabe. Una regla no escrita de los editores de medios es que el conflicto social debe enfrentarse siempre con desinformación.

La gente tiene su propia opinión sobre la Huelga General, cada vez sobre más cosas, por que han socializado su opinión a través de medios no tradicionales, fundamentalmente, la red.

En definitiva, los editores tienen un problema. Hay debate acerca de si el negocio de las noticias todavía tiene un lugar en la vida pública o si una práctica profesional de la información, basada en hechos, se desvanecerá. La cosa es que mientras los medios tradicionales y sus editores decidan seguir el camino de servir a los señores antes que a la verdad no contribuirán precisamente a salvar su negocio.

La proliferación de canales, de periódicos, de medios no ha producido la prometida democratización del discurso. En lugar de la diversidad hay unanimidad en serie. Venden consenso que se convierte en niebla para desinformarnos.

Ignoro si este será el último gran conflicto antes del cambio en el modelo de la comunicación. Pero se que la aversión que producen los opinantes de las televisiones (todos y de todas), editorialistas y demás producen una conclusión: que compre los periódicos la madre que los parió.

Contarnos las cosas como son ya no depende del negocio de las noticias. Depende de nosotros y nosotras.



miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cosas chiquititas.

He ido a la Huelga. Tenía cuatro razones: la memoria de mis padres; el futuro de mis hijas; pegarle un grito a los golfos de las reformas, los recortes y demás zarandajas patrióticas y, desde luego, por respeto a los que se han currado el huelgón.

Es probable que el capitalismo no haya temblado. También, que los golfos de las reformas piensen que les queda tiempo para recoger votos y, seguramente, Alí Babá y los cuarenta banqueros piensen que ellos ya tienen la pela, que la deuda la paguen los obreros de ahora y del futuro.

Por eso os dejo con Eduardo Galeano:

Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable.

jueves, 23 de septiembre de 2010

LA CIA ya tiene su ejército privado

Lo importante es el “instrumento” iba yo a contaros. Que ya manda narices que en Columbia, tierra de premios nobel y príncipes de las finanzas, no conozcan que, se suba o se baje, lo importante es el instrumento; menos mal que José Luís estaba allí para contárselo.

Porque en España lo sabemos; de hecho, lo saben Alibaba y los cuarenta banqueros, que se molestan cuando se sube, y los obreros antipatriotas , que se molestan cuando se baja. Ya se sabe que la clase obrera responde siempre a instintos bajos. Que conste que estoy hablando de la presión fiscal, que me parece que os estabais distrayendo.

Pero es que me cansa el prócer y su instrumento; ya os hablaré de eso otro día.

Así que aprovechando para mirar mundo me encuentro con una buena nueva: La CIA ya tiene un ejército privado en Afganistán y Pakistán, que se dedica a cazar terroristas. Cosa que se produce en tiempo de Obama porque debe ser que en este caso lo importante, también, es el instrumento del Premio Nobel de la Paz preventivo: me refiero al ejército secreto y fuera de la legalidad para conseguir la paz.

La cuestión se describe en el libro de Bob Woodward que se titula “Las guerras de Obama”. SI si; todo el mundo va a glosar las enormes peleas de Obama contra el establecimiento militar; genial. Pero la cosa es que hay un ejercito privado e ilegal rondando por ahí.

Un ejercito privado, una fuerza paramilitar bien pagada para hacer sus cositas en Afganistán. Ni en los mejores tiempos hubieran soñado los halcones tal chollo. Pero, en fin, se trata de un instrumento para la paz con toda seguridad.

Se denuncia que los ataques del ejército de la CIA están en su nivel más alto hasta el momento contra los talibanes afganos, y al-Qaida en Pakistán. O sea, que se diga lo que se diga, seguimos en guerra. Y si los soldados regulares se van ya tenemos a los ejércitos privados para que sigan salvando a occidente. O sea que tenemos estrategia para resolver problemas que te cagas.

No hay nada como un Premio Nobel preventivo y un buen servicio secreto. Eso sí, sin chorizos halcones como los que había antes, donde va a parar, que esos si que eran malos malísimos, con Bush y Aznar a la cabeza. Con un Premio Nobel preventivo y un buen servicio secreto se puede hacer una guerra progresista que es un primor mientras presumes de que estas sacando al ejército regular.

¿Por qué será que estos salvadores de los ideales democráticos, progresistas y salvadores de planetas, empiezan a parecerme todos un poco tramposetes?

martes, 21 de septiembre de 2010

¿Nadie quiere al majadero?

Como es posible tamaña cosa. Él, llamado a cambiar el planeta; el más listo entre los listos, el gran timonel del cambio social abandonado aquí y acullá por quienes deberían aplaudirle.

El día no ha sido bueno, a pesar de que andamos en el centro del Universo pillando cacho. 200 mineros, esos con los que él empezaba el curso año tras año, han vuelto a entonar el Santa Bárbara y caminan hacia Madrid en negra marcha de cabreo. Que le pasara eso a Felipe González es normal, insensible él. Pero a José Luís, el profeta del nuevo planeta, no es posible; no es posible. Cesemos a Sebastián. El es el culpable.

Puñalada trapera, que los rojos ingleses del The Guardian pasen a descalificarle; a Él que ha puesto la marca España en el olimpo de todos los dioses. “Tenga cuidado con los políticos acosados y sus mensajes de buena voluntad mundial”. Vamos, que creen que la propuesta de impuestos a las transacciones financieras es una cortina de humo. Imperdonable. Cesemos a Corbacho ya mismo, para remediarlo.

Empañar la prístina imagen del Presidente sugiriendo que miente: “ hemos escuchado palabras cálidas un montón de veces antes, sin ningún tipo de acciones concretas”. Sugerir que José Luis y Sarcozy, ese gran tipo defensor de los derechos humanos, hacen teatro progresista para clamar a “descontentos grupos nacionales”. Mentiroso y teatrero llamado por esos izquierdistas incapaces, ya se sabe, de ganar unas elecciones.

Pero lo que duele, lo que duele de verdad, es que un príncipe de las finanzas le llame imbécil (por lo del impuesto) y majadero (por sus propuestas de grandes cambios sociales). Pero que injusto; Él que ha alicatado hasta el techo las cuevas de Alibaba, que ha puesto casa y coche a estos gestores; que les ha pagado la deuda con las pelas que les ha quitado a los insaciables obreros, recibir este trato.

Que irresponsable, el príncipe de las finanzas, diciendo que subirán los impuestos para todo el mundo. Amenazar con la cartera al personal que ya anda mosqueado. Hacer público tamaño rumor para que la gente no le crea a José Luís y la gran Salgado.

Pobre José Luís, menos mal que Hassan y Sarcozy, esos dioses del progresismo y los derechos humanos, le comprenden, le acompañan en estos momentos de soledad. La izquierda le abandona, los obreros antipatriotas piden su dimisión, los progres británicos le desprecian; los príncipes de las finanzas le insultan.

Leire, por favor, dinos, además de la Trini, ¿ quién quiere al majadero?.

Huelga general, ¿ contra los mercados? No; contra los golfos.

No soy obrero y los sobrados motivos para la huelga se reducen en mi caso. Pero en realidad tengo los suficientes: dos. Uno, que me han engañado; dos, que me dejan (a mí y a los míos) sin futuro.

No soy obrero, trabajador es mas moderno, porque, en el desempleo, el INEM nunca me mandó una oferta (claro es que tenía más de 45 y economista o consultor con más de 45 es consultor desaparecido) y me hice empresario autónomo. O sea, un chollete, como todo el mundo sabe. No soy, en consecuencia, obrero pero el cabreo viene a ser similar.

No conozco a los mercados esos que han torcido el pulso de Zapatero que es de torcer fácil y generoso con los poderosos, desde Sarcozy a los banqueros. Son anónimos, desconocidos, esos mercados que a mí no me han hecho nada. Si conozco a los golfos que citan a los mercados para justificar felonías.

Ese ministro, socialista y de izquierdas, que dice como insulto que los trabajadores quieren trabajar menos y ganar más, es un golfo. Es un golfo el gobierno de izquierdas que le pasa las pelas a Alibaba para alicatar las cuevas de la banca y congela pensiones.

Golfo es el que nos amenaza con reducir pensiones. Es un golfo el de la patronal que quiebra empresas con fraude o el hostelero de la patronal que se queda con escuelas madrileñas. Son una pandilla de golfos los liberados políticos (la Espe y sus 1500 liberados a dedo) que satanizan a los liberados sindicales.

Pandilla de golfos, en fin, que nos privan de futuro. Les quitaron el futuro a los jóvenes formados; a los jóvenes con contrato precario. Una generación entera al carajo. Pero,ahora, nos toca a los que ya teníamos menos futuro: a los que caminamos hacia la pensión. Ladrones de tiempo, de futuro; de esperanzas.

Sobran motivos pero tengo dos: mucho golfo y mucho mentiroso.

Empezando por el que prometió nunca hacer lo que ha hecho; siguiendo por los y las que prometieron cambiar el planeta; siguiendo por los ministros que quieren subir la factura de la luz y del teléfono y por las ministras que nos quieren robar Internet.

Pandilla golfos; dicho queda; quedamos en el piquete, al fondo, a la izquierda.

Es que estoy cabreao, ustedes me disculpen el tono

domingo, 19 de septiembre de 2010

El guardian de nuestras banderas

Le teníamos encargado que custodiara nuestras banderas (rotas en su mayoría). Ahora nos quedamos sin guardián.

Cuando lo conocí, al llegar a la Zaragoza de la transición me llamó discutidor; no recuerdo ahora porqué pero tenía razón. La última vez que lo vi, antes de abandonar el Congreso, me recordó a mis hijas. Cuando lo conocí era candidato del partido, de ese que hoy no ha sido citado en la tele, que parece que sólo se ha dedicado a la política en los últimos años del Congreso.

Los aragoneses le agradecemos que construyera a golpe de canción nuestra identidad compatible; le expresamos el respeto que merece todo aquel que lucha; le recordamos como el “abuelo” amigo que fue referencia ética de generaciones enteras y, desde luego, le veneramos como artista.

Hace unos días, escuchaba en este blog una de sus canciones. La de las banderas rotas. Será su muerte glosada innumerablemente. Yo sólo canto mientras me imagino en la Aljafería con mis paisanos canturreando alguno de sus himnos.

viernes, 3 de septiembre de 2010

La vuelta: autobuses para todos (y todas, naturalmente)

En realidad me incorporé el 25 pero, como Pepiño no ha declarado, todavía, antipatriota cobrar a final de mes, he estado trabajando. Lo de cobrar es otra cosa: mis clientes son puro saboteadores y hacen todo lo posible porque no salgamos de la crisis del consumo. Cierto que alguno de ellos es socialista de carné pero debe ser de la cuadrilla del “Mocito de Parla” que anda rebrincadillo con el Jefe.

Pues nada aquí de nuevo observando como Pepiño y los suyos se preocupan de lo importante. Que el paro suba el mes de agosto, el de las ocupaciones hoteleras a tutiplén, los chiringuitos de playa, y el etcétera, ya mosquea. Pero estas son preocupaciones de ociosos que lo que importa es la cosa de las primarias.

Me preguntaba yo como Leire, no había puesto en orden el asunto. Poco antes de anunciar el cambio planetario advirtió que en ese partido las cosas no se hacían a dedo; así que no viendo yo una decisión colectiva muy notable en lo de la Trini me dije: esto me lo arregla la Leire. Pero no; de nuevo mi gozo en un pozo: la chica se ha ido a Cuba, no se si a explicar lo del cambio planetario o lo de hacer elecciones, y ha dejado el patio socialista hecho unos zorros.

Hay que agradecer las primarias porque nos ha dado notables informaciones sobre el cambio de modelo que nos viene. Por ejemplo: el socialismo es autobús para todos (y todas, y todas). Nada de renovar parques de vehículos; gastar enloquecidamente en coches innecesarios. Tu y yo queremos un autobús como el “Mocito de Parla”. Así lo ha dicho la impulsora, inspiradora, de José Luís y si ella lo dice, así habrá de ser. Autobús para todos ( y todas, naturalmente).

Estas son las cosas importantes. Mientras debatimos del autobús no decimos nada de los 500.000 personas en paro en Madrid; de las becas no concedidas; de los costes de los libros escolares (un sueldo por niño) y cosas de estas, como la Huelga General, que pertenecen a preocupaciones de ociosos como tengo dicho. Lo importante es lo importante: el combate de titanes.

Pero no sólo en Madrid; también en Valencia retorna una voz del pasado para ponerse en lugar del que manda y leo que en Canarias, Murcia y alguna que otra parte se apuntan a la reflexión pasada por las bases, donde Pepiño pasará los sondeos. Lo ha dicho Trini: “lo importante no es trabajar sino tener cartel electoral”. Bien, ahí está la cosa: se avecina el gran debate, amigas y amigos, que las bases decidan, ayudadas por Pepiño eso sí, quien se pone y quien se quita. ¿Leire? En Cuba naturalmente.

En fin, mientras en el PSOE haya debate hay Esperanza, ya me entendéis.