Statcounter

sábado, 27 de febrero de 2010

Esto lo arreglamos entre todos o el cinismo colateral.

Luego diréis que me rebrinco. Me voy una semana, por un achuchón de trabajo, con la esperanza de que se reduzcan en este peregrino mundo los imbéciles habituales y la tasa de tontunas y a la vuelta me encuentro esto: La crisis …también está en nuestras cabezas.

Así que entendedlo de una vez: la crisis es una construcción mental, una fantasía que el gobierno y los banqueros os financian; un tiempo de oportunidades que no sabéis aprovechar porque sois una pandilla de llorones. Lo dice una organización corporativa cuya única habilidad conocida es una exacción obligatoria, y probablemente inconstitucional, a todo el que monta una actividad económica o social. Exacción que han decidido gastarse en una campaña publicitaria para tocarnos ovarios o testículos al personal.

Lo arreglamos entre todos viene a decir la campañita, basada en un texto esotérico y, probablemente, de orientación budista que ante la tribulación propone el buen ánimo. Por un segundo creí que el "todos" incluía a gobierno, banqueros e instituciones internacionales…pero no…se refiere a los demás.

O sea; que los 4 millones de parados y paradas, uno de ellos sin ayudas de ninguna naturaleza que deja la crisis deben empezar a “contagiar optimismo”.

Resulta que los EREs que han arruinado el capital humano que representaba la generación que hizo la transición y el tránsito a la modernización económica y social de España deben enfrentarse con “ilusión y entrega” a lo que no es sino ocio creativo.

Los trabajadores que están descontando ya dos años de jubilación a cuenta de esta crisis deben alegrarse de que el gobierno les conceda un añadido “tiempo de oportunidades”.

En fin, los ciudadanos y ciudadanas a quienes nos subirán el IVA en un par de meses “tenemos motivos para animarnos” porque Pepiño nos ha hecho ricos.

El hecho de que los Banqueros, dueños de las cuevas de Ali Baba que hemos alicatado con nuestros impuestos, y las grandes empresas mantengan primas, bonos y beneficios debe ser motivo de alegría. Que el regulador; el gobierno; las instituciones internacionales o el Presidente de las Cajas, endeudadas en operaciones especulativas hasta las cachas, nos digan que debemos sacrificarnos debe producir en nosotros un irremediable sentimiento de “entrega” a la causa.

Uno de los más graves daños colaterales de la crisis es el incremento del cinismo en el lenguaje económico, el abuso de la “neolengua” y el exponencial aumento de los profetas de las reformas estructurales. Las Cámaras de Comercio participan de los tres y se suman con orgullo a los imbéciles habituales.

Vosotras y vosotras me os ponéis ahora mismo a arreglar la crisis con optimismo y alegría, faltaría más, que el gobierno y los banqueros os han concedido un tiempo de oportunidades.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Ahora pronucleares: ¿te apuntas a un eclipse?

Mi Ministro de industria favorito desde que me recomendó comprar un Clío, propuso el proteccionismo de los productos nacionales y me sube puntualmente un par de veces al año la tarifa de la luz vuelve a merecer mi glosa: ahora lo moderno es ser “plonuclear”.

Justito el mismo día que el Premio Nobel de la Paz ha puesto un fascal de dólares para energía nuclear, mi Ministro de industria favorito, supongo que para contribuir al correcto alineamiento planetario, por Leire profetizado, ha decidido ponerse a tono y llamar irracionales, una forma fina de calificar de ignorantes, a quienes rechazan la energía nuclear.

Ya advirtió Plinio que, desde antiquísimos tiempos, tanto Píndaro como muchos ilustres poetas cometieron el irracional error de atribuir hechiceria o encantamiento a la oscuridad de los eclipses. Nada que ver, tiene razón el Ministro, con la racionalidad de la energía nuclear que como todo el mundo sabe no ha producido irracional drama alguno. Añade el Ministro que esas noticias que, de vez en cuando nos alertan, son buenas y bonitas.

Así que si no sois antipatriotas sino modernos progresistas sin complejos haceros pronucleares, pedid un cementerio en el barrio y sacad unas pelillas que las cosas racionales si pasan por el Banco de España, apuntan pero mucho, mucho mejor. Total que sólo municipios desahuciados hayan solicitado tal cementerio no se debe a venderse por unas pelillas sino debéis anotarlo como símbolo de la sabiduría rural frente a la irracionalidad urbana, que es que no os enteráis.

Tened en cuenta que un “almacén temporal centralizado” (cualquier referencia a la neolengua será rechaza por antipatriota y reaccionaria) supone, en primer lugar que algún día habrá uno permanente (bajo tierra generalmente). Pero sobretodo, tened en cuenta que este cementerio, perdón almacén, es cosa que ayuda a las compañías eléctricas propietarias de centrales porque según la Ley debieran cargar con los costes. Suena a favor a las eléctricas este fervor pronuclear del Ministro.

Mi ministro de Industria favorito ha acusado de irracionales a quienes desde los años 80 se han opuesto a esta instalación. Aquí va mi recuerdo a la gente de Aldeadávila de la Rivera (Salamanca), de El Berrocal (Toledo), pueblos de Córdoba y Burgos, Trillo, Peque (Zamora). Los recuerdo porque sus éxitos cnstituyeron una barrera a la energía nuclear en España.

El Ministro sabe, las eléctricas saben que el Almacén (Cementerio) es la infraestructura más útil para iniciar una campaña pronuclear en poco tiempo.

Que no se diga que no os aviso ¿Os apuntáis a un eclipse?

viernes, 12 de febrero de 2010

Va a ser que tengo gula.

Creía yo, pero es que soy un antiguo, que el acceso democrático al poder era el cometido de cualquier político democrático. Pues no, ahora resulta que es un pecado capital. Gula, sin ir más lejos.

Yo ya me imagino lo que ha pasado. Alguien le ha dicho a la Vicepresidenta que no puede parecer siempre cabreada y con los mismos argumentos. Así que allá va la Señora: contoneo cheli de caderas, brazos casi en jarras y acusación a los conservadores de “gula de poder”.

O sea, que si CiU, como siempre que los sociatas están en apuros, pretende pillar es gula; si Izquierda Unida pretende un giro a la izquierda es gula; naturalmente si la derecha pretende aprovechar la crisis para ganar el poder es gula. Pero, obviamente, si los socialistas quieren conservar el poder es noble empeño.

Ignoro que dijo Soraya para merecer tal cosa, y no me importa mucho. Pero a mi, francamente, el contoneo cheli de caderas con brazos casi en jarras me suena a movimiento de señora de la tercera edad en la verbena que les montan por La Paloma.

Cualquier experto en comunicación no verbal dirá que tal movimiento indica la intención de la Vice de interponer entre la derecha y sus pretensiones un par de ovarios. Un gesto que realizado por un caballero sería tildado de machista pero que en el gobierno de la igualdad y el progreso social sin tacha ni pausa es resistencia antifascista, por lo menos.

Y justo estaba yo con esta reflexión tan profesional y comunicacional cuando he llegado a una conclusión dramática: yo debo tener algo de gula.

A mi lo del poder no me mueve mucho. Pero aspiro a que no se me ponga cara de tonto cuando veo que con el dinero de nuestros impuestos, y los de medio mundo, la banca esta especulando en bolsa. Aspiro a que Pepiño no ponga paranoico a medio país (¿Para cuando un grupo en el “feisbuk” que se llame “quememos al Financial Times y al Economist?). Aspiro a que Zapatero no anuncie pro cuarta vez que estamos a punto de la recuperación, siendo las tres anteriores falsas. Aspiro a que Leire diga algo que signifique algo en castellano. Aspiro…

O sea que tengo gula; es inevitable reconocerlo. Aguantaré con frialdad similar a la de Soraya el contoneo cheli, macarra, machista y casposo de la Vice y nada…renunciaré a que partido alguno aspira al poder…salvo que sea el socialista naturalmente.

lunes, 8 de febrero de 2010

Alerta de Pepiño: sabed quienes son los malos, que no tenéis ni idea.

Apresad a los controladores; quemad el Financial Times en los quioscos; buscad a ese “mercado” malvado y dadle una paliza…que la revolución no pare porque Pepiño ha hablado: van a por ellos, los buenos, sabios y santos, y tu y yo hacemos de compañeros de viaje. Menos mal que Pepiño está en todo. El sabe lo que pasa, el sabe que nos estamos equivocando de enemigo. Si; si, mírate al espejo: hablo de ti.

Eres tú quien cree que la culpa es de los bancos que han usado tu dinero para pagar sus deudas, jugando en bolsa. Hablo de ti que crees que con otra política fiscal el déficit público sería más sostenible. Hablo de ti que sigues esperando obra pública y vivienda pública para que un sector entero de la economía no desaparezca. Hablo de ti, iluso, ilusa, antigualla, que crees que el gasto público debe ser anticíclico y que la austeridad pública es para las épocas de bonanza. Ni idea; no tienes ni idea.

Menos mal que Pepiño está en todo. Esta es la conspiración: los controladores, nacionales e internacionales, los medios extranjeros y los especuladores, que junto al traidor antipatriota de Aznar y los propios, léase Barreda y Almunia, han urdido una gravísima conspiración para evitar el alineamiento planetario por Leire profetizado y el liderazgo de Zapatero, ese liberador de ancestrales trabas sociales, sobre la nueva cosmogonía.

Los medios internacionales se han vendido de nuevo al capital financiero, especulador y expropiador; la vieja alianza de clase entre burguesa propietaria y financiera y sus corifeos instrumentos de propaganda burguesa ha resucitado; la alianza impía a la que habíamos hecho desaparecer con nuestras políticas sociales, afamadas allende nuestras fronteras, ha regresado por que tú y yo, y casi todos, estábamos distraídos pidiéndole al gobierno una política social contra la crisis.

Dramática distracción que ha pagado el gran José Luís que no tenía tiempo de alertarnos porque estaba alineando el planeta, como Leire profetizó. Ellos, los controladores, los medios internacionales, especialmente los pérfidos anglosajones, los especuladores os han utilizado para acabar con el periodo más glorioso de nuestra historia. Pero resistiremos.

Despertad, seguid a Pepiño por el camino de la causa, prietas las filas, recias, marciales, afrontad el ataque exterior, parad la conspiración, abandonad los cantos de sirena de sindicatos, blogueros, críticos, ellos son compañeros de viaje de la conspiración. A la calle a buscar a los malos.

Porque sabed que, desde el advenimiento de la nueva era, en bolsa no se jugaba ni especulaba; sabed que nunca los periódicos internacionales, pérfidos anglosajones a la cabeza, habían exigido el cambio del sistema de pensiones ni la reforma laboral; sabed que nunca el progresismo revolucionario pago ingentes cantidades a los controladores; sabed que nunca, pero nunca nunca, un socialista ha convocado a la inversión extranjera especuladora a golpe de altos tipos de interés, que aquello de la peseta alemana es un invento burgués; sabed que nunca, pero nunca, el mercado liberalizado había buscado beneficios, porque hasta ayer todos los beneficios, como se sabe, eran sociales….

Es que se me pone una cara de tonto…

Es que no se explican bien, faltaría más…

Las ideas son inmejorables; las políticas las adecuadas. El asunto es de comunicación; vamos, que lo explican mal. Ya hemos llegado donde suelen los grandes líderes y sus corifeos: hay que desplazar la responsabilidad a los gestores de la comunicación, que muy finos ciertamente no andan, y a la organización que, a toque de trompeta, tiene que sustituir a los medios de comunicación que son malos, malísimos.

Esta situación, es que no nos explicamos bien, se alcanza habitualmente tras dos circunstancias: unos sondeos o un clamor social en contra de esta o aquella propuesta.

Esto es lo que ha ocurrido. Naturalmente de que, por ir a Davos donde nunca el prócer planetario había sido invitado, se aceptara una foto con letones y griegos que manda narices, el responsable no es culpable , al parecer, sino los encargados de la comunicación.

Naturalmente, el asunto del paro, haber sido una vez más engañados con la inexistente recuperación o la edad de la jubilación, no son las razones del cabreo social o las que empañan la imagen del Presidente. No; es que no se explican bien; tienen un problema de comunicación.

Antes de que todos los gurús de Obama escribieran un libro (ha sido desmentido el rumor de que un conductor de autobús que una vez llevó a Obama haya escrito un texto sobre comunicación electoral en carretera), antes del advenimiento, los socialistas dieron fama a un libro de Lakoff (magnífico por otra parte): No pienses en un elefante.

Pues bien en ese texto se dice: “ Uno de los errores más graves de los liberales (de allí, progresistas aquí) es que piensan que tienen ideas de sobra. Que lo único que les falta es acceso a los medios…cuando piensas que lo único que te faltan son palabras, lo que realmente te faltan son ideas”.

La cosa, amigos y amigas, es que faltan ideas; se han ido de hoz y coz a las ideas de otros, el personal se ha cabreado y ahora algún o alguna mensajera pagará el pato; se tensará el partido que saldrá a la calle a pasar algunas vergüenzas mientras Leire, observando por el rabillo del ojo la evolución del cambio planetario, sigue pronunciando parrafadas incomprensibles sobre la cosa de la jubilación, la economía y las fotos de Davos.

Debemos, por supuesto, buscar un par o más de traidores. Barreda, Almunia y, naturalmente, los medios anglosajones que nos odian, no nos entienden y nos comparan con cualquiera sin crédito sin pararse a comprobar nuestra magnífica política.

Debemos culpar a los mercados (que me los presenten que se van a enterar esos sean quien sean) de que huyan como cobardes y no a ministros o ministras que, aunque no den ni una, tienen las mejores ideas y las mejores políticas, aunque no las explican bien, eso si.

O sea, que los próximos días vamos a ser explicados hasta la saciedad; pues nada, que se expliquen, que se expliquen…suframos en silencio la explicación, mientras encontramos alguno de esos malditos mercados para decirles cuatro cosas…

sábado, 6 de febrero de 2010

e Il tempo de carnevale en Venezia …y en la Moncloa

Saben mis lectores de siempre que dos veces al año hablo de mi ciudad favorita. Cuando la marea la inunda (acqua alta) y cuando llegan los días de máscaras. Pues bien, aquí esta: hoy es primer sábado de carnaval, empiezan los diez días que harán temblar a Venezia (así con Z): preámbulo de primavera, tiempo de confusión, máscaras que prometen igualdad.

Pero el carnaval es tan amplio como eterno y se goza en cualquier rincón: en la Moncloa, sin ir más lejos. Hoy hemos decidido acabar con una negociación colectiva por decreto; privatizar la seguridad aérea por decreto, aprobar la movilidad laboral por decreto y suprimir derechos adquiridos en convenio, por decreto. Que nadie diga que Pepiño es un indeciso..ah, también es dialogante, por decreto, faltaría más.

Se podrá discutir o no la cosa de los controladores; pero reconozcamos que a Pepiño solo le ha faltado mandar el ejército a sustituir a los controladores aéreos o militarizar los aeropuertos. Me temo que el tiempo de Carnaval ha llegado al gobierno y vienen días pero de mucha mucha risa (ya lloraremos más tarde).

Propongo a nuestros ministros que, antes de privatizar el carnaval, participen con alegría en la fiesta (total, si en plena austeridad, se puede fletar un avión para rezar en Washington porque no reírse en Venezia).

Imaginad amigos y amigas al siempre hambriento Arlequín (Zapatero) víctima del avaro Pantalone (Salgado), mientras el charlatán Balanzone (Pepiño) habla como un ministro y el Polichinela (Teresa de la Vega), siempre filósofo, trata de organizar este desastre.

Pero entre hoy y el domingo, cuando el ángel vuele sobre San Marcos, ignoremos a los de los decretazos y pensionazos y quedémonos en Venezia, porque es tiempo de carnaval y de callejeo canalla, donde las máscaras del populacho y los burgueses, venidos a menos, se ven rodeadas de turistas que no han comprendido que, en Carnaval, no se ven ciudades sino que se consumen.

Decía Byron, hablando de Shelley: “él cree en la utopía, yo creo en Venecia”. Mis creencias son más amplias, incluyen Mikonos por ejemplo. Pero, más o menos, más o menos…

viernes, 5 de febrero de 2010

El mercado y las redes sociales son cosa de chicas

Para Lidia, y su almacén de datos (el coco)

He descuidado alguno de mis deberes. Entre el trabajo y el agotador seguimiento de la política del gobierno no estaba yo a la última de los datos relevantes. Y, además, como Lidia no para con la cosa de género, incluso hasta estudia, me he puesto a leer un informe sobre mercado y redes sociales en 2009 elaborado por Shespeaks, organización de mujeres que pretende ayudarlas a ampliar su grado de influencia.

El informe plantea, inicialmente, una discriminación digital en la que, probablemente, Lidia no había caído: El 85% de todas las compras de marcas son hechas por mujeres, pero sólo el 3% de las mujeres son directores creativos en agencias de publicidad.

El informe atribuye a esta razón la debilidad del actual marketing; los hombres no entienden, afirma el informe, las actuales tendencias del mercado publicitario porque son demasiado analíticos frente a la conocida, parece, capacidad emocional de las mujeres.

El informe demuestra el importante crecimiento en el número de mujeres que participan en las redes sociales, en comparación con 2008. Pero la noticia más importante para vendedores y estrategias de mercado es el impresionante aumento de la influencia de los medios de comunicación social sobre lo que las mujeres están comprando.

Afirmaciones que se basan en resultados como los que siguen. El 86% de las mujeres están utilizando las redes sociales, un aumento del 48% respecto a 2008; el 53% de ellas toman decisiones de compra basadas en la información que encuentran en los blogs, por encima del 27% del año 2008; los mismos o similares datos se producen si nos preguntamos por la búsqueda de asesoramiento .

Datos sobre las que los analistas deducen que durante la próxima década, las mujeres tendrán el control de dos tercios de la riqueza de los consumidores en los Estados Unidos. Los expertos en marketing alertan sobre su aprendizaje y uso en redes sociales como arma para movilizar esa riqueza e influencia en el mercado.

O sea que se trata de las chicas, como siempre dirá Lidia. Así que si los estudios se confirman ya pueden los expertos en marketing y agencias armar sus equipos de capacidad emocional y sus empresas de creativas que sintonicen con las señoras que dominan el mercado mientras usan las redes, porque ellas si saben hacer dos cosas a la vez muchachos.

Deduzco yo, en consecuencia, que el informe descubre un nuevo campo de la brecha digital que tiene que ver más con las creación de emociones en las redes sociales (la debilidad de la presencia de la mujer como creativas y directoras de marketing) que con la ausencia de habilidades.

Claro que eso ya lo sabe Lidia, que saca altísimas notas en el master, seguro.

jueves, 4 de febrero de 2010

Oremus…han perdido el oremus

Dice la Academia de la Lengua que perder el oremus es perder el juicio. Cosa que muchos afirmaremos ha ocurrido con nuestro gobierno. Ahora bien; buscarlo dónde una pandilla de fanáticos, fundamentalistas y reaccionarios queda más bien fatal, fatal, por mucho que suponga una fotito con el hacedor del nuevo alineamiento planetario, por Leire profetizado.

¿No decían que nuestro ZP abandonaba las raíces patrias? Falso: con la cruz conquistamos América y con la oración ganaremos nuestro espacio en la nueva cosmogonía por Leire anunciada. También, como se sabe, a punta de la espada y masacrando indios pero no es cosa de usar tamaños argumentos en casa del Nobel de la Paz; la espada es para Afganistán, ya se sabe.

¿No decían que nuestro ZP era un ateo descreído, asediado por los portavoces de Benedicto? Falso, ahí esta nuestro héroe recitando una oración , naturalmente laica, ante tan fervoroso auditorio que, enseguida, por supuesto, se convertirá al ateismo, tarea para la que Obama, sin duda, ha pedido ayuda a ZP.

Un grupo dedicado a la ética y el buen gobierno en Washington ha calificado a los organizadores del desayuno de oración de secta, organización secreta y fundamentalista. Han señalado los problemas éticos que afectan a muchos de sus líderes, resaltan su falta de transparencia o recuerdan que sus organizadores han ponderado las cualidades organizativas de Hitler y Bin Laden. En realidad, además, es una reunión de recaudación de fondos porque la oración bien pagada conduce al mejor estado…del alma, como es conocido.

O sea que nuestro Presidente que cruzará el charco para un desayuno breve con Obama,y el rezo, porque el Presidente de Europa no tiene, faltaría más, problemas de agenda, rezará con estas buenas piezas. Y yo ya me lo imagino…

Pater Noster, Leire pásame la mantequilla….qui es in caelis…Leire seguro que era esto lo de la conjunción planetaria…santificétur nomen…Garrido, sustituye el encuentro USA, Europa por una misa…tuum, adveniat …

Oremus nosotros, también, por si le viene en algún arrebato místico el juicio al Presidente y viene a hacer política un día de estos.

¡Oh qué bien que baila Gil! ¡Oh qué bien, el Oremus y el Amén! Le cantaba Alberti a uno que le bailaba el agua a la iglesia más carca de la Historia española. Oremus, acababa una de las necrológicas que Blas de Otero dedicó a nuestra patria. Pero claro estos eran rojos y pesimistas…y no estamos para ponerle velas al diablo…

Por eso, ZP se hace acompañar de acrisolados gestores de oraciones y no por cualquiera de vosotros y vosotras: entre otros, el jefe de el faro y guía de occidente, el de el Mundo y el de la cadena amiga, junto a muchos otros que serán testigos de la devoción de los planetarios próceres y de las risas de medio mundo.

Oremus, oremus, con el Premio Nobel de la Paz y ZP…total, cuando la razón abandona, es el tiempo de la magia.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Ya casi todo es irrelevante.

Casi todos los pensionistas del país están convencidos de que les han bajado la pensión. Ya es mala suerte que el ministro del asunto mande su anual cartita de aguinaldo a los pensionistas y la de Hacienda les aplique el aumento de retenciones. Conclusiones, 40 euritos menos para un pensionista del común; alegrías de crisis.

Me parece a mi que el exceso de decepciones produce su irrelevancia. La semana pasada supimos que el déficit era superior al pensado y que nos deberemos jubilar más tarde; también nos dijo la EPA que el desempleo seguía creciendo. Hoy, el INEM confirma los malísimos datos del empleo y, para colmo, sabemos que en el último trimestre, cachis Jose Luis, no estábamos saliendo de la crisis sino en recesión.

Y la verdad es que es para estar de cabreo, irritado o insultos a unos cuantos. Pero no observo mas que cierta resignación: nada hay susceptible de no empeorar. Esto es lo que hay y nos han tomado el pelo, opina el personal que ya no aguanta llamadas de optimismo: nos buscaremos la vida, cada uno a nuestro aire, dice la gente que ha perdido cualquier confianza en que el nuevo alineamiento planetario, por Leire anunciado, tenga que ver con nuestra vida.

Para colmo, Él, el otro polo del nuevo alineamiento planetario no pasa por aquí, Europa no se entrevistará con el socio americano y la Presidencia de José Luís es más irrelevante cada día que pasa.

Irrelevancia es la mejor definición para un periodo de debilidad internacional, debilidad económica, debilidad de la Presidencia y ausencia de política. Todo lo que pasa por aquí es irrelevante, no influye en nuestra vida, ni nos ayuda a superar las dramáticas situaciones que la sociedad española está viviendo.

Los que se frotan las manos porque, a pesar de la que cae, llevan sus negocios adelante son insaciables. Ya habréis leído que los portavoces de la banca piden aprovechar el fondo de fusiones haga falta o no; que los portavoces del sistema desarrollado les parece que lo de las pensiones es flojito y hay que ir más allá: por un poner, dándole un negocio adicional a la banca. Insaciables mientras los demás consideramos que nos digan lo que nos digan casi todo es ya irrelevante

Naturalmente, este pesimismo antipatriota es reaccionario, faltaría más; porque hay que ser optimista y esto lo arreglamos con un par de acciones decididas en el ámbito planetario: un oremus con los fascistas americanos o logrando que en Davos suba el precio de la deuda española, gracias a una estratégica presentación con el club de los quebrados (Grecia y Letonia: que asesores, por dios, que asesores).

España es irrelevante, la opinión del gobierno y sus ministros sobre la crisis es irrelevante; la presidencia es irrelevante, para los que mandan el sufrimiento también es irrelevante.