Statcounter

sábado, 31 de enero de 2009

No quedan cementerios en Zimbabue y Mugabe no se muere.

En Diciembre, dediqué uno de mis textos a Aisha, un niño de cinco años de Zimbabue, muerto por la epidemia de cólera. Aquel día escribí, y hoy puedo decir que tenía razón: “Ningún programa de las mañanas pedirá que alguien meta en la cárcel al hijo puta de Mugabe”.

Ya no quedan cementerios en Zimbabue, según las ONG´s, y tampoco les quedan oraciones a los creyentes, energías a los luchadores, ni dinero a los que deben dar de comer a la gente.

El 70% de la población depende de una ayuda humanitaria que este mes sólo podrá facilitar cinco kilos de alimentos por habitante, frente a los doce que recomienda la ONU.

Miles de zimbabuos se enfrentan a la muerte tras el brote de cólera. Pero si sobreviven la malaria o el Sida acabará con ellos. El sistema sanitario del país, que llegó a tener en los setenta los mejores hospitales del Sur de África, ha quebrado ante la desidia del gobierno.

Mugabe, negó la epidemia, como ha negado tantas otras cosas. El héroe de la independencia de la antigua Rodesia del Sur, y ahora eterno Presidente, es un impresentable dictador (y no me trago su pasado progresista, antiimperialista y esas zarandajas; si alguien insiste otro día hablamos de este hijo de puta).

¿Por qué hablo de Zimbabue? Porque me niego a que sólo exista lo que sale en la tele, No me cabe duda que el asalto a Gaza es un insulto al sentido común, a la paz y al derecho de los pueblos. Pero pido la misma energía y cabreo contra todos esos pedazos de África que se deshacen, desaparecen, mueren…mientras las cancillerías miran sólo allí donde va la CNN

viernes, 30 de enero de 2009

Davos: Reunión anual de Bomberos pirómanos.

Hasta 1971 Davos sólo era el sitio donde Thomas Mann ubicó su magnífica “montaña mágica”. Para desgracia de los amantes de la literatura, aquel año se estableció allí el Foro Económico Mundial. Reunión anual donde los poderosos, con glamour, debate, y toda la fanfarria necesaria, nos imponen a los demás su visión del mundo. Este año...también

Este año hacen juntanza con el objetivo de “dar forma al mundo después de la crisis” . Y los muy impresentables (“ellos son ímbéciles”, ya conocéis mi tesis sobradamente escrita aquí) no me han invitado a mí. Vale; esta es una nota de enojo, pero sobradamente justificado: los 2500 que allí se reunen pretenden salvar al mundo en cuatro días cuando llevan décadas destrozándolo. Yo no lo haría peor.

Bien; esta es la noticia: tras unos días de desconcierto, los lobos vuelven a guardar a las gallinas. Estará Putín, generador de estabilidad como todo el mundo sabe; el Presidente de China cuya política ha creado los excesos de liquidez en los mercados que están en los orígenes de la crisis, Ministros que han hundido sus economías antes de ponerse a salvarla (Gordon Brown) etc. Españoles no hay apenas pero es que en el mundo global pintamos poco o nada. Y banqueros, eso si: hay muchos banqueros.

Davos se llena estos días de banqueros y ejecutivos que forman parte de la élite global desde siempre, y que suelen pagar la fiesta suiza, que han aprovechado los años de dinero fácil para cimentar su poder, sus astronómicos salarios y para perder en el casino nuestro dinero. Ya recuperados, tras días de insomnio, gracias al dinero público, vienen a inspirar nuevas políticas.

Uno esperaría de esta convención anual de bomberos pirómanos algún tipo de disculpa; una contrición por las mentiras del pasado y sus funestos efectos sobre las vidas de todos nosotros y nosotras.

Pues no; entre los 2500 elegidos no reina ambiente contrito. Banqueros; fondos, capital privado ya recuperados de su aventura nacionalizadora vuelven a insistir en que no nos pasemos con un exceso de reglamentación. Que cara tiene este personal.
En fin; ignorémosles y busquemos si en Belem, los del otro mundo; los que han sufrido el fuego de los pirómanos y las mordeduras de los lobos, nos traen unas pocas de ideas para seguir confiando.
Y que los “imbéciles” sepan que si no me invitan al año que viene se van a enterar.

jueves, 29 de enero de 2009

Periodismo “on line”: se preparan las trincheras.

Editado en blog El plumilla
En un comentario anterior, señalaba que una de las características de la red en el futuro sería una presión permanente sobre los que imaginan sistemas de la más amplia libertad de contenidos. Una de las expresiones de ese conflicto es el que se va a producir en el campo del periodismo “on line”, donde ya se cavan trincheras.

El amplio mundo de periodismo ciudadano potencia su capacidad individual no sólo de crear información u opinión sino de competir en la esfera de creación de “sentido común”. Con la posibilidad, ansiada por el marketing estratégico, de segmentar al mínimo las audiencias, ha percibido con mejor y más claridad que el producto de futuro no es la noticia sino la opinión.

En este campo se viven diversas experiencias. El blog hospitalario como el organizado por Fernando en el plumilla.net; experiencias como Tinta Digital; proyectos de medios que nacen de forma original para la red, como Proyecto i o los agregadores de Blogs, que pueden ser convocados a constituir los periódicos del futuro.

En el otro lado de las trincheras, los editores de prensa tradicional se preparan para el asalto. Sus estrategias pasan, en primer lugar, por aliviar su modelo de negocio mediante despidos masivos y reducciones de salario. En segundo, por integrar las redacciones para producir contenidos para la red y para el móvil. Por último, establecer sistemas de barrera de mercado.

El Presidente francés, Sarcozy, ya ha dado los primeros pasos. Entre múltiples medidas ha propuesto las ayudas económicas; el reparto de periódicos a menores de 18 años, lo que convertirá al estado en el mayor difusor gratuito de prensa no gratuita y, sobre todo, la creación del estatuto de “editor on line” que, en nombre de la responsabilidad de lo publicado, servirá para poner barreras, obtener algún tipo de criminalización del periodismo ciudadano y , especialmente, para discriminar el mercado de las subvenciones públicas.

Los editores de prensa tradicional pretenden soslayar la amenaza de la flexibilidad del periodismo ciudadano y la publicidad en la red con la fortaleza de las ayudas públicas de gobiernos.

Prepárense para la batalla.

miércoles, 28 de enero de 2009

Gente en negrita

Si hubiera sido periodista me hubiera gustado escribir una de esas columnas donde se mezcla a toda clase de personal con sus nombres en negrita. Un tipo de escritura donde se puede sacar esa pequeña alma de portero que uno tiene. Hoy, me daré el gusto de escribir una.

El primer inspirador de este escrito es Berlusconi, “Presidente del Milan”, como se dice en el Blog R-ESISTENZA que recomiendo a quienes lean italiano. Dice Berlusconi que los delitos sexuales, para cuya prevención ha movilizado al ejército, no se pueden detener porque hay muchas italianas hermosas.

Mientras este fascista rampante insultaba a sus compatriotas, Andreotti, ese italiano que sólo se desgastaba en la oposición, ha cumplido noventa años. Cosa que requiere felicitación y demuestra que los vínculos mafiosos vienen a ser poco equitativos ya que dan salud a unos mientras amenazan con acortar la vida de otros como Roberto Saviano , director de Gomorra.

Merecerían estar aquí los que nos han llevado a la crisis pero es que me aburren. Si queréis conocer a los culpables primeros, una periodista inglesa ha hecho una primera lista, en la que con poca perspicacia no ha incluido a Almunia, Solbes, Sebastián y Corbacho, notables dirigentes de la economía universal.

Sí haré una breve lista de los que vienen a aprovecharse del asunto y a demostrar que la mediocridad asume el liderazgo. Carlos Slim, mejicano cuya renta procede de los pelotazos de los 80 y 90 – inmobiliarios y privatización de la telefonía- financia El New York Times; un ex espía del KGB , Alexander Lebedeb, compra el Evening Standard; los petrodólares se aprestan a comprar equipos de futbol ingleses (desde Abravomich a los dueños del Liverpool buscan comprador).

Por cierto, ya que de ingleses hablamos, hay un tal Mark Thompson, jefe de la BBC, que impide que la televisión emita un anuncio sobre Gaza mientras periodistas gráficos palestinos eran heridos. Claro que esas no son víctimas importantes. La víctima de la semana pasada vive en Barcelona

Laporta, en lugar de disfrutar del éxito sigue animando el victimismo: acusa a las instituciones de financiar la desestabilización blaugrana. Florentino, el supuesto muñidor, espera que las masas acudan a su domicilio a nombrarlo Papa, por lo menos. Y ya que de futbol escribo, el domingo descubrí que la oreja de Raúl camina hacia la leyenda y que Valerón sigue escribiendo versos de césped.

Cosas ambas, oreja y arte, que no pueden comprar los petrodólares. Gente ésta que me tienta al boicot aunque me reprimiré, porque ya boicoteé ayer, y no puede uno hacer temblar al capitalismo todos los días.

Aunque me temo que hay un boicot al que renunciar. Hace un tiempo castigué a Katie Winslet. Entenderéis que si no levanto mi boicot le darán el Oscar a Pe, arriesgada circunstancia de la que no puedo ser cómplice, aunque Sebastíán me riña por no hacer de paleto y no consumir español.

martes, 27 de enero de 2009

Randstad y tres millones en el paro: qué humano tener tantos recursos.

Dedico la mitad de mi tiempo a la comunicación. Supongo que, por eso, os aburro de vez en cuando con ello. En otras ocasiones, me he referido al contexto que la publicidad, para transmitir emociones, roba.

Hoy quiero referirme al contexto social en el que un anuncio opera. La cosa es que Randstad, la empresa de trabajo temporal, adquirió, mediante fusión, a un grupo belga y sus empresas del mismo gremio. Para anunciarlo ha puesto en circulación una visible campaña con el lema: “más recursos; más humanos”.

Efectivamente, esa campaña se inicia en el momento en el que se hace pública la cifra de 3 millones de parados: más recursos hay, desde luego; dudo si anunciándolo, los de Randstad se hacen más humanos.

Tan inapropiado como robar símbolos, lo que produce mi habitual cabreo, es ignorar que la conexión con el contexto social del receptor constituye uno de los requisitos para el logro de los objetivos de la publicidad actual, y una de las prioridades del creativo publicitario.

La ética en la comunicación debería basarse en el respeto a ese contexto y este respeto ser parte de la responsabilidad corporativa. No deberíamos sorprendernos de la debilidad de responsabilidad de una marca que anunció a los clientes su fusión con desfiles de “majorettes”, gesto que sin duda, supone una muestra ética de respeto a las mujeres.

El creativo de la campaña de Randstad (Agencia Belowgroup ) y la empresa han ignorado el contexto social de la campaña. El público objetivo en el que ha pensado el creativo no son los desempleados y desempleadas, carne de cañón y abuso de las ETT´s: pero su campaña llena la publicidad exterior de nuestras calles. Observadla y veréis, estimados parados y paradas, como disfrutáis haciendo cabriolas para que Randstad os contrate por una miseria.

Así que una empresa de imagen blandita, ese azulado casi invisible, que ha invertido millones en tratar de mejorar la imagen bastante deplorable de las empresas de trabajo temporal, decide demostrar que ignora el contexto en su campaña de captación. En fin; le quitamos unos puntos en responsabilidad corporativa y ética en sus comunicaciones y anunciamos que pasa a nuestra lista de productos y marcas boicoteados. Que tiemble el capitalismo.

domingo, 25 de enero de 2009

¿Y si nos preparamos para el “yo también como patatas”?

Cuando llegué a la Universidad, Gabriel Tortella acababa de publicar su libro “El origen del capitalismo en España”, sobre el que tuve que realizar uno de mis primeros trabajos de estudiante. Quizá por esa nostalgia me cayó siempre bien este, ahora, Catedrático en la Universidad de Alcalá que acaba de criticar al Ministro de Industria por sugerir que la respuesta a la crisis se encuentra en consumir español.

Antes de que os apresuréis a pensar que Tortella es un radical derechoso, sabed que la “wikipedia” que, en fin, todo lo sabe lo califica de “marxista” y el habla de sí mismo como republicano de izquierdas; cierto que es conocida, para quien haya seguido su trabajo, su facilidad para no casarse con las ideas nadie.

Sugiero la lectura del artículo mejor que mi glosa aunque no me resisto, antes de opinar sobre el tal ministro, a repetir la frase final de Tortella: “ ¿Queremos agravarla y alargarla (la crisis) recorriendo a un proteccionismo miope?”

Volviendo al ministro, debo reconocer que formo parte de los que estamos atrapados entre dos ideas: la necesidad de un consumo responsable y el hecho objetivo e histórico de que se sale de la crisis cuando las familias consumen y las empresas se endeudan para satisfacer ese consumo.

Dicho lo cual, no entiendo que hablar de consumo sea hablar de consumir sólo productos españoles. El proteccionismo es la defensa de los grupos de presión frente a la crisis que sólo crea vicios en el interior y “maldesarrollo” en países atrasados o menos desarrollados. El cambio de cultura económica que necesita España no es tanto consumir español como producir español, cosa de la que el ministro, francamente, se ocupa poco.

Consumir español, forma parte del España es diferente, de los viejos tics del corporativismo económico en España. Quizá debamos prepararnos para aquel anuncio del "yo también como patatas” (salvamos el agro, con productos españoles, y el ministro tan contento).

sábado, 24 de enero de 2009

NEVERMORE

“Nevermore”, Nunca más, es el título de un desnudo de Gauguin; el nombre de una banda de rock; un juego electrónico; el titulo de una de las novelas de Batman; todos ellos rinden tributo al original: lo que el enigmático Cuervo reitera en el poema de Edgar Allan Poe.

¿Y por qué lo cuento? Pues resulta que, como me he dedicado a escribir de tontunas y refundaciones, no os he dicho que se han cumplido, el día dieciséis, los doscientos años del nacimiento de Edgar Allan Poe, uno de mis favoritos. Todo lo que hayáis leído de novelas policiacas, de terror, incluso de ciencia ficción le debe algo. Ahora que lo americano vuelve a estar de moda, que se refundan todos sus iconos, podemos recuperar a este maldito de Baltimore.

Deberíais releer algo. Yo lo he hecho con la Caída de la casa Usher y con el Cuervo. Os dejo un párrafo del primero y unos versos del segundo:

“La ráfaga entró con furia tan impetuosa que estuvo a punto de levantarnos del suelo. Era, en verdad, una noche tempestuosa, pero de una belleza severa, extrañamente singular en su terror y en su hermosura.” (La caída de la Casa Usher)

Como el cuervo aún convertía en sonrisa mi porfía
planté una silla mullida frente al ave y el portal;
y hundido en el terciopelo me afané con recelo
en descubrir que quería la funesta ave ancestral
al repetir: "Nunca más" (El Cuervo).

Aviso para mal pensados: el texto no es una alusión al invierno del capitalismo; “la funesta ave ancestral” no se pone pensando en nadie, ni el “nunca más” se refiere a nada…o si. En todo caso, son ejemplos de escritura y de de musicalidad de un poema.

viernes, 23 de enero de 2009

Ellos son imbéciles pero el dinero era nuestro: (III) Los Refundadores (Tercera Parte)

Vayamos concluyendo esta interminable serie con un análisis sobre los principios que le orientarán como refundador. En realidad, refundación es diversidad: un banquero, un sindicalista, un obispo y un periodista, un tertuliano, un activista del “altermundismo”, pueden coincidir en una asamblea refundadora y concluir que sus ideas han triunfado.

Él, en su toma de posesión global nos ha iluminado: “no discutimos sobre el tamaño del gobierno sino si funciona”. Ya veis: han vuelto los gatos de Deng Shiao Ping y Felipe González. Diversidad sí; pragmatismo, también. Preparaos, pues, para envolver en una sutil bandera roja al capitalismo; Id a la estantería de las ideas y tomad la que mejor convenga.

Reconozcamos, eso sí, que si te gustan las ideas liberales buenos tiempos no corren. Esas ideas permanecerán almacenadas mientras dure la crisis; pero no son presentables. De hecho, ha sido la parte política de la derecha la que ha inventado lo de la refundación para no tener que inventar moldeo alguno: dedicad vuestro discurso al capitalismo moral, sea lo que sea eso, o a decir que no podemos vivir por encima de nuestras posibilidades, sugiere Sarcozy.
La economía crítica si tiene una explicación de lo que ha ocurrido, faltaría más. Howsbam ha hablado; marxistas y heterodoxos de toda clase están excitados y los departamentos de economía crítica preparan documentos para informarnos sobre el último peldaño del capitalismo. La cuestión es la debilidad de las plataformas políticas y su presencia social. A diferencia de los años 30 o los 70, no son poderosos sindicatos o fuerzas sociales sino la clase media quien amenaza la estabilidad del establecimiento.

Puedes mirar en el armario de la socialdemocracia. Encontrarás una declaración de victoria, pero pocas ideas de por qué ha ocurrido y menos aún de lo que hacer. Ahora que todo el mundo clama por el capitalismo administrado, la economía mixta y los mercados regulados resulta que abandonaron hace décadas ese campo.


En fin; no preocuparse. La refundación tienen lemas para todos y todas: debemos repudiar el consenso de Washington; el mundo debe ser multipolar y basarse en acciones multilaterales. Y, sobretodo, sabemos que se han acabado las locomotoras y que vamos todos a uno, regulando y refundando.

Los economistas han abandonado el campo de batalla ensangrentados. Algunos honestos reflexionan sobre la profesión; otros, que si avisaron de lo que pasaba, consumen su tiempo aconsejando en las columnas de los periódicos (Krugman o Stigliz) aunque sin la autoridad del viejo refundador (Keynes); otros que hace un trimestre afirmaban que no se podía poner arena en el engranaje defienden en las tertulias y , con la misma firmeza, lo contrario.

Ahora, amigo, amiga, vayamos a refundar que son dos días.

jueves, 22 de enero de 2009

Ellos son imbéciles pero el dinero era nuestro: (III) Los Refundadores (Segunda Parte)

¿Y cómo andamos de refundación en el solar patrio? “Sobraos, andamos sobraos” y no permitáis que los datos os estropeen tan excelente noticia.

No sólo hemos viajado a Washington y estaremos en Londres sino que hemos anunciado la derrota final del neoconservadurismo y la victoria de la socialdemocracia.

Y no os pongáis pejigueros con que si fuimos a la sillita de la reina con Sarcozy, y con un checo como asesor, o con que si haría bien la economía española en no ir dando lecciones. No importa si la sequía crediticia siga siendo brutal y si el sector de la construcción residencial ha desaparecido prácticamente. No importa que se creyera que la crisis iba a tener menos importancia, con escaso impacto en el sistema bancario, o que el Banco de España y el ministerio dijeran cosas distintas. Nadie hay con mayor capacidad de liderazgo para refundar el mercado, el estado, y hasta el País, si hace falta.

La cosa es que Solbes ya dijo que “uno no desayuna un café con leche y churros y por la noche está refundado el capitalismo”. Y me dije, mejor me dedico al café con churros. Y, en ello estoy pero no vosotros y vosotras que debéis ser refundadores como dios manda.

Cuando los economistas fallan, obispos, filósofos y gurús de carrera enloquecen. Agoreros y proveedores de oraciones, viven días de fiesta. Cuando una crisis es un total misterio, los místicos se encuentran en estado de gracia.

Los Obispos españoles, con la experiencia de una carrera predictiva de éxito, se declaran refundadores. Rouco nos alerta sobre los orígenes morales de la crisis, que se debe a las conductas y no al sistema; a la riqueza rápida y no la explotación. Nos convoca, aprended a ser compasivos, fundamental para ser un buen refundador, a reactivar la solidaridad que procede del amor y no de los impuestos, a ver si vais a equivocar el tiro ahora que casi habéis pillado el discurso.

Los tertulianos no andan menos lelos; quiero decir leídos. Al parecer, la crisis financiera es un clásico del comportamiento no racional. Y yo creyendo toda la vida que las burbujas financieras son el resultado de individuos que se comportan racionalmente en el corto plazo, en ausencia de reglamentación adecuada para casar el corto y el largo plazo.

Una vez leí a Josep Fontana afirmar que “el exterminador se presentaba a sí mismo como la víctima…” Debo confesar que empecé a preocuparme por los refundadores el mismo día que un ex - ministro que declaró en su día que “la mejor política industrial es la que no existe” afirmaba que debe ser el estado el que cree riqueza. Justo el mismo día que el ex – vicepresidente del gobierno del tal ex – ministro, hoy convertido en banquero, afirmaba que son tiempos de Keynes.

Pues eso. Atended a líderes, predicadores y gurus y seréis buenos refundadores; no como esos autores de blogs que os conducen por irónicos caminos carentes de liderazgo.

miércoles, 21 de enero de 2009

Ellos son imbéciles pero el dinero era nuestro: (III) Los Refundadores (Primera Parte)

Galbraith escribió un libro donde acababa diciendo “los imbéciles son separados, tarde o temprano, de su dinero”. Lo que uno añade es que, esta vez, el dinero que derrocharon en el casino era nuestro.

En esta serie ya me he referido a otros; hoy, debo referirme a una nueva y abundante especie económica: “los refundadores”. Son tantos y tan abundantes que haré mi reflexión en varias partes para no agotar vuestra paciencia. Debo avisaros que, aunque no lo creáis, todos ellos andaban por el casino cuando se fundieron nuestra pasta.

Como se sabe, la Unión Europea está desaparecida. No preocuparse; no existiendo Europa, disponemos de abundantes candidatos a liderazgo. Ser un líder refundador sólo requiere audacia, imaginación y la adecuada verborrea. Seguidme por este camino, amigos y amigas, y haré de vosotros nuevos líderes europeos.

No hace muchos días se reunieron Sarcozy, Merkel y Blair. Tomad nota por que ellos y ella son la voz de la refundación, los faros que iluminarán nuestro camino.

Ahora que todo ha fallado, y ellos y ella se apropian de vuestras palabras de siempre, que no se os suba el triunfo a la cabeza. Que os quede claro: “el anticapitalismo es para un rato; la crisis del capitalismo financiero no es la crisis del capitalismo”. “Lo que tenemos que hacer es moralizarlo para no destruirlo”. He aquí, amigos y amigas, la verdadera lucha de clases: entre los emprendedores (el capitalista bueno y moral) y los financieros (esos ladrones irresponsables).

Es sencillo. Odiad al capitalismo financiero (que como aprenderéis enseguida es separable del capitalismo); llamad irresponsables a quiénes se aprovecharon de él (si sois seguidores de algún Obispo podéis llamarlos también inmorales).

Debéis gritar Viva, cada vez que alguien hable de revitalización de la política o de la intervención del estado. Y cuando más de derechas sea quien lo dice más entusiasmo debemos mostrar, porque los marxistas ya no son banqueros sino presidentes de Gobierno. Hasta el Papa, tras oír a Rouco declarar inmoral al capitalismo (financiero, claro), ha corrido a comprar la última edición de El Capital que quedaba en Roma (se rumoreaba que en un sótano de Botteghe Oscure había otra, pero Veltroni lo ha desmentido).

Blair lo explico claramente en París: “Bill Clinton y yo fuimos demasiado lejos corrigiendo el excedente de estado”. No; no corráis a constituir un partido anticapitalista para Blair. Repetid conmigo la letanía : ! Regulación; Regulación!

Y entonces serás refundador, hijo mío

martes, 20 de enero de 2009

En España, el redactor de Obama sería un “negro” o “speech writer para dummies”.

Me manda Lidia una noticia y me dice: escribe sobre ellos (los “speech writers”: los redactores de discursos). Y si Lidia manda escribir, uno escribe.

La de Obama se ha convertido en una historia mítica. No sabemos el contenido del “podemos” pero la simbología ha sido construida. No importa; la comunicación política ya es sólo emocional.

Propongo ser laicos con Obama. Creo que las innovadoras técnicas se han dirigido a un electorado ya muy motivado; que la más útil ha sido la de recaudación de fondos. Sostengo que Gore, el aburridísimo defensor de la “Slide:ology” (el Power Point le ha dado un Nobel), ya ganó las elecciones. Opino que cualquier demócrata lo hubiera hecho. El éxito ha sido contagiar a las minorías abstencionistas (fuera de ellas, los votos de Obama son los mismos que los de Gore).

Mi héroe es el Consejero David Axelrod. Debo recordar que Jon Favreau (un tipo brillante al que recordaréis por poner la mano en el seno de la efigie de Hillary) es el cualificado jefe de un equipo.

Cosas de las que se deducen dos principios del redactor: depende de una estructura de comunicación, donde siempre hay uno que manda, y deben usarse los recursos humanos e informes de la corporación.

¿Cómo se hace uno redactor de discursos?: un día, un jefe de algo te pide uno sobre tu especialidad; el jefe de algo queda encantado y, a la vez siguiente, te encarga el discurso de la boda de su hermano. Ha nacido el “speech writer”. Y luego se corre la voz (creedme; a pesar de lo que digan, a todo príncipe le encanta contratar un juglar que ha cantado para otro príncipe). Así empecé yo a los 20 años.

Hay una diferencia entre la cultura anglosajona y la española: la discreción, el secreto. Porque aquí al redactor de textos que usan otros se le llama “negro” (ya se sabe que nuestra cultura no es racista). Otra razón, es el ego de quien hace el pedido. Este es, pues, el tercer rasgo de un redactor de discursos: dar paso al ego del orador.
El redactor trabaja para alguien en una corporación: los redactores deben ser especialistas en ese entorno corporativo; conocerlo bien. Es útil especializarse en un nicho de mercado. Es fundamental su permanente relación con la persona para quien escribe. Puede consultar con otros directivos pero nadie está interesado en estar disponible en el momento en el que se trabaja.
El Redactor debe organizarse bien; de aquí sólo se sale con planificación. Y debe tener una buena técnica de gestión. Desde este punto de vista, el mejor “speechwriter” de la campaña americana, ha sido “Jhon el fontanero”: un discurso breve que ha facturado a varios en una barata tarifa plana, y a buscar otros clientes y mercados.

Los redactores de discursos (lo siento chicas) no son como Sam Seaborn. No son idealistas que escriben sin análisis de las consecuencias y redactan el párrafo estrella en el coche, en el último minuto. Confesad eso a un cliente y será lo último que escribáis. Todo lo que se escribe tiene consecuencias para quien lee, y el redactor debe evaluarlas.

Un discurso es comunicación para ser oída. El redactor debe conocer las reglas de la comunicación y aplicarlas a ese medio (Una idea central, repetida, expresada al principio y al final; dicha con interés – cuenta una historia-; con un lenguaje que conecte; concluyendo con una invitación a movilizarse).

Hay una elección que hacer: lo antiguo es lo formal; lo moderno es la conversación (apuesto que alguien ya habrá inventado el discurso 2.0). La clave, el valor añadido, es saber cuándo hay que elegir una cosa u otra.

Decía un verso de Bob Dylan: “los empresarios se bebían mi vino; los agricultores cavaban mi campo “(All Along The Watchtower). Redactar un discurso, amigos, amigas, es como cavar: tiempo, paciencia y capacidad de desechar palabras, datos e ideas, sin piedad. Otro día, Lidia, escribo las 20 cosas que se necesita saber para ser un redactor de discursos.

Mañana a estas horas ya conoceremos el último producto Favreu: ¿Cuál será el último símbolo de la fundación americana traído a la refundación?

lunes, 19 de enero de 2009

El trenecito llega

El trenecito ha llegado; las originales fotos del cambio – hechas por el New York Times naturalmente, y la foto oficial de Obama están realizadas; la música dispuesta; Bruce Springsteen, Bono, Beyonce, Shakira, Stevie Wonder, Denzel Washington y un centenar más de demonios, bestias del republicanismo saliente, serán recibidos en algún momento de esta larga marcha triunfal hacia la toma de posesión.
Los rezos, los cánticos y las masas también han llegado a Washington…ya es la víspera del advenimiento, aunque tenemos un problema: no sabemos qué mesa escogerá el Presidente electo para su nuevo despacho. No es una tontería; tanta acumulación de simbolismo de americanos fundadores, que onda de refundaciones por todas partes, tú, deberá ser acompañada por la adecuada mesa para las firmas que cambiaran nuestro mundo
No cuentan algunos resbalones sobre Guantánamo, algunos retrasos sobre Palestina, que en su plan de relanzamiento se bajen los impuestos, como Bush decía, o sus cesiones a unos congresistas y senadores, por cierto bastantes indisciplinados.
Es el sueño americano de nuevo en movimiento. Parece que buena parte de los europeos acompañamos ese sueño. Peor no nos irá; por lo menos que nos sea leve.
A partir del Martes, ya fundaremos el club de decepcionados por Obama; entretanto disfrutemos los vientos del cambio, o mejor, celebremos que ya no está el animal.

domingo, 18 de enero de 2009

¿Morirá el mercado de escribir?

Leo en Tíscar.com las conclusiones del informe “la Lectura en España en 2008”. En Futuribles, Juan José Millás alaba a los lectores y, de paso, a los libros y los escritores.

Sin embargo, cada vez que hablo o leo con alguno de ellos (escritores, periodistas) percibo una especie de amargo fin de fiesta. El pasado 8 de enero, en un grupo de Linkedin, un escritor planteo como discusión la muerte del negocio de la escritura

Había observado el gran número de medios, especialmente on line, que invitan a escritores a publicar gratis o a bajo coste. ¿Estoy solo, acaba diciendo Michael Mcbride, en mi temor por el futuro de la carrera de escritor?
Pues al parecer no está sólo. En apenas dos días, 27 personas se pusieron a escribir con alarma sobre el asunto. Percibo tres líneas de debate al respecto. En una, se identifican a los sospechosos habituales: aficionados a escribir, periodismo ciudadano, escritores con ganas de promocionarse, extranjeros de bajo precio y, pásmense, alguien ha encontrado amas de casa que escriben para ganarse un sueldecillo compitiendo, que escándalo, con escritores profesionales.

Un segundo argumento es la calidad. Puesto que el trabajo, especialmente en la red, es de mala calidad, “la crema subirá a la superficie” y los buenos cobrarán. Este elitismo es el mismo que vienen utilizando los editores de periódicos impresos para justificar su asedio a internet mientras, por cierto, reducen el precio del periodismo, pagando miserables pagos por pieza.

Por último, hay quien anima a los escritores a comportarse con cierta racionalidad económica, buscando nichos de mercado en los que su habilidad pueda ser rentable o complementada con otras actividades. El mundo corporativo ha ofrecido, antes de la crisis, posibilidades en estos aspectos. Aunque no falta quien advierte que la tecnología favorece a los aficionados.

La elaboración de contenidos para la red y en la red ha cambiado el mundo de la edición y la escritura. Esto es evidente. Sospecho que somos muchos los dispuestos a compartir ideas, generar noticias y empaquetar palabras, y encima a no cobrar ni defender los derechos de canon. Imperdonable.

Veo demasiada energía para detener lo inevitable en lugar de reflexionar sobre el modelo de negocio.

Sostengo tres ideas al respecto: el periodista, escritor, encuadrado en un medio, debiera sindicalizar la defensa de sus intereses; los editores debieran refundar, ahora que está de moda, su negocio: volviendo a la empresa de las noticias “sin burbujas”. Y, por último, sostengo que debería alentarse no tanto la producción de información, probablemente ya hay demasiado ruido, como el análisis.

Creo que vienen tiempos donde el producto no es la noticia sino sus razones.

sábado, 17 de enero de 2009

Working on a dream: lo nuevo de Springsteen,un poquito de esperanza.

Bueno; uno es de Springsteen como saben todos que escuchan mis súplicas, casi siempre atendidas, para ir a sus conciertos (los dos de Magic este año)

Pues bien, hay noticia. Tenemos álbum nuevo: optimista, con un título dedicado a Obama, como terapia para la crisis.: Trabajando en un sueño. Pues eso. y suena POP pero que nadie se intranquilice suena Bruce

Desde el bandolero simpático (Outlaw Pete) hasta el amor de carritos de supermercado, en una canción que no pasará a la historia, un montón de bellas canciones otra vez, pasión musical, algo de country. Recomiendo, Tomorrow never Knows (mañana nunca se sabe) excelente para estos tiempos de incertidumbre.

No es un disco sobre la incertidumbre, vive en ella simplemente. Es un disco sobre el optimismo . No creo que haga subir la bolsa – los ministros de economía son una excelente barrera contra todo optimismo-. Bueno, el sueño americano que parece haberse despertado con Obama. Mientras montamos el club de los que nos decepcionaremos a los dos días de su nombramento compartamos con Bruce estos días de recién llegada.
Digamos que tensión moral contra la crisis, que tampoco va mal. “Donde se espera que los ricos perderán. Mañana nunca se sabe” Por cierto que había una canción de los Beatles con el mismo título que en un versillo decía: juega hasta el final el juego de la existencia. Vale también

jueves, 15 de enero de 2009

Votar a Aguirre: un exceso de responsabilidad.

Para Lidia, que se conturba en demasía.

Debía ser invierno (finales de 1988 o principios de 1989). Viajaba a Roma con Fernando Pérez Royo. Motivo, “magnun gaudio”: íbamos a ser evangelizados en nuestra fe europeísta por el mismísimo Napolitano, en vísperas de las elecciones europeas de Junio. (Si, Liber, derechosillo desde joven, no comentes).

Lo memorable fue la noche. No; Fernando y yo no nos fuimos a Via Venetto a pecar: cenamos en una vieja trattoria con Gian Carlo Pajetta (“Ragazzo Rosso", jefe del Estado Mayor de la Brigada Garibaldi, liberador de Milán: Fernando y yo éramos derechosos pero compartíamos esta tradición). Estaba yo cenando, que me acuerdo, un frito mixto a la romana (sesos, higados, calabaciones, pera, etc) con Barolo, excelente vino, y los italianos comentaban la última ocurrencia de algún dirigente del PCI sobre la gobernación de Italia. Pajetta, ladeando su boina negra, dijo: “Eccesso di Responsabilità”.

La escritura nunca podrá reflejar el tono en que el dirigente del querido y extinto PCI pronunció la sentencia. Fue entonces cuando entendí que el “exceso de responsabilidad” era la forma más vacía, aunque mediática, de hacer política. Pues con ese tonito le digo yo al tal Gómez que votar a Aguirre es “un exceso de responsabilidad”.

Porque esta larga introducción viene a cuento de que he leído esta mañana que el PSOE de Madrid apoyará la reforma de Aguirre en Caja Madrid, en nombre de la estabilidad de la institución. Se trata de la mayor manipulación política conocida de una institución financiera, por cierto cada vez más ajena a las necesidades de la gente de esta Comunidad ante la crisis, como comentaré otro día.

Desde mi ya lejana experiencia política, podría preguntar: ¿A cambio de qué? ¿A cambio de quién?

Lo más lamentable es que la respuesta es la “responsabilidad”. O sea; que el PSOE no piensa cambiar nada en Caja Madrid. O sea; que como usuario y ciudadano puedo pensar que esta responsabilidad es una cagada.

Seguid; seguid: votad a Aguirre y seréis alternativa al siglo que viene.

Claro que todo puede empeorar. He comido con unos amigos y cuando les transmito mi enojo me dicen: ¿ah, pero tú crees que votan a Aguirre a cambio de no poner a algún conocido de Gómez? Conclusión: no se si quiero que me cuenten las razones de su voto.

En fin. En estos tiempos, propongo una visión alternativa de la responsabilidad: unos pocos de valores.

¿Un Nostradamus para el último peldaño del capitalismo?

Llevo varios días pensando en continuar mi serie sobre la crisis (Ellos son imbéciles pero el dinero era nuestro). De hecho la tercera entrega ha de llamarse “Los refundadores”, especie ésta tan abundante que merece ser glosada.Pero algo me detiene; lo confieso: me avergüenza ser el único que no sabe cuándo acabará la crisis.
Si; la historia de otras crisis me dice cómo acabará: cuando la gente se ponga a consumir y las empresas pidan créditos a cuenta de ese consumo. Siempre ha sido así; así será la próxima vez y cuanto más tarde peor. Pero lo que se llleva no es el cómo, mira tú, sino el cuándo. Y todo el mundo tiene una respuesta menos un servidor.
Zapatero cierra la crisis en marzo; los obispos la cerraron al día siguiente de descubrir que el capitalismo financiero no tenía moral (hay que ser obispo o francés para separar al capitalismo financiero de la naturaleza del capitalismo); Rajoy pone final al día siguiente de la derrota de Zapatero. Obama necesitará por lo menos una legislatura, pero ya se sabe que es un radical.
En la parte alternativa la cosa empezó con un debate sobre si las cosas son "las peores desde" diversos tiempos, de 1992, o 1981, o los años 70, o los años 30. La economía crítica se ha posicionado: es la peor desde la Gran Depresión. Claro que, desde entonces, hemos anunciado la muerte del capitalismo en sus diversas fases; vale de esta no pasa: será el último peldaño.

Pues, a pesar de tanta confirmación de superaciones de distinto tipo y naturaleza sigo desconcertado. No veo claro el ponerle una fecha a esto, especialmente, si los mercados siguen parados, los responsables de los bancos centrales dicen que las medidas son insuficientes y los negocios, grandes y pequeños, se estancan.

Añoro los tiempos en que los economista decentes influían en política (alguno fue profesor mío, aunque a mí me aprovechara poco). Así que soy de los que van con una lámpara buscando entre los textos sesudos, líneas de periódicos, en la red donde está el Keynes de la época (que me perdonen los heterodoxos: si acaso el último peldaño dura mucho, unos cambios …).
Pero en lugar de eso la mayoría de los “refundadores” europeos se conforman con la sonrisa de Blair, las tontunas de Sarkozy y el nacionalismo de Merkel mientras buscan la fecha en la que todo acabe o los más audaces se la ponen.

Bueno, tampoco hay que ser muy duro: si los expertos en previsión económica fueran serios habrían dimitido en masa. ¿Porqué no creer las fechas de Zapatero, o las de cualquier otro? ¿O porqué creerlas?...

A lo mejor, para el último peldaño del capitalismo lo que necesitamos no es un Keynes sino un Nostradamus. Paguemos por la profecía.

miércoles, 14 de enero de 2009

Google cierra periódicos y, además, contamina.

Se acabaron los buenos tiempos para le gente de Google; ya no son los chicos buenos de la red. En dos días serán peores que los monopolistas de Windows, apuesto la próxima ronda.

Si, si; como leeís: ya forman parte de los sospechosos habituales. Google es culpable de acabar con la prensa escrita. Lo dijeron los franceses y todos los demás medios impresos nos advirtieron de que el modelo de captura de publicidad del buscador era el culpable de la crisis que atraviesan los editores de prensa escrita.

Los mortales creíamos que era el modelo de gestión de los editores el que tenía algo que ver. Craso error: Google, aprended el nombre del nuevo culpable. ( Y, por extensión, todos y todas los que trabajáis y vivis en internet)

Ahora, el Times británico se hace eco de una investigación de Harvard: estos buenos chicos no sólo no están contra el cambio climático sino que contaminan. Dice el investigador que una búsqueda en Google genera 7 gramos de CO2. Gastamos la misma energía en buscar información que en calentar un té. Por cierto, el investigador es, ademas, propietario de una empresa de gestión de ahorro energético - igual tiene interés y todo-.

Verdad es; uno se pone por la mañana del domingo a buscar una receta para solazarse en la comida y energía consume. Con lo fácil que sería comprar un periódico y buscar la receta en cualquier página o llamar por telefono a nuestra madre. Qué eso no consume ni gasta. Y uno piensa, ¿Habrá logrado el investigador de Harvard no consumir energía mientras reflexiona? ¿Habrá logrado El Times editar un periódico sin consumo? ¿Habrá otras cosas que investigar sobre el cambio climático, como el consumo de papel, por un poner?

Los de Google ya han contestado. Afirman ser los más eficientes en el manejo de sus centros de datos. Faltaría más: los del buscador no podrían ser los terceros o los cuartos; para nada: son los mejores. “ Pa chulo, chulo, mi pirulo”.

¿Qué partida se está jugando en la que Google es la pieza?. Como ya he escrito deberíamos ser un poco laícos sobre el negocio del buscador. Reconocer que los chicos buenos de Google no están siendo muy transparentes en sus precios y gestión de publicidad y que están próximos a controlar un 80% de la publicidad digital mundial.

Ahora bien, los terribles momentos que atraviesa la prensa escrita deberían dar más para reflexionar y para preocuparse por los periodistas que para la demagogia. Cazar piezas es, en tiempos de crisis, un deporte apreciable que, probablemente, pretende lograr alguna posición de ventaja frente a la crisis.

Quizá los consumidores debamos apropiarnos de herramientas de juicio que nos permitan salvarnos tanto de las presiones intersadas como de los estereotipos de los buenos chicos, se disfracen de argumento científicos o no.

martes, 13 de enero de 2009

Internet 2020: consecuencias sociales irregulares.

Un centro de investigación americano, el Pew internet and American Life Project, ha emitido un informe de prospectiva para internet en el año 2020. Las evaluaciones del informe coinciden en las mejoras que derivarán del acceso a la red a través de la telefonía móvil y de la mejora de la actual arquitectura (más que de la creación de una nueva): reconocimiento de voz, inteligencia artificial, realidad virtual.

Sin embargo, no parece haber el mismo acuerdo ni similar optimismo sobre las consecuencias sociales de esas mejoras tecnológicas. No cree el informe en unas relaciones humanas más tolerantes o en una mejora drástica de la vida en los hogares.

Tanto la mayoría de los encuestados como los expertos de la muestra consideran una perspectiva negativa: la capacidad de conocernos unos a otros no superará a nuestra capacidad de odio, las diferencias de roles sociales o raciales, afirman.

La transparencia en el comportamiento de personas y organizaciones mejorará. La gente compartirá abiertamente más detalles íntimos de su vida todos los días. Gran parte de lo que sucede en la vida cotidiana será más visible, más transparente y los datos personales llenarán las redes sociales y las bases de datos. El número de cámaras de teléfono móvil y cámaras de vigilancia crecerán exponencialmente; serán extremadamente baratas, sofisticadas, y su uso generalizado. Incluso consideran que la ropa se diseñará a modo de interfaz.

Pero no debemos, dicen, establecer una relación entre este hecho y la integridad de comportamientos. Están empatados en la encuesta, prácticamente, quienes consideran que la mayor transparencia conducirá a una mejora en la calidad ética y quienes no lo creen.

Los consultados vaticinan una cruda batalla entre los defensores del control de la red y de los derechos de autor y los que imaginan sistemas, métodos de copia y defienden la más amplia libertad de contenidos. Tanto expertos como analistas y usuarios son optimistas respecto a la dificultad de los controladores para domar el medio.

Por último, el informe de prospectiva señala la definitiva separación de las divisiones entre tiempo personal y tiempo de trabajo y entre la realidad física y virtual, propias de la economía industrial. Una confusión, dicen los analistas, con notables efectos en las relaciones sociales básicas.

En el ámbito vital se espera un aumento de la brecha digital, un incremento de la violencia y del potencial de adicción: en el ámbito laboral, se remarca, especialmente, las capacidades de control que adquirirán los empleadores sobre los trabajadores en red.

sábado, 10 de enero de 2009

Boicot, desinversión y sanciones a Israel.

Llevo días en ello: que más puede decir uno sobre Palestina; sobre el horror, que no haya sido escrito o leído. Y mira que no me gusta (demasiado) escribir de política. Pero se acabó: se van a enterar en Tel Aviv.

He recordado algo de lo que no he oído hablar demasiado, quizá porque no es muy popular en el ámbito de las esferas de los medios y lo políticamente correcto. En el año 2005, grupos de la sociedad civil palestina convocaron una campaña por “el Boicot, la Desinversión y Sanciones a Israel”. Era, ya entonces, una llamada a la conciencia de la gente para imponer sanciones similares a las que permitieron la caída del régimen de apartheid en Sudáfrica.

El mundo, las organizaciones internacionales, todos menos cuatro, han intentado resoluciones, diplomacia y reflexiones constructivas. Liber ha recordado que, una vez más, las armas y el dinero norteamericano son cómplices. Pero, quizá, también habría que recordar que nuestra magnífica Unión Europea actualizó su acuerdo de cooperación con Israel días antes de los ataques a Gaza o que Israel es, igualmente, el primer signatario de acuerdos con Mercosur.

No me cae bien Hamas, creo que nunca les compraría un coche de segunda mano, ni iría a un país por ellos gobernado ni los pondría en la lista de gente que defiende la paz y la democracia; o sea, que no son de los míos.

Pero dicho esto, el comportamiento israelita con los territorios ocupados y con Palestina se parece notablemente al comportamiento sudafricano. Dudo que el modelo de segregación que Israel sigue con Gaza sea muy distinto al de Sudáfrica en la época del apartheid.

Así que animo a activistas políticos y representantes que llenarán los plenos municipales, asambleas y parlamentos de mociones contra el asedio y la violencia sobre Gaza que incluyan una propuesta de alcance moral, político y fáctico: boicot, desinversión y sanciones.

Y, por cierto, ahora que se acercan las europeas y tenemos que votar sobre una Unión Política desaparecida (crisis económica, gas, Palestina, por un poner), ¿por qué no ponerle precio a mi voto?: una suspensión del acuerdo de cooperación con Israel.

Publicidad en primera: no son tiempos para principios

¡Es un escándalo! ¡He descubierto que aquí se juega!, dice Renault, cuando le cierra el local a Rick, en Casablanca. Idéntico cinismo se lee en los comentarios sobre el notición histórico: el New York Times (NYT) ha incluido publicidad en su primera página. Como se sabe, tiempos de crisis no son tiempos de principios.

EL NYT está tratando de rehipotecar su sede, un icono arquitectónico en la Octava Avenida de Manhattan; ha fusionado varias secciones del periódico; está vendiendo otros medios y trata de desembarazarse de su participación en un equipo de beisbol. Así pues, ¿qué queda por vender? La primera página: las fuerzas del comercio han conquistado la última frontera de la excelencia y el purismo periodístico.

Claro que la tal frontera era escasa. Quién haya ojeado alguna vez la primera página de la edición on line la habrá visto llena de anuncios. Esto de los principios es para el comienzo, como su propio nombre indica, y no para internet que no es cosa de calidad o excelencia.

La ironía y el escándalo no sería tal, precisamente, si el NYT no se hubiera convertido en el predicador de la limpieza de la primera página. El prístino candor de la plana primera era, hasta el domingo pasado, sinónimo de excelencia editorial, teóricos del NYT dixit; o sea, que se lo han puesto de cine a la competencia por bocazas y faro de la moralidad occidental, acusada tendencia esta en los periódicos de referencia en Usa, en Europa y en España.

La empresa informó recientemente de una caída en los ingresos por publicidad de un 21.2 por ciento en un año que se suma a la citada crisis. Esa es la realidad del periodismo impreso a lo largo de todo el mundo y la explicación del final de la teoría de la página sin publicidad.

El hecho ha puesto, también, de manifiesto la falta de creatividad de la publicidad actual. Dado lo histórico del asunto cabría esperar un anuncio original. Pues no; se trata de una aburridísima pieza sobre la programación de la CBS. Tenían que haberle ofrecido esa página a alguno de los publicistas de guerrilla o a algún medio español: por ejemplo, ¿qué tal un muñeco de Obama con ropa interior de Calvin Klein? ¿o la vajilla de la señora Obama en piezas patrocinada por Versace?

Uno esperaba, ingenuo, como esperaba de los medios españoles, una autocrítica del modelo de negocio en crisis. Pero no; el periódico ha declarado que “la oportunidad es excitante” y ha convocado, como Renault, a los sospechosos habituales: banqueros de la burbuja, “blogueros”, internet naturalmente, que son los responsables de la reducción de la cuota de mercado. Como sabéis los gerentes de los medios son como los banqueros: nunca son responsables.

viernes, 9 de enero de 2009

Dios en el autobús: ¿un problema de “branding”?

Los Autobuses de Barcelona exhibirán el lema "Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida". Debo decir que yo no estaba muy preocupado hasta que he visto la campaña en España.

Se trata de la copia de la iniciada en Inglaterra (ver grupo en Facebook), mediante recogida de fondos iniciada por la British Humanist Association, impulsada, entre otros, por Richard Dawkins (los “blogueros” lo recordarán como el autor del término “meme”).

La copia de la campaña ha incluido la expresión “probablemente”, que expresa una molesta dubitación y que se debe a requerimientos legales británicos que se podían haber ahorrado en España. Es difícil vender, como observaréis, propósitos en negativo.

Enseguida se han apuntado a criticar la campaña algunos guardianes de la moralidad barcelonesa, aunque ningún grupo inglés o norteamericano de carácter fundamentalista ha proferido amenazas o críticas; al contrario, la han recibido bien porque, según ellos, trae al debate público la cuestión de Dios.

Así parece haberlo creído un Pastor de la Iglesia Evangélica de Fuenlabrada cuyo Templo paga, desde el pasado 25 de diciembre, publicidad cristiana en un autobús interurbano. Su lema: “Dios existe. Disfruta de la vida en Cristo”.

La magia, el tabernáculo, la fuga de la realidad, el cinismo, presentan en el mercado más productos que la cultura de la razón. Era cuestión de tiempo, en consecuencia, que se percibiera en la publicidad la competencia de los chiringuitos espirituales. Chicos y Chicas de la campaña atea: tenemos un problema de “branding”.

Las ventas de Dios, de las creencias espirituales, de las bendiciones y las supersticiones es el primer gran negocio de la historia y todas las organizaciones religiosas han utilizado históricamente dispositivos visuales propios de la marca. Las técnicas han cambiado pero una cosa entre la mayoría de las religiones se ha mantenido increíblemente coherente: su marca.

La religión es un producto. Las iglesias son marcas excelentes porque son piezas de información rápida en las que la gente no tiene que pensar, pero con las que se puede identificar. A partir de ese material, marketing y evangelización son la misma cosa: un producto se convierte en una parte de la personalidad de un usuario, y los usuarios del producto se convierten en evangelizadores del mismo. El deseo de todo creador

Sospecho que el “Probablemente Dios no existe” compite peor en ese mercado; ofrece racionalidad frente a emociones y menos facilidades de identificación: no es una marca. Hay que darle vueltas al asunto para competir mejor, mientras vivimos despreocupados por las tribulaciones del castigo divino, eso si.

miércoles, 7 de enero de 2009

El Regreso o la esperanza no es el opio del pueblo

Mientras las chicas esquiaban, yo me he dedicado a coleccionar algún nuevo marco incomparable entre la nieve pirenaica y a leer. Aunque Mankel ha cambiado el lado oscuro del estado del bienestar por la no menos oscura controversia de los chinos consigo mismos, su última novela es francamente buena. También, la segunda parte de Millenium, aunque menos sorprendente que la primera. Desde luego, viajar con salomón (en minúscula) y Saramago es un placer que no debiera perderse nadie.

La cosa que tiene irse es que vuelves y el peregrino mundo sigue girando por donde solía. O sea, los trajes de los cancilleres siguen manchados de sangre palestina; los maltratadores se han cobrado la vida de siete mujeres en Navidad; la Unión Europea está ausente tanto si se trata de Palestina como de gas ruso. Como ya no es pecado tener déficit, Zapatero anda remendando una financiación autonómica que permita que los pobres de Catalunya no se preocupen más por los impuestos de los ricos de catalunya; en la derecha son más de derechas y, en fin, Obama, el esperado, sigue meditando…

Y al regreso, uno percibe que los pronosticadores han reconocido que, como siempre, no acertaron ni una y aceptan, con falsa humildad, que la prospectiva no resuelve la incertidumbre. Fina forma de decir que sus pronósticos no sirven para nada, aunque no se han abstenido de formularlos de nuevo: y la cosa es que cada uno de los que leo empeora al anterior.
Y digo yo: ahora que no hay lideres que la pinten; pensamientos únicos que rijan el mundo, ni recetas mágicas que nos prometan enormes futuros, quizá podríamos quitarnos de encima tanto pesimismo prospectivo que nos rodea.
Estos días suenan a finales de los setenta. Sólo falta que, en cualquier momento, se derrumben los “poperos”, con el mismo estrépito que los banqueros, y aparezcan punks o cosas equivalentes (claro que a lo mejor nos subía el canon la SGAE para nacionalizar pérdidas).
En fin, que os invito lectores y lectoras a que hagamos lo contrario de lo que se hizo en aquellos tiempos: en lugar de dejarle el campo a la Thatcher, podríamos convencernos de que la esperanza no es el opio del pueblo y de que sería posible que en el 2009 tampoco acertaran los de los pronósticos y nos fuera mejor. Feliz periplo.