Statcounter

miércoles, 28 de enero de 2009

Gente en negrita

Si hubiera sido periodista me hubiera gustado escribir una de esas columnas donde se mezcla a toda clase de personal con sus nombres en negrita. Un tipo de escritura donde se puede sacar esa pequeña alma de portero que uno tiene. Hoy, me daré el gusto de escribir una.

El primer inspirador de este escrito es Berlusconi, “Presidente del Milan”, como se dice en el Blog R-ESISTENZA que recomiendo a quienes lean italiano. Dice Berlusconi que los delitos sexuales, para cuya prevención ha movilizado al ejército, no se pueden detener porque hay muchas italianas hermosas.

Mientras este fascista rampante insultaba a sus compatriotas, Andreotti, ese italiano que sólo se desgastaba en la oposición, ha cumplido noventa años. Cosa que requiere felicitación y demuestra que los vínculos mafiosos vienen a ser poco equitativos ya que dan salud a unos mientras amenazan con acortar la vida de otros como Roberto Saviano , director de Gomorra.

Merecerían estar aquí los que nos han llevado a la crisis pero es que me aburren. Si queréis conocer a los culpables primeros, una periodista inglesa ha hecho una primera lista, en la que con poca perspicacia no ha incluido a Almunia, Solbes, Sebastián y Corbacho, notables dirigentes de la economía universal.

Sí haré una breve lista de los que vienen a aprovecharse del asunto y a demostrar que la mediocridad asume el liderazgo. Carlos Slim, mejicano cuya renta procede de los pelotazos de los 80 y 90 – inmobiliarios y privatización de la telefonía- financia El New York Times; un ex espía del KGB , Alexander Lebedeb, compra el Evening Standard; los petrodólares se aprestan a comprar equipos de futbol ingleses (desde Abravomich a los dueños del Liverpool buscan comprador).

Por cierto, ya que de ingleses hablamos, hay un tal Mark Thompson, jefe de la BBC, que impide que la televisión emita un anuncio sobre Gaza mientras periodistas gráficos palestinos eran heridos. Claro que esas no son víctimas importantes. La víctima de la semana pasada vive en Barcelona

Laporta, en lugar de disfrutar del éxito sigue animando el victimismo: acusa a las instituciones de financiar la desestabilización blaugrana. Florentino, el supuesto muñidor, espera que las masas acudan a su domicilio a nombrarlo Papa, por lo menos. Y ya que de futbol escribo, el domingo descubrí que la oreja de Raúl camina hacia la leyenda y que Valerón sigue escribiendo versos de césped.

Cosas ambas, oreja y arte, que no pueden comprar los petrodólares. Gente ésta que me tienta al boicot aunque me reprimiré, porque ya boicoteé ayer, y no puede uno hacer temblar al capitalismo todos los días.

Aunque me temo que hay un boicot al que renunciar. Hace un tiempo castigué a Katie Winslet. Entenderéis que si no levanto mi boicot le darán el Oscar a Pe, arriesgada circunstancia de la que no puedo ser cómplice, aunque Sebastíán me riña por no hacer de paleto y no consumir español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario