Statcounter

lunes, 28 de febrero de 2011

¿La culpa es del petróleo libio?

De entrada, un consejillo: no protestéis mucho que, en cuento caigan en la cuenta, os devolverán la velocidad y os aumentarán los impuestos.

¿Justifican las convulsiones árabes la evolución de los pecios del petróleo? Veamos: resulta que Bharein, Maruecos, Jordania, Túnez, Yemen y Egipto no tienen campos petrolíferos importantes ¿Será Libia la causante del desmadre en el mercado?

Pues tampoco lo parece. Libia es, según las estadísticas que he mirado, el 18 productor mundial: 1 millón y medio de barriles al día, de un total de 85 millones. Lo único relevante de las cifras es que la ciudadanía Libia no ve un dólar de este petróleo.

La cosa es que los mayores productores son Rusia y Arabia Saudí (el 25% del petróleo mundial) donde no se conocen inestabilidades que justifiquen la evolución del precio.

Arabia Saudí y Abu Dhabi han anunciado que cubrirán la pérdida de producción Libia y la Banca europea y China ya han anunciado que evitarán una crisis de deuda pública en la región. Los saudíes han iniciado políticas de reformas económicas y políticas teniendo en cuenta que su población trabajadora es emigrante en un 25%. La estabilidad de Arabia Saudí sería, cierto , un problema de mercado; la Libia no.

¿Por qué una subida del 20% del precio del petróleo?

Especulación al hilo de las dramáticas y dramatizadas imágenes de televisión, pero no sólo Las materias primas, no sólo la energía, también las minerales y algunos alimentos, han subido desde hace tiempo debido a la reacción frente a la crisis de algunos segmentos de los mercados financieros.

La inversión en materias primas y petróleos es una inversión refugio ante la pérdida de valor de los bonos, las deudas soberanas, el sector inmobiliario, etcétera. O sea, que nos han fastidiado la vida antes y nos la fastidian ahora con subidas irracionales de precios.

La ingeniería financiera, los mercados de futuros, juegan un papel fundamental en esta elevación de precios. Los inversores necesitan que el precio suba para hacer su inversión más rentable. Los costes financieros de un barril de petróleo en el futuro superan en un 30% el valor de su coste real. O sea, que ya se sabe quien gana y quien hace subir el precio.

Menos milongas árabes que no cuelan. Eso si; andad despacito en las carreteras que es más fácil poneros una multita que meterse con los mercados. Por cierto; si la medida de ahorro es cierta, el estado dejará de ingresar alrededor de los 800 millones de euros de impuestos; o sea, la mitad del ahorro.

Así que, como os decía arriba, no protestéis mucho que, en cuento caigan en la cuenta, os devolverán la velocidad y os aumentarán los impuestos.

Naturalmente, dejarse llevar por el lobby eléctrico y dejar de subvencionar las renovables no tiene nada que ver con esto, faltaría más, siempre incordiando contra el gran prócer y mi Ministro de Industria favorito.

domingo, 27 de febrero de 2011

Suprimiendo marcas en el Facebook.

Creía que solo me pasaba a mí. Pues no; dice un estudio de Exact Target, expertos en la cosa de las redes y las empresas, que la gente ha abandonado a las marcas en Facebook y Twitter. Según un informe que me he leído por curiosidad profesional, el 81% de los usuarios han suprimido mensajes de una marca en su muro; el 71% son mas bien reticentes a darles su dirección a estas marcas.

El personal responde, más o menos, así a las estrategias de las marcas: el exceso de visibilidad se castiga borrando las marcas como amigos; sólo reducciones de precios y ofertas motivan algo; no hay contenidos de calidad.

Y a mi me parece que mucho estudio sobre el tema no hacía falta. La calidad de las conversaciones con las marcas es dudosa. Por calidad se entiende las conversaciones que, por utilizar expresiones empresariales, crean valor añadido. Desde el punto de vista del usuario o podemos influir en el comportamiento de las marcas (que muchas veces es deplorable) o todo nos parecerá spam.

La pertinencia no son mensajes publicitarios sino atender necesidades. Y en ese sentido las marcas son un poco impertinentes. Da la impresión de que las marcas no han escuchado a Brassens o Paco Ibáñez: la reputación no es como uno se ve o lo que uno hace sino como te ven los demás.

Por eso una relación que se inicie con la promesa de un precio bajo no ira muy lejos. La red ha sido asumida como terreno de intercambio no como un canal para distribuir mensajes publicitarios. Por eso la publicidad tradicional no funciona en los medios sociales.

Una presencia duradera debe apoyarse en contenidos. Ese es el secreto que las marcas no acaban, al parecer, de pillar. Dicen que la nueva estructura de páginas de Facebook y algunas aplicaciones han acudido en ayuda de su uso comercial, como las de esas historias esponsorizadas de las que ya están disponibles en Estados Unidos,

Casi todos hemos dicho en algún momento que los medios sociales no responden a las mismas reglas y comportamientos que los medios tradicionales sobre todo porque la gente en ellos atiende a interacciones sociales distintas.

Facebook ha identificado 32 formas distintas de utilizar facebook para los negocios. Intuyo que los consumidores nos las sabemos y hemos decidido “desamigarnos” con rapidez.

domingo, 20 de febrero de 2011

“Loqui, a tope de pagüer” o algo parecido

Si necesitas traducción pídela a la cadena que aspira, según su jefe, al monopolio de las ideas progresistas. Miedo me da que algunas de mis ideas las monopolice el Consejero Delegado de la Sexta y, más aún, que alguien pretenda monopolizar ideas, pero es lo que hay.

Pues “a tope de pagüer” anda el jefe de la TV de izquierdas (según autoproclamación del citado pope) enalteciendo la causa poligonera y los valores que, hasta ahora, representaba Belen Esteban sin alternativa de izquierdas conocida y eso no podía ser.

Pues eso: como somos de izquierdas, progresistas y populares nos buscamos cuatro chicas de barrio que aspiran a ser princesas aunque, a diferencia de la de Serrat, sin estudiar danza moderna y declamación porque el conocimiento quita tiempo a estar en el mundo de la tele.

Se supone que un “docushow“ es casi un material sociológico, la representación de una parte de la sociedad. La cuestión es que la Sexta ha decidido convertir el retrato en apología a través de sobreactuaciones que convierten el irreflexivo optimismo de las chicas en enaltecimiento de un pobre comportamiento de masas, Los que protestamos (es la segunda parte del guión) es por puro esnobismo y porque no conocemos como es el pueblo en realidad.

La realidad de la Sexta un día era la de las señoras que sólo gastan; la de hoy va desde las patadas al lenguaje a la promoción de la incultura . Como ha declarado una de ellas : "nunca" se ha leído un libro aunque sí ojea "las revistas del corazón". O sea, manual de la verdad verdadera y de lo trascendente, base, al parecer, de las ideas de izquierda que pretende impulsar el jefe de la Sexta.

La cuestión es que la vida de la mayoría de las chicas jóvenes, que saben hablar, escribir, contabilidad, comunicación, etcétera, no produce audiencia.

Ser una chica con formación, que busca trabajo, que encuentra un trabajo por debajo de su cualificación y con un salario miserable no es un retrato que merezca ser expuesto en la cadena que monopoliza las ideas progresistas. Quizá para que no veamos en que han convertido los progresistas que gobiernan a la generación mejor formada a la que ahora se le ofrece emigrar a Alemania o a Francia, como hicieran sus abuelos y abuelas. Progresando que se dice porque la izquierda siempre ha dicho que hay que ver mundo.

Se me ocurre una propuesta de "docushow" progresista para cuando acaben las diez semanas de castigo poligonero: ¿qué tal uno que se titule cajeras españolas en Eurodisney?

Hay que construir princesas populares, de masas, no como las otras. A base de no leer un libro, destrozar el lenguaje y no proyectar otro futuro que el histrionismo.

Es lo progresista: ya les vale

sábado, 19 de febrero de 2011

Atención al usuario en Arganda: modelo ARGABUS

Dice el Sr, Alcalde que aquí en Arganda estamos fetén de servicios de calidad. Vamos que nos quejamos de vicio. Sin ir más lejos, esta pasada madrugada he experimentado el nivel de calidad del Servicio de atención al cliente de ARGABUS: Tomen nota y hagan “bechmarking”; copien de los maestros.

Al caso: una amiga nos visita, se toman unas copitas y hay que saber a que hora pasa el autobús. Aquí empieza la historia (hay testigos y grabación):

1.20: Yo: llamada al 11888. ¿me pone con Argabus en Arganda, por favor?
11888: Le paso. Un minuto de espera
Argabus: SI
Yo: estamos en el Zoco, ¿ favor, por a qué hora pasa el próximo autobús?
Argabus: a las 2.25
YO: Pero falta una hora, donde (me interrumpe, iba a decir yo que por donde andaba el autobús para llevar en coche a la parada a nuestra amiga)
Argabus: Oye, date prisa que tengo servicio (a gritos)
Yo: Perdone pero... Me corta.

Hay que persistir, así que vuelvo a llamar.

1.25: Llamada al 11888, ¿me pone con Argabus en Arganda, por favor?
18888: Le paso. Se oye la frase: su llamada será la próxima en ser atendida. Pasan Tres minutos
Argabus: Si (continua el mal tono)
Yo: Estoy en el Zoco y.... me cortan

Por intentarlo que no sea

1.29: Llamada al 11888, ¿me pone con Argabus en Arganda, por favor?
11888: Le paso. Se oye la frase: su llamada será la próxima en ser atendida. Pasan Tres minutos ...y no cogen el Teléfono.

Conclusión: a Madrid en coche.

Magnifico trato, empatía con el cliente, servicio magnífico. Arganda marca de calidad como bien dice el Sr. Alcalde. O sea, un lujo de servicio.

viernes, 18 de febrero de 2011

¿Alquilar un piso dice Usted?

Pero estimadísimo joven: para que quiere Usted alquilar un piso con su chica o chico, con lo bien que se vive con papá o mamá, sin preocuparse de pagar, aguantar propietarios y todo el papeleo este que nos hemos inventado en la Comunidad de Madrid para quedar bien y que Usted no tenga piso.

Porque aquí en la Comunidad de Madrid se defiende a los propietarios y no a cualquiera que venga diciendo que quiere vivienda. Mire usted lo mal que lo están pasando los banqueros, pobrecitos, por dejarles comprar piso a los pobres. ¿qué quiere Usted que nos pase lo mismo con el alquiler y fundir el capitalismo?

He sabido que una pareja de jóvenes se acercaron el 16 de Febrero al Plan Alquila de la Comunidad de Madrid a solicitar el estudio de solvencia que les permitiría alquilar un piso con todas las de la Ley. Él tiene trabajo fijo; ella un contrato que finaliza el 31 de Diciembre. Las rentas conjuntas para este año superan los 40.000 euros.

El funcionario del Plan alquila (o en su caso personal de empresa privada) se negó a recoger la documentación de los solicitantes. Ello supone de entrada una vulneración de los derechos de los ciudadanos a dirigirse a la Administración, ser escuchados y a recibir respuesta. Pero se comprenderá que en la Comunidad de Madrid no se está para estas tonterías de que se metan papeles por registro, que luego hay que contestarlos y es un agobio.

Pero además, el funcionario (o personal de empresa privada) les informó que negarán la solvencia. INYPSA (uno de los popes es socio de Fernandez Tapia: nada como poner a los amigos a cuidar el corralito), la empresa encargada del asunto, considera que al finalizar el contrato de ella en Diciembre y el contrato de alquiler en Marzo no merece crédito de solvencia, aunque tenga derecho a desempleo. Hasta ahí podríamos llegar que los parados y paradas quieran vivir en viviendas alquiladas, con lo bonitos que la Comunidad tiene los albergues y lo buena que está la sopita de ajo de mamá.

Se niega el funcionario, igualmente, a realizar un estudio de solvencia al muchacho que si tiene contrato fijo. Se niega, por supuesto, a valorar los ingresos conjuntos de la pareja como garantía.

En consecuencia, la garantía ya no es la renta sino la modalidad de contrato. Es conocido que el Plan Alquila es una falacia y se comporta como una simple agencia inmobiliaria. Pero, además, en este caso, se ha producido una vulneración de derechos y un desprecio a los derechos de alquiler de los jóvenes.

Pero es por hacerles un favor. La libertad de elección consiste en que elijan bien; esto es: a vivir con papá y mamá, que vivir en familia es católico total.

sábado, 12 de febrero de 2011

Lucharemos por el cambio de Arabia hasta la ultima gota de sangre...

...del último árabe, naturalmente. A la vieja Europa nos fascinan las revueltas de las antiguas colonias siempre que la cosa quede clara: ellos ponen la sangre y nosotros los periodistas y los ánimos revolucionarios.

De hecho, a la vieja Europa, a la que pertenecemos aunque viajemos en el furgón de cola, nos encanta que todos sean demócratas como nosotros y nosotras. Porque la vieja Europa, que hizo la revolución en el siglo XVIII, la extendió a punta de bayoneta y movió unos adoquines en el 68, a esta vieja Europa que mantiene sus otrora gloriosos muros con un petit Napoleón y una inspectora de finanzas alemana, siempre le han encantado las revueltas fuera de sus fronteras.

Y esta es muy, muy necesaria. Porque, fíjate tú,que indecoroso: una dictadura de más de treinta años sin elecciones, que barbaridad. Nunca, pero nunca, nunca, lo hubiéramos tolerado porque eso sólo pasa en esos sitios tan alejados y distintos a nosotros y nunca pero nunca, nunca, en Europa ni en el furgón de cola esto hubiera pasado, vamos.

Los geoestrategas gastan facturas desorbitadas de teléfonos y los diplomáticos conspiran como si estuvieran ante un reportero de wikileaks. El premio Nobel de la Paz preventivo pone a la encargada del asunto a poner y quitar directivos de los departamentos de ultramar que, después de tanto apoyo geoestratégico, han quedado amortizados. Mejor milicos a cargo del asunto que algún hermano musulmán, viene a decir la diplomacia pacífica preventiva.

Los medios de comunicación profetizan la caída del muro de este siglo. Los directores y caras de las televisiones gastan una pasta gansa en transmitir desde la Plaza de la Liberación, o cuanto más lejos mejor y más exótico, para decir que estuvieron allí para contárnoslo. Las teles nos han dicho que el mundo va a cambiar, los profetas han viajado y una vez más hemos estado donde está la noticia.

Nos gusta, nos gusta que la gente se enfrente al poder cuando están a miles de kilómetros de nosotros porque nosotros tenemos lo que deseamos y no necesitamos protestar. Para nada. Y para nada hay que apoyar a tanto árabe traidor que habla de pactos y transiciones; hasta ahí podíamos llegar, hacer pactos después de acabar con una dictadura; eso no se hace nunca, pero nunca, nunca. Que aprendan de la vieja Europa que nunca, pero nunca, nunca ha hecho apaños ni tolerado dictadores.

Tunecinos y Egipcios han cambiado su vida. Ellos, solos, sin apoyos, ayudas, internacionales, diplomacias o cosa parecida. Por eso merecen mi respeto y, por eso, solicito silencio de los que durante treinta años nunca dijeron que lo de Egipto era lo que era.

Ahora, vamos a por Argelia o Yemen. Que divertidas son las revueltas árabes mientras yo no puedo despedir a mi banquero.

martes, 1 de febrero de 2011

Esta vez no, compañero del metal

Mira que he defendido acuerdos, incluso por la defensa de alguno me han partido la cara. Pero esta vez va a ser que no. La clave de este asunto viene a ser, en mi opinión: ¿Quién se beneficia de que yo pierda un 20% de mi pensión? ¿Alguien adquirirá derecho a pensión o mejorará la que tenía? Pues no.

Los trabajadores y trabajadoras españoles son solidarios. De hecho llevan décadas solidarizándose entre ellos mientras se aplazaba una y otra vez la cuestión fiscal española: o sea, la imposición que haga a las rentas más altas y las rentas del capital practicar la solidaridad.

Asunto que naturalmente no se ha negociado tampoco esta vez. Por que "grossen pacten" contra la crisis, si; pactos de moncla bis, si; pero de fiscalidad ni hablamos (por cierto ,que es la única forma de garantizar las pensiones asistenciales y, por cierto también, la contrapartida de los Pactos de la Moncloa fue el IRPF )

En esta ocasión no se avanza en ningún tipo de solidaridad. La pérdida no va en beneficio de otros, que de eso habla el sistema de reparto, sino para pagar déficit: o sea, a la banca, las cajas y demás desaguisados.

Aquí radica lo injusto del asunto. Un recorte a nuestro futuro que no garantiza que sea el último. De hecho, el mensaje que se nos ha lanzado es que si las cosas van mal, habrá más. Las pensiones contributivas se reducen; las asistenciales sin garantía presupuestaria; las privadas de capitalización en barra libre. O sea, que se han desequilibrado los pilares de seguridad social en detrimento de la solidaridad y el reparto.

Estratégicamente tampoco funciona mejor el asunto. Hay un par de generaciones, la de 25 y la de 35, a quienes no parece preocupar las pensiones porque ya han internalizado que se quedan sin ellas. El día que consigan empleo se irán a su banco a firmar un "fondito", que cuando se es joven es barato, les aconsejarán sus padres.

Estas generaciones, por cierto, no son muy adictas al sindicalismo de clase. No han vivido su necesidad ni han tenido ninguna experiencia de utilidad de la cosa, salvo la efímera afiliación para negociar el despido y disponer de abogado.

Así que al desprestigio realmente existente se une lo que se percibe como complicidad en la supresión de un pedazo de futuro que supone la reforma. Siempre habrá sindicatos que resuman la aspiración de justicia cotidiana del personal, pero me temo que con dos generaciones menos.

Esa debilidad de presente y estrategia, me temo, es lo que convierte a la unidad sindical más en cárcel que en fuerza. Ese es el tercer gran mensaje que nos deja la cosa esta de las pensiones. Si no firmamos, se rompe: somos débiles. Comprenderá los compañeros que esa filosofía estratégica no tranquilice mucho al personal que no está para muchas zarandajas de cocina interna

En fin; así andamos. La izquierda política necesitada de refundaciones y la izquierda social necesitada de desburocratizaciones y un poquito de sensibilidad.

En estos tiempos donde la gente debe volver a pensar en marcharse a Alemania, la Coca Cola revive anuncios tipo finales de los 70 y las animadoras de baloncesto resucitan los calentadores de los años 80, todo suena a vuelta atrás.

Nos faltaba oficializar la vuelta atrás de derechos, como en el 85, y aquí esta. Sabed, no obstante, que cuando se toca el porvenir no merece la pena ser correcto. Y me temo que todos aquellos privados de un trozo de futuro reclamarán, mas tarde o más temprano, el pedazo que pierden.

En fin, el asunto es mas amargo que el vino de un exiliado pero esta vez no, compañero del metal.