Statcounter

viernes, 12 de febrero de 2010

Va a ser que tengo gula.

Creía yo, pero es que soy un antiguo, que el acceso democrático al poder era el cometido de cualquier político democrático. Pues no, ahora resulta que es un pecado capital. Gula, sin ir más lejos.

Yo ya me imagino lo que ha pasado. Alguien le ha dicho a la Vicepresidenta que no puede parecer siempre cabreada y con los mismos argumentos. Así que allá va la Señora: contoneo cheli de caderas, brazos casi en jarras y acusación a los conservadores de “gula de poder”.

O sea, que si CiU, como siempre que los sociatas están en apuros, pretende pillar es gula; si Izquierda Unida pretende un giro a la izquierda es gula; naturalmente si la derecha pretende aprovechar la crisis para ganar el poder es gula. Pero, obviamente, si los socialistas quieren conservar el poder es noble empeño.

Ignoro que dijo Soraya para merecer tal cosa, y no me importa mucho. Pero a mi, francamente, el contoneo cheli de caderas con brazos casi en jarras me suena a movimiento de señora de la tercera edad en la verbena que les montan por La Paloma.

Cualquier experto en comunicación no verbal dirá que tal movimiento indica la intención de la Vice de interponer entre la derecha y sus pretensiones un par de ovarios. Un gesto que realizado por un caballero sería tildado de machista pero que en el gobierno de la igualdad y el progreso social sin tacha ni pausa es resistencia antifascista, por lo menos.

Y justo estaba yo con esta reflexión tan profesional y comunicacional cuando he llegado a una conclusión dramática: yo debo tener algo de gula.

A mi lo del poder no me mueve mucho. Pero aspiro a que no se me ponga cara de tonto cuando veo que con el dinero de nuestros impuestos, y los de medio mundo, la banca esta especulando en bolsa. Aspiro a que Pepiño no ponga paranoico a medio país (¿Para cuando un grupo en el “feisbuk” que se llame “quememos al Financial Times y al Economist?). Aspiro a que Zapatero no anuncie pro cuarta vez que estamos a punto de la recuperación, siendo las tres anteriores falsas. Aspiro a que Leire diga algo que signifique algo en castellano. Aspiro…

O sea que tengo gula; es inevitable reconocerlo. Aguantaré con frialdad similar a la de Soraya el contoneo cheli, macarra, machista y casposo de la Vice y nada…renunciaré a que partido alguno aspira al poder…salvo que sea el socialista naturalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario