Statcounter

lunes, 14 de noviembre de 2011

Pregunta electoral (XIV): ¿Sobreviviremos a la semana del susto?

Quincena roja y semana del susto. Rituales sociatas que se cumplen puntualmente. Transcurridos esos obligados y enojosos episodios, los del PSOE siempre retornan al modosito derecheo. @conR de rojo ya se ha dedicado al asunto “largocaballerista” convenientemente. Hoy, empieza la semana del susto.

Rito elemental y simple que tiene dos fases. En la primera, se nos advierte sobre los infinitos males que aquejarán a la patria si vencen los conservadores. En la segunda, que debe coincidir en "prime time" televisivo, se convoca a los votantes de la izquierda a votar a los únicos que, de verdad, de verdad, pueden impedir la victoria reaccionaria, siendo cualquier otro voto inútil como bien es sabido.

El susto de la derecha llenará los mensajes televisivos de los más relevantes próceres junto con algún ataque revolucionario o izquierdista, que las encuestas si que han sido de susto total y hay que ver si pasamos de descalabro a derrota gestionable, que luego tenemos que hacer un Congreso de salvación de la patria, claro, y elección de Secretario General.

Tened en cuenta que el PSOE, nunca, pero nunca, nunca, hizo lo que nosotros y nosotras creemos que ha hecho. Es simplemente una ficción. En esta semana de susto deberemos recordar que la derecha amenaza nuestra vida porque la derecha es la maldad y la política de ZP solo necesidad y responsabilidad.

El nunca quiso hacer lo que hizo; lo hizo para salvarnos que somos unos ingratos. Que deje cinco millones de parados, una inútil reforma laboral, un mercado de trabajo arrasado o nos haya quitado el 20% de nuestra futura pensión son tonterías irrelevantes que solo interesan a la antipatriota derecha.

El inconsciente progresista es sensible a esta jugarreta dialéctica del buen sinvergüenza (porque los sinvergüenzas de verdad están en la derecha). La biografía progre de la mayoría social se remueve cada vez que se piensa en la llegada de los del albatros. Déjenme que les diga que son tonterías nuestras y trucos de trilero para alargar lo inevitable: se tienen que ir y estos no pueden oponerse a lo que defendieron. O sea, que ahora son tan inútiles como oposición que como gobierno.

Les tengo ya escrito lo que decía Tocqueville: “lo único que hacer perder a los hombres el poder es ser indignos de merecerlo”. Pues eso es lo que le pasa a la bancada sociata. Sería bueno que les dejemos por debajo de 110 diputados, en la oposición y que se nos refunden radicalmente hasta volver a ser el partido del pueblo y jubilen a los Consejeros de Gas Natural, por un poner.

La semana del susto, por otra parte, tiene esta vez un objetivo bastante penoso: lograr desesperadamente una derrota dulce. ¿Cómo van a preparar Rubalcaba y los barones un Congreso con el peor resultado de la historia a la vista?

Nada; que para asegurar el porvenir de quienes nos han llevado al desastre nos tienen que asustar. Así que tu mismo y tu misma. O sobrevives a la semana del susto y votas lo que te mereces, o sucumbes y votas miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario