Statcounter

lunes, 5 de diciembre de 2011

El conocimiento te hará revolucionario (?)

@garzon dixit. Como lo de la verdad te hará libre de San Juan pasado por el materialismo dialéctico.

No hay que preocuparse mucho. El nuevo diputado de IU, como yo mismo, tiene estudios económicos. Esto es, pertenecemos a una secta notablemente lúgubre cuya capacidad predictiva es inferior a la del pulpo Paul.

Ha escrito el Diputado que “Si la gente supiera y entendiera el significado de las cuestiones económicas... no habría indignados, sino revolucionarios”. Pues no necesariamente. De hecho, paréceme que la tasa de revolucionarios ha sido más alta cuando el conocimiento económico era menor.

Vengo a discutir el asunto porque empieza a parecerme que esto de la izquierda verdadera empieza a parecer más de ideologismo que de política necesaria, lo que sería un inestimable favor al socialismo en refundación

Tenemos otra cosa en común los que hemos pasado por las facultades de economía y cualquiera de sus ortodoxas o heterodoxas academias: tardamos 15 años en comprender lo que Samuelson, en mi generación, y Mankew, en la de Garzón, tratan de explicar en las primeras páginas de sus manuales: los buenos análisis económicos requieren humildad.

Porque esto de que el conocimiento de los mecanismos económicos es un arma anticapitalista es una exageración fruto de la falta de humildad económica. Lakoff del que alguna vez he hablado aquí tiene un excelente librito sobre la cosa (no pienses en un elefante) que devalúa el valor del predicador económico y político.

Por mucho que uno enfatice la verdad o la muestre a los ciegos, si choca contra los marcos mentales del ciudadano o ciudadana receptor rebotará de tal modo que no solo seguirá ignorante sino que al predicador se le quedara cara de tonto. De lo que se deduce que no se trata de predicar sobre la verdad de la que somos portadores y vanguardia sino de construir una verdad para la mayoría que compatibilice nuestros ideales con sus visiones.

Así que la pregunta es si necesitamos hoy producir revolucionarios preparados para la víspera del derrumbe sistémico o necesitamos producir defensas del estado de bienestar. En política, amigos y amigas míos, acertar en la agenda es tan importante como acertar con el programa.

Vengo a decir que me parece que en tiempos de desorden, del sálvese quien pueda, lo revolucionario es precisamente el orden. Es decir, poner reglas de distribución de renta, de reparto de cargas y recursos, algo que por cierto rechaza la derecha más dispuesta que nunca a pasar renta de pobres a ricos.

Si la estrategia del permanente conflicto de IU es una estrategia del tipo “el ganador se lo lleva todo”, es probable que el Señor Garzón atesore innumerables verdades pero no muchos acólitos, porque el marco mental de la gente quiere, probablemente, en este momento, que no se traspasen las líneas rojas de la protección antes que lanzarse a ganar un nuevo paraíso.

La asesoría de magia de este blog comunica que Dumbledore ha afirmado: “la verdad (el conocimiento) es una cosa terrible y hermosa que debe ser tratada con cuidado”. No se me rían: el materialismo dialéctico tiene algo de pensamiento mágico.








,

No hay comentarios:

Publicar un comentario