Statcounter

lunes, 26 de septiembre de 2011

Definitivamente, son días de apocalipsis.

La Bestia se ha hecho cargo del orbe no cabe duda. Hasta Benedicto desvaría.

Son días en que un Brasileño le riñe a un líder europeo por la cosa económica; los activos de los bancos franceses y alemanes, fortísimos como todo el mundo sabe, tienen mas agujeros periféricos que el gruyer; doscientos ocho años después la tierra amenaza con echar lava en el Hierro; los neutrinos se ponen a correr más que la luz y así sucesivamente, hasta llegar al no va más de lo raro, raro, raro: los socialistas ganan unas elecciones...en Francia.

Conturbados por tan notables sucesos solo faltaba Benedicto para ratificar que las cosas nunca serán como eran: ha convocado a la iglesia, ni más ni menos, “a que se despoje de su riqueza terrenal y del poder político”. Y ha agradecido la “secularización, (para que se quejen los predicadores, toma esa) porque "siempre ha contribuido de manera esencial a su purificación y a su reforma interior" (o sea, a hacer una limpia, vamos).

Que el teólogo se haya puesto de místico benedictino habrá hecho temblar a más de uno. A ver si ahora nos vamos a pasar a la austeridad como cualquier Concejal de Pueblo, se han dicho los padres de la iglesia en los SMS, transmitidos en móviles de última generación y pagados por el Espíritu Santo.

Ya me imagino a Rouco escondiendo las sobras de los milloncejos de la Jornada para por si acaso o preguntándose donde va a trabajar él para evangelizar o cómo va a pagar de su bolsillo las afamadas mochilitas. No; no puede Benedicto hacerle tal felonía a él, reclutador de ovejas y pastor del mayor rebaño que los siglos vieron.

Ahora ya solo nos queda esperar los correspondientes decretos que ordenen a los obispos y al Vaticano las correspondientes desamortizaciones. Nos queda esperar que la Orden y los Legionarios abandonen cátedras, concesiones administrativas, conciertos públicos y consejos, símbolos del poder mundano y la riqueza terrenal y se apresten a pastorear almas con el escueto habito como único recursos.

Esto hay que verlo, hay que verlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario