Statcounter

martes, 30 de diciembre de 2014

Faltaba el “cesarismo”: Garzón lo pone.

Alberto Garzón ha resumido su manual de gestor político: “invita a marcharse a quienes no apoyen su plan”. Fácil de entender.
La generación que quiere pilotar el cambio, cualquier otra no puede como es sabido porque son casta, no ha dejado de hacer propuestas pintorescas que parecen modernísimas de la muerte pero son más añejas que el vino rancio.
Entre las candidaturas en las que el ganador se lo queda todo (el centralismo democrático, vamos) hasta el secretario de política, que es como “el valido” de los Austrias, Alberto Garzón no había podido concurrir, ante la falta de atención pública, al concurso de ideas y, a la primera que un medio nota su presencia, nos ha puesto la que faltaba: el cesarismo.
El “cesarismo” viene a ser la autoridad suprema del jefe, no exenta de algún elemento de violencia, propia de los liderazgos en tiempos de cambio de época. Cosa que debe aceptarse porque el jefe de turno está imbuido de notables y heroicos rasgos, nacidos no de sus condiciones sino de que las mesnadas armadas le han impuesto.

Si a ese heroico liderazgo se añade la condena al disidente al exterior del sistema político, el gulag, y el culto a la personalidad lo venimos llamando estalinismo. Gramsci, siempre sutil pero un poco antiguo – el bueno de Antonio distinguía entre izquierda y derecha - afirmaba que cuando el cesarismo tiene un origen burgués se llama bonapartismo. Ustedes juzgarán a que campo pertenece el Señor Garzón.

El reconocimiento de la pluralidad partidaria, de las corrientes internas, de la diversidad en los órganos de dirección, la normalización de la disidencia, la sustitución por las listas únicas por las proporcionales y un sinfín de iniciativas que las afiliaciones han ido imponiendo desde los ochenta solo son antiguallas.

Lo que mola es la autoridad del jefe piensa el Sr. Garzón. Es, por otra parte, normal que quien alcanzó su condición de diputado, elegido a dedo, sin proceso selectivo participativo, venga a considerar que una vez electo tampoco hacen falta zarandajas plurales de ninguna naturaleza.

Del mismo modo que Pablo Iglesias ha propuesto el bipartidismo sin izquierda, Alberto Garzón propone el partido sin disidencia. Coinciden: nada ni nadie entre el dios y las bases.

Ambas cosas, se diga lo que se diga, más que nuevas suenan a lo más antiguo que se conoce en política pero evitan el engorroso asunto de tener que lidiar con gente que se opone o quiere participar permanentemente, en lugar de aclamar al “cesar” en el foro una vez al trimestre  (los mítines) o cada semana en el circo (las televisiones).

Ya saben, amigos y amigas de la izquierda qué es lo nuevo: o pasan por el tubo o a la puta calle. Hay que reconocer que así evitarían muchas reuniones, piensa el Sr. Garzón.

domingo, 23 de noviembre de 2014

La ética del cinismo ético

No les critico, cómo hacerlo, siendo como son hombres y mujeres todos honrados. Más faltaría, convertirme en portavoz de la derecha y la casta en lugar de seguidor fiel del depositador en paraísos fiscales, el muy estimado Roures.

Por si acaso tenía dudas ya hay quien me amenaza con borrarme de sus feisbuk si me atrevo a dudar de tan honrada ciudadanía, con soltar en las redes la misma mierda que me soltaron hace años o con  perseguirme como intolerable dinosaurio. Pero esto no es amenaza, son razones de gente honrada.

Y, ciertamente, son gente tan honrada que no deseo que se distraigan perdiendo el tiempo que necesitan para hacer estudios de vivienda o asesoría cobrada.

No seré yo quien os excite al motín o la cólera contra tan honrado personal que tan solo ha cometido el error de mostrar que son humanos y normales. Porque normal es la mamandurria universitaria: ya saben, tengo un amiguete cazador de subvención, naturalmente pública, que me paga por hacer que trabajo a seiscientos kilómetros de distancia.

No seré yo, faltaría más, quien agravie a quien no inventó las asociaciones para competir con las consultoras, aprovechando que no pagan impuestos o los miserables salarios de miseria a universitarios ociosos. Ellos y ellas son gente honrada, y esta es práctica universitaria, científica y ética como todo el mundo sabe.

Ellos y ellas, naturalmente, son gente honrada que no se negarían a ir a televisiones que no son de los amigos por evadir la transparencia. No; van a su televisión favorita porque el dueño de esa televisión no tiene propiedades, porque todo lo que tiene es propiedad de empresas; es decir, como los humanos mortales que tenemos nuestras propiedades en manos de los bancos, y si uno tiene casa y coche a nombre de empresas no es por evadir sino por la dureza del turbio capitalismo.

Temo agraviar a honrados hombres y honradas mujeres. Así pues, no diré que enviar militantes a apuntarse a primarias de otros partidos es una felonía. Porque respetar la soberanía de partidos ajenos es vieja cultura del deleznable régimen de la transición, como todo el mundo sabe.

Que en la experiencia política de la democracia occidental fuera la mafia quien se aprovechaba de las listas abiertas de los partidos italianos o que la mafia constructora de Granados interviniera en asuntos de otros partidos, no es comparación sino exceso.
Porque entiendan Ustedes, los seguidores y seguidoras de Podemos, pues ciudadanos y ciudadanas son, tienen derecho a dirigir su partido y el de los demás; son gente honrada.

Los que han consumado esta acción son hombres y mujeres dignos. No quieren Iglesias, Monedero y Errejón que gane su amiga en IU de Madrid. No: quieren disolver IU, porque lo que quiere toda la ciudadanía es un bipartidismo sin izquierda, que si tenemos que pactar con la izquierda, el de los paraísos fiscales no nos dará share televisivo.
No quiero agraviar a candidata que pidió dimisión de alcalde y pide dimisión de madrileños y hoy convierten en errores administrativos su particular cambalache u oculta cambalaches en el sur. No lo haré porque ella ha sido elegida por gente tan honrada.

Ellos y ellas son sensatos y honorables, y no dudo que os darán razones. No tengo ni talento, ni elocuencia, ni mérito que compita con tan honrado personal. Por eso yo trabajé gratis para  coordinadores de la cosa  y Monedero, que si tiene talento, cobro de todos, antes de hacerse ciudadano honrado.

Solo animo, a quien dude de la ética del ético cinismo, a que no teman a las falsas denuncias en los medios, que pierdan el miedo a la susurrante amenaza esa de cómo sigas por ahí te acusaré de esto o aquello.

Solo animo a aquellos honestos y honestas militantes que ven invadido su partido por afiliados y afiliadas de esta gente tan honrada que resistan, griten en plazas y cenáculos quienes son los honrados y honradas de otros partidos que vienen a violentar su partido, disfrazados de honrados y honradas simpatizantes.

Yo no tengo partido, pero no dudaré en denunciar a los que cargados de ético cinismo se apuntan a las primarias de otro partido para corromper una idea que algunos propusimos hace veintidós años y que negaron los que hoy apoyan a esta gente tan honrada.

Hablo llanamente y no os digo sino lo que todos conocéis, pobres, pobres bocas mudas,












martes, 11 de noviembre de 2014

Las disoluciones y el muro del cinismo

Hace 25 años, es que soy mayor, compartía con Julio Anguita, que es más mayor, rueda de prensa. Andábamos algo preocupados por el asunto del muro derruido. Julio, líder de IU y del PCE, declaró: “no hay piedras españolas en ese muro”. 
 
Vale; sabíamos que algunos afiliados habían sido del KGB; que alguno más anduvo por ahí en la guerra antifascista y, sobre todo, que los de nuestra casa callaron hasta el 68 ante notables desmanes.

Pero Julio, esté o estuviera de acuerdo o no con él, era un líder y su declaración era una muestra de respeto hacia quienes habiendo luchado y muerto por la democracia, aquellos traidores que hicieron la transición, no habían tenido tiempo de construir el muro de las narices. Dos años después debatiríamos si debía disolverse el PCE para que IU fuera un partido completo y sin tutelas. Lo cierto es que, a pesar del muro y su bienvenida caída, en IU conseguimos, permítaseme solo una vez usar el plural, aumentar escaños.

Hoy, el muro que se derrumba es el de la corrupción política que se construyó sobre la usura y el pelotazo inmobiliario. Al igual que algunos comunistas guardaron silencio ante el muro de acero, hay un comunista, por cierto muy comunista verdadero siempre, y medio, menos verdadero, que en la Comunidad de Madrid se han dejado llevar por Cajas y Cofelys. Uno y medio, qué escándalo.

¿Habrán los jefes de IU y del PCE defendido un mínimo respeto a los conmilitones que han luchado honestamente en tiempos de pelotazo? Por supuesto que…no. Los mandones de ahora han pedido la dimisión de los que han sido y son Coordinadores de IU Madrid por la afiliación elegidos y alguna que otra disolución.

Esa es, amigos y amigas la diferencia entre líderes y compulsivos buscadores de votos o aspirantes a herederos del estanco. Déjenme decir, desde la distancia (política, ideológica o personal) que esa es la diferencia entre Julio y los de la disolución de la izquierda en manos del primero que les garantice escaños.

Y cuando uno escucha el impulso ético de tan renombrados líderes, alguno procedente del ético sur, se pregunta: ¿En serio? ¿Serán conscientes de su propia historia, de las acciones que sanearon las sedes que les cobijan y las ayudas con la que construían alternativas? El que suscribe, que recuerda los días en que el comunismo pasaba por Zaragoza, opina que no.

El Secretario General del partido comunista occidental más antiguo entre los que no se presentan a las elecciones da un poco de vergüenza. El líder comunista, los jóvenes comunistas y los corifeos solo quieren una cosa: que IU se disuelva y permanezca el PCE que no se presenta a las elecciones. Veinticinco años después vuelve el muro, amigos y amigas: el muro del cinismo.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Es la liberalización, háganme caso: es la liberalización

Es la casta, dicen unos que están de moda; es el régimen, dicen en las tertulias las amigas de los unos. Es la política, dice la extrema derecha tan tertuliana como enardecida. Es la institucionalización, dicen otros. Es la degeneración que impuso la " Espe", afirman quienes en campaña ya andan. Es la transición y la monarquía, dicen los más radicales. Es el exceso de leyes, dicen los más liberales...los políticos y las políticas, se ponen de acuerdo unos y otros, que se aprestan a ser políticos en lugar de los políticos.

Pero no escucharán Ustedes ni en estos, ni en los medios de comunicación una cita al origen de corrupciones y corruptelas que anegan de porquería nuestra vida diaria. Nadie, solo algún diletante como el que les escribe les dirá: es la liberalización.

Y sin embargo, observen: el contrato directo, el todo suelo edificable, el contrato roto en decenas de contratos pequeños, la adjudicación sin publicidad, la expulsión de las comisiones de contratación, la atribución, a dedo, de lo que era público por gestores privados ...y un etcétera más largo que una arenga cabreada de Monedero, es lo que ha producido corrupción.

Es decir, hablemos de liberalización y desregulación. Eso de lo que los medios no pueden hablar porque hicieron cadenas y grupos con liberalizados, a dedo y por interés general, espectros. Porque los medios y tertulianos han vivido del beneficio clientelar. Porque los opinantes han vivido de las malas prácticas de mecenazgo.

La colusión público - privada en daño de la ciudadanía no es citada por tertulianos escandalizados, extrema derecha enervada o nuevos radicales. Matemos a la política y no citemos la desregulación, que no está claro que el pueblo, que no es derechas ni de izquierdas, sino central, sepa de que va el asunto.

Ha sido la desregulación, a través de sociedades, de contratos liberalizados, de reducción de la regulación o de reguladores opacos, lo que ha permitido las prácticas que juez a juez, y no de salvador de la patria en salvador de la patria, o medio a medio, vamos descubriendo.

Lo que gusta es que el personal vaya a la cárcel (que vaya el que le toque, faltaría más) pero de afirmar que la cosa ha sido la huída del derecho administrativo, de la regulación, ni hablemos que la gente entiende que eso es cosa de políticos y da pereza explicarlo.

Que sí. Que mucha auditoría de la deuda; que mucho investigar contratos. Ahora, que la deuda y los contratos raros proceden de la privatización es cosa compleja e inconveniente de explicar, dicen los asesores. Que mucha ley para la ética; que mucho gobierno de funcionarios y así sucesivamente...pero de recuperar regulación ni hablamos que suena a política.

No defenderé aquí una irrupción salvaje del sector público en nuestra vida. Pero diré que lo que es del común, ha de ser regulado por quien representa al común, que no son las asambleas, los funcionarios o los medios sino las instituciones democráticas.

O sea, que no es el régimen, que es la ausencia del derecho administrativo. Que es la liberalización y no la casta. Que es la desregulación y no la política.

Pero claro, esto no cabe en un tuit ni en una tertulia.

Háganme caso: es la liberalización y han pillado a los de la liberalización, con bandera azul o roja.

 

 

 

martes, 21 de octubre de 2014

Bipartidismo…pero sin izquierda

Ya va estando claro, el cielo se lo han quedado los poderosos y lo asaltarán los del pueblo, ahora centrista.

O sea, otra vez bipartidismo, eso sí con una izquierda marginal o inexistente a la que si no se le amenaza con la cárcel, se le amenaza con el rustidito de las tertulias televisivas o la descalificación tuitera que acojona, como bien aprendió la oposición a Chaves.

Nada de pluralidad como alternativa al muro bipartidista. Eso es cosa de los antiguos que piensan en izquierda y derecha, viejas categorías hoy sustituidas por lo popular y antipolítico, extraordinaria categoría donde se dan la mano viejos fascistas y airados anticapitalistas. Es lo que hay.

La podredumbre que emerge anega todo menos a la política del tuiter y la tertulia. Porque estos jóvenes de cincuenta años de la tertulia, que se han pasado cobrando de la casta asesorada durante décadas, no tienen nada que ver, o esos jóvenes tuiteros que llevan desde los 15 años de cargo público tampoco tienen nada que ver con el sistema.

Entronizado, en consecuencia, el cinismo, asaltaremos el cielo con un simple petardo, naturalmente virtual, del Potemkin, con los socialtraidores huyendo de la cárcel del miedo al insulto en el tuiter o la tertulia, mientras las masas conquistan palacios vacíos y los que no consensuan nunca, pero nunca, nunca, negocian con un par de empresarios de la comunicación el ajuste gradual del programa electoral.

Y la izquierda atemorizada desaparece del campo, con sus mediaciones, asambleas donde se votaba y comités que le cortaban el paso a los líderes, faltaría más.

Felipe González y Anguita lo intentaron: una relación directa entre líder y bases, sin ejecutivos, secretariados o comités, para poder pasar a cuchillo mediático a cualquier que se atreviera a decir no.

Serán sus herederos quienes lo logren. Un líder y un tuiter a las bases y toda la metodología social o histórica para producir idea e ideología al baúl de la memoria. Claro que no es necesario tener ideas ni ideología, es el líder quien la tiene. 
 
Quedarán implantadas las desbloqueadas y abiertas listas, esas que se enseñorearon de Italia, donde ganaban los que salían en las teles y les pagaba la campaña la mafia, que no crean Ustedes que las listas abiertas es moderno invento. 
 
Liquidadas los votos de la afiliación para hacer candidaturas, no necesitaremos afiliaciones ni partidos políticos porque lider y bases es lo que necesitamos y no mamandurrias políticas de esas.
 
El modelo ha quedado claro: expropiados y expropiadores; asaltantes y  asaltados. No es Syriza, con una miríada de izquierdas currando. Es Italia, entre derecha y centro derecha y, si acaso, algún payaso marginal.

No es destrozar el bipartidismo, es crear el nuevo pero sin izquierda. Son ellos, ni de derechas ni de izquierdas, los atrapalotodo, los que quieren ser el centro, los que se encargarán de todo. Primero meterán en la cárcel del miedo a las izquierdas y, luego, ya veremos que hacemos con las derechas.

lunes, 13 de octubre de 2014

Sus bisabuelos si se sabían sufrir y no ustedes.

Blandos y blandas: eso es lo que Ustedes son. Siempre quejándose y corriendo a la farmacia a buscar un ansiolítico. Por favor, vaya pandilla de quejicas. Y no como sus bisabuelos, creciendo en la guerra como dios manda.

No lo digo yo, ni su bisabuelo ni uno de esos libros de autoayuda que firmaba Luis Aragonés para ayudar a algún futbolista que veía amenazada su adocenada vida por la sombra de algún negro. No; el reproche es de la Presidenta de la Sociedad de Psiquiatría de Madrid.

La señora se preocupa de nuestras debilidades y ha encontrado la razón de las mismas: “crecer con bienestar nos ha hecho menos resistentes”. Dicho lo cual, se debió ir a la Asociación a preparar algún viaje organizado a algún país con ébola, por un poner.

Desde que Bismarck implanto la seguridad social y, más aún, desde que los infamen sindicatos imaginaran todos los subsidios, sinecuras y mamandurrias que han permitido a los hijos e hijas de los trabajadores crecer con bienestar, no ha faltado quien nos avisara de que tal cosa nos conducía al desastre.

Economistas brillantes, y no menos brillantes políticos tipo fascista, ya avisaban que nada para la gloria de la patria y la fortaleza del carácter como hombres en las trincheras y mujeres amamantando hijos en sus casas. Esos eran los buenos, los que no tomaban fármacos ni sufrían ya que, al fin y al cabo, sobrevivir era su objetivo.

Por eso la eficiente señora recuerda como quien (es) “afrontó la guerra civil y la posguerra eran más esforzados”. Por supuesto, ni las madres encerradas en su casa, educando hijos estaban empastilladas, ni los esforzados hombres de antaño iban a pedir un Lexatin. Eso es cosa de cobardes, como ustedes, que ignoran que “el sufrimiento forma parte de la vida”.

Hay sufrir para madurar; la letra con sangre entra; parirás con dolor y todas esas cosas que durante años hemos oído y que ahora una brillante científica nos recuerda.

Sepan Ustedes que si se indignan por una crisis de nada, su indignación les conducirá al miedo, este a la ira, la ira al odio y este al sufrimiento (ya lo ecía Joda en Satrs Wars). Y acabarán en el siquiatra o convirtiéndose en asesinos múltiples o seres violentos como esos que salen en las afamadas novelas nórdicas, propias del paraíso del estado del bienestar.

Cuando uno preside cosas como una Sociedad Psiquiátrica debe decir cosas como esta para salir en el faro y guía de occidente. Quiero decir que sigan Ustedes peleando por que sus hijos, hijas, nietas y nietos crezcan en bienestar: siempre será mejor pagar un ansiolítico que una posguerra, digo yo.

miércoles, 8 de octubre de 2014

El escandaloso caso del perro sacrificado

Un perro sacrificado es un escándalo; 3.500 africanos y africanas muertos por ébola son, simplemente, una estadística. Es lo que hay.

El mismo periódico que hoy encontraba al experto que defiende dejar vivir al perro, olvido el pasado sábado que 121 personas habían muerto en un día en Sierra Leona.

Excalibur, el perro, puede a estas horas estar muerto. O quizá, siguiendo consejo experto, permanezca enjaulado de por vida, sufriendo pruebas médicas. Porque es mejor animal enjaulado a modo de cobaya que sacrificado como todo buen experto, y no canallesco juez de primera instancia, sabe.

Un escándalo, créanme. Un ejercicio de poder más de la casta y la caspa que ya no solo vulnera los derechos humanos sino el de los animales.

A ver si nos entendemos. Esto del ébola es como lo de la fórmula 1. Quiero decir que mientras el resto de Europa necesitó 40 años para conocer bien lo que era un motor de carreras de esos, nosotros, ingeniosos e ingeniosas españoles y españolas, con un periodista y un piloto nos hicimos expertos en 24 horas.

Pues con el ébola lo mismo. Un par de horas en Google y dos citas de expertos de extraña universidad (breves, eso sí que no estamos pa perder el tiempo) han sido suficientes para que todos sepamos lo sustancial.

Y lo sustancial es que todo es un desastre y que moriremos a miles, porque no hay que alarmar a nadie pero los expertos lo dicen.

Esa eximia profesional que sintiéndose contagiada se fue a una oposición con 27.000 personas; esos profesionales que manejan las urgencias y los protocolos; esos profesionales que gestionan hospitales y servicios de alerta, todos ellos y ellas son grandes funcionarios como los que pueblan la patria. La culpa no será de funcionario alguno; no señor, la culpa es de los chorizos de la casta, faltaría más.

No importa que tanto listo y lista que hoy da lecciones en todos los medios no haya impedido que cerca de 4000 hombres y mujeres de África hayan muerto o que llevemos cuatro décadas sin respuesta a la pandemia. Lo que importa, por dios, es que alguien de Europa se ha contagiado. Pero, más aún, importa que los chorizos estos que no saben lo que nosotros, nosotras y los grandes funcionarios patrios sabemos: sacrifican al perro. Un escándalo.

El periódico que preguntó a un experto si el perro debe ser sacrificado, nunca encontró un experto en Liberia a quien preguntar por dos mil muertes. Los que se han manifestado en defensa de Excalibur ni siguieran saben donde esta Liberia. Pero esto no es ética o estética eurocéntrica; es conciencia social, faltaría más.

Esto anda entre risa de Berlanga y periodismo de estadística goebbeliana. Entre glorioso funcionario pillado en falta y político, naturalmente, chorizo. Por supuesto, que dimita alguien y metan en la cárcel a otros tantos, y gobiernen los funcionarios de nivel A: en Europa ha habido un contagio; intolerable globalización.














jueves, 18 de septiembre de 2014

El pianista del burdel se hace antisistema

Hasta aquí hemos llegado; ha dicho Cebrián. Me voy del sistema.

Toda la vida muñendo relatos inverosímiles para que, ahora, no me hagáis ni caso; los periodistas y las periodistas me ignoren; no pueda pisar la redacción de mi periódico y los capitalistas me racaneen las pelas que se necesitan para pagar la ingente deuda creada por mi magnífica visión global.

Cómo se puede tratar al primer ejecutivo de la editora del faro y guía de Occidente como si fuera un desahuciado cualquiera. Hasta aquí podíamos llegar, panda de corruptos.

Por qué sabido es: quien no abona cuota al medio de Cebrián es un corrupto institucional, un traidor a la democracia. Menos mal que hemos tenido a Botín para aguantar España y PRISA frente a los desalmados que nos han perseguido.

El pianista del burdel ha hecho balance. Ya ha conseguido que la familia que tenía el 70% del negocio solo tenga el 16%. Ya ha conseguido que lo que era capital español sea mexicano. Ya ha conseguido, con adecuado ERE, que desaparezcan los periodistas de antaño.

Es su éxito que en El País los periodistas se paguen como a las señoras (o señores) de la limpieza Éxito es vender digital+ y, en cuanto le dejen, vender canal+. Éxito es que mande un fondo buitre. Éxito es que los representantes de la casta financiera (Caixa, Santander, Telefónica) dirijan la línea editorial del periódico.

Hecho tal magnífico trabajo, liquidado lo que había que hacer, garantizado un salario de banquero y una jubilación de sátrapa, el pianista del burdel ha mirado al tendido, ha puesto cara de hastío y ha dicho: decidle a mi mamá que me marcho del burdel; aquí hay mucho corrupto institucionalizado.

Y viene, de nuevo, a salvar la patria. Él, que lleva años trajinando con el sistema; él, que lleva años chalaneando con la casta desde que él mismo la creó. Él, abandona el barco, minuto antes que las ratas. Los de Podemos escuchan, ha dicho el pianista, tomando su último güisqui en el burdel.

Los de Podemos tendrán que corregir un par de cosas. Qué es eso de una ley para controlar los medios, en plan chavista. Qué es eso de no pagar deudas con lo bien que me ha ido, dice Cebrián, renegociar mi deuda para que pague la familia propietaria, y yo obrero de toda la vida, aumente mi salario.

Cambiado esto, viva el antisistema, dice el pianista del burdel y afirma, en editorial opinión glosada, que la casta existe pero que él nunca, pero nunca, nunca, ha estado ahí.

En el foro de la Nueva Comunicación, el pianista del burdel ha abandonado la casta, la Constitución, el sistema. Y yo me veo en las calles con el pianista y me da pavor.

Y a uno que ha sufrido los efectos de la "cultura Cebrián", estimados y estimadas, le huele a rata que abandona el barco, que quieren que les diga.

Ya sabemos que los Botín, Pedro J, Cebrián y demás están contra el régimen. No se sí esa es mi trinchera, que quieren que les diga.

 

lunes, 15 de septiembre de 2014

Economía, ¿alguna propuesta baja en tonterías?

Mientras Podemos anuncia la compra de los sectores estratégicos de la economía española, al responsable de la cosa en IU, un tal García, le preguntan sobre sus diferencias con el programa de Podemos. El prócer, sin inmutarse señala: la planificación de la economía.
 
O sea, muy tranquilizador viniendo de las dos fuerzas que aspiran a sustituir al bipartidismo. Y seguro que Ustedes y yo tenemos que preguntarnos si, antes de que llegue el paraíso, por Comité Central o reunión de asesores de líder decidido, tenemos algo para el final de mes.
 
Ustedes y yo sabemos que IU nunca ha planificado economía alguna, desde Córdoba a Rivas. Y sabemos que  Podemos no comprara sociedad estratégica alguna. Pero no sabemos que harán con nuestra vida pasado mañana.
 
El programa de Podemos es el programa de IU, con alguna ocurrencia, como la de suprimir la amortización de los balances o que la renta básica sea más alta que el Salario Mínimo. El Programa de IU es como el de Podemos con alguna antigualla, como esa de la planificación o alguna que otra alegría de industria insostenible.
 
No es la primera vez que las fuerzas alternativas se han enfrentado a la necesidad de reconstruir un discurso económico. Ocurrió en el 79, ocurrió tras la obsesión de Boyer y Solchaga por la peseta alemana y la crisis del 93. Se pueden rastrear en las editoriales los esfuerzos por hacer economía privada de folclore y, sobre todo, que no lanzara a la gente a barrancos imposibles.
 
Todas esos esfuerzos se han basado en una idea: en tiempos de crisis, protección y empleo. Y recursos para esos objetivos.
 
Solo comprar la mitad del sector energético del IBEX 35 vale tanto como ingresa el país por IRPF en un año, es una cantidad equivalente a lo que hemos recibido por el rescate bancario español o nos impediría cualquier recuperación de las políticas sociales, por un poner. Si suman ustedes la telefonía, la farmacia y todo lo demás ya me dirán.
 
Sospecho que Podemos e Izquierda Unida tienen un problema similar: no creen ni en el euro ni en la capacidad de la intervención política en la economía para construir lo que necesitamos: nueva política de rentas, nueva política de demanda y reconstrucción de la protección social.
 
Mientras los de la izquierda transformadora y los que no son de derechas ni de izquierdas se ponen a trajinar con propuestas originalísimas, el BCE empieza a sustituir las políticas de austeridad, con bastante sesgo: ayudar, una vez más, a la banca y al endeudamiento de grandes empresas.  O sea, que mientras nos despistamos con ocurrencias otros trajinan con realidades.
 
La cosa, me parece a mi, es que necesitamos un programa de economía bajo en tonterías: esto es, que ayude a la gente y no la confunda; utilice los recursos de que disponemos y no fabule, constituya una red de apoyo mientras llega el paraíso y cree empleo de calidad en sectores menos volátiles y con más productividad que los servicios.
 
O sea, hay que gobernar: más BOE y menos nacionalizaciones, háganme caso.


jueves, 11 de septiembre de 2014

El Cholo y los vientos del pueblo

 
Dijo el Cholo: “Somos el equipo del pueblo”. Y se acabó el debate; torció el gesto a modo de Monedero y no se puso la Kipá porque no la tenía a mano. Ni más, ni menos: lo ha decidido el profeta. Es lo que se lleva.
 
Y en estos tiempos que corren, los malos habrán de ser los poderosos y uno del pueblo, popular. Un hermoso cuento; lástima que, como todos los cuentos, sea falso y la pretensión del Cholo más vacía que el programa local de Monedero.
 
Como Ustedes saben, aunque les moleste, los obreros votan al PP. En las barriadas obreras no siempre gana la izquierda y así sucesivamente. Pero, el Cholo, insiste, “somos el equipo del pueblo” y los del otro lado del río son los poderosos. Ni izquierda, ni derecha: los de arriba y los de abajo y el Cholo se ha puesto a “abajarse” que es lo que se lleva ahora. .
 
En estos tiempos de encuestas y sondeos, disponemos de conocimiento preciso del comportamiento de las clases sociales. El pasado mes de Junio, el barómetro del CIS incluyó algunos datos sobre la pasión deportiva y futbolera de los españoles y españolas.
 
Lamentablemente para el Cholo, difícilmente puede ser el entrenador del pueblo ya que solo el 6,1% de los españoles sigue a su equipo, frente al 37,9% que, al parecer, sigue a los ricos del barrio de arriba. El Cholo ha heredado, eso si, una tradición muy de la izquierda del pueblo: nombrarse representante de los vientos populares con una cantidad de voto bastante inapreciable.
 
La opinión del sondeo, segmentada según clases sociales, dice que en la clase alta son más populares el FC Barcelona y, sobre todo, del Atlético de Madrid. En cambio, es entre los obreros no cualificados donde son más abundantes los seguidores de los de las diez copas, escaseando los “cholistas”.
 
De lo que cabe deducir que en el futbol se recrea algo que hemos observado, hace tiempo, en política: no hay relación entre voto y clase social, como no la hay entre pueblo y colores futboleros. Es lo que tiene la demoscopia, siempre te pillan en las tonterías.
 
Eso si, no es descartable que en estos tiempos de clausura de envejecidos conceptos, lo de la clase social sea una antigualla. Así, será pueblo el propietario, banquero o quartil superior de renta, siempre y cuando Cholo y los profetas, y no la observación social o de clase, lo decida. También es lo que se lleva ahora.
 
A uno no le importa quien es el equipo del pueblo porque el futbol pertenece a su propio universo que poco tiene que ver con el mundo real y si con lo emocional. Uno se identifica porque si, y allá profetas.
 
Ni el Cholo, ni el de la Kipá me sacan del pueblo. Es lo que hay.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

La muerte del banquero

Hoy, se inflamará el cielo: sopla una tibia y tierna brisa de muerto grande. Media España glosará la grandeza del prócer; la otra media recordará la podrida grandeza que se construye sobre el sufrimiento de desahuciados. Unos cuantos recordarán que la biografía se construyó sobre herencia y no sobre el mérito; otros elogiarán el fervor patrio de infartado.
Monedero, que ya se atribuyó la abdicación del Rey, someterá a referéndum en el Twitter si es responsable del infarto del poderoso. González, Aznar, Zapatero y todos los ex, presidirán, junto al ejecutante actual, procesión de elogios y bienvenidas a la heredera. Se podrá decir, de unos y otros, como en el Hamlet: canta(n) mientras abre(n) una fosa.
En lo que a mi respecta, no me gusta la muerte de nadie, compinche o adversario: cada muerte ajena me roba un pedazo de identidad. Entiéndanme, es como un escrache perdido o un cocido no compartido. Sólo reclamo, eso si, que las estrellas también se enciendan por el suicidio del desahuciado, que sus fotos presidan primeras páginas y su vida sea recordada. Si; una especie de socialismo de féretro: uno aspira a no tener que llevarse a la tumba un carné del sindicato.
No les quepa duda: en el almanaque de los banqueros muertos esta no será una fecha menor. Muere el tercer banquero del mundo, en beneficios, que poca cosa no es. Muere, probablemente, el último de los viejos banqueros: el que, contra todos los manuales del capitalismo contemporáneo, fue a la vez presidente, primer ejecutivo y máximo accionista de su banco; el último de la estirpe de banqueros españoles que ponía y quitaba mandamases.
Muere el que transformo una colla de ahorro cántabro en banco universal. Lo que quiere decir que pasó de financiar a la burguesía compradora de la comarca a la modernísima financiarización de la economía.
Asunto este para el que debe uno ser avispado. Habrá que ejercer de grupo de presión para que los gobiernos no enreden y, naturalmente, comprarle activos a escandaloso sobreprecio a un ex ministro de economía (Rato) o perdonar deudas a algunos partidos en el gobierno (Felipe González)
Habrá que colocar siete mil millones a octogenarios pero que el marrón de las preferentes se lo coman las Cajas. Habrá que dar ilegales jubilaciones y remuneraciones a directivos pero lograr que la Agencia Tributaria mire a otro lado. Habrá que quedarse con el Banesto o el Hispano, a precio de ganga, pero decirle al gobierno de turno que es por hacerle un favor a la patria.
Prácticas de buen gobierno, como todo el mundo sabe, a la que se suma una absoluta falta de empatía con los que sufren porque las mejores políticas son las que nos permiten alicatar de oro las cuevas de alibaba y los cuarenta banqueros.
Se ha muerto el banquero, el poderoso, el influyente y los que mandan en la economía española han perdido al mejor de sus representantes. Y uno, al que le puede el materialismo dialéctico, y prefiere la burguesía modernizadora a la de siempre, reconoce que Botín puso una pátina de modernidad a la cutre estrategia de acumulación y endeudamiento de los financieros españoles, hoy salvados por nuestros impuestos o las maniobras de Draghi (no se sabe si a causa de la presión de Monedero)
No encontrarán versiones laicas del fenecido banquero en los medios. Donde no era accionista, condonó o prorrogó infames créditos, o ambas cosas a la vez. Unos y otros, eso sí, en línea editorial, seguirán reclamando que los pobres paguen sus deudas para no pagar ellos las suyas. Mientras el banquero salvaba medios, llevaba al juzgado a unas cuantas pymes y autónomos por algún ICO, con dinero público pagado.
La muerte del banquero no me agrada. Solo confirma lo que ya sabía: todos acabamos en el mismo sitio. Eso si, difiere el tránsito, difiere el tránsito.

martes, 2 de septiembre de 2014

Un poeta cántabro me ha vendido un verso

Hace años, en mi regreso al Madrid de los 80, me molestaban aquellos poetas que se acercaban a mi mesa a declamar un verso. Incluso, al postre, intentaban la venta del poema al precio de la escasa voluntad del violentado comensal. Aquella impertinencia, ajena a la virtud de la tertulia y la discreción, era solo un síntoma de mala educación.

Hoy, empero, camino del Arenal, un poeta me ha vendido unos versos. A precio de un euro. Por supuesto por B, sin IVA para Montoro ni canon para la cueva de los Alibaba y los 40 autores. Un poema pirata, un poema manta como quien dice, robado a la administración de la academia y a la ordenanza municipal.

El poeta no pedía, en realidad, por su poema; tan solo ansiaba adquirir un billete de tren a Santander donde, al parecer, hay familia pensionista que podría patrocinar futuros áureos poemas.

Y no; no lo he visto impertinente, lo confieso: entre espantosas figuras inmóviles, restaurantes robando a turistas foráneos en nombre de la marca España y cantantes examinados por la Botella, el desvalido poeta me ha parecido lo más madrileño del entorno.

Un espécimen a proteger como el ciego Estrella, resumen del mejor Madrid, oscuro, turbio, opaco y esperpéntico, en casi todas las épocas, donde la taberna suministra riego al infausto poeta y el ciudadano o ciudadana se conmueve por su depresiva decadencia.

No era el poema bueno. No sabiendo si hablaba de gaviota marinera o dama rubia, no se sabe, en lógica consecuencia, como afirma Laura, asesora de feminismo de este blog, si es sexismo o cántabra fantasía. Pero, amigos y amigas, expropiado por décadas por prosaicos banqueros quien no entenderá que abone módico euro por un poema.

La cultura en la calle del dorado bienestar de antaño, financiado por Corporación de izquierda naturalmente, ha devenido en esto: en cultura de esquina buscando mercado; en verso vendido como polvo que se trafica acechando al potencial comprador; como susurro de procaz provocación.

Mi poeta agradecido ha vuelto al Arenal, camino de Preciados y pasando por delante de la Casa de Correos, donde anidan los agentes de los que expropian los versos de las bibliotecas. Allí, me dice, buscará "gusanos de mayami" que castellano hablen para vender poemas, compitiendo con la blusa de marca, el reparador bacalao o el billete de ONG vendido a comisión.

Un poeta me ha vendido un verso, editado en octavilla panfletaria, depresivo y añorando sueños eternos. Pero, amigo y amiga, cuando un poeta no sufrió o nos prometió sufrimiento.

No despreciéis estas odas urbanas, aunque malas y deprimentes sean: quien mendiga por versos hoy, mendigará por pan mañana y cuando nosotros vayamos a mendigar no habrá euro que pedir.

Es malo vender versos pero peor, ustedes me entienden, es robar.




jueves, 12 de junio de 2014

Añoro la prensa lenta

Leí una vez un periódico que me contaba lo que había pasado, no lo que iba a pasar.

Una vez, leí un periódico que me explicaba que había sucedido pero no me profetizaba el provenir.

Incluso puedo hablar de un periódico que daba noticias del día anterior y no hablaba del día siguiente.

Una vez, conocí periodistas que hablaban de diputados y diputadas pero no elegían a diputados y diputadas.

Conocí una vez periodistas que contaban las crisis económicas y políticas pero no formaban parte de ellas.

Incluso,puedo hablar de periodistas que no utilizaban sus tres columnas para opinar.

Conocí una vez un columnista que iba a ruedas de prensa.

Una vez, conocí a un columnista que se negaba a vaticinar futuros y solo glosaba pasados.
 
Incluso puedo hablarles de un columnista que se negó a participar en una tertulia porque no conocía el tema.

Una vez, conocí a un director de periódico que respetaba a sus periodistas.

Conocí una vez a un director de periódico que me escuchó durante una hora sin explicarme como era el mundo.

Incluso llegue a conocer a un director de periódico que no quería influir en el Presidente de Gobierno.

Pero claro eran tiempos en lo que todo era más lento. Los periódicos se hacían con noticias; los periodistas investigaban; los columnistas debían reflexionar y los directores elegir las noticias de primera.

Hoy todo debe ser más rápido: los periódicos forman parte del régimen; los periodistas forman parte de la noticia; los columnistas forman parte de la opinión y los directores forman parte del negocio.

Qué quieren que les diga: añoro la prensa lenta.

lunes, 9 de junio de 2014

Pero ¿La izquierda quiere gobernar?

Justo al día siguiente de las europeas, sobre los humeantes rescoldos del bipartidismo, las infinitas izquierdas, donde se incluyen los que no son de izquierdas ni de derechas, decidieron que el fin de la derecha había sido dictaminado.

Cada uno de los respectivos dirigentes tenía la solución adecuada y la respuesta había que darla, como muy tarde, el martes siguiente. Este súbito análisis no solo tenía que ver con la presión de los medios de comunicación, muy interesados en un nuevo rollito político que les saque de su crisis de audiencias, lecturas y de financiación, sino con la necesidad de atar lo que debe ser atado, no fuere que aparecieran múltiples candidatos al puesto de líder.

Mientras Usted y yo pensábamos que, con abstención o a causa de ella, los españoles y españoles nos habíamos dado una alegría a su cuerpo y que, antes de anunciar el fin de cualquier gobierno, convendría recordar lo de la piel del oso o trabajar para hacer posible lo probable e incluso convencer al personal de que hay respuestas, los respectivos dirigentes se han aprestado a comunicarnos que ellos son los líderes que nos convienen.

Unos han decidido renovarse por penúltima vez, recurriendo a los militantes y organizados por barones que ya han elegido proponer liderazgos que no estorben a sus baronías.

Otros, dicen que hay que unirse los lunes, pero no los martes, pero, entodo caso, que se unan los de provincias, porque los líderes no están para unirse con quien el puesto de líder pide.

Los de más allá, que no se sabe si están a la derecha o a la izquierda, encargan que los asesores asesoren un nuevo grupo de asesores que será elegido por internet y no por democráticas votaciones de delegados, propios de viejas castas y más viejas democracias.

¿Con qué programa? ¿Cómo le van a arreglar a Usted la crisis de su Ayuntamiento? ¿Qué impuestos van a subirle? No, amigo y amiga, líder, república y primarias: es la cosa nueva.

Nuestros marcos mentales, es decir, las cosas que Pensamos, eso de llegar a final de mes, la erosión de lo público, la superación de la crisis sin empleo, los niños que deben comer en verano, son antigüallas. Las múltiples izquierdas, o los que no quieren ser de derechas o de izquierdas, nos hablan al margen de nuestras preocupaciones. Así que no se preocupe si Usted no entiende nada.

Mientras ellos ya han ganado, la derecha cuenta y recuenta, busca aliados para completar mayorías y espera que la izquierda siga en el despiste. Una izquierda que renunció a la agenda social en Catalunya; otra que parece querer salirse del euro cada mañana o aquellos que abrazan el nuevo populismo radical siguen despistándose.

Para ganar, la izquierda necesita cambiar, seguramente, formas de hacer. Aunque, quizá, convendría conservar la democracia, construida gracias al movimiento obrero desde el siglo XIX y que, por cierto, siempre temió esos hiperliderazgos que construyen desiertos entre el líder y los pueblos. Claro que es sabido que el movimiento obrero pertenece a antiguas castas a hacer desaparecer.

Formas habrán de cambiarse pero conviene que la izquierda se dirija a nuestros marcos mentales para que les entendamos. Sacrificios si, movilizaciones, también, pero, por favor, un programita creíble para mejorar nuestra vida y saber quien pagará el cambio de nuestra vida. Vamos, algunas ideas para saber si somos de izquierdas o derechas.

Ese es en todas las izquierdas, incluso en los que no quieren decirnos si son de izquierdas o de derechas, su problema de comunicación. No es que falten recursos, medios o palabras: faltan ideas. Lakoff tiene un precioso librito del que alguna vez les he hablado aquí (no pienses en un elefante) que devalúa el valor del predicador económico y político.

Por mucho que los líderes enfaticen la verdad o la muestren a los ciegos, si choca contra los marcos mentales del ciudadano o ciudadana receptor rebotará de tal modo que no solo seguirá ignorante sino que al predicador se le quedara cara de tonto.

Como un líder no puede tener cara de tonto, hemos descubierto la vía paranoide para tener siempre la razón: unos han descubierto que votar les puede hacer perder el puesto de asesor de los asesores. Otros, descubren que los medios les odian y aman a los submarinos socialdemócratas. Otros, se lo reprochan al pensamiento conservador.

Así el poder habrá de mantenerse por distintas vías según la técnica paranoide elegida: primarias para los demás, listas bloqueadas para mí; primarias con simpatizantes para quitar de en medio concejales o primarias con militantes para que lo administren los secretarios de organización, aunque ahora quizá los llamen asesores. Porque, amigos y amigas, la lucha de clases son las primarias.

Yo creía que se trataba de ganar; pero no: líder, república y primarias es lo que se lleva ahora.

 

 

lunes, 26 de mayo de 2014

La Europa que da miedo y los súbitos análisis.

Los europeos y las europeas cada cinco años nos damos una alegría. Con abstención, o a causa de ella, tocamos las narices. Eso si; cuando se trate de nuestro gobierno, sea provincial o local, ya volvemos al redil y votamos como manda el coco.

Esta vez, arrasados por la austeridad de conservadores y socialistas de la penúltima vía, no hemos dado, con la honrosa excepción griega, en votar a quién gestionar pueda mundos alternativos sino que hemos alentado populismo de todo tipo.

Los más importantes de ellos, los que ahora llaman populismo euroescéptico y que no es otra cosa que resucitar los viejos fantasmas del nacionalismo, el fascismo y la xenofobia. También, anarcoides pulsiónes antipolíticas, naturalmente dirigidas por políticos. Y, por supuesto, algún gritito soberanísta ha caído, que todo aprovecha para el convento.

Y que quieren que les diga, da miedo.

No dan miedo, exactamente, los fascistas electos, que se dedicaran a hacer que los discursos conservadores sean más conservadores y los radicales más radicales, como corresponde con sociedades de clases medias arrasadas.

Da miedo que en el corazón de la Europa republicana o en la democrática Inglaterra, las sociedades se construyan con cuartos de pueblos que aceptan discursos fascistoides.

Da miedo que, en nombre de la hermosa idea de Europa y de nuestra salvación democrática, conservadores y socialistas de la penúltima vía se repartan cargos y políticas para que nada cambie.

Da miedo que un día después nadie hable de ello.

Y da miedo tanto súbito análisis que nos anuncian nuevos mundos para pasado mañana.

El mismo periódico que hace cinco años anunció que una marea magenta nos inundaría, hoy anuncia que estamos a un peldaño de la revolución anti hipotecaria. El mismo medio que lleva meses sosteniendo la insostenible campaña del socialismo de Rubalcaba, publica hoy la quinielas con los evidentes sucesores.

Un político que no es político, faltaría más, y que ha atrapado un diez por ciento, anuncia, entre un Twitter y un estudio de televisión,que ya ha acabado con el PSOE y el PP.

Antes de que la aguerrida militancia lea los documentos electorales y sepa de donde vienen o van los votos, el líder de la izquierda de verdad verdadera, ya ha anunciado que pactará las municipales con quién le privó del diez por ciento al que él aspiraba.

Cosa que pueden ustedes entender porque es más fácil pasarse el día anunciando nuevas constituciones y convergencias que construyendo un programa creíble. También, porque es mejor echarles un pacto a los concejales del futuro no sea que alguien sugiera que, puestos a pactar, pacte su puesto de líder de la izquierda de verdad verdadera.

Los directivos del socialismo de la penúltima vía ya han resuelto las opciones: la cosa es la coalición con el PP, cosa que defiende la línea de los consejeros delegados, o volver a la sociedad, cosa que defiende la línea tuitera, animada desde alguna universidad norteamericana.

Los conservadores también han tomado una súbita decisión: no decidir porque en realidad, ya se lo mirararán.

El caso es que Ustedes y yo le hemos dado un palito al bipartidismo y a la derecha de los que, probablemente, no se recuperarán, pero nos dará igual: los súbitos análisis parecen haber decidido que se mueva todo mucho para que quede todo como está.

Gran fin de semana, menos mal que uno anduvo viendo como ya ataca la saeta que es fuerza y es belleza.

 

 

martes, 20 de mayo de 2014

Los 300 y la cínica forma de sustituir alcaldes

En la anterior entrada di mi opinión sobre los groseros modos de cargarse alcaldes. Hoy les hablaré del cínico modo de sustituirlos.

Para que empecemos a entendernos, hablo de Rivas Vaciamadrid, una Ciudad de aquí al lado, de la que su ciudadanía viene presumiendo, con algún exceso dicho sea de paso, durante años.

Para qué me entiendan, también, les diré que 15.300 ciudadanos y ciudadanas votaron a un Alcalde a quién su formación política se ha cargado. Incluso, los mismos votantes, aceptando la propuesta del partido ganador, afirmaron que preferían cuatro alcaldes antes de quien quiere ser califa en lugar del califa.

Pero, advertido se lo tengo, qué son 15.300 ciudadanos ante los que poseen la verdad, el mango y la sartén: nada, Por eso, convocados por quien quiere ser califa en lugar del califa, trescientos ciudadanos y ciudadanas elegirán en plurales primarias, a las que sólo se presenta el que quiere ser califa en lugar del califa, naturalmente, el nuevo alcalde de la Ciudad.

Enternecedor y democrático asunto. 300 valdrán siempre más que 15.300, porque Usted y yo no tenemos criterio, como todo demócrata verdadero sabe. 300 valen más que 15.300 porque si convocamos a los votantes a las primarias igual no votan a quien deben votar. 300 valen más que 15.300 porque la vanguardia es la vanguardia.

Así pues, hoy, trescientos convocados y convocadas, de los que irán algunos menos me apuesto con Ustedes lo que quieran, sustituirán a 15.300 ciudadanos y ciudadanas y elegirán al que quiere ser califa en lugar del califa.

Esos mismos vendrán la semana próxima a hablarnos de la baja calidad democrática de todos los sitios, excepto del suyo. Predicarán sobre no se qué constituyente o algo parecido y que la democracia está empobrecida y que, mire Usted, que cómo no se hacen primarias abiertas para elegir a los demás ahora que nosotros ya hemos elegido en colectiva mamandurria,

No; no se equivoquen; Ustedes y yo pensamos que es cinismo pero erramos: ellos y ellas, los 300 o casi, conocen la verdad y nosotros y nosotras nos empeñamos en hablar de democracia.

Ustedes y yo no entendemos: la democracia y sus reglas son un cuento chino; la revolución exige que unos pocos se sacrifiquen por nosotros y nosotras, retorciendo las reglas para enseñarnos el camino verdadero.

Esta tarde, el que quiere ser califa en lugar del califa, cual sacerdote en cripta, se habrá dirigido a sus electores y exclamado: ¡ Conmilitones! Cuál es nuestro oficio....¡ UUAAA! Habrán respondido y se irán en internacional procesión a esas termopilas donde la derecha que lleva meses carcajeándose les espera.

Pero no hay inquietud posible. Los 300, la Cámara de cuentas, que ni es Cámara ni cuenta, y el que quiere ser califa en lugar del califa, han sustituido a un Alcalde.

Democracia la de Rivas, faro y guía de Occidente.

 

lunes, 12 de mayo de 2014

El felón deporte de cesar alcaldes

Usted y yo creemos que hay dos formas democráticas, constitucionales y legales de nombrar alcaldes: las elecciones y la moción de censura. Pero eso, amigo o amiga, es porque ustedes y yo somos unos reformistas de pacotilla y,  con toda probabilidad, amparamos los privilegios de la vieja casta, o algo parecido.

No; elegir a un alcalde democráticamente es una cesión burguesa en la que la izquierda de verdad verdadera, no puede caer: es el partido, convocado por quien puede y convertido en vanguardia, quien decide por nosotros y nosotras.

Ni elecciones, ni primarias, ni mociones de censura, ni nada: vanguardia iluminada y los demás a callar.

Aquí al lado, en Rivas Vaciamadrid por un poner, 15.300 votantes decidieron que José Masa era su Alcalde. Tampoco las fuerzas políticas opositoras desean presentar moción de censura. Ni siquiera las comisiones de investigación dirigidas por la oposición han detectado mal alguno.

Pamplinas, por mucho que Usted insista, esos miles de votos no representan nada contra 168 hombres y mujeres de la izquierda verdadera que si saben de verdad lo que pasa y lo entienden. No como Usted o yo, ignorantes de pueblo llano y allanado.

Hay que pedirle la dimisión a este Alcalde, votarle en contra sus propuestas, agotarle hasta que abandone, porque la vanguardia lo ha decidido; y no hay más que hablar.

No importa que quien puede mandar a estos 168 y quiere ser califa en lugar del califa, estuviera de jefe cuando se decidió lo que ahora critica u otras bagatelillas de las que ha informado la prensa. No importa que, enseguida, porque como todo el mundo sabe los principios son para el comienzo, el alcalde elegido por la vanguardia haga lo mismo que hacía el cesado y con menos gracia.

Lo que importa es demostrar quien la tiene más grande; la autoridad, digo.

Como sacerdotes del vaticano que, en nombre de Pedro por supuesto, concedían apartamentos a los próximos, favores a sus mesnadas; manejaban recursos del banco de dios o mataban papas, la vanguardia debe liberarse de los alcaldes que estorban gloriosos futuros para…la vanguardia.

Seamos comprensivos, necesitan tiempo para que le aproveche al convento y hacer clientela. A ver si con la cosa de la democracia, llega el día y el personal no vota al que quiere ser califa en lugar del califa.

Nada, el felón deporte de cambiar alcaldes es lo que se lleva ahora. El partido convertido en estado ataca de nuevo, cambia y pone alcaldes y derrocha políticas, pero es por nosotros y nosotras, que no vemos más allá de los privilegios de la casta política.

miércoles, 2 de abril de 2014

Olviden a sus muertos

Es una orden de @upydarganda, línea joseantoniana, en el pleno municipal, espetada a modo de esperpento fascistoide a la izquierda local. Ha ido acompañada de sesudos argumentos, referencia a Stalin incluida, que haré el favor de ahorrarles.

Debo, en primer lugar, presentarles el trabajo de las joseantonianas populistas en cuestión.

Las de @upydarganda son bien conocidas por hacerle el juego sucio al PP. Sea subir tasas a la ciudadanía, aprobar escandalosos ajustes o ingentes endeudamientos, siempre están dispuestas a apoyar. Todo aprovecha para el convento cuando la demanda municipal más relevante efectuada por el ético y populista partido es un salario más para la cofradía de Rosa Díez. Por lo demás, se presentan mociones de Alcobendas, preocupaciones por los parques de las Rozas y cosas así. No se pongan críticos: un populista no está para trabajar, está para epatar.

Hoy era Pleno Municipal histórico. Histórico porque no se recuerda un pleno en el que el Gobierno Municipal no presente propuesta alguna. Sean comprensivos: estamos intervenidos y el funcionario de hacienda no ha tenido tiempo de supervisar las innumerables propuestas que el Alcalde tiene para la Ciudad, faltaría más.

Así pues, hoy tocaba la memoria, la condena de las fosas comunes, la sensibilidad hacia las familias que no saben donde reposan los restos de los suyos. Y el joseantoniano populismo de @upydarganda se ha visto en la obligación de asumir el reto. Ya se sabe que los del PP de Arganda son unos flojos y que, a la semana que viene, hay que volver a pedir un salario.

Olviden, si, a sus muertos. Es normal que los vencedores arrojen la historia a la basura, como es normal que las víctimas insistan en rescatarla. Para los vencedores, para las vencedoras, el enemigo es la historia; por eso, el olvido nunca descansa. Sepan, no se agobien, que "el error de los que olvidan, lo escribió Antonio Daganzo, es creer que los olvidados harán lo mismo".

Los vencedores, los incultos y los ignorantes siempre están dispuestos a sepultar el sufrimiento de sus pueblos. El ser más feliz es aquel que ignora los sufrimientos de su pueblo. Así se pueden ignorar fosas, guerras, muertes, ajustes,despidos y demás bagatelas que la vida propone.

No importa que a un kilómetro del salón de plenos ocurrieran hechos de horror narrados por Joris Ivens. No importa que Gerda Taro fotografiara para el mundo el puente del dolor (son estalinistas, aunque las fascistoide y populistas ignoran quienes son; nunca leyeron sus libros o vieron sus fotos, ya se sabe).

No importa que milicianos y fascistas, que brigadistas o italianos, sufrieran el espanto de luchar, hermano contra hermano, al lado de lo que es "esa estructura fina de metal, elevada y con aspecto de telaraña" .

Las comillas pertenecen a quien puso a Arganda, dramáticamente, en el mundo, a quien provocó una película que en todo el mundo nos recuerda. Ustedes saben quien es, pero el populismo cateto e ignorante se lo atribuye al estalinismo en lugar de a un Premio Nobel.

En cualquier otra parte, desde el Gulag siberiano al horror de Auschwitz, desde San Petesburgo a las Ardenas, desde las selvas de Vietnam a los campos de Pol Pot, desde Srebrenica a Uganda, los pueblos hacen monumento e historia de su dolor. Aquí, en Arganda, según joseantoniana doctrina populista, nos preocupamos por los parques de...las Rozas.

Olviden a sus muertos les proponen esas fascistas que luego irán a rezar al ilegal monolito, con símbolos del fascio, situado, para sarcasmo y enrojecimiento de la autoridad municipal, en la Plaza de la Constitución, en suelo que no paga IBI ni ningún otro impuesto.

Olviden a sus muertos. Al fin y al cabo, amigos y amigas, hay una diferencia entre vuestros muertos y muertas y estas políticas joseantonianas de @upydarganda: ellas nunca sufrirán ni morirán por sus ideas; no tienen.


 

jueves, 13 de marzo de 2014

Cuando Bono baile flamenco

Estaba la derecha europea eligiendo candidato para la cosa europea, cuando Bono se coló en la fiesta. Todos los Bono que Ustedes conocen se cuelan en todas las fiestas; este era el cantante de U2.

El hombre estuvo ocurrente: que Europa sea una “vecindad”. Y a mí me parece bien. Yo mismo viví mi infancia en una corrala zaragozana, allá en el Portillo, donde además de compartir el olor a sardinas, los vecinos que tenían compartían las sardinas.

Con ese espíritu, Bono se ofrece a cantar flamenco y pide a Merkel que consuma productos españoles. Yo estoy dispuesto a bailar Sirtaki y añadir yogur griego a mi dieta. Una medio familia portuguesa que tengo se ofrece a cantar tarantellas y viajar a Sicilia. Mi familia catalana está en la cosa de ponerse faldita y bailar ceilidh que también es, por ahora, europeo aunque parezca más rural pero es culpa de los extremeños que les expolian, como todo el mundo sabe.

Y mientras Ustedes y yo imaginamos una Europa de vecinos y vecinas se avecina un gran, pero grandísimo, pero grande, grande, debate europeo. Debate donde todo esta claro, se lo anuncio.

La derecha nos propone para la cosa al ex-presidente de un paraíso fiscal. Más claro no puede estar.

El centroizquierda nos propone a un señor alemán, amante de la disciplina fiscal que, siguiendo el rito, se convertirá a la socialdemocracia de la penúltima vía durante veinte días, para luego volver a repartirse escaño con la derecha.

Pasó esta semana por aquí la candidata de los Verdes. Tras reunirse con alguien que va en las listas de IU, se elige con los votos de IU, pero no está en el Grupo de IU, afirmó, en notable coherencia, apoyar que los que quieren decidir, decidan salirse de Europa.

La izquierda de verdad verdadera, tras cumplir el rito quinquenal de poner al de siempre, excluir a los suyos y poner referentes sociales a los que nadie se refiere porque no se conocen, afirma que lo suyo es darle un puñetazo al bipartidismo (hay cartelito al respecto). Cosa que podría decir y, de hecho, dice UPyD, en poco sutil convergencia ideológica.

Al fin y al cabo, la izquierda de verdad verdadera sigue estando en contra de Europa y puede dedicarse a otras cosas. Por eso nos presenta un programa sencillito de entender y muy puesto al día: salud, república y Syriza, que Grecia siempre fue cuna del pensamiento que aquí faltó.

Qué hacer, se pregunta Usted, si es que se lo pregunta. Sencillo: vaya a votar, como casi siempre, con la nariz tapada y vote lo que más le moleste a la Merkel. O sea, cuanto menos alemán y del norte mejor.

¿Qué cuando hablaremos de Europa, me dice? Cuando Bono baile flamenco, naturalmente

lunes, 24 de febrero de 2014

23-F(iccional)

A todos y todas que estábamos en las sedes de nuestros partidos, protegimos documentos y transmitimos las consignas de nuestros dirigentes.

A todos y todas los que asumieron la dirección de nuestros partidos cuando los liderazgos habían sido secuestrados.

A mi padre y a mi madre que escondieron mis papeles y temieron por mi durante horas.

A todos y todas los que en ciudades pequeñas y medianas sufrieron durante horas el hostigamiento del fascismo residual.

A todos y todas aquellos que ni nos fugamos, ni nos escondimos.

A mi amigo Chema Campos, comunista y soldado de reemplazo, que movilizado lloró en la noche valenciana. A todos los soldados de reemplazo que fueron movilizados.

A los periodistas que asumieron con honor su profesión: contar lo que pasó.

A todas las instituciones, y digo todas, que cumplieron con su deber.

A la madre de mi hija recién nacida que la protegió durante el miedo.

Todos y todas sabed que no era teatro. Sabed que aquello nos hizo mejores. Sabed que nadie podrá hacer irrelevante nuestro compromiso.

Pero, sobre todo, sabed y entended el devastador efecto del populismo sobre la historia: su devaluación, su relativismo. Para el populismo, disfrazado de periodismo, no importa la verdad ni el dolor que sostiene el avance de los pueblos: importa el espectáculo.

Por eso, el escenario vacío de la perorata posterior al evento. El que pone el escenario es el dueño del espectáculo: y el espectáculo, es el profeta.

Sabed y entended que la venganza de los que nunca lucharon es devaluar el esfuerzo de los que lo hicieron. Sabed que la nuestra es reivindicar el valor de lo que hicimos.

Anoche, cuando el populista de turno convertía a los políticos de la transición en polichinelas de sus ambiciones y la extrema derecha carcajeaba.

Anoche, cuando los antaños profetas del pacto y la transición, ahora portavoces de la crisis total, le faltaban al respeto a sus compañeros y a si mismos.

Anoche, cuando Jordi Évole descontextualizaba hasta el rídiculo lo que en el fondo era el resumen de décadas de dolor y sufrimiento.

Anoche, vosotros y vosotras supisteis cual es, en verdad el secreto del 23-F: la fuerza de nuestras ideas.

Que os den, Jordi y corifeos. Que os den.

jueves, 20 de febrero de 2014

Los nuevos politólogos y la República de la línea recta.

La izquierda verdadera ya nos había quitado, viejo Bebel, el conflicto izquierda y derecha para ponernos, en escalera leninista, a los de arriba y a los de abajo. Tampoco. Lo siento por Cayo Lara y sus asesores en materia de construcción ideológica refundacional: en estos días, los principios teóricos duran tanto como un tuit de Shakira.

Los nuevos profetas de la izquierda - todavía no hemos hecho primarias para elegir nuevo dios -, convenientemente asesorados por la nueva politología, nos ofrecen novedosas alternativas en el mercado político.

Una posibilidad es sustituir la antigualla esa de la izquierda y la derecha por los de dentro o fuera del sistema. No le den vueltas: si Ustedes son de un sindicato o de un partido de izquierdas de los de siempre es que están dentro de la pomada y no formarán parte de la nueva mayoría que nos llevará al paraíso. Lo que ahora se lleva es ser diputado, con o naturalmente,  para demandar que se queme en hoguera a los diputados y diputadas. No se si me entienden: hay que mover el escalafón para pintarla.

Parece que Robespierre es el alma teórica de la renovación. En eso, razón tienen: nunca hubo tanta revocación y renovación como en el "terror" y la guillotina. O sea; en línea recta y déjense de mamandurrias democráticas propias de la traidora transición. Pero si a Usted le asusta que nos oriente Robespierre en lugar de Montesquieu, tenemos profetas alternativos.

Nada de izquierda o derecha, asevera otra rama de la nueva politología: dictadura o democracia. Es decir, o manda el profeta o todo lo demás es dictadura. Somos de la memoria pero no hay que recordar como eran de verdad los años de plomo de la dictadura. Franco revive cada mañana en cualquier concejal o alcalde que no está dispuesto a hacer un referéndum ilegal sobre la pesca de la merluza amarilla o sobre las dietas de los concejales de barrio, que son buenas o malas dependiendo si está Usted por la dicatadura o por la democracia.

No es esto mas tranquilizador que la guillotina de Robespierre. Porque a los de la izquierda antigua se nos va poniendo cara de “lumpemproletariat”. Véanse los vídeos adecuados. O sea, que se nos puede "apalizar" en cualquier momento.

Entiéndanlo. La nueva politología rechaza los escenarios complejos. Porque la complejidad implica mediaciones, negociación, concertación, incluso, vade retro, cálculo del votante medio. Categorías todas ellas de la izquierda que hemos declarado fenecida. Pero, sobre todo, porque, Ustedes que modernos y modernas son lo entenderán, un escenario complejo no cabe en un tuit.

Se lo tengo advertido. Entre los efectos del derrumbe del estado del bienestar no solo está la desaparición de nuestros derechos; está, también, la desaparición de la concertación, la negociación y el convenio. Todo pasa a ser por la vía directa y el que más chifle capador.

Esa es la lógica de la derecha y a la que ahora se apunta la nueva politología, la de izquierdas y la de derechas. La radicalización de las clases medias resistentes nos lleva a nacionalizar las eléctricas o a la expulsión en caliente de los "negros" que nos asaltan.

Mientras los ilustrados de dentro y fuera del sistema nos dirigen; mientras los demócratas que constituyen en las televisiones y los dictadores que constituyen en el gobierno nos dirigen, mientras a los demás se nos pone cara de "lumpen" a apalear, mientras viene Robespierre o nos guillotinan con olor a mar, mientras los profetas de la izquierda del tuit le hacen un favor a la izquierda del caviar y a la derecha de siempre y no les discuten la alternancia, todo es medio y nada pensamiento. Porque no hay nada como odiar lo posmoderno pero abrazar el pensamiento efímero.

Cezanne (por favor, pónganse dentro del sistema y la dictadura y vayan al Thyssen, por módico precio, mientras no lo nacionalicemos) nos advirtió contra la dictadura de la línea recta. Háganle caso: la vida y la democracia son como sus caminos en Aix en Provence.

Quiero decir: crean que la izquierda consiste en ganarle a la derecha; crean que el necesario cambio de la izquierda verdadera pasa en realidad por lo de siempre: ocuparse de la gente y no del twitter o de las primarias de los dioses.

lunes, 17 de febrero de 2014

Asaltan nuestra patria

Lo ha dicho el faro y guía de occidente: los negros asaltarán los muros de nuestra patria, antaño gloriosos, hoy derruidos. 30.000, ni uno más, ni uno menos, que esconden sus herejes voces en el Gurugú, pateando los gloriosos huesos de nuestros antepasados.

Cita, naturalmente, el faro y guía de occidente fuentes autorizadas: los servicios de inteligencia españoles que han contado, desde el Gurugú a Alhucemas, a los arteros enemigos, con los más modernos sistemas: les han llamado por móvil, única forma de ser tan precisos.

Reid, reíd, descuidados hijos de Sefarad, distraídos en menesterosos quehaceres, buscando opulencia, intrigando para encontrar la forma de asesinar infantes no natos, ocupados en la vieja defensa de vuestras mamandurrias, mientras os asaltan.

Sabed que el faro y guía de occidente vigila por vosotros y atiende no solo a las mesnadas enemigas sino a tanto don julián dispuesto a dejar francas las puertas de nuestros torreones.

Tranquilos, afirma el Jefe de la Santa Hermandad. Ya los hemos detenido en el Tarajal, donde cayeron 15 de los treinta mil, solo con pelotas de goma. Dadnos armas, dice el patriota, e iremos a las cuevas de Tánger como hicieran nuestros antepasados.

Ahí tenéis al faro y guía de occidente y a la Santa Hermandad defendiendo lo que de verdad importa: las fronteras de la vieja y cristiana europa, mientras sus voceros se ocupan de los derechos de los agresores y de perseguir honestos caballeros suizos.

No; el faro y guía de occidente no hace amarillismo porque así lo decidió el pianista del burdel, cuando se metió a jefe de la cosa. Nunca cita fuentes sin citar nombres o exactas referencias. Nunca, pero nunca, lleva a primera cifras indemostrables y, menos aún, hace alarmismo si no es porque la patria está en peligro. Temblad, pues, el asalto es inminente.

Ironizad sobre la advertencia, descuidados visigodos, mientras almacenáis vuestro oro. Menos eran los malditos omeyas que, por siglos, nos privaron de la patria; menos los beréberes de las cabilas que nos privaron de nuestras conquistas africanas. Están los 30.000 dispuestos y vosotros y vosotras ignoráis la amenaza.

El faro y quía de occidente está para que no os distraigáis de lo que importa; el pianista del burdel ha vuelto para alertaros: acabo el tiempo de la progresía divina y llegan los días de la divina reacción. Eso si: en primera.





lunes, 3 de febrero de 2014

La culpa es del camionero vasco

Dos tipos, por lo demás habitualmente sensatos, han descubierto el paradigma de los males de la patria: el camionero vasco.

Tanto moderno arbitrista escribiendo sesudos memorándum o tanto frívolo tuiteando y lo que necesitábamos era un par de folios identificando al sospechoso. Intolerable, amigas y amigos, el camionero vasco gana 26.000 euros, es de clase media y, pásmense, “sin haber realizado estudios superiores”.

No; no es elitismo, de ningún modo, entiéndanlo: es que el nivel de productividad que justifica el paso salarial a la clase media no puede alcanzarse sin un par de master y estudios en el extranjero. Empezamos cediendo con los camioneros vascos y acabaremos pidiendo que los becarios cobren un salario universitario digno, a costa de reducir el de los catedráticos.

Así nos ha ido, abriendo con mamandurrias regulatorias el centro social a cualquier indocumentado.

El artículo, publicado en el medio de los listos oficiales, podía sin duda haber encontrado razones para justificar la irrupción tecnológica en el transporte por carretera: desde el impacto ambiental hasta la sustitución por otros medios. Pero eso no es lo suficientemente disruptivo que es lo que se lleva ahora. España no estará en primera línea hasta que se hayan robotizado los camiones y el camionero sea antigualla equivalente al conductor de diligencias.

Lo que buscamos son rupturas tecnológicas bruscas: ellas nos traerán el progreso y un nuevo orden social, lleno de perdedores a los que solo la educación salvará. Naturalmente, aquellos que tengan educación pero no pertenezcan al mundo de la tecnología tampoco parece serán salvados. Nada de clases medias.

La historia demuestra que todos los avances tecnológicos, también los disruptivos, que han ido acompañados de regulación (el convenio colectivo de los camioneros vascos, por ejemplo) han producido progreso al tiempo que equidad.

Pretender cancelar la responsabilidad social corporativa, la innovación incremental, el aprendizaje a través de la experiencia es renunciar a la transformación tranquila de la dimensión social.

Se trata de códigos tan antiguos como los camioneros vascos, que les tengo dicho que Ustedes son antiguos y antiguas. Lo que se lleva es  la disrupción radical que vendrá de los ordenadores porque, naturalmente, no hay innovación fuera de la tecnología de la información, al menos eso parece deducirse de las palabras de quien todos los días nos recuerdan que nada es gratis y que solo el conocimiento doctorado debe ser exquisitamente remunerado.

Camioneros en la clase media. Hasta ahí podíamos llegar: al museo con las diligencias.

lunes, 27 de enero de 2014

Tiempo de Mesías, milenarismos y del Maestro Sadoba

Un veterano prócer ha rechazado sumarse a la operación Pablo Iglesias. Tiene razón; etimológica y filosóficamente solo puede haber un Mesías. Se siente Pablo: no se puede, la plaza esta ocupada.

Me consta que los departamentos de análisis político y los tertulianos llevan años excitados. Siempre se venden más libros y se cobra más en las tertulias cuando hay sufrimiento que cuando se vive en balnearios posmodernos, con el pueblo anestesiado por la burguesía financiera, o así.

Es, también, cierto que la ausencia de ideas, y a veces de ideales, de los viejos abanderados ha entusiasmado al mundo alternativo siempre dispuesto a alumbrar con oportunas ocurrencias a una izquierda abundantemente despistada, que lo mismo defiende improbables referéndum que imposibles constituciones.

Es tiempo ya de que los mesías hagan caja, amigos y amigas, tras años de alumbrar nuestro pobre ideario, no sea cosa que se nos pase la crisis sin echarnos un escaño al coleto.

Seamos comprensivos; llevan años anunciando que no hay democracia; que los sindicatos son unos traidores; que nos vendimos todos en la transición; que todo debe saltar por los aires. Y, naturalmente, es hora de hacer que parezca que todo salta por los aires, porque las profecías deben cumplirse: cosa que se arregla con un par de escaños para el Mesías, naturalmente.

Son díaas pues de que aumente la tasa de los que quieren ser califas en lugar del califa. Se anunciarán primarias, se buscará negociar con la vieja casta que para dejar de ser vieja solo necesita que se incorpore al mesias correspondiente. Para ser califa en lugar del califa, habrán de crearse crisis a algunos alcaldes, porque sin crisis, amigos y amigas, no se mueve el escalafón.

Y no se quejen porque nunca nos ofrecieron tantos y tan accesibles futuros por tan poco. Son días de abundante milenarismo. Podemos tener naciones sin crisis ni recortes, en cuanto dispongamos de un palo en el que colgar bandera. Podemos obtener república y socialismo, con unos pocos votos en soleada mañana. Podemos meter banqueros en la cárcel con un tuit. Compren. Compren, milenarismos varios en la estantería del cambio de era.

No necesitan a la izquierda, tienen la verdad; no necesitan organización, tienen el twitter; no necesitan movilizaciones, acuden a las que otros se curran; no necesitan reuniones, recogen firmas en facebook; no necesitan votaciones internas, tienen aclamaciones; no necesitan programas, valdrá lo que haya por ahí.; no necesitan pan, trabajo y libertad, tienen el grito en la tertulia. Ustedes y sus viejos códigos de más viejas castas.

No; abandonen la tiranía del ERE, la preocupación del desempleo, las cuitas de sus costes mensuales, los dolores de la privatización, la aspiración pobre de una vida mejor. Abandonen todo y sigan la nueva visión ¿Qué visión? Depende: esperad el oportuno tuit; la conveniente tertulia, la visión del Mesias varía de acuerdo con la noticia de media mañana (las tertulias acaban tarde).

En esas estaba yo, buscando mi visión adecuada, incluso pensando en montar la mía propia, cuando a mi casa ha llegado nueva y oportuna propuesta: se ha instalado en Arganda el Maestro Sadoba. Este si que es visionario: se proclama, eso si en vieja octavilla,  “famoso vidente de nacimiento” y ofrece,en su carta de servicios, una garantía del 100% para la solución de todo tipo de problemas.

Ahora que lo moderno parece ser la izquierda del twitter , para echarle una mano a la izquierda del caviar, quizá haya que pensarse lo del Maestro Sadoba. Por lo menos, nos ahorraremos las tertulias de las televisiones amarillas, las primarias y los malos chistes.  Y el maestro Sadoba es visionario de nacimiento, bueno su octavilla tiene el mismo valor que un tuit de mesías ¿por qué no creerle?