Statcounter

viernes, 14 de diciembre de 2012

La ley del Casino: pan comido

Pues no; no hace falta cerebro; acaso un poco de jeta y una afiliación al capitalismo de amiguetes y lo tienes hecho: una ley a medida de quien te lo pide y pague.

La Comunidad de Madrid acaba de aprobar una Ley que contiene, una a una, todas las peticiones formuladas por el Sr. Adelson para instalar en Madrid un complejo de casinos, tipo Las Vegas, Eurovegas. Ya en alguna ocasión hemos hablado aquí de como la excelencia madrileña ha quedado reducida a tarteras y puticlubs.
Tienen los ingleses una expresión para nuestro conocido “pan comido”: no brain, o sea, nada de cerebro. Efectivamente, lo que es sencillito, es sencillito: no es necesario estudiar o analizar las posibilidades del mercado, el modelo de negocio o la rentabilidad esperada.

Eso es cosa de emprendedores y gilipollas; lo que hace falta es unos amiguetes dispuestos que te lo organicen. Y que mejor amiguete que uno de esos liberalísimos presidentes peperos que, menos las chicas (por ahora), te ponen todo a tu disposición.

La Comunidad de Madrid acaba de reducir el tipo del impuesto del juego a nivel de Las Vegas; perdonará el 95% de los impuestos de transmisiones patrimoniales al Casino; les concede el derecho a saltarse las ordenanzas municipales, la legislación del suelo (si es que a estas alturas queda algo); la forma de vulnerar la legislación antitabaco o de saltarse la prohibición de que los niños vayan a los casinos.

Por si no les parece suficiente, les perdonaremos adicionalmente, 9000 euros por puesto de trabajo en impuestos anuales. O sea, que si crearan como en las vegas 50.000 empleos, serían 450 millones; si crearan cien mil 900 y si llegaran a los 200.000 de la propaganda, 1.800 millones al año. Es decir: al amiguete americano le perdonamos cada año, lo que nos cuesta la dependencia durante veinte años o la Universidad durante dos.

Pero naturalmente es por ayudar. Por ayudar a amiguetes y familiares. A los que poseen el suelo (para entendernos: el marido de la Cospedal y el de Esperanza Aguirre – Metrovacesa- ) les perdonamos el 95% del impuesto en el suelo que vendan. ¿Capitalismo de amiguetes, dicen? En absoluto: haciendo familia, que es lo nuestro.

Pan comido, no brain, sencillito. Una Ley a la medida impuesta por un delincuente. Que no se diga que los parlamentos autonómicos son de juguete y no legislan cosas trascendentales. Que no se diga que un Parlamento Autonómico no puede portarse cual república, bananera, pero república.

Fundidos en la crisis, los empresarios y polígonos madrileños se desploman; las industrias de innovación y conocimiento desaparecen y prescinden de capital humano; las viejas zonas industriales declinan definitivamente.

Pero no se preocupen, el casino tendrá crupieres con título y putillas universitarias y mafia, mucha mafia, prestando dinero (por que sepan que ahora la usura de Casino ya es legal en Madrid) y recuperándolo a mandobles. Aunque, para que no se pasen, hemos inventado algo mejor: los préstamos que no se recuperen los descontamos de los impuestos del Casino. 
¿No brain ? ni de coña, estamos en todo.