miércoles, 1 de febrero de 2012

El marido de la diputada, el sátrapa mentiroso y los puretas defensores del acosador

El ingenioso título podría referirse a un cuento persa, tierra de donde procede el término sátrapa. Pero habla de un imputado por acoso sexual que ha vertido infundios que me afectan y que son repetidos por líderes que nadie conoce de la izquierda verdadera

En realidad, se me dan una higa las razones por las que esta gente no vota en su partido o apoya a un imputado por acoso sexual.

Hago aquí este comentario porque sus contenidos me afectan personalmente. Me perdonaran si por una vez hablo de mi mismo aquí. Las acusaciones que se me formulan son de carcajeo si no tuvieran el fondo dramático de una mujer acosada.

Porque es tremendo y produce estupor que importe menos la felonía contra la mujer que los chismes inventados; produce estupor que sea noticia un parentesco y no lo que una mujer padece. Produce estupor que en defensa de la áurea y pureta izquierda los habituales abajofirmantes aun no hayan pedido disculpas a la mujer acosada.

Siguiendo la correcta estrategia de la izquierda verdadera, a este personal le interesa la presunción de inocencia de los imputados por acoso sexual pero no la del resto de los ciudadanos.

Este comentario con el que aquí les castigo tiene, igualmente, la virtualidad de informar a estos abajofirmantes que sus nombres y textos se incorporarán a las acciones legales que en defensa de la reputación de la empresa en la que trabajo y de mi mismo he emprendido.

Afirman con absoluta gratuidad que la empresa de mi propiedad fue contratada, en gesto de nepotismo, por Libertad Martinez, que es en realidad la persona a la que estos personajes acosan, en su condición de responsable de la campaña electoral. Como saben mis lectores, la pura y verdadera izquierda prefiere resucitar los tribunales de honor que cumplir el código penal.

Una absurda mentira que podrían haber resuelto con simples comprobaciones y que alguno de los firmantes conoce perfectamente por conversaciones mantenidas en aquel momento con miembros de la dirección de IU contratistas. La contratación fue decidida por quien podía y firmada por quien podía que, en ninguno de los casos, es Libertad Martinez. Cachis que van a tener que pedir la sanción de otros.

Existe un notable y asqueroso cinismo en esa imputación de nepotismo teniendo en cuenta que soy proveedor de IU desde antes de mi matrimonio con Libertad Martínez y que he desarrollado campañas electorales para IU Madrid e IU Federal en diversas ocasiones y he suministrado informes y trabajos durante quince años sin que nadie me preguntara los parentescos.

Naturalmente, la izquierda pura y verdadera descubre los tribunales de honor cuando no aprovecha para el convento el trabajo del personal.

Se dice en el comentario de estos defensores de la pureza de la izquierda que según la prensa (es decir, según el libelo distribuido por el imputado por acoso sexual) la empresa del marido de Libertad Martínez (el orgulloso marido es este su seguro servidor) ha facturado “el 50,5% del presupuesto total de la campaña de la elecciones Autonómicas y Municipales”.

Cosa que, naturalmente, es una absoluta patraña que no han sentido necesidad de comprobar simplemente porque lo que interesa a su nota es (según la prensa) “poner el ventilador” en defensa de un imputado por acoso sexual.

En esa prensa, y en el texto de estos defensores del imputado por acoso, se relaciona torticeramente un informe de la Cámara de Cuentas con el trabajo de la empresa en la que trabajo en la campaña de IU.

Si las cifras de irregularidades que estos difusores de patrañas afirman se suman al 52% que se ha llevado el marido de la diputada viene a resultar que andaríamos en una cifra de 880.000 euros. Lo que no solo es naturalmente mentira sin que mueve a total "risión".

No me corresponde dar cuenta de la relación entre la Cámara de Cuentas y mi cliente, siendo evidente que estos defensores de la verdadera izquierda además de exonerar a un imputado por acoso sexual pretenden que mi cliente fracasen en su gestión, porque para la pura izquierda cuanto peor mejor.

Lo que me incumbe, después de guardar paciente silencio durante meses de infundio, es empezar a denunciar públicamente la mentira y la patraña de estos líderes de la pura y verdadera izquierda a quien no conoce ni dios y que, eso si, se les conoce por el notable mérito de defender a un imputado por acoso sexual cuya inocencia debe presumirse, aunque la del resto de los ciudadanos deba ser masacrada.

Lo que uno piensa es que un imputado por acoso sexual debe dimitir, porque eso es lo que ha dicho IU siempre y no por códigos y tribunales inconstitucionales de honor. Y si uno es imputado por acoso sexual, y le clavan 100.000 euros de fianza, debe dimitir por respeto a las mujeres.

Que no se me olvide, que mañana tengo que hablarles de que también me acusan, rían, rían, de “hackear” las páginas WEB de IU. O sea, que ya les escribí aquí que o me hacia verdadero finlandés o del partido pirata y Ustedes no me creyeron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada