Statcounter

lunes, 28 de junio de 2010

EL Estatut: vienen días de risas.

El Estatuto; así sin avisar. Menos mal que el Duran i LLeida suspendió un viaje y yo me dije: pues tampoco viajo, que este es un “avisao”. ¿Qué por qué no viajo? En realidad yo no iba a ningún lado pero ahora menos “pa” no perderme la “harta de rei” del espectáculo que se nos viene encima.

Así, sin leer la sentencia ya sabemos que hay que manifestarse porque el President esta indignado; y si un President se indigna, todos debemos estarlo. Pues nada, yo me indigno ya mismo pero con el President. Naturalmente, es antipatriótico e irresponsable hacerle una huelga general al Gobierno pero una algarada que nos distraiga el verano contra el Constitucional es responsable y, sobretodo, muy patriótico, Montilla dixit.

Ya ha recordado CiU que la tal sentencia, así sin leerla, es gravísima y, de paso, que el Constitucional que ha sentenciado es ilegal de todo punto. Así que además de manifestarnos tenemos que pedir la repetición del partido.

ERC, a los dos minutos de anunciarse que había sentencia, ha adivinado que es una estocada al Estatuto. Aquí en Madrid se considera, sin haber leído la sentencia que aún no ha sido redactada, que la parte esencial del Estatuto ha sido ratificada; la Vicepresidenta, con algo parecido a una sonrisa, que no hay que exagerar, ha declarado que la sentencia es una derrota del PP mientras este partido pide “prudencia”.

Como puede verse se trata de una lectura común, única, cohesionada y de acatamiento para pasar una página limpia y democrática a tan arduo parto. Y esto, anuncio, no ha hecho más que empezar. Se acabó la crisis de aquí a las elecciones catalanas (apuesto a que empiezan a pedir que se anticipen para que la ciudadanía, que naturalmente esta también indignada se pronuncie). Ah, que el tripartito le ha hecho la campaña a CiU: pero ha sido en nombre de la patria.

Después de meses funcionando y de parálisis del Constitucional (hasta la risa por no decir vergüenza), el Estatuto no ha roto una rendija ni en el estado democrático, ni en el estado del bienestar, ni en la financiación, ni se ha producido ninguna de esas zarandajas. Precisamente lo que ha roto el estado democrático, el del bienestar y la financiación ha sido la política del gobierno y de los partidos indignados. Como consecuencia, me importa poquito la opinión alguna del gobierno o de los partidos indignados.

Nos faltaban distracciones y cortinillas de humo y ya tenemos la primera. Enseguida llegan, no desesperéis, lo del burka y la ley contra los curas y el debate sobre la selección española de fútbol (perdón se dice la Roja, es que soy un antiguo). De aquí a septiembre hay que tapar la Huelga General porque esto no es importante ni patriótico: de hecho. el President no está indignado por la crisis


No hay comentarios:

Publicar un comentario