Statcounter

miércoles, 12 de mayo de 2010

Yo regreso y ZP se suicida.

Pues tampoco es para tanto; no me cae bien, pero no era para suicidarse, hombre de dios. Sí; había yo desaparecido de la bitácora durante dos meses debido a un exceso de trabajo (estimados acreedores, no confundirse: trabajar no quiere decir cobrar como bien se sabe, aunque crisis no hay, naturalmente) y ya podía volver y me encuentro con este panorama: un gobierno que se suicida políticamente.

La cosa ya empezó mal anoche. Oí en la tele oficial que Él, Obama, había llamado a nuestro líder. Helo, me dije, aquí está el nuevo alineamiento planetario, por Leire profetizado, que transmutará esta anodina, inútil e irresponsable Presidencia Europea en el rutilante futuro planetario, por Leire profetizado.

Mi gozo en un pozo: la llamada del premio Nobel de la Paz, que está en todo como corresponde a su condición, era para pedir más madera; tranquilizar a los mercados. Y, como os tengo dicho, cada vez que los mercados se tranquilizan yo me acojono. Así que me acosté preocupado.

Y el día no ha defraudado mis temores. Tocaba vuelta de tuerca: tras haber machacado a impuestos a los ricos (o sea, los que pagamos el IVA, ustedes, vosotros, vosotras y yo) sólo quedaban funcionarios, viejecitos, parturientas y dependientes: a por ellos, carajo, quien dijo miedo, han dicho en la Moncloa y se han puesto a la obra.

Que descansado se queda uno cuando le cuadran las cuentas ha dicho José Luís. Él que ya había alicatado hasta el techo las cuevas de Alibaba (los bancos) con deuda pública; que ya había acabado con la crisis y cambiado el orbe tenía como un malestar: ser confundido día si y día no con un griego.

Por otra parte, si los españoles y españolas de izquierda están atentos a lo que deben: El tripartito con el Constitucional, el Diputado Herrera con la transición; la Vicepresidenta preparando una Ley contra los curas…era el momento, era el momento, de meterle mano al gasto social.

Total; si Pepiño ya había acabado con la negociación colectiva y nadie dijo nada (eran los controladores ahora han ido a por los funcionarios y ya es tarde camaradas) por que no acabar con los acuerdos en la función pública, los del pacto de Toledo o las ayudas a la familia. El Gasto social al carajo pero las cuentas cuadran y el IBEX ha subido,. Qué bien duerme uno cuando le cuadran las cuentas. Total ¿qué es el sueño de ZP comparado con el de un jubileta?

Valiente lo llama el Viceministro que se fue. Pues mira que yo deduzco que la cosa no es de valentía ni de incompetencia: ha mentido (no se tocara gasto social), le ha hecho daño al país (sin tocar a los poderosos); y se ha alineado con la política económica más reaccionaria de Europa (eso sí, mañana nos comemos un par de curas pa equilibrar la cosa roja). O sea, que marchando una de elecciones ya para votar contra esta felonía (vaya pandilla, vaya pandilla de...).



No hay comentarios:

Publicar un comentario