Statcounter

sábado, 16 de mayo de 2009

Un Secretario de Estado de susto.

“Uno de los mejores economistas europeos de su generación” en palabras del Director General de la Escuela de Negocios de la Universidad de Navarra – institución cuya orientación ideológica suele intranquilizarme - ha sido nombrado Secretario de Estado de Economía. Nada que objetar al gobierno de los mejores pero apunto que me va a mosquear enseguida.

El ciudadano Campa no es que sea socialista; es que no lo veo yo ni progre. Cosa que por darme, me da igual, pero claro si un tipo con fama de liberal va a gobernar la refundación española del capitalismo pues, eso, que me mosqueo.

Campa es uno de los cien economistas que firmó la “propuesta para la reactivación laboral en España” que se ha convertido en la biblia de los liberales del lado de la burguesía educada, que dijo Keynes cuando se paso del liberalismo al laborismo. La propuesta defiende la reforma laboral, el cambio en la negociación colectiva y algunas otras cosas que suelen predicarse desde el Banco de España y los Think Tank de bancos y Cajas de Ahorro.

Era cosa de tiempo que uno de los cien acabara aupado al gobierno. No en balde la declaración se ha convertido en bandera de los modernos y liberales que no quieren mancharse con los de la patronal, no porque les parezcan reaccionarios o errados, sino por esas formas suyas tan de gritones.

Dice el ilustre economista, ahora secretario de estado, en uno de sus artículos, tras señalar que la reforma laboral es necesaria aunque lenta, que "más rápido aún es una reducción del salario real de los que trabajan, reducción que, a su vez, nos ayudaría a recuperar competitividad".

Brillante economista si que parece: las cosas hay que hacerlas rápido y no andarse con zarandajas. Recuperemos cuanto antes el excedente de las empresas, pobrecitas, y como lo de mejorar la productividad también debe ser lento, que compitan con salarios bajos, así a lo oriental, más o menos. Mira tú como se pasa de la peseta alemana al salario coreano en un par de burbujas financieras.

A ver, el secretario de Estado es el brazo armado de un ministro como se sabe. Así que, chicos y chicas, igual da un poco de miedo ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario