Statcounter

miércoles, 4 de marzo de 2009

No se lo digas a la Espe

Esto lo tenéis que guardar en secreto. Sabéis que, con frecuencia, os alerto sobre novedades científicas que mejorarán vuestra vida. Pero esta, por vuestra salud, y nunca mejor dicho, debéis guardarla en secreto.


Unos investigadores han prometido poner en marcha una máquina para la salud. Se trata de una especie de cajero médico, capaz de raudos análisis de sangre, presión, peso y diagnósticos cardiovasculares. Naturalmente, el aparato lo han construido el MIT (Instituto Técnico de Massachusetts) y el Hospital de Boston. El jefe del proyecto es un tal Ronald Dixon, el predicador de la nueva buena.


En fin. Un cajero automático para la salud cuyos primeros prototipos se instalarán en unos supermercados británicos que ya han buscado la estrategia adecuada para competir con el médico de familia, mucho más aburrido, y que además no puede conectarse a la red.


¿Me entendéis? Debemos guardar el secreto. ¿Os imagináis que se entera Doña Espe? ¿Calculáis cuántos médicos pueden ser suprimidos y cuántas citas anuladas? ¿Imagináis cuantos metros cuadrados de Hospital podrían destinarse a espacios de creación de riqueza por las empresas mientras instalamos las maquinitas en los supermercados?


Esta máquina tiene prometedores futuros. Imaginadla patrocinada por la Coca- Cola, expendiendo vuestro refresco favorito mientras te analiza el colesterol; dándote el saldo bancario mientras emite una receta o incluso te vende un medicamento; también puedes imaginarla conectada a una base de datos para que personalices tu enfermedad y puedas recetarte tu mismo sin problemas.


Como se entere Doña Espe; como se entere, cambia la legislación y podréis pedir la cita en el numerito del supermercado. El 18 para la carne y el 37 para el análisis de sangre. La máquina instalada en el más hermoso punto de venta para que atraiga a potenciales clientes, con el logo de las estrellitas, con una esquina prometiendo sanidad pública para todos y todas. Esta es la respuesta…y vosotros y vosotras manifestándoos por ahí, ignorando lo que la ciencia está a punto de hacer por vosotros.

La ciencia avanza una barbaridad…pero no se lo digas a la Espe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario