Statcounter

martes, 3 de marzo de 2009

Contra déficit público: marihuana

No; desmiento inmediatamente que este sugiriendo que algunas declaraciones del gobierno sobre la crisis, el déficit o deuda pública hayan sido inspiradas por los efluvios de algún derivado del cannabis. No responsabilicemos a marihuana, hachís y demás, de las cosas que se dicen o se leen en las noticias.

Mi objetivo es glosar una noticia conocida el viernes pasado en la que un avispado parlamentario americano propone que se resuelva el déficit fiscal de su estado con un impuesto sobre la marihuana.

Un parlamentario de California llamado Tom Ammianno ha presentado, en el Parlamento de su estado, una propuesta para la legalización de la marihuana. El objetivo del diputado, como el mismo ha declarado, es “resolver la crisis fiscal del estado”.

Este es un asunto en el que probablemente no habíais caído, vosotros y vosotras, que con tal de fumaros el porrito no paráis en ver las cosas importantes. La noticia confirma lo que ya se sabe: que allí, como aquí y en toda tierra de garbanzos, los progres acompañan las medidas adecuadas de la correspondiente subida de impuestos.

Para que no se diga que la crisis no agudiza la creatividad política, el parlamentario, al proponer que se despenalice el cultivo, transporte, compraventa, posesión o uso de marihuana, ha incluido la no menos notable propuesta de establecer una tasa fiscal de medio dólar por onza (unos sesenta céntimos de euro por cada 29 gramos) con lo que estima podría recaudarse mil millones de dólares, según cálculo de los defensores de la medida.

Los defensores de la legalización de la marihuana han estado trabajando últimamente con los parlamentarios norteamericanos, incluidos los sectores más conservadores, para vincular la despenalización con los ingresos fiscales. Dicen estas organizaciones que sólo la marihuana que se expende por necesidades médicas podrían recaudar 50.000 dolares al día.

Al parecer, algunos expertos en salud no andan muy de acuerdo ya que no se calcula los gastos que generarían los hábitos de los nuevos consumidores y que, por lo tanto, la cosa quedaría lo comido por lo servido.
Y así, pensando en mejorar la propuesta, se me ocurre: y si en lugar de dinero público le pasamos a la red de cajeros de la banca la expedición de marihuana. Oyes, oyes, es "pa" darle vueltas….

No hay comentarios:

Publicar un comentario