Statcounter

miércoles, 19 de noviembre de 2008

miercoles:la ciudad cambia con la crisis

Para pensar en alguna propuesta.

A medida que los polígonos se visten de silencio, las ciudades se llenan de gente que antes veíamos de noche o en día feriado. Mientras las naves, antaño promesa de burbujas infinitas, se convierten en fantasmal desierto, jóvenes con coches de cuando no había crisis, trabajadores y trabajadoras sin afán que afrontar, recorren la ciudad, consumiendo tiempo y ahorrando desempleo. Y resulta que hay más gente ocupando calles y plazas haciendo ciudad.
Se sabe que las crisis cambian la forma de vivir la ciudad pero se olvida. Y la gestión urbana es como la de antes, poco rápida y flexible para adaptarse a la nueva situación. Y uno, cuando le da por pensar sobre el qué hacer en la ciudad, imagina que este aumento del tiempo disponible global, a fuerza de desempleo, podría reinvertirse a favor de quienes lo padecen con formas de gestionar la ciudad que utilice el capital social que este tiempo representa.
Porque vivir la ciudad en tiempos de crisis no debiera ser, necesariamente, un triste deambular a la espera de noticias.

6 comentarios:

  1. Bon día Juan, llego a tí de la mano de mi querida Liber, bienvenido al mundo fantástico de los blogs, espero continuar leyéndote. Saludos desde Catalunya.

    ResponderEliminar
  2. La ciudad cambia con la crisis pero ahora a diferencia de hace unos años también hemos cambiado nosotros.

    Antes la solidaridad se expresaba rápidamente con los afectados por la crisis, ahora miramos para otro lado.

    Se manifiestan los directamente afectados, sean de Nissan, de Torras, de Astilleros...y el resto de la ciudad mira.

    Nadie quiere ser identificado como afectado por la crisis y en solitario si le toca se siente culpable y piensa que algo ha hecho mal...no entiende nada.

    Mientras se quita de lo más elemental para poder afrontar la hipoteca que ese señor tan simpático del banco le colocó a la espalda para los próximos cuarenta años...

    ResponderEliminar
  3. Hola Juan, ya veo que te va eso de los blogs, pues preparate para soportar las críticas y autocritocas de los "blogeros", pero me parece que te escriben dandote poca caña, pero "nunca es tarde si la dicha es buena".
    Un besazo de tu suegra
    Mari

    ResponderEliminar
  4. Por qué será que me siento tan identificada...?

    Juan, bienvenido a este "espacio especial". Me ha gustado como has descrito la situación. Prometo pasarme por aquí a menudo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. gracias a todos y todas. Disculpa mariano, tengo que aprender comaprtir vuestros comentarios, estoy aún en la fase de escribo y a otra cosa.
    tienes mucha razón en que mirar sin solidarizarse parece la cultura dle estado del bienestar. La solidaridad pasa por la hacienda pública (el paro) y si no por la familia.

    Es algo así como una pérdida de respeto por los asistidos. Seguramente es el éxito de la cultura conservadora. Un abrazo

    ResponderEliminar