Statcounter

miércoles, 17 de octubre de 2012

Cosas de chinos malvados.

El Concejal, siendo de raigambre proletaria, vivía pegado al polígono, es lo suyo, quien se lo va a recriminar. Que en lugar de obreros y sindicatos hubiera chinos y una “organización” no es relevante porque, como cualquier socialista sabe, hay que pasar "de los odios que al mundo envenenan", entre ellos el de la raza.

Dicho quede esto para aclarar que aquí los malos son ellos, los chinos, faltaría más. Porque una buena parte del dinero blanqueado es español pero los culpables son ellos que según el Jefe de Policía distorsionan la economía española, que ahora nuestros policías son catedráticos en finanzas. De donde viene la pasta no es relevante.

¡Qué escándalo! Hemos descubierto que una parte de los negocios del todo a cien no se declaraban. Que no había inspecciones laborales ni de hacienda. Que la mitad de lo que traían los contenedores no se declaraba en aduana.

¡Hay que ver! Vamos, hombre, que listos son estos chinos, décadas engañándonos; haciendo trampa a un sistema fiscal y policial de vigilancia tan fetén como el nuestro, el mejor de Europa, que ha sido capaz de vigilar los comportamientos de la banca, las multinacionales y los choriceos varios como todo el mundo sabe.

Grueso delito, este de blanquear, no le quiten importancia. Nefanda práctica que en este país nadie practicaba hasta la llegada de estos chinos. Que ayer fueran mil millones al año y hoy algún centenar no debe cegarles; qué a la Pantoja le hayan pedido fianza millonaria y a los hoy interrogados sesenta mil euros no debe cegarles; que el Ministro de la policía anuncie más detenciones cuando la operación está en marcha no debe hacerles sospechar.

El asunto es grave, gravísimo, de seguridad nacional, porque fiando de nuestra buena voluntad ocupan nuestro suelo, ya que los españoles nunca, pero nunca nunca, venderían un polígono industrial entero para especular con naves y suelo industrial comprado a precio de saldo, sino fuera por necesidad necesaria

Es la “mafia” china, faltaría más, esa que se está quedando la patria a precio de saldo; a por ellos, a por ellos. Al ser chinos, el concepto de mafia queda divino en las noticias de prensa. El imaginario colectivo se desplaza a ninjas, asesinatos, severas torturas y estas cosas. No permitan que la verdad les estropee tan hermosa noticia.

No; no son los banqueros, registradores y notarios. No; no son los promotores inmobiliarios ni los ejecutivos con indemnizaciones millonarias. A ver si se me enteran: los malvados son los que viven del gasto público y los chinos

Lo más probable es que sea una  organización, en algún punto chapucera, de delincuentes económicos creando su propia burbuja de blanqueo al hilo del desplome económico español. Parece que una parte sustancial del dinero blanqueado es español pero la culpabilidad, señoras y señores, es de ellos, los chinos, los discretos, todos mafiosos, faltaría más.

No se equivoquen de culpables. No se equivoquen.