Statcounter

jueves, 24 de junio de 2010

Mal olor contra las palabras malsonantes...¿Porqué no contra el Gobierno?

Hay inventos que no deben patentarse. Un estudiante ha inventado un USB que produce malos olores cuando uno escribe en el ordenador palabras malsonantes. Así no vamos a ninguna parte: cada vez que escriba del Gobierno, Zapatero, Pepiño, MAFO...y un largo etcétera, y escriba lo que pienso, la casa se llenará de malos olores. Digo yo que podría haber inventado el estudiante un USB para Zapatero para que se le llenara el despacho de olor a porquería cada vez que tiene una idea.

La moralidad produce los inventos mas notables de la historia moderna. El susodicho estudiante no soporta la vulgaridad que se observa en las redes sociales. Así que ha organizado una curiosa memoria que, tras avisar con lucecitas sobre las groserías, hace explotar unas bombitas de olor que nos castigarán por el uso impropio del lenguaje.

Ya me veo yo a padres, jefes, maestros de aulas 2.0 y demás, comprando aparatitos (ahora sin subvención, son tiempos de recorte) para que niños, obedientes asalariados y alumnos se produzcan con la debida corrección.

Incluso imagino a Pepiño y Leire usando parte de los notables ahorros públicos (provocados sólo por el patriótico servicio a España) comprando un tal USB a todos los españoles y españolas para producir insoportable hedor cada vez que en nuestro entorno se use u oiga la palabra huelga o se opine sobre la política del gobierno.

El invento se llama “boca de pimienta” y ofrece (véanse las imágenes del vínculo) notables utilidades. Guiados por una moralidad alternativa, podríamos subvertir el hardware de marras y repartirlo entre los ilustres miembros del gobierno y sus jefes de gabinete o portavoces para difundir nauseabundo olor cada vez que nos expliquen las patrióticas razones que han movido a la adopción de medidas económicas.

Incluso propongo a los Sindicatos que embotellen malos olores, si esto es posible, y lo envíen en momento adecuado (esto del momento adecuado es fundamental en la cosa sindical) a todos los despachos oficiales.

Es que las ciencias adelantan que es una barbaridad. El laboratorio que patrocina este y otros inventos se ha propuesto protegernos de la azarosa vida ultramoderna. Como deben ser gente de orden, ignoran que el mayor peligro siempre procede de los gobiernos. Pero nosotros no; demos oportunas respuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario