Statcounter

viernes, 9 de octubre de 2009

Seis meses, un Nobel: eso es eficacia y ridículo. Algún pero, pero minúsculo, vamos que nada…

Él se lo merece; faltaría más. No sólo ha acabado con las armas (ayer recontaron y no hay ni una) sino que en seis meses ya no hay guerras ni guerritas, ni nada. Hasta Michelle se lo merece. No os pongáis pejigueros porque si se lo dimos a Gore por un Power Point, cómo no vamos a dárselo a éste con lo bonitos que le salen los discursos.

Por poner algún pero, creo que deberían habérselo dado ex - aequo a José Luis. Al fin y al cabo no sólo ha iniciado la paz civilizatoria sino que, dentro de 83 días, Obama y José Luis cambiarán juntos el orden planetario, como ya ha sido anunciado por Leire, portavoz Universal. Injusto, injusto de todo punto.

Tengo algunos peros menores, que no ensombrecen los extraordinarios méritos de Obama y Michelle no sólo para este Nóbel sino para el de Literatura (que bien escribe) o Medicina (cuanto sabe de seguridad social).

Unas tonterías mías por las que no le habría dado el merecidísimo premio:


1.- Tener dos guerritas de nada en marcha (Afganistán e Irak)
2.- Mirar al techo cada vez que los chinos le piden que no mire al Tibet.
3.- No consta que, a parte de reñir a los israelitas, haya sido capaz de añadir acuerdo alguno a lo que ya existía.
4.- Guantánamo sigue abierto, las torturas no han sido investigadas
5.- No he oído que se haya suspendido el bloqueo a Cuba
6.- Las farmacéuticas norteamericanas siguen bloqueando los medicamentos genéricos a bajo precio en África.
7.- Una base Norteamérica sirvió para la expulsión de Zelaya en Honduras
8.- Aún no sabemos que hace en Colombia.
9.- Aún no sabemos que hace su Gobierno con las matanzas en África, además de condenarlas, naturalmente.
10.- El proteccionismo norteamericano en tiempos de crisis

Leo que, al parecer, es algo así como un Nóbel preventivo: por buenas intenciones. Excelente criterio. La Obamanía lo ha conseguido: ya hemos rozado el ridículo.

3 comentarios:

  1. Y tú con este post ya has hecho el ridículo del todo.

    ¿Que pretendes?¿Que en lugar de mirar al techo con lo del Tíbet, entre en un conflicto con los chinos? ¿Para qué? ¿Para añadirlo a tu punto 1 y poder decir que en lugar de dos guerritas montadas, tiene tres?

    ¿Las intenciones no cuentan?

    Quizá cuenten más los hechos, como los que el comunismo ha demostrado hasta ahora, que aún no ha demostrado nada a excepción de que no deja de terminar convirtiendose siempre en una dictadura.

    Andrés Maspons.

    ResponderEliminar
  2. Pues lo siento por Andrés y su sesuda reflexión, pero...a mi me ha encantado tu post!!!

    Ahora...yo me pregunto, si al final de su mandato no ha cumplido con las expectativas del jurado...le quitan el premio???

    ResponderEliminar
  3. Pues si a uno o a una le pueden dar un premio nobel por las intenciones, pues, voy a empezar a escribir una larga lista de bienintencionados, para pasársela al tal Andrés, que con su comentario me he dado cuenta de lo que es hacer realmente el ridículo.
    Y digo como Viramundeando, me ha encantado tu entrada

    ResponderEliminar