Statcounter

viernes, 18 de septiembre de 2009

La TDT bien vale una misa (socialdemócrata, por ahora)

Lo de la tele de pago debe ser durísimo. Tanto que El País, faro y guía de occidente, se hecho súbitamente socialdemócrata.

El paladín del liberalismo y las reformas estructurales; el que acogió manifiestos de ciento y pico pidiendo la reforma del mercado laboral; el que apenas hace un mes clamaba por la sostenibilidad de las cuentas públicas…ese, ahora reclama que primero el paro y las políticas sociales y luego los impuestos y el gasto público.

Un par de partiditos de la “champions” más y Cebrián se nos pasa al comunismo y le organiza las manifestaciones a Cayo. Ya ves, cuando iban a pagar la factura de la fiesta global los de Mediapro eran guays, guays; ahora van para choricetes.

Juan Luís, el gran prócer, escribió no hace mucho, y al hilo del “decretazo” del gobierno, una de esas frases míticas que han construido las mañanas progresistas: “ la ideología no es ninguna frontera para la incompetencia. Tampoco para la corrupción”. ZP llamado incompetente y corrupto por el inventor de la comunicación global: la cosa sólo podía empeorar.

Y ha empeorado. Empezó septiembre e Iñaki (Iñaki sólo hay dos: el de los chistes y el de la Prisa… y los dos son vascos) pontificó que el gobierno está KO; la semana pasada se anunció una crisis en el PSOE; siguió la caricatura dominical mostrando a ZP a la deriva; ayer estaba en una pendiente, rematada hoy con un embrollo fiscal.

Para ser un periódico trufado de exclusivas han tardado en enterarse. El chiste es que parece que El País le pidiera a Cayo Lara los editoriales (con la diferencia a su favor de que Optimus et caro Cayo se cree lo que dice).

Se abrió la veda. Los progres de toda la vida pasan a renegar de José Luís, Pepiño y Leire: les falta estilo, competencia y capacidad. Me apuesto unos eurillos a que ya habéis oído eso de que ya no hay lideres como los de antes.

Uno tiene su propia idea de este gobierno. Nos prometieron, durante años, aprovechar las migajas que el capitalismo de casino dejaba, con el objeto de garantizar las políticas sociales. Ahora resulta que no guardaron nada y que nos proponen un sencillo debate: le hacemos el trabajo sucio al liberalismo (reducimos gastos) o aplicamos un paquete de reparaciones (subimos impuestos). Justo en el tiempo en que el neoliberalismo ha demostrado ser el paraíso de los tontos. Genial debate para ilustre gobierno.

Hace tiempo que este es un gobierno con ministros silentes y desaparecidos; con más bocazas que en el “mercao”; que no ha resuelto ningún problema y que ha creado una decena que no existían; cuya política de alianzas es más variada que las paellas de chiringuito. Pero ahora lo dice el faro y guía de occidente. Date por jodido ZP. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario