Statcounter

miércoles, 24 de junio de 2009

Se hace de izquierdas seis horas y se pone enfermo.

Alonso, Portavoz socialista en el Congreso, y Zapatero fueron de izquierdas durante seis horas. Poco después, llevados por incontenibles accesos alérgicos, desmintieron sus actuaciones.

Ya me parecía a mí que iba a ser que no. Mi escepticismo se basaba en que reconocer que uno ha sido de derechas y ha pagado seis mil millones de euros para nada era demasiada sinceridad gubernamental. Pero la cosa ha sido peor; la razón viene de Catalunya “pa” servir a los ricos; una llamadita a la Vicepresidenta y resuelto: ya no podrá Herrera fastidiar a Cristiano Ronaldo. Y de paso, otra coz al tripartito: qué bonito, que bonito.

¿Qué es ser de izquierdas? Exactamente aquello que da mayoría de votos en el Congreso; que estáis siempre vosotros con las zarandajas esas de los principios, los valores y los programas que alteren la distribución de la renta. Eso no es progresista, salvo que los nacionalistas, amos de la llave del calabozo donde están apresados Zapatero, Alonso y de la Vega, lo consideren adecuado. Sólo entonces, albricias, estos se pondrán de izquierdas.

Naturalmente, imagino que la razón para que Alonso, enojadísimo, mienta, haga teatro y rompa el acuerdo con IU e Iniciativa será que, súbitamente, ha descubierto que Llamazares y Herrera han hecho la pinza con Ferguson y el Arzobispo de Barcelona que ya se sabe que el talante consiste en “barra libre” para anunciar el lunes que no subo los impuestos; el martes que sí y el martes por la tarde otra vez que no. Es evidente que el gobierno este planifica que te cagas.

Probablemente, la razón para paralizar la reforma fiscal es que los expertos de economía no han encontrado figuras impositivas con las que fastidiar a las clases medias o a los pobres, una vez subida la gasolina y tasada a precio de langosta la picadura de tabaco que fuman parados, jóvenes y jubiletas.

La divertida cosa de la geometría variable consiste, precisamente y según parce, en el programa variable. El día que necesiten el voto de los del PNV os vais a enterar. Aunque no hay problema porque al día siguiente igual necesitan el de Rosa Diez y se retoca lo que haya que retocar. Pinta de chamalirerismo si tiene la cosa, pero es que vosotros y vosotras no entendéis de política.

Yo tampoco; por eso se me ocurre que Llamazares y Herrera deberían dejarse de negociaciones y dedicar los dos próximos años a decir que no todas las mañanas. Total, Zapatero ya ha vendido al tripartito que más da que los catalanes de CiU la pinten

2 comentarios:

  1. Me encanta don Juan. Te voy a fusilar en mi blog, eso si, diciendo el nombre del autor :P

    un saludete

    ResponderEliminar
  2. si en lugar de fusilar lo copiara, es que el lenguaje militar me pone poco, esta USgted en su blog llévese lo que quiera pero no le diga a Ramoncín....

    ResponderEliminar