Statcounter

martes, 9 de junio de 2009

¿ Me hago Pirata o Verdadero Finlandés?: Ardua cuestión.

Van las derechas y ganan; esto de haber crecido siendo de izquierdas marca mucho y hay que disgustarse; estoy disgustadísimo. Otras veces, estaba la tentación socialdemócrata. Pero ya me diréis: ¿me apunto al finiquitada francesa, al laborismo de la penúltima vía; a la italiana que preside un democrata cristiano? Chungo.


Cohn-Bendit ya era mayor cuando yo empecé a preocuparme por la política, o sea que mucha renovación no se ve en el asunto. Las vías se me cierran inexorablemente y me obligan a buscar nuevos caminos ¿habrá algo entre los recien llegados al Parlamento, álguien que ilumine mi futuro?.


Chungo tambien; los ingleses nuevos son una panda nazis como los rumanos, hungaros o los de los Países Bajos. Así pues, descartado ser ecologista griego o cabreado español de los de Rosa Diez, porque no le veo mucho glamour a la cosa, sólo me quedan dos opciones originales: o me hago Pirata o Verdadero Finlandés.


La tentación de ser “verdadero finlandés” es notable. Admiro a quién se considera verdadero: dios verdadedero, profeta verdadero, catalán verdadero, por un poner, o verdadero finladés, cosa que exije, además, que haya falsos finlandeses como hay falsos dioses, profetas o catalanes. Nada como marcar identidad para que te tengan envidia.


Es tan fuerte y extendida la tentación que tengo que desmentir que Tomás Gomez, socialista madrileño, o los dirigentes del PSOE de la zona Gürtel, Arganda. Pozuelo o Valencia, se hayan apuntado a esa extraordinaria formación política cuyos mérito es querer vivir alejado de esta Europa. Insisto; notable tentación que, no obstante, no acaba de seducirme no tanto por el Báltico como porque no me veo yo cantando o bailando al modo finés.


Conclusión, amigos y amigas, como ya os adelanté anoche: me hago Pirata, cosa que además de sintonizar, los chicos me entenderéis, con las mas nobles de nuestras lecturas y fantasías infantiles, tiene la ventaja de molestar mucho a los de la SGAE.


El Partido Pirata es un partido sueco que ha organizado el sentimiento popular sobre las cuestiones del copyright en internet y pretende reformar la legislación sobre derechos de autor. En Suecia ha obtenido doscientos mil votos y aspira a que los gobiernos sean más cautos en esto de perseguir a los que cambian archivos.


Me hago Pirata lo que, ademas, me permite doble o triple militancia y seguir defendiendo las ideas de los míos. Naturalmente, el día que sepa si soy de los nuestros yo os lo cuento inmediatamente.


Disfrutad de la democracía amigos y amigas, disfrutad del sabio voto popular. Además, si sois de Madrid, gaudeamus igitur, pues Tomas Gomez afirma que de los datos se deduce que Esperanza Aguirre está derrotada. Este tipo, o sabe algo que los demas ignoramos o me ha visto cara de tonto.

1 comentario:

  1. Juan ganas me dan de crear otro partido:PPIpartido de los pitufos de izquierda,dado el nivel seguro que barremos.

    ResponderEliminar