Statcounter

miércoles, 13 de mayo de 2009

Os pido perdón: yo monte la burbuja inmobiliaria.

Ya me había declarado cómplice antes, reconociendo mi defensa de los bajos tipos de interés. Esa defensa produjo que los pobres pidieran pisos y los promotores y banqueros tuvieron que ponerse a especular, por culpa de tanta presión popular

Pero, al final, no ha sido suficiente: Zapatero me ha descubierto. Fui yo, desgravándome en el IRPF la hipoteca de mí casa, quién montó la burbuja inmobiliaria, redimensionando el sector de la construcción por encima de lo razonable. Sólo me queda esperar que Garzón me mande un policía judicial o un sastre para imputarme por tamaña responsabilidad.

Menos mal que Zapatero está para resolver mi delito social y, a partir de ahora, los que ganen más de 24.000 euros, ni desgravación, ni nada, a pagar precio integro; nada de facilidades para comprar piso. Porque si; porque la sociedad del conocimiento es gastarse las pelas en comprar ordenadores baratitos para ponerlos en baratitos pisos de alquiler.

Me preguntaba yo no hace mucho por el interés este por joder a la clase media y a los propios votantes; creía que era cosa de radicales pero ahora entiendo que se trata de cosa de progres, en general.

A los banqueros se les da pasta por especular y a los compradores de vivienda se les quita para que no especulen. A los trabajadores de la construcción se les avisa para que abandonen el sector y a los promotores y banqueros se les regala créditos baratos. A los pobres se les penaliza por demandar bajos tipos de interés y a los banqueros se les baja el interés del dinero que se prestan entre ellos. Hay que evitar que os pongáis a provocar burbujas mientras promotores y banqueros trabajan para sacarnos de la crisis. A ver si lo entendéis de una vez.

Lo malo de los debates sobre el estado de la Nación es la obligación que tienen los protagonistas de ser ocurrentes. Porque las ocurrencias siempre caminan hacia el mismo lado: a joder a la inmensa mayoría y a buscar explicaciones absurdas para cosas elementales.

Nota: si compráis casa antes de que concluya el 2010 (o sea, si alguien os presta) os ahorraréis fiscalmente, calculado por encima, unos 30.000 euros. Los que os la compréis después a jorobaros.

1 comentario:

  1. Y siguen...

    EL ALCALDE HEREU Y EL PRESIDENTE LAPORTA,

    LA SAGRERA Y BELLVITGE-HOSPITALET.



    Rafael del Barco Carreras



    Dos elucubraciones inmobiliarias que en este Mayo del 2009 son de disparate. Se diría que el TRIPLETE del Barça legitima al alcalde y al presidente del Club de Fútbol. ¡Más Barcelona, más pisos, más locales, más oficinas! ¿Y lo invendible en DIAGONAL-FÓRUM, en toda la ciudad, y otro tanto en HOSPITALET? Se moverá dinero, 300 millones de € para la urbanización del Pelotazo LAPORTA, 22 hectáreas, y añaden en puro populismo que se crearán 5.000 puestos de trabajo. Y la Sagrera, insiste una vez más el alcalde, se financiará en un 62% con la venta de terrenos. ¿A quién? ¿Al CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, inmobiliaria pública? O el Consorcio, promotor del rascacielos de Frank Gehry paralizado por la crisis (clicar en PROYECTO LA SAGRERA o www.elconsorci.net para ver los sueños del Faraón o de quienes le colocaron en la alcaldía), con terrenos ¡comprados al Ejército!, o de la RENFE, los venderá a otra promotora pública, semipública, Telefónica o similar, o filial de su asociada la Caixa de Cataluña.

    Pelotas financieras de gran envergadura. Se promueve para especular y “levantar” dinero bancario. El cuento de la lechera donde la leche no se derrama sino que se reparte. Ver imágenes de La Sagrera, Bellvitge y San Andrés de la Barca en www.lagrancorrupcion.blogspot.com

    No escarmientan, ni se reciclan. Nadie piensa en financiar el tejido empresarial y productivo creador de la rica Cataluña, ahora en declive. No hay créditos, pero sin duda los dos piensan en otro saqueo a las CAIXAS… con la CONSTRUCCIÓN, más BURBUJA… más “titulaciones” al BCE… un paquete de hipotecas de esos terrenos artificialmente revalorizados… y dinero…

    Hereu predica un crecimiento, la Barcelona del futuro, sostenible, con brillantes superedificios, y con el Estado de dinamizador y eje, o sea, el Socialismo, donde unos extraños “soviets” aprueban operaciones financieras de puro oscurantismo, de “amigocracia”. Más FÓRUM.
    Recuerdo el Bellvitge de sus inicios...

    ResponderEliminar